ATC pero pago

“Acá no va a pasar” debe ser la frase más común en todos los países que después terminan sometidos al totalitarismo. Mientras tanto crece bajo la superficie el avance del poder sobre la vida de las personas. El señor Filmus, enviado del señor K a la intendencia de la Ciudad de Buenos Aires, acaba de poner al aire un contenido obligatorio para las empresas de cable de televisión un llamado “canal educativo” que es en realidad un medio de adoctrinamiento político de los jóvenes. El primer día fue dedicado a la emisión de basuras subsidiadas como “Memorias del saqueo”, en la que el señor Solanas explica que “privatizar” (dejar que la gente que no tiene poder político intervenga en un negocio) es sinónimo de saqueo.

Por supuesto que no pasa nada, a nadie se le puede ocurrir que un Rodriguez Larreta va a salir a decir algo contra estas cosas. Ni siquiera se si sería capaz de hacerlo. Pero el punto interesante es que pocos advertirán que esta burda forma de proceder para lavar el cerebro de la población proviene de ese monstruo que hasta quienes tienen suficientes neuronas funcionando para rechazar la “idioto-gía” de Solanas, o pueden percibir que detrás de la promoción de Cortazar no hay gusto por la literatura sino por la religión izquierdista, ven como indispensable. Me refiero al “ministerio de educación” y a todo el andamiaje de supuestos que hay detrás de su existencia.

Voy más lejos aún. Si los padres de los jóvenes que serán adoctrinados de manera directa con la “idioto-gía” de este gobierno calamitoso no hubieran recibido la basura propagada por ese organismo bajo varias formas de llamado “patriotismo” la reacción ante este canal berreta sería tremenda. Aunque en realidad el problema tampoco existiría porque no hay nada más parecido a un producto perfecto de la educación estatal que un montonero.

Es posible que nadie lo vea más que los felices contratados para emitir estas cosas. Eso no nos salva de percibir quién y cómo está educando en la Argentina.

Una buena idea para terminar la semana

Es viernes así que no les voy a venir con preocupaciones. En cambio si tengo un idea para un negocio brillante. Olvídense del trabajo y empiecen a hacer la lista de cosas que quieren hacer con los dividendos. Como ustedes saben por haberlo aprendido en los diarios, en el colegio y a través de las sabias observaciones de gente muy inteligente que trabaja en las Naciones Unidas, lo más valioso que hay es el agua. Inclusive nuestras fuerzas armadas están siendo preparadas para la eventualidad de que Estados Unidos venga por el agua, como decía la Carrió.

¿No es un buen momento para aprovechar esta lluvia torrencial que cae sobre Buenos Aires desde hace más o menos cinco meses y medio sin parar (¿estoy exagerando?). A juntar señores: baldes, palanganas pelelas, todo puede usarse para almacenar este elemento tan valioso. Y algo que debe alegrarnos: Ellos se quieren llevar nuestra agua, pero Dios nos la manda de nuevo.

Más desayunos: Guy Sorman y arte

gs.jpg

Otro desayuno esta mañana (no quiero ver una medialuna más por los próximos meses). Guy Sorman presentó su nuevo libro sobre China en ESEADE. Está claro que existe una distancia muy grande entre las expectativas sobre “la nueva China” que existen en occidente y la realidad de un sistema chino totalitario en el que la mayoría de la población es mantenida alejada de los cambios.Muy interesantes los detalles que desarrolla en su libro sobre cuáles siguen siendo las reglas de juego, los privilegios de los extranjeros y el peso que sigue teniendo el recuerdo de la revolución cultural en la memoria de los chinos para sentirse bendecidos con la apertura, para nosotros ínfima, de la que están gozando. Lo grabé pero no consigo editar el archivo.

Falta me parece que alguien escriba sobre la informalidad china y hasta qué punto la trampa al sistema es más efectiva que los intentos de control. Ese es el libro que en realidad me gustaría escribir a mi sobre china. En cuanto consiga los mantos en todos los kioskos.

Despés me tocó participar en un debate sobre un proyecto de la diputada Norma Morandini sobre el denominado Droit de Suit, un llamado “derecho irrenunciable e inalienable” (es decir, una obligación) de los autores de obras artísticas de participar con un porcentaje de las sucesivas ventas de sus obras. La idea (francesa, como no podía ser de otro modo) es que cuando un pintor vende un cuadro y luego el comprador lo revende, sobre ésta operación el pintor tendría u porcentaje. Esta obligación absurda llamado derecho disminuye el valor de esa primera venta, por supuesto, y es una forma de cartelización de los pintores consagrados que tendrá como aditamento la necesidad de un organismo lleno de asesores y presupuesto para funcionar en el control.

Morandini es una mujer que a pesar de tener unas ideas muy distintas a las mías es muy abierta a la discusión y muy tolerante así que la pasé muy bien. Entre las curiosidades a mencionar, la dificultad de aceptar que cuando se está hablando de un porcentaje no se habla de pintura sino de un negocio. Tuve que aclarar que no sabría como pintar un tres por ciento ni cómo lo colocaría en una composición.

Me di cuenta de que el sistema político y los ciudadanos en general tienen una relación con los derechos individuales parecida a la que los católicos tienen con la castidad fuera del matrimonio. La regla está ahí para ser violada y nadie espera que se cumpla. Casi que invocarla parece un acto de ingenuidad. Por supuesto, a mi la castidad no me importa un pito, pero la libertad si.

K esconde la mano y copia a Bignone

El señor K esconde la mano, esa es su especialidad. La única defensa que conoce cuando hace tropelías y alguien se las señala es negarlas como niega un alcoholico haber tomado aún cuando su aliento por sí solo emborracha.

Así es él y así es nuestro sistema político en el que un personaje no preparado para manejar un quiosko llega a presidente y goza de un enerme apoyo y de un aún más grande silencio en su favor.

Tonto sin embargo no es. Tampoco Idi Amín era tonto, de hecho los millones que se llevó el fueron más inclusive que los que se llevó Kirchner de Santa Cruz sin que sepamos su destino. Ha conseguido que su nuevo embate contra el sistema judicial quede tapado bajo la sábana de las reivindicaciones montoneras, cuando los fines que persigue son más pedestres: el control del tribunal en el que podrían ser juzgados en el futuro.

Como el general Bignone cuando las negociaciones con los partidos políticos lo llevaron a dictar una autoamnistía (que no sirvió de mucho como sabemos), Kirchner intenta asegurar para su facción un futuro fuera de la carcel. Sabe que su impunidad está sustentada nada más que en su manejo sin escrúpulos de la caja y que tal posición es efímera, al menos más efímera que varios plazos de prescripción.

Las causas que le preocupan al kakismo no tienen que ver con ningún perseguidor de idealistas hippies de los setenta, más bien están relacionadas con la preocupación por no poder disfrutar de su fortuna personal mucho más allá de su abandono del cargo.

Oscurantismo venezolano

Otro desayuno esta mañana. Esta vez exponía Carlos Alberto Granier  (h) director de la fundación liberal venezolana CEDICE, invitado por la Fundación Atlas. El tema fue el proceso político que llevo la instauración de la llamada revolución bolivariana de Hugo Chavez. Interesante y muy informativo, Granier mostró el grado de avance del totalitarismo en Venezuela y nos dio una buena pista de lo que podemos esperar de quién se ha convertido en el nuevo líder de la izquierda latinoamericana.

Los empresarios argentinos harían bien en notificarse de lo rápido que el poder podría caer sobre ellos en un sistema de gobierno ilimitado e inescrupuloso y cual es el futuro que nos espera con un kirchnerismo más vinculado día a día a Chávez, alejado de Estados Unidos, y dependiente del asistencialismo financiero de Venezuela.

Elementos comunes: El terrorismo fiscal, la desorientación de la oposición, la fuerza del manejo de la caja. Diferencias: En Venezuela hay un periodismo que no se remata fácilmente como acá. De hecho Granier forma parte de un grupo de medios independientes. Otra diferencia: empezaron antes.

Renuncie usted señor Kirchner y hágalo hoy

El señor Kirchner mandó ahora a su lenguaraz ministro del interior a atacar al presidente de la Cámara de Casación, quién a su vez se había limitado a anunciar que se resistiría al embate político kakista.

Señor presidente, me permito seguir las enseñanzas de su lumpen de la lengua. Renuncie ya; usted demora decirnos que hizo con mil millones de dólares de Santa Cruz, puso al estado a reinvindicar los crímenes de organizaciones violentas con la que usted simpatiza, la oficina anticorrupción no investiga la ensalada de delitos que su gobierno comete a diario y a mi personalmente me tiene usted podrido con su soberbia y la mala educación que propaga. Usted ha vuelto a convertir a la Argentina en el país intolerante que fue, trata a las personas honradas con mano dura y se cree un verdadero general de un país bananero diciéndonos a todos qué hacer, cuando no es capaz de manejar una reunión de gabinete. Usted y los suyos son impresentables. No son siquiera aceptables estéticamente. Váyase de nuevo a su casa, a su mansión para ser más exacto y deje de jodernos la paciencia de una buena vez.

Estos son tiempos cruciales, por eso hablé en el post de ésta mañana de renuncia en masa de la justicia. No se puede adoptar una posición conservadora ante esta permanente exhibición obscena de incibilización, arbitrariedad, injusticia y mal gusto. El gobierno debe ser al menos deslegitimado para que el país no sea sólo kakismo, sólo podredumbre, asco y vergüenza.

Menemista contra los noventa

Estuve en un desayuno organizado por la Asociación de Dirigentes de Empresa en el que el expositor era Julio Bárbaro, titular del COMFER. No me sorprendió que a Bárbaro todo lo que fuera estado le sonara idem, me permití recordarle que la Cámara de Casación, las provincias y municipios, los fondos fiduciarios, la cancillería y hasta los fondos de Santa Cruz también eran el estado y que el confundía a la facción del señor Kirchner con el sector público.  El estado está privatizado a su favor.

 

En fin, que se planteara esta diferencia era lógico y Bárbaro contestó al menos de modo muy educado en contradicción con las normas habituales de comportamiento del déspota al que responde. Lo que me sorprendió fue una pregunta desde la retaguardia, que era una verdadera diatriba contra la “década del noventa” y apoyando la recuperación del estatismo para revertir la destructiva “ola neo-liberal” de esos años. No venía la declaración hecha por la hermana del expositor o algún enviado de la corriente clasista y combativa, sino de la señora que comandó el ministerio de educación durante el gobierno de Menem y una de sus personas de confianza, la señora Susana Decibe.

 

¿Habrá llegado al tope de rentabilidad el caradurismo o le quedará suficiente resto como para que se siga invirtiendo en él?