ATC pero pago

“Acá no va a pasar” debe ser la frase más común en todos los países que después terminan sometidos al totalitarismo. Mientras tanto crece bajo la superficie el avance del poder sobre la vida de las personas. El señor Filmus, enviado del señor K a la intendencia de la Ciudad de Buenos Aires, acaba de poner al aire un contenido obligatorio para las empresas de cable de televisión un llamado “canal educativo” que es en realidad un medio de adoctrinamiento político de los jóvenes. El primer día fue dedicado a la emisión de basuras subsidiadas como “Memorias del saqueo”, en la que el señor Solanas explica que “privatizar” (dejar que la gente que no tiene poder político intervenga en un negocio) es sinónimo de saqueo.

Por supuesto que no pasa nada, a nadie se le puede ocurrir que un Rodriguez Larreta va a salir a decir algo contra estas cosas. Ni siquiera se si sería capaz de hacerlo. Pero el punto interesante es que pocos advertirán que esta burda forma de proceder para lavar el cerebro de la población proviene de ese monstruo que hasta quienes tienen suficientes neuronas funcionando para rechazar la “idioto-gía” de Solanas, o pueden percibir que detrás de la promoción de Cortazar no hay gusto por la literatura sino por la religión izquierdista, ven como indispensable. Me refiero al “ministerio de educación” y a todo el andamiaje de supuestos que hay detrás de su existencia.

Voy más lejos aún. Si los padres de los jóvenes que serán adoctrinados de manera directa con la “idioto-gía” de este gobierno calamitoso no hubieran recibido la basura propagada por ese organismo bajo varias formas de llamado “patriotismo” la reacción ante este canal berreta sería tremenda. Aunque en realidad el problema tampoco existiría porque no hay nada más parecido a un producto perfecto de la educación estatal que un montonero.

Es posible que nadie lo vea más que los felices contratados para emitir estas cosas. Eso no nos salva de percibir quién y cómo está educando en la Argentina.