Trump vs. Reason

Donald-Trumps-Hair_zpswqc4ev8gJust imagine. The United States federal government randomly picks 11 million people from the street, puts them on a boat and deports them. Imagine the economic catastrophe for the remaining people (their landlords, grass cutters, food stores, hairdressers, etc.). Now, imagine they are foreigners and think again about the economic consequences. Wait. Don’t do it. It’s actually the same[1].

Now imagine this. The federal government picks 11 million thugs, thieves, con artists and crooked bankers, puts them on a boat and deports them. Imagine the blessings on the economy. Imagine these 11 million are American citizens, with a heritage that goes back to the first American colonies. Now, imagine they are foreigners and think again about the blessings on the economy. Try to find the differences in both hypothesis. Wait. Don’t do it. It’s actually the same.

Last exercise. Imagine 11 million people on welfare, all depending on the State, are put on a boat and deported. Imagine how this eases the taxpayers’ financial burden. Imagine these people are white, with blond hair and blue eyes and a heritage that goes back to the first American colonies. Now, imagine them all shorter, with darker skin, black hair and brown eyes and try to find a different economic consequence. Wait. Don’t do it. It’s actually the same.

Let’s stop for a second and think what this all means: Nationalism is not that different from Marxism. It is also a polylogism, but it has more fans.

Trump has said a lot of things about the immigration problem, but I would like to address his main concern: according to his bias, Mexican immigrants get into the United States to commit crimes. Curiously, immigration’s mortal sin is working, not robbing (at least according to the immigration services’ questions: ‘Thou shall not work in this land’). Criminals should be arrested and judged regardless of their nationality, unless Mr. Trump is implying that American criminals should get a preferential treatment.

During the last century, a false concept was globally accepted: the immigrant ‘steals’ jobs from the locals and that is bad for the economy. Debunking this idea is key to achieving a real and effective immigration reform. During financial crises or periods of economic unrest, this error is fueled even more, leading to the old rite of finding a scapegoat. The foreigner is perceived as a threat, the cause of misfortune and the gods’ wrath. But, if the problem is that the foreigner steals jobs, don’t younger locals steal jobs too? Following that reasoning, new births should also be stopped.

Financial crises are not caused by immigration, but by banks expanding credits. Actually, when National banks expand credit, businesses go broke and people lose their jobs regardless of their nationality. Both locals and foreigners are victims of this process. These crises naturally stop immigration and are an incentive for emigration.

Mister Trump should ask himself why the United States had its main wealth expansion and became the most important world power at a time when it had a wide open immigration policy. People arrived from all around and grew everyone’s wealth, while multiplying even more the demand for workers.

The rebuttal for Trump’s mistake is the following: an economy incorporates more resources to produce more, not to produce less. A country does not get poorer with immigrants. Everyone gets richer in a growing and more productive economy.

That having been said, there is never any economic reason to have an immigration police. This should be handled under market conditions and the market only needs to clear the criminals. If criminals are foreigners they could be deported, unlike Americans who have to be held prison by public spending. It  ends up that the former is cheaper than the latter, but both do the same harm.

It is useless to focus on a technicality (in a positivist concept of legality truly away from the American tradition). A legality that is overwhelmed by incentives, extremely restrictive and just leads to companies leaving American soil, looking for better and cheaper labor conditions. Instead of hiring immigrants in America, companies just pack up and go overseas.

Finally, Milton Friedman argues against immigration, focusing on the increasing Welfare state costs and the burden to taxpayers. This is, in my opinion, a complete fallacy and here are the reasons:

  1. Immigrants know better than anyone that the United States is a strong market economy and they want to make money. They know what a failure the Welfare state is (it involves no welfare, but the simple administration of discomfort), they have suffered it in their countries of origin, and it’s the reason why they’re leaving them.
  1. Going back to the exercise at the beginning, is an immigrant taxpayer different from a born and raised taxpayer? Are the immigrants the ones that actually increase welfare spending? Or is it, maybe, just maybe, everyone?
  1. Labor is just a resource, and immigrant labor adds up to and grows the productive power of the whole economy. Any spending, justified or not, rational or not, is distributed more widely.
  1. At the end of the day, everyone’s tax money is going to be used for supporting all the government’s bad ideas and structures, regardless of their country of origin.

In case Mr. Trump wants to deport foreign criminals, he can go ahead, as there is no reason to support them on the taxpayer dime. But let’s face it. Let’s not waste time looking for ideas that can only make this country similar to many Latin American ones for immigrants. Let’s look into what well-established American universities are producing in terms of ideas, with real absurdities as departments dedicated to “Equality and Diversity”, because that is the real problem.

Finally, did Mr. Trump or his supporters have any evidence of the growth of the economies that those 11 million people or the previous generations of immigrants leave? Because following his concepts, they should have experimented the rise of better an well paid jobs and less Welfare spending.

[1] Selecting people randomly would be much cheaper.

Un fraude gigante con 30 mil testigos y una nulidad “imposible”

Pasan a los tucumanos por arriba y no se les mueve un pelo. El presidente de la Junta Electoral, que además preside la corte provincial, dice que es imposible que se anulen las elecciones. Lo que es imposible es descartar sin considerar un pedido de nulidad, eso equivale a decir que ese acto está fuera de su jurisdicción, lo que es insostenible. Podría decir que no tiene elementos para disponer una nulidad, pero al decirlo de esta manera se puede resumir su afirmación así: pelito para la vieja y jódanse.

Claro, dijo, si hay alguna duda en las urnas basados en las las actas, la abriremos ¿En qué consiste la concesión? Ese es el trabajo normal del escrutinio definitivo. Ni más, ni menos. Nunca explicó por qué debieron suspender el escrutinio provisorio con el 81% de las mesas escrutadas ¿Dudas? Cualquiera diría que si hay dudas llegando al 81%, eso no se compadece con la afirmación de que es imposible anular las elecciones. Pareciera ser muy digno de ser considerado.

En Tucumán se denunciaron tres cosas: quema de 40 urnas, falsificaciones de actas y telegramas y fraude físico en las urnas. La quema de urnas que quieren minimizar en el porcentaje que representan del total, es un dato fundamental para entender la irregularidad general del comicio. No es un hecho aislado, sino un cúmulo de acontecimientos, dentro de los cuales está que los que se comportan como dueños de la provincia, son capaces de hacer semejante cosa. La falsificación de actas y telegramas podría salvarse en el escrutinio definitivo.

¿Pero por qué estaba la gente ayer y hoy en la plaza? Bastaba oírlos, recorrer los testimonios. Ellos no hablaban de actas ni de urnas quemadas, sino de experiencias personales que implican que no puede confiarse en el contenido de las urnas tampoco. Nadie estaba ahí, entre todos los testimonios que pude oír, por que los sitios de noticias contaran los hechos más conocidos. Es lo que ellos vivieron. Gente que encontró boletas falsas, fiscales encerrados y amenazados, actos de violencia y atropellos a los electores varios y de todo tipo ¿En qué elección en la historia se pueden encontrar 20 mil o 30 mil testigos de fraude y además algo que se llama tribunal, diciendo que no lo hubo?

Entonces tenemos el mundo mágico del presidente de la Junta Electoral, Alperovich y buena parte de la oposición que pedía “calma” a los que estaban calmos pero reclamando y habían recibido los balazos de goma oficiales. El otro mundo es el representado en estas marchas, que no se soluciona por ninguna apertura de urnas, porque lo que indican es que también dentro de las urnas hay basura. Eso es lo que les resulta imposible de revisar, porque van todos en cana, incluida la Junta Electoral.

Por desgracia los tucumanos y los argentinos en general, tendrán que buscar otros métodos para liberarse del estado criminal que formaron los K y sus cómplices, aunque sus orígenes son muy anteriores. Ellos son la etapa pornográfica y descarada de la trampa. No cuentan ni con el sistema institucional que enarbola la palabra “imposible” para tapar la revisión de los mayores actos de fraude. No cuentan por supuesto con los lombrosianos personajes oficialistas, pero lo peor, es que no cuentan con una oposición que se conforma con los puestos que les van a tocar a ellos, como parte que son del sistema, esperando para reemplazar a sus dueños actuales. La gente tiene problemas con los que los representan, tanto como por los que no los representan.

Por eso en el fondo me encanta lo que les hace Victor Hugo Morales con las imbecilidades que les dice acusándolos. Porque no hacen más que esfuerzos para congraciarse con ellos, fuerzan situaciones para no hacer nunca nada para que no los cuestionen los delincuentes y aún así sus amanuenses los responsabilizan de todo. Son los que más merecen a Victor Hugo.

El error de la señora Clinton: derecho a la educación superior.

La precandidata a presidente por el Partido Demócrata, aspira a convertir a la educación superior en un “derecho”. La parte que no contará es que eso implica convertirla para el contribuyente, en una obligación. Deberá ahora pagar la educación de otros, aunque no quiera, como si el gobierno tuviera derecho a disponer de recursos de las personas en función de sus objetivos morales. Mucha gente lo compartirá seguramente, porque el gobierno crea la ilusión de que multiplica los panes sin costo y piensan que si mayor cantidad de gente no accede a una educación universitaria es porque falta generosidad, que será reemplazada con el uso de la autoridad. Lo que la gente no quiere pagarle a los nuevos beneficiarios, se les quitará por la fuerza. Autoritarismo es esto, ninguna otra cosa y siempre es importante ponerle a toda esta bondad presupuestaria el apelativo que corresponde, pese a que para muchos autoritarios, cuando el autoritarismo es una “bondad”, está bien. El establecimiento de estos “derechos” que suponen violar otros, implica una destrucción del sistema jurídico como un todo. Bueno, que se hagan cargo, antes de pasar al mayor error de la señora Clinton.

Pero antes de ir a ese error, algunas consideraciones previas sobre la inoportunidad de esta iniciativa. Hoy el acceso al conocimiento es enorme y las mejores universidades organizan todo tipo de cursos online gratuitos. La enseñanza superior está en plena evolución, mientras el aparato destructor del Estado se pone a pensar en armar un esquema de subsidios que atrasará 20 años y probablemente actúe como un incentivo para que la universidades detengan su desarrollo para responder al esquema avejentado de una política demagógica. ¿Es el modelo de educación universitaria actual el que mejor responde a los desafíos del futuro? Eso es algo que está por verse y salvo que el gobierno se meta, se resolverá.

Ahora si, el gran problema. La señora Clinton supone muy mal que el valor para el mercado de los egresados de la educación superior será igual con independencia de las cantidades. Esto es algo que está muy presente en el mito de que los países salen de la miseria con educación, cuando la verdad es que el nexo causal es al revés, porque lo que da valor al conocimiento, valor económico, es decir sueldos, es el mercado. El mercado también determina una cantidad que tiende a ser óptima de egresados, al determinar salarios, incentivar con eso al estudio de determinadas disciplinas y dándole valor así al trabajo educativo en si mismo.

Latinoamérica debería servirle como referencia a la señora Clinton y al Partido Demócrata, una región llena de “derechos”, entre otros la educación universitaria gratuita en muchos de ellos. El caso extremo de la confusión en el nexo causal está en el socialismo, justamente porque ellos ignoran el problema de la escasez, por lo tanto del precio; pretendiendo planificarlo todo centralmente. Entonces en Cuba estarán llenos de médicos, ingenieros y odontólogos, que no tendrán cómo aprovechar sus conocimientos porque no tienen mercado.

Este es un problema que se repite en muchos países con educación superior suministrada con fondos públicos: sobreabundancia de profesionales que los convierte en masas frustradas que esperaban tener lo que se podía tener haciéndole caso el mercado, sólo por capricho de un político petulante que cree que lo puede reemplazar.

Resumiendo, el proyecto Clinton producirá para empezar estos efectos nefastos, además del más conocido de hacer que no se comprenda el concepto de “derecho” y que se lo termine utilizando para designar al despojo “bien intencionado”:

  1. Introducir incentivos para que el sistema de educación superior no evolucione.
  2. Incrementará el gasto público en perjuicio de actividades productivas que pagan por el conocimiento útil.
  3. Disminuirá el valor de la preparación que dará el sistema, al aumentar artificialmente la cantidad de egresados.
  4. Generará una cantidad de profesionales frustrados. Tal vez con el beneficio partidario de que ese tipo de resentimiento es el caldo de cultivo del pensamiento izquierdista resentido.

 

Artículo de Crónicas Inconexas, número 10

Suscripción gratuita.

Un corto ejercicio de imaginación, sobre la inmigración.

Imaginen que el estado federal de USA toma 11 millones de personas en la calle, elegidas al azar, las sube en un barco y las deporta a cualquier lugar. Imaginen el daño económico para los que quedan. Ahora imaginen que son extranjeros, en vez de elegidos al azar, para pensar de nuevo en el daño económico. Mejor no imaginen lo segundo, es idéntico a lo primero.

Ahora imaginen otra cosa. El estado federal norteamericano toma a 11 millones de chorros, estafadores, asaltantes callejeros y banqueros truchos. Los sube a un barco y los deporta a cualquier lugar. Imaginen el efecto benéfico para la economía. Ahora imaginen que los 11 millones de delincuentes son ciudadanos norteamericanos con generaciones que se remontan a la colonia. Después imaginen que son, estos criminales, extranjeros. De nuevo, dejen de imaginar tanto porque no hace falta, el efecto es igual.

Ultimo ejercicio. Imaginen 11 millones de mantenidos por el estado, que de nuevo son puestos en un barco y deportados. Imaginen el efecto económico de tal medida aliviando a los contribuyentes. Imagínenlos rubios de ojos celestes con una vieja raigambre norteamericana.  Ahora imagínenlos todos morochos, petisos y de piel oscura. Paren de imaginar sobre la diferencia, el efecto es el idéntico.

Ahora pensemos todos lo que esto quiere decir: El chauvinismo es un polilogismo que no se diferencia del marxista, salvo por el hecho de que tiene más adeptos.

El error del señor Trump

Muchas cosas dijo el señor Trump sobre el problema migratorio, me interesa ir al centro de su preocupación. Primero según su prejuicio los inmigrantes mexicanos ingresan a los Estados Unidos para cometer delitos. Es curioso porque todo interrogatorio del servicio de migración está dirigido a investigar si el individuo piensa cometer la falta migratoria por excelencia que es trabajar, no robar. En ese sentido, los criminales deben ser detenidos, para la víctima es poco importante la nacionalidad que tengan, salvo que el señor Trump entienda que los criminales nacionales tiene que recibir un tratamiento distinto.

El último siglo ha incorporado con demasiada facilidad un concepto falso y creo que si eso se resuelve, gran parte de la cuestión del sentido que debe tener una reforma migratoria está resuelto. Ese concepto es que el inmigrante “quita trabajo” a los locales, por lo tanto es un mal para la economía. Este temor es concomitante con las crisis financieras, dado que son períodos de temor que crean el perfecto caldo de cultivo para el proceso primario que se conoce como depósito del mal y que se representa perfectamente en el rito del chivo expiatorio. El extraño es visto como una amenaza, como el causante de la zozobra y el enojo de los dioses. Pero pasa lo mismo que con los crímenes, si un extranjero “quita trabajo”, también lo hace un nacido aquí, por lo tanto habría que restringir los nacimientos tal vez ¿O no?

Esas crisis financieras no son causadas por le inmigración, sino por la expansión crediticia hecha por los bancos (por cierto “nacionales”). Recomiendo seguir este link para profundizar la cuestión. Las empresas quiebran y mucha gente pierde sus trabajos, sin importar su nacionalidad, pero de hecho en si mismas las crisis son un incentivo que detiene la inmigración y fomenta la emigración. Los inmigrantes no son menos víctimas de ese proceso destructivo.

El señor Trump debería preguntarse por qué los Estados Unidos tuvo su mayor explosión para convertirse en la primera potencia mundial con políticas migratorias abiertas, incorporando gente que lejos de dejar sin trabajo a los demás, hacían crecer el bienestar para todos y multiplicar la demanda de trabajo.

El error grueso es este: Una economía no incorpora recursos para producir menos, sino más. No se empobrece un país con inmigrantes, se enriquece. Aumenta el valor del trabajo de todos una economía en crecimiento y más productiva. Los inmigrantes busca lugares donde obtienen beneficios económicos y en el mercado no hay beneficios económicos que no generen beneficios económicos en las contrapartes. Los inmigrantes cobran salarios y también demandan trabajo al gastarlo o indirectamente al ponerlo en los bancos.

Detener la inmigración y centrarse en el problema de si se respeta una legalidad sobrepasada por los incentivos, restrictiva y poco conveniente para todos, solo conduce a la emigración de las empresas, que buscarán condiciones laborales más beneficiosas para producir más barato, en lugar de permanecer y contratar inmigrantes en suelo americano. Es decir, si de lo que se trata es de un equivocado proteccionismo laboral, tampoco da resultado.

La cuestión del supuesto fundamento de la existencia de un estado de bienestar que aumenta en sus costos por los inmigrantes, lo he tratado en otro lado y no voy a repetir el argumento, solo dejo el link.

Lo cierto es que la “latinoamericanización” de los Estados Unidos no está llegando de la mano de los inmigrantes, sino de egresados de sus universidades, con arraigo de generaciones en el país, como la señora Clinton y muchos de sus compañeros de partido.

 

Artículo de Crónicas Inconexas, número 10

Suscripción gratuita.

El círculo acuático

Todo el reproche a Scioli es correcto. Todos hablan de las obras que no se hicieron y el tipo sale con una falacia copiada de Lousteau: Si no hubiéramos hecho las obras, esto hubiera sido peor. Lo cual tiene la ventaja de que no es demostrable y a la vez es no refutable. Lo importante es zafar. Pero mañana, cuando consiga que los medios hablen de otra cosa, volverá a sus temas: la subvención a la farándula, la demagogia, las inauguraciones intrascendentes y el reparto de esclavitud populista. Igual los intendentes. No tienen ni planes de emergencia, ahora los putean, mañana el tema pasa.

En ese mañana ellos dejan de ser el problema. Los medios igual que ellos se dedican a la demagogia, a convalidar el fútbol para todos y toda estupidez imaginable con la que hacer prensa y generar pauta publicitaria, bajo la consigna de “un estado presente”. Todos son parte del círculo acuático de la inundación.

¿Pero qué estamos diciendo?

¿Pero qué estamos diciendo?

¿A qué nos estamos acostumbrando? Escucho estos mantras:

  1. No hay ningún político presente para acompañar a la gente, aunque sea para dar una palabra de aliento. Ese es el reproche a la estrella de las elecciones del domingo que se fue a Italia.
  2. Llovió en dos días más que el promedio de todo Agosto.
  3. Hay una contradicción entre la permanente referencia al estado y la ausencia del estado en las inundaciones.

Siempre hemos sido una sociedad de mantras, estupideces circulando en una oración que se va transformando en obligatoria de repetir en una cadena interminable en la que nadie piensa. Todo de una insensatez pasmosa.

¿Cómo que el problema es la falta de presencia personal del político? ¿Creen, personas que han leído medio libro en su vida o han leído alguna vez la parte de los chistes del diario, que después de sostener al estado con el 60 por ciento del esfuerzo productivo de todo un país, la función de los políticos es el consuelo? Porque si al menos la gente dijera que lo quiere presenta a Scioli para putearlo de arriba a abajo, entendería, pero ¿al responsable de la catástrofe lo necesitan para una palmadita en la espalda o un viajecito en helicóptero como si fuera el general Patton recorriendo el campo de batalla y no un simple y descarado patán?

Se impone el mal pensar producto de la desorientación de una década de sistemática guerra contra el contacto que la población debería tener con la realidad, como en cualquier ficción distópica, pero con un nivel de imbecilidad cercano al delirio.

Argentina es uno de los pocos países privilegiados donde no ocurren grandes catástrofes climáticas o geológicas, en particular la pampa húmeda, donde sólo llueve y no se llama húmeda por casualidad.  El trabajo del político es fácil, contratar unos ingenieros y unas empresas de construcción, para gastar el dinero en eso y no en propaganda delictiva de la propia persona del gobernante.

¿En cuántos países del mundo se alude al “cambio climático” para explicar todo desastre natural no atendido? Es fácil la respuesta; en uno. En eso también somos el ombligo del mundo; los diarios, supuesto reflejo de la realidad, confirman el efecto Truman Show del relato, contándonos una y otra vez que las cuestiones climáticas son algo a padecer por culpa de la maldad humana, como en las cavernas; pero la única maldad humana que no considerarán será la del recaudador y falsificador de moneda que tiene al estado para pasarla bien con sus amigos y cómplices y deja que la gente muera y cuando muere la esconde.

¿No hay capacidad parar sospechar que el clima tiene mucho menos relación con las desgracias que la aceptación festiva del “fútbol para todos”, que vendría a ser un cagarse de risa de la realidad y la responsabilidad de parte de todos los que están repitiendo frases de ocasión en los meidos (políticos, periodistas, regenteadores de ongs de buenismo exhibicionista), ahora que pasó la campaña electoral y eso no perjudica inmediatamente a Scioli, el gran pautador? No es un problema de cuentas, no estoy poniendo en un solo tema tonto el peso presupuestario de la criminalidad estatal, pero ese es el marco conceptual de nuestras lloronas mediáticas, contratadas por una gran comparsa para derramar lágrimas de cocodrilo mientras muestran las mismas imágenes que censuraron antes del domingo. Porque si algo nos faltaba, se nos repitió que no es leal hablar en campañas electorales de innundados o pericias de asesinatos de fiscales que muestren la podredumbre que hemos naturalizado. Esas cosas deben posponerse para después del os comicios, si no, sería tramposo y nos lo hará saber una de esas ongs.

Siempre llueve más que el promedio y también menos que el promedio, por eso el promedio es promedio. No debería tener que aclararlo. Tampoco que la provincia de Buenos Aries no inventó los barrios cerrados y que en casi todos los lugares de la tierra llueve y a veces mucho, en algunos muchísimo. Ellos no tienen grandes inundaciones cada seis meses y lo consideran un problema “extraordinario”. No, el mundo no es tan imbécil ni para decir eso, ni para votar como se vota en la Argentina.

¿Contradicción entre el estatismo y el caos? ¿Qué pitos creen que produjo Chernovil? Que creen que produjo la Argentina, único caso en el mundo de país que se subdesarrolló. Bueno, también Cuba, no precisamente por falta de estado. El estado no es orden sino bajo la ley y la libertad de las personas. El estado arbitrario, grande, la “fuerte presencia del estado” como reclamaba un creyente ayer en un medio y hemos oído tanto, es la arbitrariedad pura. El orden político extremo, no es el orden más que en sentido militar. Opera sobre la voluntad de las personas, no sobre la naturaleza. Otorga marcos de impunidad y privilegios; no señores, no sale papá Noel del estado grande sino Mussolini. Mucho estado es muchas órdenes ¿toda la vida creerán en el fascismo los que se creen antifascistas? La búsqueda del dulce estado paternal es la principal enfermedad que produce estados delictivos, pero por más que una y otra vez vivan la experiencia del resultado de sus sueños, parece que no pueden bajarse de ahí. Esta es, sin embargo, otra crisis producto de la “fuerte presencia del estado”. Parecen sentirse el comisario del pueblo cuando repiten este mantra.

A ver si paramos. A ver si pensamos un poco, un rato, a ver si desconfiamos de todo lo que se repite una otra vez, porque si no los seguirán arreglando a los damnificados con retórica, declarando “emergencias hídricas”, consolando con caras hipócritas y comprando a la gente con “créditos blandos” e impuestos duros.