Parece que no somos únicos en materia a de conceder privilegios en nombre del bienestar humano. […]