¿Como encontraron los K al sector eléctrico (según K) y cómo lo dejaron?

Diagnóstico sobre la situación del sector energético en general, incluyendo el eléctrico, presentado por Néstor Kirchner a través de su experto en el área, luego secretario de energía, Daniel Cámeron, durante la campaña electoral de 2003.

Hoy se los escucha hablar del desastre de las privatizaciones y las faltas de inversión. En el 2003 informaban:

Inversión total en el sector energético año 1990/2000 en millones: u$s 78 mil

Sector eléctrico:

En el mismo período: u$s 16.800

Mismo período, evolución de la producción eléctrica (en twh): 44,09/79.03 (79,5%)
1992/2000, evolución de los precios (u$s/mwh monómico)

“Como contrapartida a estos logros” explicaba Cámeron, se produjeron estos efectos, que en su interpretación eran defectos:

“Pérdidas de puestos de trabajo por aproximadamente un 30%” (traduzco yo: racionalización del personal contratado de más por el estado, improductivo)

“El estado cedió gran parte de las decisiones sobre el sector” (traduzco yo: los políticos dejaron de meter la cuchara)

“Alta volatilidad de los precios” al quedar atados a los del mercado (traduzco yo: dinamismo, capacidad de adaptación de acuerdo a las circunstancias del mercado)

“Mayoritariamente las empresas dejaron de ser nacionales” (traduzco yo: los políticos no tenían ningún amigo)

“Se dio una importante concentración empresaria” (traduzco yo: de gente que no conocemos)

Como se ve, los efectos señalados por Cámeron no obedecen a cuestiones económicas ni productivas, sino a invocaciones nacionalistas, políticas y demagógicas.

Eso fue lo que hicieron, eso fue lo que cambió después de la década del noventa y en este momento tenemos el resultado.

El informe prevé que si se continúa sin sincerar los precios del sector, en 2 o 3 años habría desabastecimiento ni bien se saliera de la recesión y reconoce cosas como que en materia de distribución “hasta el instante previo a la devaluación no presentaba distorsiones importantes” y era necesario renegociar los contratos que habían sido rotos por el Estado

El informe completo aquí

De Vido, huesped de Maiónica

Nelson Bocaranda es el periodista que primero señaló que Antonini Wilson estaba colaborando con el gobierno norteamericano y que reproduje  en este blog meses antes de que estallara el escándalo de los aprietes para que desvíe la investigación. En su última columna cuenta, entre otros detalles jugosos del caso, que nuestro Julio de Vido, ministro de planificación, estuvo alojado dos veces en la residencia de uno de los imputados que ahora decidió seguir los pasos artísticos de don Wilson. Estará chivando como loco Julio ¿no? ¿O estará haciendo ejercicios de respiración?

El choreo K en números puntanos

Estuve ayer en una reunión con el candidato a presidente del peronismo no kirchnerista Alberto Rodriguez Saa. Contó que en San Luis hicieron una ruta nueva entre la capital provincial y Villa Mercedes. Costó un millón de pesos el kilómetro y llevó un año terminarla.

En Mendoza, tierra del ex radical Cobos, acompañante de la señora del puño crispado en la fórmula del presidente un tramo de ruta de un tercio de la que hicieron en San Luis llevó el triple de tiempo terminarla y el costo fue de tres millones de pesos el kilómetro.

Los números De Vido son un poco más altos. En Tres de Febrero De Vido y Curto inauguraron un tramo de 4 kilómetros y medio de ruta a un costo de 82 millones de pesos.

Y es todo afano. La inoperancia juega un rol fundamental porque la falta de aprobaciones en término genera atrasos y cada día de atraso es un costo financiero mayor además de pago de jornales improductivos. Ni siquiera tuvo en cuenta el escandaloso sistema legal de la obra pública en la Argentina que hace vivir a muchas empresas constructoras de los reclamos más ridículos al Estado, con otras tantas repartijas de sobres.

Lo están pensando

Don Antonini Wilson se las picó para Miami hace rato pero la “Justicia” argentina está pensando si llamarlo a declarar. Por delitos como “lavado de dinero” o “contrabando” que son contra el estado a Juan Perez ya lo hubieran empalado.

Este problema está lejos de ser el del “venezolano de la valija” que es la versión Clarín/kakal del asunto. Solo ver que don Wilson se marchó como Manuelita sin siquiera averiguar qué podía retirar 400 mil dólares demuestra que la plata no era de él que apenas era el maletero. Se sospecha con razón inclusive que había más valijas con dinero, teniendo en cuenta que la de Wilson, o la que Wilson dijo que era de él estaba llena a mas no poder, lo que indica que el monto se pudo haber dividido en varias partes en base al espacio.

La muy graciosa salida del señor K y de De Vido acerca de lo bien que funcionaron los controles no es tal. En primer lugar la Aduana evitó revisar a los funcionarios argentinos y venezolanos cuando vio lo que ocurría con Wilson. Sobre todo tratándose de un vuelo privado a la madrugada. Cualquier persona hubiera pensado que los demás podrían estar implicados. Después omitieron denunciar una tentativa de cohecho por parte del venezolano presentándolo como un posible “chiste”.  Después le siguió el turno a la juez de turno que minimizó el asunto como una infracción aduanera.

Después de todo esto están pensando a ver qué hacen. Estarán leyendo Clarín o viendo “Tres poderes” donde continuó anoche la novela de que Kirchner está enojado con Chavez y que se puso furioso con Uberti cuando se enteró de este “error” (furia, Majul, que se le produjo cuatro días después de enterarse del asunto, después de haberlo tapado y una vez que salió en los medios).

Están todos muy reflexivos y prudentes. Eso está bueno.

Domingo valijero

  1. La tapa de ayer no habrá sido genial, pero si quieren saber en parte cómo se afana en el kirchnerismo, está clarito en una, dos, tres notas de La Nación.
  2. Si alguien cree que es real la tensión entre el gobierno y Chávez y no se da cuenta de que está todo guionado, estaba leyendo otro blog. Lo gracioso del cuento es que para K debe renunciar el vicepresidente de PDVSA cuyo hijo era pasajero del avión y no el de ENARSA, también presente en el avión del dinero. La principal función del gobierno en este momento es armar coartadas.
  3. Una de las partes complicadas de explicar es por qué este gobierno inocente de gente de manos limpias que se encuentra con pasajeros sorpresivos que hacen cosas feas se dedicó a tapar el episodio y negó pedidos de informes de la Cámara de Diputados. Es el presidente el que se tendría que ir a su casa, no Uberti. La oposición, salvo Carrió, se conforma con De Vido.
  4. Chavez debe andar corto de guita y por eso está tratando de enviar funcionarios en vuelos prestados.
  5. ¿Si es un vuelo pagado por el estado por qué viajan gratis personas que no tienen que ver con el estado?
  6. Una obviedad de la que se daría cuenta cualquier fiscal en un lugar normal: El vuelo privado no tiene justificación en si. Ni para los venezolanos, ni para los argentinos. Por ahora solo tiene explicación: trasladar 800 mil dólares. Lanata demuestra que podían viajar en vuelos de línea.
  7. Nadie se pregunta por qué nadie reclama el dinero. Sobre todo por qué le importó tan poco al amigo Willson ¿No sería de él? Parece, según los comediantes de la Rosada, que era todo para un negocio de Uberti. Seguro que con el hermano de Felisa.
  8. Gobierno carterista“, así definen en Washington al Kirchnerismo. “Como un carterista, los argentinos se abrazan con Chávez para hurtarle la billetera”. Sería bueno que le digan a su embajador que no deje que los carteristas le manejen las listas de invitados a los eventos de la embajada.
  9. Si se “escracha a Alicia Kirchner” hay voces de repudio, pero cuando la violencia es kirchnersita no hay inconvenientes.
  10. El Frente Chico se sigue llamando grande y ya está alquilado. Chacho chocho de no estar ¿Qué pensará de las valijas bolivarianas?
  11. Clarín se pasó directo al género de novela. Centra la atención en las “distracciones”.
  12. Infobae sigue siendo el house organ habitual. Siempre acompañado del gobierno de Tucumán. Ya supera al otro diario de izquierda Página 12.

Blogged with Flock

Tags: , , , , , , , , ,

Para el gran juez de la década del noventa, los escándalos de los últimos meses son una campaña anticorrupción de K

Lo he dicho muchas veces, que se le haya dado el nombre de periodista y el sitial de gurú de la corporación a un individuo que opera sobre la política, disputa espacios de poder y maneja sectores vitales del estado, que niega la realidad y la inventa con igual disimulo, habla de lo dispuesto que está el argentino, y cuanto más educado peor, a que le mientan. Este hombre, Horacio Verbisky fue el creador de la imagen actual estereotipada y estúpida de la década del noventa, ahora está vendiendo, con menos éxito, que Kirchner es un genio que descubre corruptos.

¿Y un corrupto qué es para Verbistky? Alguien de derecha. En ese sector tener una foto con un indeseable ideológico es sinónimo de culpabilidad. En la izquierda que le sirve a él, todo tiene explicación. Escribo sobre él porque aunque parezca asombroso todavía hay gente fuera de su familia que lo lee para informarse.

Verbitsky parece no saber nada de los empresarios K ni de la utilización del poder para adquirir empresas “privatizadas”. Ni se enteró que según Perfil el señor Rosatti renunció para no avalar sobreprecios en una licitación. Ni se enteró del caso Borocoto. No sabe que los gobernadores, intendentes y periodistas se compran a partir de K en cualquier “todo por dos pesos”. No sabe que se entra y se sale de la categoría de protegido en este gobierno con solo arreglar. Que ese insulto que él inventó “menemista” es en este momento una categoría relativa. Se es menemista si todavía no reporta a Balcarce 50. Todo el presupuesto nacional está al servicio de una facción, pero Verbisky ni se preocupa.

Por eso no tiene problemas en ser defensor de Julio de Vido y decir que el presidente reaccionó ante la corrupción con Miceli, cuando la echó para zafar del daño, hasta la semana anterior faltaba que la besara en público, la versión oficial sigue siendo hoy que Miceli fue perseguida por un asunto privado y tiene que aclararlo, y su admirado presidente no dijo ni una palabra sobre el tema ¿Dónde está la campaña contra la corrupción?¿Y cuándo se amplía a Garré y Picolotti?

La corporación periodística no lo va a abandonar, por más que está alimentando la mentira oficial de que la corrupción en el kakismo empezó son Skanska. El que disolvió la asociación periodistas y bancó a Página 12 cuando Julio Nudler quiso denunciar a Alberto Fernandez, allá recién inauguradito el kakismo. A la corporación le interesa la cuestión de los favores y la pertenencia, qué cosa la fidelidad a la farsa les puede dejar como beneficio, pero nunca se indignarían por el hecho de que se atreva a afirmar que K es distinto a Menem porque éste puso una Corte propia, que fue lo primero que hizo K violando todos los preceptos constitucionales. Claro que Corte independiente para la izquierda local es una Corte izquierdista, así que parece que una cosa es distinta a la otra. Sin embargo le costaría más explicar a Verbitsky el asalto al Consejo de la magistratura y su abierta utilización para promover esclavos y expulsar a díscolos.

En fin. El tuerto sordo y ciego es rey.

Esto debe ser culpa de María Julia

Está lleno de ecologistas en la Argentina y con el apoyo de Pis Verde (no tenemos por qué decirlo en inglés) y los programas de investigación de América TV como La Liga siempre atentos a la cuestión, en cualquier momento se va a desatar una campaña muy intensa por uno de los aspectos menos comentados del currito del gobierno con Pan American Energy, que es que sus pozos petroleros se encuentran clausurados en un 45% por problemas de contaminación. Si la campaña no empezó ya es porque están todos muy ocupados con esto de profundizar el cambio, pero tengan paciencia.

 En cuanto a esta empresa que tiene tanta suerte que consigue que se renueven sus contratos tantos años antes de vencer, es re-verde también. Estará feliz de la clausura de sus pozos porque según ellos mismos dicen “El respeto por el medioambiente es un valor fundamental de nuestra actividad”.

pan-american-energy.jpg

¿Tu también Página 12?

Si uno anda medio distraído capaz que piensa que la tapa de ayer del boletín oficial Página 12 era casi rebelde. El sólo hecho de poner el caso Skanska ahí era todo un grito de libertad. Veamos esa tapita:

tapan.jpg

Lo primero que les debo contar sobre esta tapa es que cuando la bajé de internet me enteré de que el nombre del archivo es muy adecuado para esa sección de Página 12. Se llama “tapan.jpg”. A confesión de parte…

Pero fíjense que a la vez que se ocupa de Skanska se dedica a ahondar sobre la empresa en si y contar su historial en todo el mundo. El argumento oficialista implícito es “no somos nosotros solamente”. Ahora bien, muchachos de Página 12 pónganse las pilas porque si no ustedes van a pasar a ser privados en cualquier momento también. Y no porque alguien decida investigarlos como una virtual empresa del estado que son al servicio del gobierno, sino por meter la pata. Si Sknaska coimea por todos lados quiere decir que estamos dentro del club de los países cuyos gobiernos son comprables por Skanska. No se si me explico.

Darío Gallo explica creo yo para qué Página 12 coloca en tapa el caso Skanska. Coronan la palabra del vocero oficial Horacio Verbitsky (linda investigación también, la relación de Verbitsky con el estado, en sus tres poderes) quién parece convertirse en una suerte de entregador mediático del señor De Vido.

¿Ya decidieron lanzarlo por la borda? ¿Rápido no? Que mal negocio resultó la lealtad a su alteza kakal.

El señor que autorizó el sobreprecio del caso Skanska, un kakista fanático

Fluvio Madaro, el interventor del ENERGAS que autorizó el pago de 13 millones de pesos extras a la empresa Skanska que ésta a su vez reconoció como la cifra pagada en coimas, es un fanático kakista del riñón pingüino que rodea a K y responde al ministro de planificación Julio De Vido.

Se encuentra en la lista de los amigos del poder que compraron tierras en El Calafate a precio vil que denunció hace un tiempo Jorge Lanata.

En el año 2003 despidió del organismo al contador Miguel Marsili por haber actuado como fiscal de Compromiso para el Cambio en las elecciones para Jefe de Gobierno de la Ciudad. Por ese episodio el macrismo pidió que sea removido de su cargo el año pasado. Cosa que por supuesto no ocurrió y ya se sabe que don Madaro estaba ocupado en asuntos revolucionarios muy concretos como para que lo dejaran ir así nomás.

Para que se den una idea de hasta que punto el gobierno está comprometido y la gravedad que como consecuencia de ello alcanzan las desmentidas del presidente y los ataques del ministro del interior al juez López Biscayart, el propio boletín oficial Página 12 dice que los funcionarios del Frente para la Victoria están hasta las manos.

Todo esto es la joda kakista que no empezó hace un mes, sino hace tres años a la luz de todos los diarios y todos los programas de televisión y radio que se estuvieron haciendo silencio con honrosas excepciones. Se ve que la revolución necesita unos mangos.

El riesgo económico de dejarse manosear

Francisco Olivera escribe hoy en La Nación sobre lo que se produjo acá en Macondo Ayer porque el titular de Petrobras José Sergio Gabrielli osó decir que los precios manejados hacían inconveniente producir nafta y gasoil. No voy a agotar el tema con este comentario, de hecho creo que da para unos cuantos tomos acerca de la argentinitis, una enfermedad mortal que no está ahogando, pero si me parece necesario apuntar ciertas cosas para que el sistema de autoengaño no esconda otra vez un elefante debajo de un pañuelo.

El título de la nota es “El riesgo económico de romper el silencio”. Se que la intención no es contribuir al deseo oficial de atemorizar a los que no “piensan” como ellos (se entiende por qué el “piensan” está encomillado ¿no?), pero desde el vamos ese es el mensaje: Ojo, hablar cuesta caro. Y en el contenido de la nota va el detalle de ese costo: Ahora les van a caer inspecciones por todos lados y “la van a pasar mal”, con el agregado de la sentencia de “sabios diplomáticos brasileros” que le endilgaron falta de habilidad política al titular de la empresa estatal brasilera por no saber que al señor Kirchner no le gusta que lo contradigan.

Es abrumador el absurdo a partir de esta crónica de todos los que hablan de este gobierno como un “defensor de los derechos humanos”. Un gobierno que extorsiona a la luz del día a quienes expresan opiniones inconvenientes y donde la diplomacia extranjera aconseja dejarse extorsionar. Una farsa difícil de superar.

Pero el punto que me interesa es que aceptar como normalidad que una empresa no pueda hablar de los problemas que le causan las políticas oficiales, no al país, el futuro, la patria y los pajaritos, sino al balance y a las posibilidades de desenvolvimiento del negocio, es una verdadera locura. Ni siquiera hablo de que sea necesario inmolarse que es la alternativa que esta crónica boicotea presentándola como única. No hace falta que alguien se plante, deje de colaborar, cierre el negocio y se mande a mudar en las narices de los parásitos encumbrados en el poder. Ni siquiera digo que ante las palabras del señor De Vido se le conteste con palabras más fuertes (sospecho que este gobierno va arrugar como nunca el día que eso le pase). Pero cómo puede ser que gente inteligente sostenga que las alternativas son inmolarse o someterse.

Ayer lo dije, si la única política es la compra de voluntades hagan al menos control de calidad. Si la idea es pagar protección, exijan la protección porque no veo nadie que se las esté dando. Sin embargo, ninguna de ambas cosas conducen a nada, porque el riesgo de sostener un negocio en la voluntad alquilada, comprada o aún en la buena voluntad política o periodística es inmedible. La voluntad cambia, se muere, es reemplazada por otra, se asusta, duda. Es un mal capital para sustentar una inversión que requiere plazo. Este es el verdadero costo de la sumisión, uno que cualquier persona medianamente instruida mediría.

No se en qué escuela de negocios se enseña a no correr riesgos o que quedarse quietito produce mayores dividendos. Es más, me asustaría pensar que en esas escuelas de negocios alguien crea que no correr riesgos es menos arriesgado que hacerlo en forma inteligente. No me pueden convencer entonces de que la actitud pasiva y suplicante del sector empresario es fruto de habilidad para obtener ganancias.

Una crisis política por esta vía los va a hacer volar por el aire con toda su “habilidad”.

¿Y qué se debe hacer? Pues se debe actuar. Y actuar no es hablar. Siempre hay gente dispuesta a hablar con la que se puede contar, pero ese no es el problema en este momento. Piensen señores, porque el costo económico de ser ovejas les aseguro que se paga y caro.