Cristinología de la revista Hola

Le faltan fotos de la señora tirada en algún sillón de su residencia a la nota del cristinólogo don Joaquín Morales Solá que para alargarla a su extensión habitual se ve hizo un gran esfuerzo. Se resume así: “Cristina es distinta, se reunió con Bergoglio en la segunda semana de su mandato, mientras su antecesor y marido no lo hizo jamás”.

La conclusión es un poco ingenua porque se ve que Morales Solá se ha comprado al personaje que la señora quiso vender que se parece mucho al hombre fuerte que quería ser de la Rúa cuando se paseaba en un spot con policías con caras de malos (la señora prefiere los reyes, y no tiene problema en que sean ficticios como se ve en la foto).

Un análisis político de este acercamiento a la iglesia sería menos generoso pero explicaría mejor lo que está ocurriendo. Se llama “cerrar frentes”, empezando por los que son al pedo como este con Bergoglio que don K abrió para mostrarle a su Rasputín don Horacio Verbisky lo buen montonero que es.

Y los frentes se cierran porque ya no se pueden bancar, en menos de quince días, todos los nuevos que se han abierto con los Estados Unidos, con la justicia norteamericana (que no es lo mismo y si los puede dañar) y con Moyano al que han hecho uno de los dueños más importantes del páis. Con el grado de obsecuencia que consigue (pensemos cuanto político estuvo dispuesto a dejar su dignidad pisoteada en el piso para votar la hiper pelotuda resolución contra Estados Unidos ayer, y hasta dar discursos para sostenerlo) al kirchnerismo ya no le alcanza. Hasta tuvieron que utilizar ya el último recurso que es recostarse en la retórica psicótica del jefe que saben que tiene efectos secundarios terribles sobre la autoridad presidencial.

Además de esclavos los kirchner están incorporando amigos o al menos adversarios no hostiles con los que puedan conversar y ese es el dato más novedoso de este momento.

Señora, consígase otro abogado

El gobierno del cual Alberto Fernández es Jefe de Gabinete es acusado de recibir dinero negro de un gobierno extranjero con el que el estado argentino ha venido haciendo negocios difíciles de explicar. Su defensa de esa imputación se resume así:

1. Estados Unidos no ha podido liberar a los rehenes de las FARC. Entre líneas puede leerse “ahora que llega Néstor se va a notar más”

2. Estados Unidos está con bronca por lo independientes que son los satélites del “revolucionario bolivariano”.

3. El gobierno es el que detectó a Antonini. Se olvida el hombre que fue la burocracia quién lo detectó, que lo hizo porque el avión llegó tarde y fue derivado a otro sector, que el gobierno en cambio fue quién fletó el avión y trajo a Antonini y le concedió trato preferencial a los aviones de PDVSA en Aeroparque y que a su vez lo dejó escapar rápido porque todo se trataba de una pequeña infracción formal. Suena bastante ridículo que salga a reclamar ahora porque no se acelera la extradición del personaje en cuestión ¿Cómo podría Noriega (Roger, para los amigos) confiar en que la cosa se esclarecería con Antonini en la Argentina si el gobierno del señor Fernández reacciona de modo violento ante el más obvio sentido que debería tener cualquier investigación sobre el caso, que es Balcarce 50?

4. Insiste con un argumento ultraperonista: Lo podrían haber hecho de otra manera, como por ejemplo a través del propio Chávez en su avión. No hay duda de que si hubieran pensado que su impunidad no era total lo hubieran hecho. Pero en realidad lo que revela la vía elegida para mandar el dinero es que esta era una operación regular y no un simple episodio.

5. Estados Unidos desvía la investigación. En lugar de investigar a Antonini Wilson se ocupa de los agentes venezolanos. El importante, según Fernández es Antonini. Casi una confesión. Antonini es importante para los involucrados. Está fuera de su control. Al principio muy contentos con que se fuera porque no imaginaban lo que iba a ocurrir. Hubieran leído No me parece y hubieran estado prevenidos. Hace rato que se los vengo diciendo. En Estados Unidos, país normal, creen que los peces gordos están mucho más arriba que el gordito de la valija. Y que el señor Fernández quiera insistir con la tesis del gordito solitario, tan estúpida, no hace más que confirmar esas sospechas. El problema es que así como Estados Unidos no concedió aún la extradición en el gobierno no tenían ningún apuro, pensaban manejarlo con cuatro agentes que “convencerían” a Antonini y un abogado mandado para defenderlo “del modo debido” (o de Vido). Salió mal mister Chief of Gabinet. Los pingüinos se creyeron más vivos que los yankies y terminaron dándoles el motivo perfecto para intervenir.

Ni una palabra del Jefe de Gabinete sobre la operación de los agentes venezolanos y la presencia del doctor Ledesma. Ninguna palabra del jefe de gabinete para reemplazar de un modo razonable la tesis de que el dinero era para el gobierno.

Señor Fernández: ¿En qué ha avanzado la investigación argentina en todos estos meses? ¿Depende todo de que Antonini venga y confiese? ¿Se sabe con quién estuvo antes y durante su visita y sus viajes anteriores?

Señora, consígase un abogado que no sea del Frente para la Victoria.

Roger, hermano, permitime que te explique algo

El ex subsecretario de estado para América Latina Roger Noriega escribe hoy en La Nación (que se ha ganado en estos días las palmas como el verdadero gran diario argentino) sobre el problemita de la valija con regalos para la campaña de la señora dando por sentadas algunas cosas que no debiera.

Don Roger comprende el enojo de la señora como la reacción natural pero juzga el objetivo de ese enojo con sentido común, algo que nosotros hemos superado como una forma de entrar en la etapa de la Argentina en serio:

Lo que es bastante inusual es que, en vez de meramente negar la acusación, la presidenta Kirchner impugnó ferozmente las motivaciones de los investigadores estadounidenses, sosteniendo que la querella penal buscaba “cubrir de basura” su presidencia”.

Estimado Roger, hace cuatro años y siete meses que lo único que importa es establecer, con fundamento en el capricho y la paranoia presidencial, las intenciones de todo aquel que no sea un soldado sometido y arrastrado ante los deseos del gobierno. Acá eso es rutina y debieras entender que pretender que el gobierno se ocupe de los temas en lugar de descalificar e invalidar a sus críticos es una intromisión en nuestros asuntos internos, un ataque a nuestra idiosincracia y un delito de lesa kakalidad. Deberías saber que el punto que señalás puede ser inusual en cualquier lugar del mundo, pero no acá.

Continúa luego el ex subsecretario de estado con su ataque a nuestra cultura:

“Uno podría haber pensado que la líder electa para defender el imperio de la ley en su país hubiera jurado llegar al fondo del escándalo, aunque más no fuera para limpiar su nombre. Al fin de cuentas, ¿no es posible que una contribución ilícita fuera ofrecida por Chávez o solicitada por un funcionario de la campaña de Kirchner sin su consentimiento?”

¡No, no y no! La cosa es así Roger: Ni la señora fue electa para defender el imperio de la ley, algo que acá no le importa a nadie y es considerado de ultraderecha y fascista, ni necesita nuestra presidente(a) limpiar su nombre ¿No estás enterado de que su marido se llevó setecientos millones de dólares de una provincia fuera del país sin devolverlos y su actividad principal como orador ha consistido en la acusación contra todos los demás? En lo que tenés razón, hermano Roger es en creer que ella hubiera jurado llegar al fondo del asunto. Eso es fácil, no te preocupes que ya lo va a jurar.

En cuanto a la pregunta final, sacale el “no” y hacela de nuevo.

Tal vez lo peor del artículo de Don Roger sea este pasaje:

Dicho sea de paso, para mí es seguro que el fiscal, el FBI y el magistrado que firmaron la querella criminal actúan con absoluta independencia”.

¿Cómo puede ser una cosa así? ¿Acaso no pueden armar causas contra opositores, gente de gobiernos que ya pasaron, militares y personas molestas desde la Casa Blanca? ¿Pero qué clase de país poco serio son ustedes? Roger, lo que les hace falta a ustedes es que le mandemos a Diana Conti. O tal vez a alguno de nuestros limpísimos jueces o fiscales federales y si no a nuestra mismísima Cámara “del fuero” ¿Ustedes no anulan leyes en el Congreso y se abrazan y besan de emoción por haberlo hecho? ¿No tienen una oficina anti corrupción de los que no les gustan? ¿No cambian a la Corte de un plumazo y se jactan de haber conseguido que sea más independiente justo por eso? ¡Ven que son raros!

El párrafo final ni se los repito porque me escandaliza demasiado lo noventista que es en sus apreciaciones. Solo te sugiero Roger que averigües el historial político de esta gente. No les pueden interesar las amenazas a la vida de las hijas de Antonini Wilson porque ellos tienen “convicciones”, no se si me entendés.

Ustedes están preocupados porque les amenazan a un sujeto vinculado a una investigación que hemos iniciado en nuestros Tribunales pidiéndoles la extradición. Deberías enterarte de que lo de Antonini acá fue considerado poco más que como una distracción por la juez de turno, por eso el muchacho se las picó. Después salimos con los papeles a mandar exhortos para allá, pero ¿cómo puede ser que se lo tomaran tan en serio? Así no es la cosa. Llamalo a Scioli o a algún empresario nuestro, ellos en dos minutos te cantan la justa.

Ultima sugerencia. Poné Radio 10 porque en un par de horas van a hacer uso de su espacio habitual allí y se van a ocupar de tus vínculos con Videla o algo así. Que no los tengas no va a ser un obstáculo, don’t worry.

Periodismo argentino en tapas

Esta era una mañana como para coleccionar tapas de diarios. Al leerlas uno se da cuenta de inmediato del estado del periodismo en la Argentina ¿Hay censura? A lo mejor deberíamos llamarlo de otra manera. Pienso en la cantidad de estudiantes de periodismo que hay, igual a la cantidad de entusiastas de la política que había en los ochenta que se desplazaron en búsqueda de algo más prestigioso ¿En qué medio se sentirían orgullosos de trabajar hoy?

Domingo valijero

  1. La tapa de ayer no habrá sido genial, pero si quieren saber en parte cómo se afana en el kirchnerismo, está clarito en una, dos, tres notas de La Nación.
  2. Si alguien cree que es real la tensión entre el gobierno y Chávez y no se da cuenta de que está todo guionado, estaba leyendo otro blog. Lo gracioso del cuento es que para K debe renunciar el vicepresidente de PDVSA cuyo hijo era pasajero del avión y no el de ENARSA, también presente en el avión del dinero. La principal función del gobierno en este momento es armar coartadas.
  3. Una de las partes complicadas de explicar es por qué este gobierno inocente de gente de manos limpias que se encuentra con pasajeros sorpresivos que hacen cosas feas se dedicó a tapar el episodio y negó pedidos de informes de la Cámara de Diputados. Es el presidente el que se tendría que ir a su casa, no Uberti. La oposición, salvo Carrió, se conforma con De Vido.
  4. Chavez debe andar corto de guita y por eso está tratando de enviar funcionarios en vuelos prestados.
  5. ¿Si es un vuelo pagado por el estado por qué viajan gratis personas que no tienen que ver con el estado?
  6. Una obviedad de la que se daría cuenta cualquier fiscal en un lugar normal: El vuelo privado no tiene justificación en si. Ni para los venezolanos, ni para los argentinos. Por ahora solo tiene explicación: trasladar 800 mil dólares. Lanata demuestra que podían viajar en vuelos de línea.
  7. Nadie se pregunta por qué nadie reclama el dinero. Sobre todo por qué le importó tan poco al amigo Willson ¿No sería de él? Parece, según los comediantes de la Rosada, que era todo para un negocio de Uberti. Seguro que con el hermano de Felisa.
  8. Gobierno carterista“, así definen en Washington al Kirchnerismo. “Como un carterista, los argentinos se abrazan con Chávez para hurtarle la billetera”. Sería bueno que le digan a su embajador que no deje que los carteristas le manejen las listas de invitados a los eventos de la embajada.
  9. Si se “escracha a Alicia Kirchner” hay voces de repudio, pero cuando la violencia es kirchnersita no hay inconvenientes.
  10. El Frente Chico se sigue llamando grande y ya está alquilado. Chacho chocho de no estar ¿Qué pensará de las valijas bolivarianas?
  11. Clarín se pasó directo al género de novela. Centra la atención en las “distracciones”.
  12. Infobae sigue siendo el house organ habitual. Siempre acompañado del gobierno de Tucumán. Ya supera al otro diario de izquierda Página 12.

Blogged with Flock

Tags: , , , , , , , , ,

Lavado de tapas

La Nación. Picolotti chiquitita arriba. La valija un tema de relleno.

Clarín titula que Venezuela nos ha perjudicado mandandonos coimas en un avión de ENARSA. El título lo pone el propio De Vido, el diario repite sin comillas en caracteres gigantescos. La Noticia coloca al gobierno en el papel de pedir explicaciones.

Antes de ayer charlaba con Cesar Salvucci, estudiante de TEA, sobre las posibilidades que ofrecen los blogs en relación a los “medios tradicionales”. Este tal vez sea un buen ejemplo de algo que no se puede hacer con los blogs.

Blogged with Flock

¿Quién es el dueño de La Nación y Clarín?

Nuestro espía en Casa de Gobierno fue eliminado. Apareció una mañana ahogado en un batido de huevos y harina. Ante esta eventualidad no me quedó más remedio que contratar a un pajarito. Solución clásica si las hay.

Nuestro pajarito, que por razones de seguridad llamaermos Tweety, se posó en la ventana de la antesala del despacho principal munido de un mini micrófono para captar todas las conversaciones. Ahí un señor muy allegado, pero muy allegado al hermano de Alicia, le decía a otro: “¿Pero vos no sabés quién es el dueño real de Clarín y de la Nación? Techint hombre, enterate. Averiguá quien está detrás del famoso fideicomiso”.

Claro, no podemos certificar lo que dijo este señor. Pero que nuestro pajarito se lo oyó decir, no les quepa la menor duda. Jamás contrataría a un pajarito mitómano.

Tapas que tapan

Hay pocas dudas en cuanto a cuáles son las noticias más importantes del día. Las derivaciones del caso Skanska, el envío de la agrupación “Hijos” a asustar y agredir al presidente de la Cámara de Casación Penal que parece un paria al que nadie se gasta en defender después de ser marcado por el presidente, el pronunciamiento eclesiástico contra la demagogia y el clientelismo (temas morales reales de los que ya era hora que se ocuparan, dicho sea de paso) y la militarización de Santa Cruz en lo que constituye en términos verbitzkianos aplicados sólo a sus enemigos políticos una forma de”represión de la protesta social”.

Después quedará por discutir la jerarquía de estos cuatro enormes frentes que se le abrieron al gobierno. Miremos las primeras planas de los principales diarios del domingo y podremos sacar muchas conclusiones sobre alineamientos y acuerdos. Las sutilezas se ve que en materia de operaciones con la prensa son cosa de los noventa.

Para La Nación el título mayor lo ocupa la declaración de la Iglesia. El caso Skanska le sigue en jerarquía en la columna de la derecha.

Clarín elige quedarse solo con el documento eclesiástico enjuagándolo para que no suene fuerte: “La iglesia reclama más transparencia”. De los otros temas ni mu.

Lo mismo hace el boletín oficial Página 12 (ni que pertenecieran al mismo dueño ¿no?).

Perfil, edición impresa, sigue su costumbre de abrir con una imagen, en este caso la cobertura que Jorge Lanata está haciendo desde la militarizada Santa Cruz. El título mayor está dedicado al escándalo de Skanska y el reclamo de los obispos está mencionado como parte del día.

Lo curioso es que nunca el gobierno habrá estado tan contento de contar con una crítica de la Iglesia para tapar otros incendios.