Repaso dominguero

Anibal que es Fernandez desmiente a Verbitsky

Ambos voceros presidenciales se parecen bastante en sus argumentaciones, pero como no coordinan sus manifestaciones se contradicen. Mientras El perro dijo a Noticias que los escándalos que salpican al gobierno son una campaña de su Alteza Kakal para combatir la corrupción y repitió la tesis oficial de que ésta empezó con Skanska, para Anibal Fernandez todo es una campaña pero contra Kirchner.

También dijo mister minister que la campaña electoral debe ser una discusión de ideas ¿Habrá debate de la señora? Es un poco contradictorio con sus discursos y su comparación de la democracia con una ruleta rusa. Esas alterntivas a la señor le resultan fatales. Habría que contarle que el azar no juega ningún papel, si no no nos podría haber ido tan mal.

No se fácil ser el justificador de un gobierno que más que explicaciones necesita todo el tiempo coartadas.

Para el gran juez de la década del noventa, los escándalos de los últimos meses son una campaña anticorrupción de K

Lo he dicho muchas veces, que se le haya dado el nombre de periodista y el sitial de gurú de la corporación a un individuo que opera sobre la política, disputa espacios de poder y maneja sectores vitales del estado, que niega la realidad y la inventa con igual disimulo, habla de lo dispuesto que está el argentino, y cuanto más educado peor, a que le mientan. Este hombre, Horacio Verbisky fue el creador de la imagen actual estereotipada y estúpida de la década del noventa, ahora está vendiendo, con menos éxito, que Kirchner es un genio que descubre corruptos.

¿Y un corrupto qué es para Verbistky? Alguien de derecha. En ese sector tener una foto con un indeseable ideológico es sinónimo de culpabilidad. En la izquierda que le sirve a él, todo tiene explicación. Escribo sobre él porque aunque parezca asombroso todavía hay gente fuera de su familia que lo lee para informarse.

Verbitsky parece no saber nada de los empresarios K ni de la utilización del poder para adquirir empresas “privatizadas”. Ni se enteró que según Perfil el señor Rosatti renunció para no avalar sobreprecios en una licitación. Ni se enteró del caso Borocoto. No sabe que los gobernadores, intendentes y periodistas se compran a partir de K en cualquier “todo por dos pesos”. No sabe que se entra y se sale de la categoría de protegido en este gobierno con solo arreglar. Que ese insulto que él inventó “menemista” es en este momento una categoría relativa. Se es menemista si todavía no reporta a Balcarce 50. Todo el presupuesto nacional está al servicio de una facción, pero Verbisky ni se preocupa.

Por eso no tiene problemas en ser defensor de Julio de Vido y decir que el presidente reaccionó ante la corrupción con Miceli, cuando la echó para zafar del daño, hasta la semana anterior faltaba que la besara en público, la versión oficial sigue siendo hoy que Miceli fue perseguida por un asunto privado y tiene que aclararlo, y su admirado presidente no dijo ni una palabra sobre el tema ¿Dónde está la campaña contra la corrupción?¿Y cuándo se amplía a Garré y Picolotti?

La corporación periodística no lo va a abandonar, por más que está alimentando la mentira oficial de que la corrupción en el kakismo empezó son Skanska. El que disolvió la asociación periodistas y bancó a Página 12 cuando Julio Nudler quiso denunciar a Alberto Fernandez, allá recién inauguradito el kakismo. A la corporación le interesa la cuestión de los favores y la pertenencia, qué cosa la fidelidad a la farsa les puede dejar como beneficio, pero nunca se indignarían por el hecho de que se atreva a afirmar que K es distinto a Menem porque éste puso una Corte propia, que fue lo primero que hizo K violando todos los preceptos constitucionales. Claro que Corte independiente para la izquierda local es una Corte izquierdista, así que parece que una cosa es distinta a la otra. Sin embargo le costaría más explicar a Verbitsky el asalto al Consejo de la magistratura y su abierta utilización para promover esclavos y expulsar a díscolos.

En fin. El tuerto sordo y ciego es rey.

La exceptio boludendi

La Felisa ya dijo una vez, no soy delincuente sino una boluda. Sin tener en cuenta que se puede ser ambas cosas. Por mi parte preferí considerarla distraída.

Ahora la delegada de Horacio Verbitsky en el ministerio de defensa, Nilda Garré, trata de excusarse diciendo que de los temas sobre los que resuelve en su ministerio no entiende nada: “En su momento, el precio [2600 dólares] no me llamó la atención porque no conozco el tema. Ante palabras como ´arandeles´ y ´resortes´ me manejo con esta cosa de doña Rosa. No sé que es un FAL o un FAP“.

Si le hubieran hablado de las FARC por ahí estaba más informada. Lo que es seguro es que “el perro” la debe tener más clara que ella.

Esta salida, un poco extraña para los que no entendemos los nuevos tiempos, es una nueva institución jurídica kakista denominada “exceptio boludendi” o excepción de boludez, con la que estas personas que ocupan funciones en el reino kakal se excusan de sus actos basadas en que no entienden nada. En este caso doña Rosa tiene más protección del gobierno porque lo que está en juego es el ministerio de Horacio Verbitsky que es como el numen de la religión kakal, entonces el oficialismo sale a disciplinar al juez díscolo.

El problema es que doña Rosa, el personaje de Bernardo Neustadt con el que se identifica Nilda Garré, no debe aceptar la responsabilidad de un ministerio de defensa. Si no sabe lo que es un fal o una arandela, cuando firma una resolución en la que dice saber (de hecho la idoneidad sigue siendo el requisito para ejercer cargos públicos) está cometiendo una ilegalidad.

A lo mejor habría que imputar Verbtisky y no a ella. Estoy tratando de recordar el nombre de aquella juez que había contratado a un abogado para que le escriba las sentencias, mucho más responsable que Garré. Pobrecita, hubiera llegado en esta época kakista y le hubiera ido fenómeno.

La pregunta es ¿para qué sirve Garré?

Verbitsky se está poniendo viejo

Sigo con la ola de “nueva política” que se levantó en los noventa como forma de recuperar los curros del estatismo disfrazándose de moralistas públicos. Un claro exponente de esta tendencia fue el colocar a Horacio Verbitsky (desde la izquierda y desde la derecha) en el lugar de referente periodístico y analista serio. Acostumbrado a recolectar información como partes de inteligencia Verbisky nunca hizo periodismo sino que siempre fue un operador que busca la forma de encontrar elementos en la realidad para distorsionarlos y ponerlos al servicio de sus propias causas. Todas sus notas son una violación sistemática (a él le encanta esa palabra) de las reglas de la lógica.

Verbitsky vino a demostrarles a los políticamente correctos que estaban tan dispuestos a colocarlo en un pedestal con la idea de modelarlo o ser aceptados por él, que a él no se lo civiliza y que es un operador de los pies a la cabeza. En eso debo decir, es otro de los miembros de este gobierno que llegó para desnudar cuan idiota se ha vuelto el establishment nacional. Ahora es un mero constructor de propaganda oficial, no hay forma de que alguien pueda seguir simulando que cree que es un intelectual honesto o un periodista dedicado a la información. No es un hombre que analiza los hechos con una idea, no tengo nada contra eso, sino que describe como quiere las cosas con una causa, con una finalidad política. El problema es qué se hace en la Argentina con la vergüenza, la tendencia es a taparla con otra actitud vergonzosa, pero tengamos paciencia.

Hoy la columna del “Perro” es la presentación de la explicación oficial sobre lo que va a ocurrir. Podría ser una solicitada del Frente para la Victoria, pero la firma él en nombre del patriarcado del periodismo sin cerebro de la Argentina que ejerce y al que le encantan sus neurosis. Primero pone a los enemigos en el papel que le interesa, a los amigos los viste de blanco y después arranca con el hacha de verdugo. Rutina.

Lo de hoy, según el autor de “Robo para la corona” que no tiene problema alguno con el skanskamiento generalizado de sus amigos, es al fin la lucha de clases que él quería. Los proletarios, es decir los Kirchner con sus mansiones y millones, contra los ricos, es decir los Macri. Linda lucha de clases.

Entre la colección de estupideces de hoy está la vuelta a la referencia sobre el origen estatista de la fortuna de Macri. El es defensor de ese estatismo y paje mayor de un señor que construye un sistema que se conoce como capitalismo de amigos pero ahí está con su guadaña de gran inquisidor anti estatista. Hombre ¿no le da vergüenza ser el lugarteniente de un señor que no dice que fue de mil millones de dólares de su provincia y al mismo tiempo pretender distraernos acusando a otros? Macri padre mal o bien se hizo rico dando servicios al estado.

El frontón achica el cerebro, de eso no hay duda. Tan acostumbrado a ser considerado gurú y que nadie le conteste lo están envejeciendo, por suerte para una Argentina que ha caído demasiado en sus trampas. Según él Macri representa la vuelta de las clases dominantes al poder. Setenta años de atraso en la información ¿no será mucho?

¿Tu también Página 12?

Si uno anda medio distraído capaz que piensa que la tapa de ayer del boletín oficial Página 12 era casi rebelde. El sólo hecho de poner el caso Skanska ahí era todo un grito de libertad. Veamos esa tapita:

tapan.jpg

Lo primero que les debo contar sobre esta tapa es que cuando la bajé de internet me enteré de que el nombre del archivo es muy adecuado para esa sección de Página 12. Se llama “tapan.jpg”. A confesión de parte…

Pero fíjense que a la vez que se ocupa de Skanska se dedica a ahondar sobre la empresa en si y contar su historial en todo el mundo. El argumento oficialista implícito es “no somos nosotros solamente”. Ahora bien, muchachos de Página 12 pónganse las pilas porque si no ustedes van a pasar a ser privados en cualquier momento también. Y no porque alguien decida investigarlos como una virtual empresa del estado que son al servicio del gobierno, sino por meter la pata. Si Sknaska coimea por todos lados quiere decir que estamos dentro del club de los países cuyos gobiernos son comprables por Skanska. No se si me explico.

Darío Gallo explica creo yo para qué Página 12 coloca en tapa el caso Skanska. Coronan la palabra del vocero oficial Horacio Verbitsky (linda investigación también, la relación de Verbitsky con el estado, en sus tres poderes) quién parece convertirse en una suerte de entregador mediático del señor De Vido.

¿Ya decidieron lanzarlo por la borda? ¿Rápido no? Que mal negocio resultó la lealtad a su alteza kakal.

Los derechos humanos no viajan al sur

Sigo a diario la situación en Santa Cruz, el “estallido social” como le llama la izquierda a estas cosas cuando ocurren durante gobiernos de derecha, a través del blog de Juan Cruz Sanz que tiene la mejor información. La provincia, sede universal de los derechos humanos, se encuentra militarizada. La gendarmería fusil en mano está encargada de detener las manifestaciones para que no lleguen a la capital.

Esto si que es “represión de la protesta social” y no el uso de la fuerza que se utiliza cuando la protesta se transforma en delitos contra las personas y los bienes. Acá de lo que se trata es de utilizar a una fuerza armada para reprimir la manifestación pacífica contraria a la parcialidad del gobierno. Es decir el uso de la fuerza pública en función de los intereses privados de la facción en el poder.

Supongo yo que el ideólogo de estos conceptos utilizados a lo D´Elía, el señor Verbitsky y su organización para estatal CELS, pondrán el grito en el cielo ante tanta transgresión a lo que ellos han impuesto como nuevos principios en los últimos veinte años. Atrás del CELS se encolumnarán Hebe de Bonafini, Bonasso, CQK, todos los boluditos progres de la TV y, sobre todo TVR. ¿O no?