Ya empezó #AlasOcho, de Lunes a Viernes a las 20hs.

Roberto Cachanosky y yo empezamos esta semana una nueva experiencia de seguir la actualidad diaria de la Argentina por TV Online en vivo. También se puede ver después la grabación. De lunes a viernes a las 20 en www.alasocho.tv.

Se pueden hacer preguntas durante el programa, los que tengan una cuenta de gmail

Esta experiencia se está haciendo enteramente con aportes hechos por el público en este lugar.

En la página abajo pueden ver la lista de nuestros productores, ciudadanos interesados en hacer conocer el punto de vista liberal, de la Constitución histórica de la Argentina, ausente por completo de los medios tradicionales que viven del estado. Gracias a todos ellos. Aquí les dejo el programa de anoche.

Difundan, peguen en Facebook, en Twitter o manden por mail para que esto crezca. Estamos esperando que otros se sumen, contarán con todo nuestro apoyo.

El periodismo desapareció, pero llega #Alas8 (PM)

A las 8, hasta que vuelva el mercado.

La historia del periodismo es también la historia del capitalismo. Se ha pasado de sobreestimar el poder de los medios a menospreciarlo, yendo y viniendo desde estas visiones opuestas. Pero lo que está claro es que el capitalismo entre otras cosas generó ese periodismo disponible para cualquiera, hoy glorificado o extrañado en nuestro caso. Esa forma de enterarse de la realidad relevante con opinión, control del poder, unido al financiamiento de comerciantes que buscan vender sus productos y servicios.

La contrapartida del periodismo es el ciudadano individual, independiente, libre y orgulloso como la célula del poder y el comercio sin interferencias.

Acá viene la parte en la que nos vamos a dividir. El peor enemigo del periodismo ha sido la socialdemocracia. Esa pretensión de que hay una libertades que son materialistas y egoístas y otras que se le puede dejar a la gente tener, es una visión de Ayatolas. El ciudadano se vio escindido. Una oveja y un tribuno al mismo tiempo ¿Cuál de ellos es el cliente o el productor de periodismo?

En esos dos extremos ha tenido que desarrollarse un periodismo alterado que es un zombie de lo que fue. No solo en la Argentina, en todo el mundo, pero en nuestro país la cosa se puso mucho más grave por la injerencia específica y dolosa del estado para alterar la relación del medio ciudadano con la media información, que es todo lo que quedó.

No hay periodismo sin mayonesa, sin autos, sin heladeras. Y sin que el contacto entre el consumo, la producción y la información sea totalmente libre y no culposa ni controlada.

Lo que queda del periodismo es lo mismo que queda del mercado.

Hace unos años me invitaron a un evento en México para hablar de “Que se pierde cuando se pierde la libertad de expresión”, organizado por TV Azteca. Mi respuesta fue que el problema cuando se pierde la libertad de expresión no es qué se pierde, sino qué se perdió. Porque cuando ya no se puede hablar, antes se perdieron todas las libertades, empezando por el derecho de propiedad. Sin el cual la oveja no puede ni hablar de la esquila. El derecho de expresión es la última pérdida, antes vino la socialdemocracia a contarnos que querer “libertad de mercados” es de malos. Te mataron con impuestos, te acostumbraron a pedir permisos, te aplicaron la máquina de impedir, te dijeron que si te iba bien era porque a otro le iba mal y a la falsa idea de que tu misión en la vida era mantener a otro. Después de que te creíste eso ¿qué clase de ciudadano te parece que sos? Lo primero que habilita la social democracia es que el estado que monopoliza el armamento, vuelva a ser moralista como lo era en el oscurantismo.

Digo todo esto para entender que el periodismo ese de la lata de tomates no nos hará libres. Hoy vive de la publicidad oficial y de las ovejas asustadas. Si llegamos a ser libres otra vez, habrá periodismo, seguramente el día en el que el mundo condene la existencia del impuesto a las ganancias. Si, la socialdemocracia empezó en Estados Unidos. El populismo bajo la forma directa y descarada de dictadura moderna es como el dedo gordo que se comió el huevo duro.

Esto no quiere decir que haya que resignarse o que haya que renunciar a la información, a la opinión y al debate. Está internet.

Antes de que el periodismo ese para cualquiera que apareció porque cualquiera podía poner una empresa sin dar explicaciones ni pedir permisos, ni aguantar inspecciones u opiniones de los defensores de las ballenas, existían otras formas de comunicación política. El panfleto antecedió al periodismo. Es otro formato de comunicación, su contenido es la denuncia. Hoy lo consideramos menor, porque conocimos otra cosa posterior. Claro, puede haber panfletos de porquería, facciosos, que no es lo mismo que defender una idea. Por ejemplo la idea de que no tenemos que ser esclavos, ni ovejas y que ningún idiota por estar en el estado nos tiene que decir qué cosa es ser bueno.

Internet nos da la oportunidad de no quedarnos esperando a que la libertad nos devuelva al periodismo. Nos podemos comunicar para volver a ser libres sin majules.

En eso hemos estado pensando con Roberto Cachanosky. La mayonesa no financia nada, está esperando la protección del estado y tratando de evitar la inspección de la AFIP. Así que contrató a un gerente de relaciones institucionales que tenga tatuado al Che Guevara y se ocupe de diseminar culpa de ovejas bajo la forma perversa de robar a los accionistas llamada “Responsabilidad Social Empresaria”.

Necesitamos ciudadanos. Serán menos, pero hay muchos individuos que no se resignan. Hemos diseñado A las 8PM, una manera de financiamiento de la batalla diaria por la libertad como forma adaptada a las circunstancias de comunicación. Ojalá que sean muchos los que nos sigan.

Para contribuir, seguí este link #Alas8

Parece que los K son autoritarios, mirá vos…

Hay sorpresa general por la caída de popularidad de los kirchner después de la crisis del campo, que en realidad recién empezó. Al comienzo señalé que me parecía un momento crucial y después que el camino del pase a la historia del kirchnerismo dependía de que insistieran en tratar este problema del único modo en que han tratado todos los anteriores, esto es con cuatro gritos y unos cheques. Los cheques no alcanzaban porque se estaba tratando de disciplinar a los depositantes de la cuenta corriente oficial y no a meros cómplices.

De repente todos notan que el kirchnerismo tiene fuerzas de choque, no trajo los fondos de Santa Cruz y hace del maltrato una forma habitual de relación. En cualquier momento se van a enterar de que recibieron dinero negro del señor Chávez para la campaña y de que su gran “política de derechos humanos” es un caza de brujas para entretener mientras acrecientan el botín.

Por más que en su autismo quieran explicarse en el gobierno que esta mala racha les ocurre porque el periodismo se les escapó y contó algunas cosas que venía tapando durante más de cuatro años, la gente se dió cuenta sola de lo que pasa y si ahora no le cree nada al gobierno es porque primero dejó de creerle a lo que lee en los diarios en general y a lo que ve en la televisión en su totalidad. La verdad es que la prensa no le está dando al país servicio alguno y pese a eso las nuevas generaciones de periodistas están siendo formadas por los reyes del acomodo, el hacerse los boludos siguiendo las enseñanzas de Felipe Solá y la corrección política preparada para la defensa de cualquier cosa.

Los problemas no llegan por gobernantes que pasan los límites del ridículo en sus excesos, sino por un país que los cría, los adula, los encumbra y espera agazapado el momento de degollarlos.

Un verano ideal para fusilar famosos

Hay unos problemas en la Florida con una investigación acerca de una valija con plata que venía de contrabando de Venezuela para la campaña presidencial. O algo así. El tema se discute mucho allá, acá poco. Estamos para dedicarnos a otras cuestiones.

Hace un par de días que por los noticieros me informan que un tal Gaby Alvarez, expresión del alpedismo de la “cultura kirchnerista” (me parece muy útil mantener los parámetros para todo el mundo) es el tipo más importante de la Argentina. Sabía que existía porque es imposible que no te enteres de eso aún no teniendo punto de contacto con ese ambiente. A los nuevos ricos les encantan estos personajes y a la runfla que juega a su alrededor (los “fashion”) también y nuestros medios bordean ese palo todo el tiempo. Permanecer inmune, como uno quisiera, a enterarse de la existencia de gabys alvarez es imposible. Es otro de los fenómenos que este país te hace padecer (me encanta decir “éste país” y que alguien me diga que eso no debe hacerse, porque a mi no me parece).

Lo que es nuevo es que es más importante aún que las señoras asesinadas en los barrios cerrados y eso es muchísimo decir. Los noticieros y canales de noticias cubren el accidente que tuvo en Punta del Este, con mapas, descripciones sociológicas, explicaciones acerca de qué cosa es “la bollita” para que sepamos todos que los conductores conocen el lugar, informes sobre la “trayectoria de Alvarez” (¿alguien sabe si es pariente de Chacho?), ediciones especiales con locutores usando tonos dramáticos como los que se usaban antes para hablar de menemistas en épocas en que el periodismo molestaba al poder. En fin, Alvarez estuvo en cadena nacional (y van a seguir diciendo que la época de la frivolidad fue la “noventista”)

Las víctimas son un tema, pero a nadie les importarían si no fuera por un tipo de tanta trascendencia que figura como posible victimario. Alguien mencionó que hubo ya 30 muertos en esta temporada en esa zona de Uruguay por accidentes de tránsito. Pero los muertos no nos importan un pito si no son “idealistas” o “relacionistas públicos”, dos opciones del mismo tenor.

¿Toda esta prensa obedece a qué? Uno de esos locutores decía “Gaby Alvarez está lejos del lujo y los placeres de su profesión”. El resentimiento está tan de moda que la primera reacción es mostrarlo caído. Lo aman en “la cima” pero mucho más aman verlo tirado en el piso. La consigna parece ser “fushilen a Alvarez ashí she entretienen un poco y nosh dejan de joder”.

No tienen a nadie más a quién entregar para su sacrificio. O no tenían mejor dicho, porque empezó el operativo “mirá eshtos tiposh losh autosh que tienen” ya proveyó una buena lista de “famosos” a los cuales castigar.

Una verdadera industria del acomodado que volvió como complemento indispensable de una política de prohibiciones estatales que nos salvarán de la invasión de productos extranjeros. Prohibición para todos, permisitos para algunos. O impuestos que a cierto nivel actúan como prohibiciones. Parte de nuestra latinoamericanización.

¿Por qué se entera recién ahora la cancillería de esta enorme red que parece ser la excepción al amor por la industria nacional? Llegó a crecer mucho ¿no les parece?

Una historia ideal, con ricos y famosos, con autos de lujo. La gente los va a odiar. Falta un informe que diga que están lejos de los placeres a los que están acostumbrados, que los muestre presos, tristes, cabizbajos. Para que las hordas puedan imaginar que les patean la cabeza.

Me gusta cuando nos enojamos

Si una senadora maltrata al presidente de la cámara a la que pertenece y éste solo le dedica sonrisas y elogios, sospecho que algo está tapando o negociando a cambio de su dignidad. Si un empresario es humillado en público y se deshace en muestras de sumisión al poder, sospecho que hay una motivación que esta lejos de poder llenarlo de orgullo. Si un opositor está más preocupado por cuidar sus palabras mientras un gobierno lo insulta, sospecho que tiene otras prioridades que no son la defensa de los derechos e intereses de sus representados.

Por eso hoy por hoy sólo me resulta posible respetar a los periodistas que están enojados con el trato desde el gobierno y los adulones me producen repugnancia. La actitud sospechosa es prestarse para el seguimiento de las giras de utilería pagadas con fondos públicos como un modo de campaña sin decir nada.

La Argentina necesita para los próximos cuatro años, sobre todo si hay continuidad en el decadente autoritarismo oficial, mucha gente enojada. Es decir gente seria, buena gente, acertada o equivocada. Esa minoría que haga centrar al país en algunos pocos pero indispensables acuerdos sanos.

Lavado de tapas

La Nación. Picolotti chiquitita arriba. La valija un tema de relleno.

Clarín titula que Venezuela nos ha perjudicado mandandonos coimas en un avión de ENARSA. El título lo pone el propio De Vido, el diario repite sin comillas en caracteres gigantescos. La Noticia coloca al gobierno en el papel de pedir explicaciones.

Antes de ayer charlaba con Cesar Salvucci, estudiante de TEA, sobre las posibilidades que ofrecen los blogs en relación a los “medios tradicionales”. Este tal vez sea un buen ejemplo de algo que no se puede hacer con los blogs.

Blogged with Flock

No me parece TV (VI)

Links de temas tratados en el programa

  • Asesor de Aznar dice que la democracia argentina no es limpia: http://www.lanacion.com.ar/EdicionImpresa/cultura/nota.asp?nota_id=928635
  • Morales Solá se pregunta si Macri será candidato a presidente: http://www.lanacion.com.ar/EdicionImpresa/politica/nota.asp?nota_id=928655
  •  

    Código para colgar el video en tu blog

    <object width=”425″ height=”350″> <param name=”movie” value=”http://www.youtube.com/v/OSW-MqShzEc”> </param> <embed src=”http://www.youtube.com/v/OSW-MqShzEc” type=”application/x-shockwave-flash” width=”425″ height=”350″> </embed> </object>

    No me parece Tv se estrena todos los miércoles en este blog y se trata de un programa de televisión sobre actualidad política y económica. Los lectores pueden sugerir temas o hacer preguntas que se reflejarán en el contenido de la próxima emisión.