La última falsedad montonera

La última falsedad montonera

No señores, tampoco era justificable la actividad criminal de Montoneros y ERP durante los gobiernos de facto, como dijo ayer Julio Bárbaro en un programa de televisión. Esta es la última frontera de impunidad que les queda, ahora que tienen que amenazar con el estado a los que digan que usaron la cifra de 30 mil desaparecidos para sus fines políticos actuales. Pero vamos por partes.

Las organizaciones terroristas que operaron en el país desde la década del 60, tenían por fin instalar procesos revolucionarios marxistas para colocar a la Argentina en el círculo de influencia soviético/cubano. Lo que ellos intentaban era mucho más grave que cualquier golpe de estado, que significa descabezar al gobierno electo por procedimientos irregulares, pero no la suplantación del sistema jurídico, esto es, los derechos de todos, por el sometimiento total de la población al estado. Los golpes de estado en la Argentina duraban por esa misma razón unos años, no las décadas de los aparatos totalitarios una vez establecidos. Además entregaban el poder, ni siquiera era necesario desalojarlos por la fuerza. En términos de libertades, las revoluciones las terminaban definitivamente, los golpes de estado suspendían la actividad política ejerciendo una violencia limitada. Lo que hizo particularmente sangriento al golpe del 76, es precisamente la lucha armada de estos grupos que no querían restablecer ninguna democracia ni devolver la vigencia de la Constitución, sino suprimirla por completo. El hecho de que después de asumido el gobierno electo hubieran continuado, no es una “desviación”, es la demostración de que cualquier invocación de fines institucionales era falsa e instrumental, como si hiciera falta. El invento de los luchadores contra los golpes de estado, es posterior.

La segunda razón por la que tampoco se los puede justificar ni antes del 73 siquiera, es su metodología. La bomba, el asesinato por la espalda, el secuestro extorsivo de personas privadas, no tiene justificación alguna, ni está destinado nada más contra los resortes del poder, sino contra la población general, para someterla al terror, de acuerdo a un plan (“sistemático dirían ellos”) estructurado, continental y carente de toda regla y legitimidad. Ni siquiera es aceptable bajo ninguna norma de guerra (y ellos dicen encima que no la había) acciones de ese tipo contra policías, militares o funcionarios.

El país no se recompone de su cobardía originada en esas décadas. En la Argentina toda la noción y actividad de los llamados “derechos humanos”, gira alrededor de la no aceptación de la persistencia aún de ese miedo. Pero la verdad es esta: no eran luchadores por la libertad, sino contra la libertad, no eran luchadores por la democracia, sino por su supresión definitiva, no murieron por sus ideas, sino que mataron por ellas y lo más condenable en ellos eran justamente sus ideas, que no estaban sujetas a debate sino a ser impuestas de modo criminal, porque eran en sí mismas criminales.

Santos – FARC, acuerdo de perros.

tarde-de-perros-cartelUna remake de Tarde de Perros debería tener un final diferente, acorde con los nuevos tiempos. Al Pacino tendría que llegar a un acuerdo con la policía en el que se le permitiera quedarse con una caja del banco y que algunos de sus rehenes tengan que manejar sus casas de acuerdo con las reglas del asaltante. Se le podría dar una radio para que difunda sus ideas políticas basadas en que los bienes de otros tienen que ser repartidos por él y donde cuente la historia de sus logros heroicos.

El convenio podría estar avalado por el cura del barrio e invitar a las fuerzas vivas de la ciudad a la ceremonia de firma, con fotos.

Ahora estamos en el reemplazo de todos los valores políticos por las relaciones. La policía y los delincuentes deberían participar de talleres de terapia de grupo para mejorar su relación y dejar de lado las reglas de justicia que los separan. Ese sería un mundo con más amor, más comprensión y más paz ¿O no?

El terrorismo es débil

¿Cuál es la posibilidad de morir en un atentado terrorista en Occidente? Infima; despreciable incluso. Fue bajísima en París el viernes. Ciento veinte personas asesinadas en atentados coordinados, es un acto terrorista mayúsculo, sin embargo sigue siendo muy poca la probabilidad de haber muerto ese día estando en la capital francesa.

Vamos a los datos. Los 10 países con más víctimas por terrorismo en el mundo en 2014 son:

1 – Irak – 7.143

2 – Nigeria – 5.341

3 – Siria – 4.634

4 – Yemen – 2.572

5 – Afganistan – 2.273

6 – Somalia – 2.051

7 – Pakistan – 1.526

8 – Libia – 877

9 – Ucrania – 640

10 – República Central Africana – 612

Imágenes integradas 1

(Fuente: IntelCenter Database (ICD) Incident Component)

No figura ningún país occidental. Sumemos todas las víctimas de esos diez países y comparémosla con el millón doscientas mil muertes anuales por accidentes de tránsito en el mundo.

Aún en los países en conflicto, morir en un atentado terrorista es una posibilidad muy remota frente a otras.

El 93% de las víctimas de actos terroristas son musulmanes. El terrorismo islámico es islámico efectivamente, pero está lejos de ser en esencia un terrorismo anti occidental. Básicamente se matan entre ellos, lo que no quiere decir que no sean enemigos de occidente. Lo son, pero entender esta diferencia es importante para no contribuir a crear el efecto que buscan los terroristas.

El terrorismo es la estrategia del débil, no del fuerte. Isis manda a disparar a unos jóvenes perdidos y fanatizados a París, porque no tiene nada mejor para hacer. No tiene ninguna posibilidad de invadir Francia. Pueden enfrentar a gente que toma cerveza en un bar o a los que asisten desprevenidos a un recital, no pueden siquiera enfrentar a la policía.

Esto es así en cualquier caso de terrorismo, que no busca vencer físicamente al oponente, dado que no puede, sino psicológicamente. Ante todo el terrorismo es un acto de propaganda. Se realizan acciones que repercuten, impresionan, se agrandan, se ven sin perspectiva creando cambios de conducta, utilizando como recursos unos cuantos fusiles. El fin no son las bajas que producen, sino la manipulación de gobiernos y civiles que colaborarán para hacerlos ver a ellos más importantes y temibles de lo que son en realidad.

Las declaraciones grandilocuentes de los políticos y la inevitable conmoción mundial y atención de la prensa les sirve. Dichos como los del papa poniendo a este grupo de asesinos en el lugar de llevar a cabo una “tercera guerra mundial por pedazos”, les vienen como anillo al dedo.

Los actos terroristas tienen un éxito propagandístico en occidente (y sólo propagandístico como muestran los números), por las características de esos países, no por la amenaza en sí. Son países en los que se vive en paz, con un gran desarrollo de la vida privada, donde los gobiernos están obligados a demostrar preocupación por la población y dónde la aversión al riesgo es inmensa, en comparación con sociedades en las que matarse los unos a los otros es rutina.

En parte Francia hace lo que tiene que hacer que es organizar una represalia contra el enemigo y plantearse la posibilidad de aniquilarlo en su terreno. Es lo que les toca hacer para proteger a su población. Entrenar jóvenes para producir crímenes masivos en su propio país es un acto de guerra. Los países latinoamericanos lo debieron hacer con Cuba en la década del setenta. En vez de eso ahí están esos mismos desquiciados teniendo participación política de tinte neo-dictatorial mientras se dan el lujo de organizar grupos de “derechos humanos”. Pero no quiero desviarme del tema, solo lo recuerdo porque esto de entrenar nacionales para actos de terror, está lejos de ser un invento de los islamistas fanáticos.

El problema es que el gobierno francés en su impotencia hace lo que vienen haciendo los gobiernos occidentales desde el 9-11, pese a los números que detallé al principio: convertir a sus propios países lugares de vigilancia permanente fundando estados policiales donde debía haber libertad. Con tan poca eficacia que se sabe que tenían detectado a uno de los terroristas como vinculado a los yihadistas, pero se ve que no lo estaban siguiendo.

La presencia agobiante de la vigilancia que aumenta cada día más, no se compadece con el dejar a la población inerme y sin entrenar para situaciones como las de enero o de este viernes en París. Un número suficiente de franceses civiles armados en defensa propia harían que estos atentados se convirtieran en por completo obsoletos. Pero la idea es quitar responsabilidad a la población y concentrarla en el estado, bajo el paradigma de que la propia población es un peligro.

En vez de eso ya se anunciaron más cámaras de vigilancia y una serie de medidas que apuntan a la gente en general y alteran su modo de vivir, para alegría de los terroristas que necesitan justo eso: que se sienta que son importantes y que los países tienen que modificarse por ellos.

Siempre me han impresionado las caras desagradables que ponen los guardias en los aeropuertos militarizados que convierten en una tortura viajar en avión ¿Acaso somos todos terroristas o trabajan con la hipótesis de que es así? ¿O saben que tienen muy bajas oportunidades de detectar a un terrorista de verdad entonces nos quieren demostrar que pueden ser malos con nosotros? Igual que los asesinos fanáticos, aprovechan para ser fuertes frente a quienes no representan amenaza alguna para ellos. Esas son las medidas impotentes que toman los países: hacer sentir su “potencia” con impotencia, frente a la población inerme y pacífica.

Otra barbaridad es mezclar las necesidades de seguridad con sus objetivos purificadores socialdemócratas. Entonces se ocupan de no “discriminar” a la hora de revisar. Este terrorismo proviene de fanáticos del Islam, cualquiera diría que hay que observar a ese grupo, no porque sean todos terroristas, sino porque los terroristas están entre ellos. Si hubiera una banda de rubios asaltando bancos, cualquier persona con sentido común trataría de encontrarlos entre otros rubios, en lugar de molestar a los morochos para ser aprobados en el cielo izquierdista.

No quiero extenderme más, mi opinión es que no hay una política anti terrorista, ni medidas antiterroristas efectivas que tienen que incluir la contra propaganda, ni legislación nacional o internacional adecuadas. Pero  a pesar de eso no estamos a punto de perecer por una bomba, eso es de una probabilidad más que remota. Lo que más daño nos puede causar son nuestros propios gobiernos actuando a ciegas, movidos por sus propios intereses, sobre todo de aumentar el presupuesto.

Disparar al enemigo

Lamento pinchar el globo, pero las “marchas contra el terrorismo” son un sinsentido. Marchas se hacen contra gobiernos civilizados que aceptan la opinión ajena como un componente de la política. Pero tipos que te quieren matar, sólo pueden ver en una marcha, llena de figurones, un éxito. Disfrutan del tamaño de la conmoción causada con pocas bajas y recursos.

El occidente derechohumanista, negador de la realidad, es el caldo perfecto para que desarrollen su actividad los conquistadores y depredadores. Todo se convierte en un argumento con gente que no está interesada en la argumentación, que distraerá a sus víctimas en discusiones que no llevan a ninguna parte, mientras la matan.

El asunto con un enemigo es cómo producirle un daño de tal magnitud, que su voluntad de pelear desaparezca. El punto por supuesto no es ninguna proporción de fuerzas, sino una eficiencia en el uso de la fuerza contra ese enemigo, es decir, hasta doblegarlo. No hay un límite antes de eso.

Tampoco se lo debe juzgar dicho sea de paso. El juicio requiere no ser enemigo. ¿Cómo voy a hacerle un juicio a un enemigo, lo que implica la posibilidad de absolución, que en este caso no quiere decir otra cosa que mi obligación de rendición?

Se debe tener una doctrina, unas normas propias, no humanas, una disciplina y un objetivo de paz. Lo cual no tiene nada que ver y se lleva de las patadas con la corrección política, que quiere decir llevar el ego a un pedestal pedorro buenista, socialdemócrata.

Al enemigo le disparo porque me dispara. No lo definí como enemigo porque quiera nada de él, sino porque él quiere algo de mi y viene a buscarlo (tampoco porque piense de una manera, aunque sea estúpida, o contraria a la libertad o el derecho; mientras no lleve a cabo un acto de enemistad su estupidez no me molesta). Esa es la diferencia. Al que no le alcanza y piensa que tiene que ser un benefactor de la humanidad, cuando el concepto de humanidad incluye al Che Guevara (hasta para muchos es más humano que nosotros mismos) y a Pol Pot, está frito. Mejor que se rinda.

Dicho esto, el enemigo no es otra doctrina. Las doctrinas discuten con las doctrinas, no hace falta disparar. Por eso es indiferente cómo sea el Islam o cómo sean los islámicos, ese tipo de discusión está bien para el café o la academia o el púlpito. El mal pensamiento no es enemigo de la libertad, sólo el uso de la fuerza. Se dispara al que dispara. No se le dispara al tibio, ni al simpatizante del enemigo. Si al que es cómplice, si no se lo puede neutralizar con algo menor.

Vencida la voluntad de lucha del que dispara, el tibio perderá entidad.

La infección derechohumanista transformó para muchos lo que estoy diciendo en una especie de mal, porque implica no tener ninguna amplitud kantiana a la hora de ser amable con un terrorista. La falta de esa doctrina de lucha (no de procedimiento legal reservado al simple delincuente) lleva al riesgo de que el enemigo se defina a si mismo como civil una vez vencido y entonces tenga una segunda oportunidad para lograr lo que quería, por el suicidio pseudoprincipista de la víctima. Hay que revisar otra infección que es el nacionalismo. Con el título de propiedad de los estados sobre los individuos y el de estos de hijos no repudiables de esos estados (es decir, la nacionalidad), no se puede trazar la línea divisoria necesaria.

Pero claro, el desafío es no dejar de ser quién se es. Se debe seguir una doctrina y unas reglas y ser consecuente con ellas. No debe uno convertirse en el enemigo. Esto no es un objetivo “humano”, es un objetivo, libertario. Es decir, de una parte de la humanidad ¿Y la otra? La otra no me importa, mientras no se meta conmigo. No se puede entrar en debate con el que nos quiere matar, entre él y nosotros hay un palo, no un argumento. Asunto fundamental que occidente quiso evadir con la construcción de la Torre de Babel de los “derechos humanos”, tan humanos que debían hacer ceder o poner en peligro a los derechos individuales.

No hay doctrina todavía para luchar contra el terrorismo en general ni contra el islamismo en particular. Se perdió demasiado tiempo luchando por la humanidad. Es hora de pensar. Esta es una situación lockeana, no kantiana.

El daño terrorista

El terrorismo es la estrategia sucia del débil y es completamente racional. Lo irracional es, en general, la reacción buscada en la sociedad atacada.

A Jorge Lanata se le ocurrió relacionar lo obvio, pero prohibido: el atentado en París contra la revista Charlie Hebdo con la actividad del ERP y Montoneros en la Argentina. De inmediato ese efecto buscado en la víctima del terrorismo, se despertó. Con una apreciable incomodidad la mesa de su programa intentó balbucear una respuesta, encontrar una diferencia o derivar la conversación hacia la pontificación de una moralina en la que todos pudieran convenir, para diluir el conflicto. En la Argentina, el terrorismo ha sido muy exitoso y sigue produciendo efectos hasta el día de hoy.

El terrorismo desordena y desbarata a una sociedad culposa, incapaz de reafirmar una ética consistente de la paz y el derecho, porque resulta que vive en una constante tensión entre lo que desea y lo que considera “bien”. Hasta que llega el acto violento para ponerla entre dos espadas: la de su moralina y el modo en que quiere vivir. A lo que llaman “ideales”, luego de elegir a la violencia para expiar lo que en principio es estupidez, luego culpa y al final culpa de los otros, estará definido por la versión adaptativa de una moral de ocasión que disminuya la disonancia. La violencia obliga de modo violento, valga la redundancia, a elegir un lado: lo sucio del deseo o lo limpio del sacrificio. El sacrificio es la ética que todas las formas de opresión le venden a las ovejas. La ambición de las ovejas, que las hace no ovejas, es la principal amenaza para el déspota.

El terrorismo ocupa el mismo lugar que ocupa el populismo latinoamericano, no por casualidad heredero de aquella moralina violenta y estúpida, que es el de mostrarse como el grupo dispuesto a llevar a cabo la falsa culpa social hasta las últimas consecuencias. Por eso representa un “principismo” pese a ser el fin de toda ética. Lo logra llevando la culpa social al punto en el que mucha gente es capaz de preguntarse si la bomba o la violencia verbal populista, no son de alguna forma merecidas. Esa es la gran victoria terrorista y populista también. La nueva versión de ser “bueno” es darle la razón al violento aún hablando contra la violencia. Ese premio alimenta al próximo atentado.

La sociedad es culposa porque hay un paso que no se termina de dar entre el orden teocrático y fundamentalista y el fenómeno asombroso de la vida privada y pacífica que ha florecido en los últimos trescientos años. De modo despectivo se le llama a ese fenómeno “capitalismo”, sin entender que la palabra “capital” hace referencia a un pilar ético fundamental de una sociedad tolerante y en paz*. Implica el respeto a la acumulación de recursos que permite producir bienes que no tiene valor por sí mismos sino porque permiten producir otros bienes que se consumirán. Una máquina por ejemplo, que es posible de tener porque la acumulación está permitida, su creador no es robado ni despojado en función de ningún objetivo de otros o de todos los otros o de los dioses. El premio a ese respeto es una productividad que beneficia a todos, el rescate de las masas de la hambruna y el principio del progreso. La otra implicancia del concepto de “capital” es más abstracta, es la comprensión de que es falso que el bien del otro me perjudique; al contrario, me beneficia. Tal es el abismo moral entre el capitalismo y el anticapitalismo.

En este sector del mundo que se llama “occidente”, se supone que vivimos en ese “capitalismo”, pero resulta que cualquier cosa mala que pasa es atribuida a él, como si fuera un espectro viviente. Nada muy diferente de reaccionar a los problemas buscando el mal adentro que termina con los sacrificios humanos en las sociedades primitivas.

El acto violento terrorista despierta justo eso, que es lo que se busca. La víctima tiende a preguntarse qué hizo de malo para merecer el ataque. En la fuente inagotable de culpabilización del capitalismo que viene de todo tipo de usinas (universidades, púlpitos, periódicos) se encuentran motivos de sobra. La propaganda terrorista potencia esa tendencia para que la víctima se condene a sí misma, como acaba de hacer la secuaz del oficialismo que dirige la llamada facultad de periodismo de la Universidad de la Plata. El tonto útil colabora con el comentario típico de que “vivimos en una sociedad egoísta” cuando hemos sido agredidos. Es la autocondena que el terrorista invita a hacer.

Pero no se cae en la autocondena tampoco por “altruismo”. Se trata de encontrar el mal para pasárselo a otro, que es parte de la sociedad, pero como no abjura del pecado y cree que es legítimo vivir como vive, es perfecto para colgarle el sayo que el acto violento trató de ponernos a nosotros. En Argentina, la “derecha”, pongamosle. Pero el proceso de pase de culpas está ocurriendo antes de la agresión, que sólo la acelera.

Las sociedades que son así dañadas por el terrorismo, son inmorales, pero no por su egoísmo, que es la palabra siempre usada por miserables (egoístas de un modo estúpido) para explicar la libertad del otro. Alguien definió al egoísmo como la actitud de aquel que trabaja para sí mismo, en lugar de hacerlo para mi.

Una sociedad que vive en el capitalismo pero lo considera menor en lo moral, es perfecta para autoinfectarse no bien un elemento extraño la golpea. El edificio ético es tan endeble que se autofagocitará.

Por eso hay que entender que muchos defensores del terrorismo o que son tibios con el terrorismo, el actual o el del pasado, no sienten en realidad simpatía sino temor. No al terrorista sino al juicio del terrorista, lo que e el sumum de un final perverso.

La culpa social de las sociedades victimizadas no está en las ambiciones legítimas y florecientes de sus ciudadanos, sino en la envidia, la condena a lo mejor que tiene y la diferencia del salvajismo y todo el proceso de fagocitación moral oscurantista. Su culpa consiste en darle la razón al terrorista como la única forma de explicarse a su enemigo. Que no quiere explicar nada, sino destruir lo que no puede lograr.

A partir de la Segunda Guerra Mundial, el llamado mundo occidental se atribuyó el rol de preservar a la “humanidad”, en lugar de a su propia libertad, convertida en causa facciosa por ese giro. Se embarcó de modo ya entusiasta en una socialdemocracia que implica convertir en derecho el falso dogma de que el capitalismo es injusto por desigual. No voy a adentrarme en si en esa falsedad, sino en el efecto que tiene de caldo de cultivo de la culpabilidad. Después se preguntan por qué tantos jóvenes son llevados a la violencia islamista, mientras les han estado diciendo que la sociedad pacífica en la que viven es sucia, sus propios instructores. Un dogma que fracasa es bastante normal que sea reemplazado por otro dogma más violento, en la suposición de que al primero le faltó decisión.

Por eso los estúpidos que fueron llevados a la violencia por los curas tercermundistas en décadas pasadas en Latinoamérica, no se diferencian de los que adhieren a la nueva violencia teocrática.

* Una explicación extensa del fenómeno de la expiación anticapitalista, la hago en mi libro “Seamos Libres”, Unión Editorial 2013

¿Qué cosa es la seguridad de los Estados Unidos?

“Aquellos que pueden dejar la libertad esencial por obtener un poco de seguridad temporal, no merecen, ni libertad, ni seguridad.”

Benjamín Franklin

 

En la saga de La Guerra de las Galaxias se entiende mejor el conflicto entre libertad y seguridad que en el debate público actual a partir de la revelación de la vigilancia del gobierno sobre las actividades de la población en Internet. Y no me refiero al programa de defensa estratégica del ex presidente Reagan, sino a la película de George Lucas.

Bien a tono con la frase de Benjamín Franklin, Lucas muestra cómo el guardián esgrime el temor al enemigo como medio para fortalecerse y llega a convertirse en el verdadero peligro. Para que ese proceso ocurra siempre debe forzarse la situación de elegir entre el abismo y el quebrantamiento de los derechos individuales.

El principal peligro del terrorismo es precisamente ese y no las explosiones. Los atentados no están destinados contra las víctimas directas sino contra los sobrevivientes. A ellos se los quiere poner ante la única situación en la cual estarían dispuestos a abandonar sus principios y el ideal de libertad bajo el derecho, que es el principal obstáculo con el que se encuentran los que utilizan el terror como método de imponerse.

No es que el dilema no exista y si hablamos de ficciones basta ver el modo en que el cine de Hollywood y las series actuales tratan el problema en la actualidad con cierta comprensión hacia un poder establecido que se salta sus propias reglas y a la vez una cuota importante de desconfianza hacia los organismos públicos en los que antes sólo había héroes.

El problema de los Estados Unidos con el terrorismo no es nuevo. En América Latina el terrorismo ya produjo su daño treinta años atrás. En cierto punto el Departamento de Estado entendió que ninguna situación por amenazante que fuera podía justificar quebrantar los derechos fundamentales de las personas. En tiempo de James Carter esa política fue central en la relación con América Latina.

Ahora nos encontramos con denunciantes como el señor Edward Snowden, tratados como “enemigos públicos” por develar que la población se encuentra bajo vigilancia en sus comunicaciones en función de la seguridad nacional y en el marco de la Patriotic Act. El señor Puttin cuyo respeto a la libertad individual deja mucho que desear, se da el lujo de burlarse de los Estados Unidos ofreciéndole asilo a Snowden, del mismo modo en que Estados Unidos asilaba a los disidentes soviéticos en el pasado.

Habría que pensar en que consiste velar por la seguridad de Estados Unidos. ¿Es Estados Unidos otra cosa que su Constitución, su sistema de vida, los valores defendidos por los padres fundadores? No se debe confundir eso con el estado norteamericano, ni con la mera preservación de la integridad física de la población. Aquí reside el verdadero dilema.

¿Nos meteríamos en una celda para quedar a salvo de los asaltantes de la calle? La decisión que hay que tomar y por la que debería girar el debate es si la libertad vale o no más que la vida. Eso parece indicar casi toda la historia de los Estados Unidos. Basta recorrer la ciudad de Washington DC para verse abrumado por la conmemoración a millones de muertos que ha dado este país en función de una idea tan poderosa y simple como la libertad individual.

Por eso es dramático que el señor Snowden tenga que decir que nunca más se sentirá seguro por haber abierto la boca para preservar los derechos de todos los que se encuentran bajo vigilancia. Entonces lo menos que podemos decir es que no está tan claro quién defiende la seguridad de los Estados Unidos y quién la amenaza.

Ayer aclaraba este ex empleado de la CIA que en el futuro el “Estado vigilante” superará la capacidad del pueblo norteamericano de controlarlo “y no habrá nada que la gente pueda hacer llegado ese punto para oponerse a él. Y habrá una tiranía llave en mano”.

Otros están pensando en como limitar la capacidad de la prensa de difundir secretos catalogados como “de estado”, pero no solo los periodistas no son agentes públicos y los secretos han dejado de ser tales desde el momento en que les llega la información, sino que este tipo de medidas son por completo contraproducentes. Si algo se filtró de la oficina pública encargada de resguardar cualquier información, lo peor que podría ocurrirle al gobierno es no enterarse, sobre todo si no se entera por las restricciones que le impuso a quienes deberían informarlo. Si hay una falla de seguridad, esta en realidad queda revelada y expuesta gracias a la prensa y lo mejor que puede pasarle a un gobierno es que sus periodistas cuenten cosas al público, en lugar de que se las enteren en silencio sus enemigos ¿Qué cosa no puede lograr un espía que si pueda lograr un medio de prensa?

Lo más importante es estar muy atentos a los principios y valores en juego, para que el terrorismo no logre su principal objetivo que es que nos parezcamos a ellos. Porque si todo es igual el único orden subsistente es la ley del más fuerte, que es el terreno en el que se sienten más cómodos.

Bin Laden fue a la guerra

Defino guerra como la situación de enemistad irreconciliable entre otras muchas acepciones. Cuando hablo del marco que define la relación me refiero a esa guerra y no a otra a la que estamos más acostumbrados como los combates entre entelequias modernas llamadas “estados”. Obvio que la guerra es mucho más vieja que los estados nacionales, que la mayor parte de la historia ocurrió entre tribus, bandas errantes, ejércitos, mercenarios y gobernantes, sin que fuera un tema de la población general, mucho menos de una “nación”.  El problema es que el “orden nacional” y ahora también el “internacional” y sus sistemas de adoctrinamiento han logrado una presencia omnímoda y la mayor parte de la gente no entiende siquiera que haya existido alguna vez otra forma de orden, o de desorden.

Bin Laden y una organización terrorista pueden ser por supuesto contendientes de una situación de guerra. Y si consideramos que su organización dio en el país más poderoso de la tierra el golpe más contundente que haya recibido en su territorio en su historia, el hecho de no estar “legalizado” en el sentido de pertenecer al orden político nacional/internacional es un dato poco significativo. Es inclusive la característica que lo hace más peligroso y difícil de combatir.

Ahora bien, la guerra no justifica nada, un punto que no se entiende cuando se quiere aclarar por qué los Estados Unidos no llevaron a Bin Laden ante los tribunales. Si hay una situación bélica la captura para llevarlo ante jueces norteamericanos sería el acto que no tendría “justificación” desde el punto de vista de ningún orden positivo. La captura sería ya un acto de guerra. La guerra sólo explica que entre dos partes no se reconocen justificación. No hay diálogo jurídico hay deseo de mutua destrucción. Hablar de derecho en una guerra está fuera de lugar, no porque haya algo en la guerra que autorice a pasárselo por encima, sino porque una vez que hay guerra el derecho ya no está ni para justificar ni para condenar (ver más abajo lo que opinaba John Locke al respecto).

A lo sumo existen normas de la guerra, reglas de procedimiento y hasta tratados sobre la materia que fueron un avance importantísimo. Un grupo terrorista no forma parte de ese orden ni se muestra dispuesto a considerar limitaciones. Esos procedimientos bélicos “autorizados” son una forma de acordar al menos como dos partes contendientes se habrían de eliminar, cómo serían las armas y los recursos para hacerlo, pero el “derecho de la guerra” no justifica la guerra. Para justificar la guerra hay que adoptar un punto de vista. Hay que tomar partido antes de que un razonamiento pueda ser entendido como un intento de justificación. Unos irán a la guerra para imponer el reino de un determinado cielo en la tierra, para combatir a los infieles, o para acabar con alguna forma de demonio o enemigo público, un explotador. Todos van a la guerra para terminar con los tipos malos. No hay una justificación a la guerra, hay tantas como contendientes. Lo que no existe ni puede existir es una justificación abarcativa de todos los contendientes.

Parece que así es el mundo. No logramos que nuestro propio punto de vista sea “él” punto de vista universalmente válido. Lo peor es que cuando una de esas justificaciones se erige por si misma en “la” justificación que es vara de todas las otras, quién la representa se erige en justiciero universal y para quienes no lo aceptan, en enemigo de todos.

Cualquiera de nosotros puede universalizar su credo y utilizar dogmas de todo tipo. Un dogma podría ser que hay un organismo surgido de una guerra anterior cuya misión en el mundo es bendecir a determinado bando disparando contra otro. Llamemoslé Naciones Unidas. Guerra justa es la que dicen esos contendientes victoriosos que es. Aunque este punto de vista está ya un poco debilitado, en los últimos años hacía furor. Podría hacerse una consulta a la Pacha Mama o tirar la perinola a girar para determinar quién puede matar a quién, no sería muy diferente.

Cuando se cuestiona el asesinato de Bin Laden aparece esta discusión que se ha dado en todo terreno en el que el terrorismo ha hecho estragos. Sin guerra rigen los tribunales, con guerra mandan los hechos. La confusión está en pensar que con guerra se justifican los hechos, la sutil pero crucial diferencia es que el estado de guerra es aquel en el que las justificaciones han sido abandonadas. La guerra no es un crimen en realidad, es la desaparición de las definiciones de crímenes, del terreno de esas definiciones.

Quién lo define? Es una apelación mística, una mirada al cielo a ver si un gran señor lo hará. No hay tal gran señor al cuál recurrir, solos como estamos debemos decidir si actuaremos o no. Pero así cualquiera podría matar a otro. Así son las condiciones de nuestra existencia. En el interín podremos poner en boca de ese gran señor lo que querramos, hasta la guerra santa, no parece ser entonces garantía de nada.

Hablemos de la paz como valor. Ahora sí, hablemos de la guerra puesta en el marco del objetivo de vivir en paz, que es mucho mejor. Asumamos previamente que no hay un orden superior que nos lo diga, es nuestra elección decir que ese contexto es mejor y parece ser que la mayoría abrumadora de la humanidad piensa igual. Ahí tenemos algo para construir. Casi todos los contendientes entienden que vivir en paz es mejor que vivir en guerra.  Algo hay en común para avanzar. No tenemos una autoridad en común, ni acuerdos que seguir, estamos en el terreno de la inexistencia de acuerdos y de diálogo. Pero podemos encontrar un objetivo compartido curiosamente. Y sin haber resuelto todavía nada lo dejo acá. Es sábado.