El Macondo del señor Alperovich desafiado por la oposición

Tucumán tiene un gobernador hecho a la usanza kakista. En este momento José Alperovich se encuentra desafiado por su propio vice gobernador Fernando Juri que consiguió reunir a su alrededor a la oposición en función de objetivos como detener el abuso de los decretos de necesidad y urgencia o establecer reglas de juego político equitativas y pluralistas. Si bien Juri planea competir con Alperovich en la interna peronista por la gobernación tucumana, no está interesado en desafiar a Kirchner, pero de cualquier modo plantea una agenda por el momento opuesta a los peores hábitos del poder central.

Tal vez si José Alperovich hubiera desempeñado todo su mandato con un presidente relativamente respetuoso de la Constitución y del pluralismo político su gobernación hubiera sido común y corriente, pero el trato neurótico que el poder kakista tiene con las instituciones y con la sociedad parece haber habilitado a algunos personajes menores a comportarse de un modo parecido en sus jurisdicciones como la única forma de permanecer en responsabilidades que no son a su medida. El autoritarismo es siempre un arma de la pequeñez.

Toda disidencia en Tucumán, como en la nación, es una conspiración, una traición a la gente o un intento de detener una gestión fundacional destinada a cambiar la historia y sólo amenazada por algunos que no se someten. Toda adhesión, a su vez, implica impunidad y mucho dinero. Esto resume el estilo kakista de gobierno y Alperovich es una mala copia en un país en el que por ahora no hace falta calidad ni para copiar.

Reunida la oposición bajo estas consignas consiguió aprobar leyes que intentan desbaratar el aparato de fraude a la democracia con la implementación del voto electrónico, la sanción a la utilización de dádivas para la compra de votos, prohibir la publicidad oficial sobre obras de gobierno en un período de 90 días anterior al comicio. Todo esto ocurrió en ausencia de los legisladores que responden al gobernador, quién se mostró muy a disgusto con que la Legislatura recobrara vida propia. Eso que los nuevos teóricos politológicos de la era post-alfonsinista denominan con desdén “ingobernabilidad” y que antiguamente se conocía como república.

En el ámbito nacional muchos se preguntan qué es lo que le falta a la oposición para ser oposición. Los legisladores tucumanos dan un buen ejemplo. En lugar de recorrer programas de televisión o hacer declaraciones actúan dentro de las instituciones. Esa es la función de contrapeso que corresponde a la oposición para que el oficialismo no se transforme en lo que se ha transformado.

En diciembre de 2005 Alperovich intervino el privado Canal 10 de televisión de Tucumán para evitar que la información inconveniente llegara a los tucumanos. Los medios nacionales o no hablaron del tema o lo hicieron titulando de un modo bastante particular. Ese canal se ha convertido ahora en el ATC local. En un estilo que me recuerda a la televisión cubana, panfletario y faccioso, ahora se dedica a la propaganda desvergonzada de los intereses del gobernador. Vean ustedes el modo burdo en que el noticiero del Canal 10 de Tucumán, intervenido por el gobernador, reflejó la sesión de la legislatura de la que hablo: Audio Canal 10.

"Cristina la más mejor"

El ministro del interior sigue rindiéndole culto a sus jefes en su periplo por España. Esta vez salió a exaltar la figura de doña Cristina Kirchner diciendo que era uno de los dos políticos más importantes del país (junto con su marido, el señor que todavía falta que nos diga que hizo con mil millones de dólares de Santa Cruz) y que podría convertirse en “una de las mejores presidentas del mundo“.

Nos quedamos esperando la segunda parte de la declaración, en la que el ministro explique por qué. No sabemos mucho de ella ¿no?

¿Calentamiento global?: No le parece

Václav Klaus es presidente de la República Checa desde 2003. Se refiere en un reportaje reproducido por el Drudge Report a informe del panel sobre el calentamiento global como politizado y a la propia idea ambientalismo como un mito metafísico.

Demoledor don Klaus. Personalmente lo que más sospechas me presentó el informe era la afirmación tajante acerca de que “ahora nadie podrá negar el calentamiento global”. Vaya pretensión. Igual al presidente Checo no le importó.

Fuente: Santiago Lozano

Todos trabajamos para Eurnekian

Eduardo Eurnekian es el típico empresario todo terreno en materia política, está siempre dispuesto a ser oficialista como el amigo Samid porque en la Argentina el Estado es dónde está la torta. El Congreso se encuentra actualmente trabajando para él, que necesita una venia para Aeropuertos Argentina 2000, una empresa muy cuestionada por la izquierda argentina por no pagar cánones y dolarizar su tarifa pese a tener costos locales, hasta que todo se arregló y, salvo excepciones, ningún medio le dedica mucha atención.

El ideólogo presidencial y operador montonero “Horazio” Verbitsky dijo hace algunas semanas que Menem era el agente del stablishment empresario. Esa estapa se ha superado. El gobierno que él mismo moldea pasó de agente a socio. Seguro se encontrará avocado a reeditar el párrafo que le dedicó a Eurnekian en Página 12 el 26 de mayo de 2003:


“Apurada renegociación del contrato que concedió 32 aeropuertos nacionales ejemplifica el mismo desdén por la ley que inspiró los indultos. En este caso, todas las sospechas se justifican. Duhalde resolvió por decreto y ni siquiera consultó con la Comisión Bicameral de Seguimiento de Privatizaciones. El concesionario fue liberado del canon fijo de 170 millones anuales a cambio de otro mensual que se medirá en proporción a los ingresos que perciba, según el tráfico de pasajeros, con lo cual el riesgo empresario es asumido como de costumbre por la sociedad. También quedó relevado de la obligación de mudar el Aeropuerto Jorge Newbery. Los dos años del canon que la empresa de Eduardo Eurnekian adeuda al Estado quedaron al margen del acuerdo y se seguirán discutiendo en la justicia, donde Aeropuertos Argentina 2000 aduce que deben compensarse con una serie de inversiones en exceso que afirma haber realizado. La diputada y Secretaria General del Sindicato de Aeronavegantes Alicia Castro reclamó a Kirchner, “que asume con el propósito anunciado de combatir la evasión yla corrupción”, que anule este decreto “escandaloso, perjudicial para el patrimonio público y los intereses de los argentinos”. Según Castro además del canon, los impuestos y las cargas sociales, la empresa tiene un atraso de inversiones. En total su deuda con el Estado rondaría los mil millones de dólares. La Auditoría General de la Nación había constatado un cúmulo de incumplimientos del concesionario que hacían recomendable la rescisión del contrato.”

Verbitsky y Alicia Castro deben estar indignados de que su ídolo esté haciendo lo mismo que los enojaba tanto de Duhalde hace tres años ¿O no?

La OMC no mira ATC

Para enfrentar las críticas de la Organización Mundial del Comercio, el gobierno está abocado a investigar los vínculos de su secretario general Pascal Lamy con el Proceso. Esperan que así como el cónsul de privilegio en New York encontró en su momento la manera de endilgarle tales vínculos al propio New York Times, en esta ocasión algo debe haber. ¿Qué otro motivo puede existir para criticar al gobierno no?

“No nos van a detener” va a decir el presidente como respuesta a las críticas. Verbitsky prepara un artículo conectando a la OMC con la venta de armas a Ecuador. Boneli y Sylvestre revelarían un documento que muestra las relaciones de Lamy con el menemismo. Cristina diría una frase célebre: “¿Argentina necesita menos comercio y más militancia progresista?” Rodriguez Larreta estaría a punto de salir al ataque con una declaración explosiva: “¡que ineficientes!”

Aníbal Fernandez busca laburo con Sofovich

El humor del ministro Aníbal Fernandez es muy particular. Dijo en el chat del diario El País de España que los secuestros en la Argentina desaparecieron, aunque ahora está tratando de construir una versión para consumo local. Esto es parcialmente cierto porque la cuchara del gobierno para que el tema desaparezca de noticieros y diarios se nota y mucho. Se escondieron un poquito debió haber dicho, pero al ministro le gusta la grandilocuencia.

En fin, este personaje que dice cualquier cosa se olvida de un secuestro que preocupó tanto al señor presidente que dio un discurso en cadena. Después no sabemos por qué no habló más del asunto. Digamos que el oficialismo hizo desaparecer al secuestro de Gerez.

La hipótesis que manejamos en el blog es que algunos funcionarios kakistas quieren perfilarse como humoristas, siguiendo la trayectoria de otro ex funcionario como Moisés Ikonikof.