JBT, Episodio 19 BREXIT, Mercado y Nacionalismo

José Benegas Talks. Episodio 19. Invitado: Nicolás Cachanosky desde Denver, Colorado. Gran Bretaña votó por el Brexit, sorprendiendo a propios y extraños y el debate comenzó, también en el sector liberal. ¿Es esto un avance de la libertad o un retroceso? ¿Es una ruptura nacionalista o liberal? ¿Habrá mayor o menor libertad de comercio? ¿Qué papel juega la xenofobia? Tratamos todos estos interrogantes.

www.josebenegastalks.com

Alternativas para suscribirse
Para Android: Ivoox
Para IOS: iTunes
Youtube
Blogstalkradio

JBT puede escucharse en vivo los lunes a las 6PM ET de Estados Unidos (7PM Argentina) y participar en el chat o vía skype.
Difundir es promover la libertad

juan bautista alberdi

Teoría de la ruptura del abuso (reflexión para no escuchar la #CadenaNacional)

Adora abusar del poder la señora Kirchner, practicar la humillación, gozar del aplauso a cualquier cosa que diga. Tiene un público que ya ha sido despojado de todo. Entregaron su alma por estar adentro y no afuera padeciéndola. Ese ser humano y su grupo despreciable son el emergente perfecto de un sistema político mal diseñado, torcido en la historia y profundamente incomprendido por todos. Porque no hay incentivos para comprenderlo sino para estar en alguna red de complicidades que simule ser lo que no es. Lo único que les interesa a accionistas del que comanda esa mujer es no caerse del bote.

Scioli al final, contra todos los que siempre quisieron verlo como distinto, es el peor de todos ellos. Aclaremos, auténtico no hay ninguno. Lo que pasa es que Scioli está manchado para el grupo malvado porque parece tener otro color. No porque hubiera sido “menemista”, muchos otros tipejos vienen de ahí y ahora dicen que tienen una jefa incuestionable. Entre el marxismo y la servidumbre de la gleba para ellos no hay ninguna diferencia, todo se trata de obedecer y convertirse en residuo, para obtener cositas. Toda creencia, teoría, pseudo teoría o moraleja de chicle bazooka, sirve para explicar por qué se está ahí, aunque la única real es querer pertenecer al proyecto de vida de una rata. Las ratas han sobrevivido en la humanidad, no nos equivoquemos. Los sciolis han llegado hasta aquí con sus genes así, siendo como es este. Que haya una porción importante de la población con dignidad intentando mejorarse, gozando de autoestima y promoviendo una ética consecuente, es un fenómeno novedoso y privado; otra victoria del milagro llamado capitalismo de los últimos dos siglos. Digo milagro no en un sentido místico, sino porque irrumpió por una sucesión de acontecimientos, no por convicciones de iluminados que lo instauraran como una religión alternativa.

El gran error de nuestro proyecto constitucional – y no solo del nuestro, de todos – es querer establecer relaciones políticas, de por si peligrosas y caldo de cultivo para cualquier cosa, en base a prohibiciones formales y al diseño de unos mecanismos que por sí solos parecían conducir a la protección de la libertad (donde crece la ética, la dignidad y los sciolis lustran zapatos o se hacen útiles en cosas más importantes a fuerza de ser pagados y ordenados para serlo). La falla es que no tiene puerta de salida y entonces por más que todo parezca funcionar en el tablero de dibujo, a la larga la política como abuso se abre paso, incluso usando todas las palabras que significaban todo lo contrario al abuso. Por eso no hay que violar palabras como libertad, propiedad, justicia o república, hay que convertirlas en otra cosa. El populismo como una alta expresión de este deterioro, explota al débil y si no lo encuentra lo crea. Convierte al débil en número y al número en fuerza y privilegios para los ellos y sus secuaces. Se les suman los sciolis, los eichmann que se auto flagelan para pertenecer, flagelando ciegamente.

La salida de ganarles en número también se cierra, porque recaudan, compran, asustan, disciplinan. Todo eso sería inútil si hubiera salida de verdad. Es totalmente impotente una parte de una relación libre por más trampas y manipulaciones que utilice, si la otra abre la puerta y se va. El gran problema constitucional del siglo xxi no son los monarcas absolutos, sino al absolutismo del propio sistema diseñado por la constitución. Y ese problema en mi opinión tiene una sola solución: la salida. Que es el mismo resorte a nuestra disposición frente a un mal supermercado, un mal frabricante de autos o un mal diario.

La cosa va por varias vías: la apertura a la emigración, que depende de crear otro clima internacional y terminar con toda la mitología xenófoba del último siglo y la ignorancia acerca de que los extranjeros traen desocupación y no riqueza. A esa ignorancia han contribuido los economistas mitológicos que sirven al poder como lo servían los bufones y los cortesanos, que son capaces de aplaudir el ingreso de un medio de producción como el capital, pero siembran el miedo de la recepción de otro, el trabajo. El criterio económico de la restricción a la inmigración es totalmente equivocado.

La otra es la secesión. Los países tienen que poder dividirse, juntarse, separarse en ciudades, todas las veces que quieran, si el sistema político pretende estar basado en la libertad. No sólo por coherencia, sino porque las relaciones abusivas se solucionan saliendo, no llorando, no protestando, no queriendo convencer al abusador o tratándolo como un gobernante legítimo.

La tercera es una variante de la segunda. La creación sobre un territorio de dos sistemas políticos diferenciados. El populismo, el país de sciolis y el despojo humano que preside la Argentina que está gritando en este momento estupideces en una cadena nacional, explican cada vez que abren la boca y durante todo el tiempo que la tienen abierta, que todo lo malo que pasa lo hacemos los que no somos sus esclavos, no los queremos y los criticamos por sus crímenes y sus afanos. Es el momento para que se quiten de encima todos sus problemas. Esto es algo sobre lo que vengo insistiendo desde el 2004 y vi que varios han llegado a la misma conclusión, de manera que es hora de ponerse a pensar en hacer esta propuesta. Una parte del territorio para los que somos menos, la peor si se quiere. Otra para los que son más y están podridos de todas las cosas malas que les hacemos y como no los reconocemos. Se puede elegir vivir sufriendo el “neoliberalismo” con nosotros o quedarse en el paraíso que se inició el 25 de mayo de 2003. Cada uno hace lo que quiere y seguro ellos se convertirán en potencia, como decía Isabel, y se reirán de nuestra desgracia.

Ahora que pusieron de moda con su neolengua la palabra femicidio, siempre decimos que la mujer que recibe un golpe se tiene que ir. Es lo primero. No intentar reformar ni aguantar al agresor. Bueno, a ver si nos damos cuenta de que todo responde a una noción más abstracta, que es que del abuso no se sigue un debate, sino una ruptura.

PS: Aprovecho para pasar un aviso parroquial. Estoy por empezar una columna en radio, a pedido de mucha gente que me lo pide. Busco financiamiento privado, comercial no lo va a haber. No lo había hace varios años, menos lo va a haber ahora. Interesados por favor encuentren la forma de contactarse conmigo. Gracias.

Las provincias deben independizarse

El primero de Mayo de 1853 y después de cuarenta años de divisiones e incoherencias políticas, la Argentina logró la unión nacional sancionando una constitución. No se trata solo de la piedra fundamental del sistema jurídico y político del país, sino también de un pacto federal por el que las provincias históricas dieron origen al estado nacional bajo sus condiciones.

Un siglo y medio después mucha agua ha corrido bajo el puente. De la primitiva autonomía provincial queda poco. Al costado del sistema constitucional se erigió una realidad política que lo sobrepasa, unitaria, despótica, con gobernadores que sirven al partido oficial y una presidencia omnímoda que de acuerdo al pensamiento que predomina carece de responsabilidad. La facción que gobierna lo hace a través de una caja con la que somete a los gobernadores y mantiene a sus partidarios a los incentiva a hostilizar a los ajenos.

Peor es la situación del fundamento liberal de aquél pacto de unión, no solo ha desaparecido sino que coinciden todas las ofertas partidarias más relevantes en rechazar los principios que además de dar origen a la Argentina como país en aquella constitución, motivaron el inicio de su proceso de independencia.

La Argentina de 1853 no existe más y por lo tanto tampoco el compromiso de las provincias que ni siquiera cuentan con la posibilidad de contar con sus propios recursos. El estado nacional a su vez no presta servicio útil alguno al ciudadano, es un enorme barril sin fondo del que distintas bandas se quieren apoderar invocando cualquier doctrina justificatoria a mano. Se trata de un negocio que no tiene vestigios de orden legal, cuyo fin es servir a los objetivos de una banda a cargo con la anuencia explícita o la indiferencia de otras bandas en competencia.

Los recursos de muchos municipios alcanzarían para financiar todo tipo servicios públicos locales por mucho menos de lo que el estado nacional les extrae.

Todo esto lleva a una conclusión que ya es obvia. El estado nacional no sirva para nada y las condiciones que obligaban a las provincias a mantenerse unidas a la nación han desaparecido para siempre.

El debate sobre la independencia de las provincias debe comenzar.

Independencia de Kosovo

¿Cuál es la autoridad del Consejo de Seguridad para aprobar o desaprobar la independencia de Kosovo respecto de Servia? Rusia argumenta que se trata de una violación de la ley internacional en la medida en que sería una alteración de la paz y la seguridad el el mundo. España apoya esta portura por temor a sus propias tendencias secesionistas ¿Una declaración de independencia es un acto de guerra? Difícil de sostener.

El mayor peligro que se presenta sobre la libertad individual está en la supranacionalización que tantos ven como una panacea sin advertir sus peligros. A medida que se abona la idea de que entidades internacionales deciden cosas como cuándo debe haber una guerra y cuando no o si alguien en algún rincón del mundo tiene a separarse del estado/gobierno que lo contiene, hay un alejamiento mayor de la idea predominante de legitimidad de origen que es la voluntad popular.

Con estados nacionales fijos e inmodificables “garantizados” por ese orden internacional se completa el cuadro. El estado siempre promete dar algo más ignorando que por la ley de escasez eso significa quitar algo más. La única corriente contraria podría estar dada por el hartazgo y la posibilidad de secesión de las regiones a las que se ha establecido como proveedoras, como ocurre en Bolivia. Entre nosotros por ahora los proveedores están muy contentos.