JBT, Episodio 19 BREXIT, Mercado y Nacionalismo

José Benegas Talks. Episodio 19. Invitado: Nicolás Cachanosky desde Denver, Colorado. Gran Bretaña votó por el Brexit, sorprendiendo a propios y extraños y el debate comenzó, también en el sector liberal. ¿Es esto un avance de la libertad o un retroceso? ¿Es una ruptura nacionalista o liberal? ¿Habrá mayor o menor libertad de comercio? ¿Qué papel juega la xenofobia? Tratamos todos estos interrogantes.

www.josebenegastalks.com

Alternativas para suscribirse
Para Android: Ivoox
Para IOS: iTunes
Youtube
Blogstalkradio

JBT puede escucharse en vivo los lunes a las 6PM ET de Estados Unidos (7PM Argentina) y participar en el chat o vía skype.
Difundir es promover la libertad

juan bautista alberdi

¿Jaque al sistema político británico?

Lo políticamente correcto sería festejar como un logro la democratización de la Cámara de los Lores en Gran Bretaña. Algunos tal vez pensarán que la idea de una elite iluminada es absurda. En mi caso no pienso hacer ningún cocktail para celebrar la ocasión.

Vuelvo a insistir en que democracia es una forma de dar origen al poder y libertad es el límite al poder cualquiera sea su origen. Un país no es más libre porque la gente intervenga en la voluntad política (libertad de los antigüos diría Constant) que es por definición potestad sobre la vida de otros. La voluntad que protege el liberalismo es la de las personas sobre su propia vida y el peor enemigo que tiene esa voluntad es, precisamente la voluntad de los otros que intentan manejarlo.

Si un sistema, aunque fuera un sorteo, se mostrara eficaz en detener al poder para que los individuos puedan seguir su vida del modo que quieran, debe ser preservado. Lo único que justifica modificar un sistema político es perseguir ese objetivo de hacerlo cada vez menos peligroso. Desde esta perspectiva valorativa, “el derecho a acceder al poder” carece de importancia, porque repito no es un derecho sobre la vida propia sino sobre la vida de los otros y sólo es tolerable en tanto y en cuanto no atente o no sea un peligro para la libertad individual.

Montesquieu pensó en un sistema en el que el poder controle al poder. Quería limitar justamente esos llamados “derechos políticos” para preservar la libertad. Pero su sistema de división de los poderes no deja de ser en el fondo una quimera racionalista como la experiencia indica sobre todo en la Argentina. La idea de una democracia que tienda hacia la liberación a las personas de sus ataduras por la propia inercia de ese origen del poder tampoco demostró ser ninguna panacea. Son intentos, aproximaciones al problema del límite al poder cuyos dilemas no terminarán de resolverse nunca.

Pero como el hombre aprende no sólo de sus descubrimientos racionales sino también de las casualidades y de los errores, si una regla, sistema o entente funciona permitiendo mayores libertades, tocarlo es suicida. Importa poco si los Lores están descolgados de la realidad o de los tiempos, si son un grupo de snobs insoportables. El poder no necesita ni ha necesitado jamás sabiduría sino contención. Los Lores funcionan como una moderación de los impulsos políticos del momento y bienvenidos sean.

Dicho esto algunas aclaraciones. Inglaterra no es ningún paraíso de Galt, ni estas reformas comenzaron ahora. Solo quiero señalar el punto de que estos cambios se hacen por malas razones.