Teoría de la ruptura del abuso (reflexión para no escuchar la #CadenaNacional)

Adora abusar del poder la señora Kirchner, practicar la humillación, gozar del aplauso a cualquier cosa que diga. Tiene un público que ya ha sido despojado de todo. Entregaron su alma por estar adentro y no afuera padeciéndola. Ese ser humano y su grupo despreciable son el emergente perfecto de un sistema político mal diseñado, torcido en la historia y profundamente incomprendido por todos. Porque no hay incentivos para comprenderlo sino para estar en alguna red de complicidades que simule ser lo que no es. Lo único que les interesa a accionistas del que comanda esa mujer es no caerse del bote.

Scioli al final, contra todos los que siempre quisieron verlo como distinto, es el peor de todos ellos. Aclaremos, auténtico no hay ninguno. Lo que pasa es que Scioli está manchado para el grupo malvado porque parece tener otro color. No porque hubiera sido “menemista”, muchos otros tipejos vienen de ahí y ahora dicen que tienen una jefa incuestionable. Entre el marxismo y la servidumbre de la gleba para ellos no hay ninguna diferencia, todo se trata de obedecer y convertirse en residuo, para obtener cositas. Toda creencia, teoría, pseudo teoría o moraleja de chicle bazooka, sirve para explicar por qué se está ahí, aunque la única real es querer pertenecer al proyecto de vida de una rata. Las ratas han sobrevivido en la humanidad, no nos equivoquemos. Los sciolis han llegado hasta aquí con sus genes así, siendo como es este. Que haya una porción importante de la población con dignidad intentando mejorarse, gozando de autoestima y promoviendo una ética consecuente, es un fenómeno novedoso y privado; otra victoria del milagro llamado capitalismo de los últimos dos siglos. Digo milagro no en un sentido místico, sino porque irrumpió por una sucesión de acontecimientos, no por convicciones de iluminados que lo instauraran como una religión alternativa.

El gran error de nuestro proyecto constitucional – y no solo del nuestro, de todos – es querer establecer relaciones políticas, de por si peligrosas y caldo de cultivo para cualquier cosa, en base a prohibiciones formales y al diseño de unos mecanismos que por sí solos parecían conducir a la protección de la libertad (donde crece la ética, la dignidad y los sciolis lustran zapatos o se hacen útiles en cosas más importantes a fuerza de ser pagados y ordenados para serlo). La falla es que no tiene puerta de salida y entonces por más que todo parezca funcionar en el tablero de dibujo, a la larga la política como abuso se abre paso, incluso usando todas las palabras que significaban todo lo contrario al abuso. Por eso no hay que violar palabras como libertad, propiedad, justicia o república, hay que convertirlas en otra cosa. El populismo como una alta expresión de este deterioro, explota al débil y si no lo encuentra lo crea. Convierte al débil en número y al número en fuerza y privilegios para los ellos y sus secuaces. Se les suman los sciolis, los eichmann que se auto flagelan para pertenecer, flagelando ciegamente.

La salida de ganarles en número también se cierra, porque recaudan, compran, asustan, disciplinan. Todo eso sería inútil si hubiera salida de verdad. Es totalmente impotente una parte de una relación libre por más trampas y manipulaciones que utilice, si la otra abre la puerta y se va. El gran problema constitucional del siglo xxi no son los monarcas absolutos, sino al absolutismo del propio sistema diseñado por la constitución. Y ese problema en mi opinión tiene una sola solución: la salida. Que es el mismo resorte a nuestra disposición frente a un mal supermercado, un mal frabricante de autos o un mal diario.

La cosa va por varias vías: la apertura a la emigración, que depende de crear otro clima internacional y terminar con toda la mitología xenófoba del último siglo y la ignorancia acerca de que los extranjeros traen desocupación y no riqueza. A esa ignorancia han contribuido los economistas mitológicos que sirven al poder como lo servían los bufones y los cortesanos, que son capaces de aplaudir el ingreso de un medio de producción como el capital, pero siembran el miedo de la recepción de otro, el trabajo. El criterio económico de la restricción a la inmigración es totalmente equivocado.

La otra es la secesión. Los países tienen que poder dividirse, juntarse, separarse en ciudades, todas las veces que quieran, si el sistema político pretende estar basado en la libertad. No sólo por coherencia, sino porque las relaciones abusivas se solucionan saliendo, no llorando, no protestando, no queriendo convencer al abusador o tratándolo como un gobernante legítimo.

La tercera es una variante de la segunda. La creación sobre un territorio de dos sistemas políticos diferenciados. El populismo, el país de sciolis y el despojo humano que preside la Argentina que está gritando en este momento estupideces en una cadena nacional, explican cada vez que abren la boca y durante todo el tiempo que la tienen abierta, que todo lo malo que pasa lo hacemos los que no somos sus esclavos, no los queremos y los criticamos por sus crímenes y sus afanos. Es el momento para que se quiten de encima todos sus problemas. Esto es algo sobre lo que vengo insistiendo desde el 2004 y vi que varios han llegado a la misma conclusión, de manera que es hora de ponerse a pensar en hacer esta propuesta. Una parte del territorio para los que somos menos, la peor si se quiere. Otra para los que son más y están podridos de todas las cosas malas que les hacemos y como no los reconocemos. Se puede elegir vivir sufriendo el “neoliberalismo” con nosotros o quedarse en el paraíso que se inició el 25 de mayo de 2003. Cada uno hace lo que quiere y seguro ellos se convertirán en potencia, como decía Isabel, y se reirán de nuestra desgracia.

Ahora que pusieron de moda con su neolengua la palabra femicidio, siempre decimos que la mujer que recibe un golpe se tiene que ir. Es lo primero. No intentar reformar ni aguantar al agresor. Bueno, a ver si nos damos cuenta de que todo responde a una noción más abstracta, que es que del abuso no se sigue un debate, sino una ruptura.

PS: Aprovecho para pasar un aviso parroquial. Estoy por empezar una columna en radio, a pedido de mucha gente que me lo pide. Busco financiamiento privado, comercial no lo va a haber. No lo había hace varios años, menos lo va a haber ahora. Interesados por favor encuentren la forma de contactarse conmigo. Gracias.

4 thoughts on “Teoría de la ruptura del abuso (reflexión para no escuchar la #CadenaNacional)

  • June 26, 2015 at 1:10 pm
    Permalink

    José. También llegué a la misma conclusión hace tiempo. Y siendo que la riqueza se encuentra en la cabeza y no en otra parte, les propongo que nos den la parte del país que menos quieran, que se queden con todo lo que ellos consideran valioso. Y en unos años vemos.

    Reply
  • July 1, 2015 at 6:00 pm
    Permalink

    Voy a proponer un paralelo entre el Titanic y las dinamicas de unos cuentos de Kafka para mostrar como yo observo esta situaciòn.
    El Titanic se hunde, lentamente, tarda decadas, y cuenta con varias escuadras de achique de agua y reparadores/operadores con distintos niveles de jerarquia. desde el obrero raso que bombea agua pasando por los plomeros que manejan las cañerias hasta los ingenieros, expertos en hidraulica. Entre estas jerarquias se forma una cadena de operadores casi infinita. pero cada uno de ellos esta dominado por la mala praxis, la corrupciòn y la desidia, entonces aunque el primero de la lista hiciera bien su trabajo, cosa altamente improbable, por ej. el bombeador, se encontraria con que el segundo no lo haria y aunque el segundo lo hiciera, el tercero no, y asi sucesivamente, ad libitum.
    Los equipos de achique cambian cada 4 años, o cada 8 o 12 en realidad, y cada uno que llega es peor que el anterior. en vez de achicar agua eficientemente se ocupan de sus mezquinos intereses, pensando todos, magicamente que el barco que se hunde no se terminarà de hundir jamas e imaginando que saldran milagrosamente indemnes del naufragio. Por lo tanto cada equipo de achique que asume no solo no mejora la situaciòn sino que produce nuevas averìas. Los pasajeros del barco sufren las mismas patologias que los administradores, por lo tanto , lejos de echarlos a patadas, siempre aceptan a uno parecido.
    La corrupciòn que aqueja a los operadores tiene tres patas: la economico moral, la mas llana y primitiva, centrada en la acumulaciòn rapida y eterna de capital mal habido, la socio-civica que consiste en una total ignorancia y desprecio de los valores republicanos democraticos y civiles, prefiriendo a esto el fanatismo ciego tipo equipo de futbol, como si un administrador lo eligieramos en base a las pasiones y no en la idoneidad para el cargo. y la tercera y ultima, el pensamiento magico, que induce a creer en caudillos, milagros, mentiras, mitos y leyendas, como pretender que sigan vigentes supuestos principios y beneficios, muy discutibles, de lideres populares, populistas, que ya murieron.
    Lo peor de la situaciòn es que a las taras tipicamente criollas ya descriptas que aquejan a los equipos se suma una vieja enfermedad internacional, ya curada , resuelta y extinta en el resto del mundo y eterna y pletorica de fuerza en estas pampas: el fascismo, el fascismo, que ya no existe en occidente, aqui, ayudado por el pensamiento magico, esta en su apogeo, cosa que jamàs hubieran imaginado sus creadores.
    Conclusiòn, dificil arriesgar una salida, una cosa es segura Argentina asi como està es inviable, mejor buscar su disoluciòn y arrancar con otras bases. cosa dificil de imaginar e implementar.
    Puesto a fantasear con cosas entre lo imposible y lo improbable, (por mucho menos te matan) lo que yo haria; 1) cambiar sistema politico de gobierno, abandonar el presidencial, que no se lleva bien con la idiosincracia argenta y pasar a un parlamentario, como alemania, italia, españa o inglaterra. 2) federalismo extremo, argentina hoy no es una republica y no es federal, hay que cortar con el poder concentrado en el gobierno de turno, que tiene a sus caudillos provinciales feudales como complices y/o rehenes.
    Hipotesis mas drastica, separatismo, hacer 4 o 5 paises, o al limite dos, uno peronista y uno no. Si todo esto es utopia , y lo es seguro, propongo:
    traslado de la capital y que CABA sea un estado independiente, con justicia, moneda, economia , policia propias, etc. claramente todos los politicos y funcionarios publicos tendrian prohibido servirse de educaciòn y salud privadas. etc. y si asi C.A.B.A. progresa, cosa altamente probable, esperar en un seguro efecto contagio, un intreregno de Macri podria facilitar este proyecto, tal vez sea la ultima posibilidad. saludos.

    Reply
  • July 2, 2015 at 6:00 pm
    Permalink

    Habría que estudiar y contrastar las diversas propuestas y sopesar los beneficios en relación al esfuerzo de llevarlas adelante. En cuanto a la metáfora del Titanic, me parece que la solución no pasa por seguir emparchando (ni cambiar de barco) sino en encarcelar (o tirar por la borda) a los que hacen los agujeros en el barco. Pero como se requiere mayor coraje para esto, tal vez tengan más chances las otras propuestas.

    Reply
  • Pingback: Teoría de la ruptura del abuso (reflexión para no escuchar la #CadenaNacional) | www.inquietamente.com.ar

Leave a Reply