Nuevo libro: Lo impensable. El curioso caso de liberales mutando al fascismo.

Disponible en Amazon para Kindle y papel

LO IMPENSABLE es para José Benegas que el liberalismo pueda confundirse con el nacionalismo, la xenofobia, el racismo y el proteccionismo. Sin embargo, tal parece que el miedo a los planteos de la izquierda sobre el multicultralismo, la intromisión en las elecciones privadas por medio de las políticas de “discriminación positiva”, el miedo a la “invasión islámica” y otros elementos combinados, han producido una extraña mutación, que mezcla el agua y el aceite, las ideas de la libertad individual, con el integrismo religioso, el fascismo cultural y muchas otras viejas rémoras de la llamada ultra derecha del pasado. El libro, por lo tanto busca diferenciar un pensamieto del otro, volver a trazar los límites que se fueron desdibujando a través de nuevas corrientes políticas como los “alt-right” en los Estados Unidos. Comienza con una crítica al artículo de Hans-Hermann Hoppe, titulado “A realistic libertarianism”, al que no considera ni realista ni libertario y que parece ser la piedra fundacional de esta confusión impensable. Sigue con una serie de artículos sobre distintos aspectos del mismo tema, publicados durante el año 2017 en su sitio por suscripción EN PRIVADO (Patreon.com/josebenegas)

Si el fascismo se hubiera impuesto Morgado estaría feliz

No hay que enojarse con el ex candidato a tantas cosas don Claudio Morgado. Un hombre entre muchos que asumen posiciones para entrar al club de la cultura siendo, en este caso desde la animación infantil. ¿Qué otra cosa iba a hacer que repetir las estupideces que dicen los otros y mostrarse como el mejor alumno en el arte de descalificar a los otros?

Cuando uno lo escucha la opinión de Daniel Filmus respecto a que a él lo votaron los que piensan adquiere una dimensión más concreta. Puede tranquilizarse el 61% de los votantes, hablaba de gente como Morgado.

Dice Morgado que ha vuelto el fascismo a la ciudad (copiando al escritor auto titulado filósofo Juan Pablo Feinman), de la mano de los que votaron a Macri. Los síntomas de ese “retorno” los ve en el individualismo que dice que se está imponiendo en Buenos Aires al haber triunfado el candidato del PRO.

Seguramente el animador infantil suscribiría este párrafo (y Feinman también): “Hemos sido los primeros en afirmar, frente al individualismo democrático-liberal, que el individuo no existe sino en el Estado y subordinado a las necesidades del Estado, y que a medida que la civilización, va cobrando formas más complejas, cada vez más se restringe la libertad del individuo.”

Morgado piensa así, Kirchner piensa así, también Filmus, los cerebros kakistas y muchos otros si les pagan lo suficiente, les ponen una pauta o les consiguen un contrato para cantar en público. Aman al estado y odian al individualismo y por eso sus banderas se confunden tan bien con la usina de los  “pensamientos” citados en el párrafo precedente. Se trata de un extracto de publicaciones oficiales del fascismo italiano. Recomiendo en particular leer el punto 7 que es el más explicito al respecto.

El fascismo fue un movimiento anti liberal, colectivista y corporativista. Por lo menos Morgado en el secundario debió aprender que el fascismo de individualista no tenía una gota. En la Argentina dio origen al peronismo, partido al que pertenece el kakismo y sus concepciones son dificiles de distinguir en latinoamérica a esta altura de lo que se conoce como izquierda.

A lo único que no se parece el fascismo es al individualismo.

De cualquier modo el interés de Morgado es comprar ubicaciones en el tablero del poder. No creo que esté muy preocupado por su ignorancia. Será su forma de recuperar posiciones después de que me dijera en el reportaje que puede oirse en el link de más abajo (que al trascender más de lo que esperaba le trajo algunos problemas) que estaría dispuesto a pedir una investigación sobre el destino de los fondos de Santa Cruz jactándose de independencia para arrugar después en menos de 24 horas porque había quedado situado en el limbo kakista. Ahí mismo mostraba esta idea de ser gendarme electoral que el cree que es antifascista.

Haga patria, regálele un libro a un kakista.

[odeo=http://odeo.com/audio/13357263/view]