El amor también se articula

Una señora millonaria de repente se ve rodeada de camioneros y lo que siente es “la adrenalina”. Cuando uno ve una pareja que se maltrata puede cometer el error darle a las palabras un peso que no tienen porque el vínculo se sostiene en otros elementos más corporales. Tal vez eso es lo que haya querido decir la señora millonaria en cuanto a sus sensaciones al lado de los camioneros. Estas cosas, por supuesto, siempre dependen de lo que se tiene en casa.

“Yo tengo mucha confianza en la cabeza, pero también en el corazón. Los dos son imprescindibles” said mylady.

Unos le llaman amor, otros “feedback”, depende un poco de a dónde quieras llegar; de qué barrio vengas y a qué barrio vas.

Por supuesto que a todo esto hay que vestirlo un poco. En el libro de cabecera de la señora millonaria “Palabras que te harán parecer inteligente” de José Narosky, figura en primer término la favorita de Palacio: Articular ¿Qué otra cosa iba a explicar mejor este amor a lo camionero que ese verbo de oficina pública?

“Como presidenta de la República, tengo que articular los intereses de todos los sectores para que este modelo siga funcionando”. En eso está.

Moyano aporta calidad institucional

No la tomaban en serio a la señora cuando decía que promovería un cambio cultural hacia la calidad institucional. Ahora todos esos escépticos se tendrán que comer sus palabras porque uno de los grandes representantes de la nueva política, la cultura cívica y la Calidad Institucional (así con mayúsculas) como Hugo Moyano es uno de sus más importantes laderos. Cristina, Moyano y vos, en eso se resume todo.

Para completar el cuadro es posible que Madona Quiroz reemplace a Marta Oyhanarte, cansada ya de tanta reforma política.

Genocidio neuronal

El jefe nacional de la fuerza bruta, don Hugo Moyano, protegido de Kirchner, extorsianador público y millonario pronunció una sentencia que supone (con razón) que la idiotez domina la política argentina. El despido de ñoquis llevado a cabo por Macri según el es un “genocidio laboral”.

Podemos darnos cuenta, si queremos claro, del valor que tiene la palabra genocidio para el neo montonerismo. Para la CGT los militares tampoco eran genocidas cuando estaban en el poder, de eso se dieron cuenta una vez que volvieron al llano y perdieron la capacidad de repartir fondos para las obras sociales. Las palabras derechohumanistas de la izquierda local tienen un sentido descalificante en lo ideológico. No responden a hechos específicos. Sirve para difamar también a los que osan tocar sus cajas o a los que desafían a sus referentes políticos, que son referentes políticos sólo por repartir el bacalao.

Kirchner se opone a que Macri nos libere de pagar ñoquis. Alguien debería enrostrárselo públicamente ¿Por qué no le preguntan a los porteños si quieren renovar los contratos de Telrman? Pero no los 2300, sino los 26000.

Kirchner quiere que Macri gobierne como él y no como quieren los porteños. Moyano hace el papel que un día hizo Luis D’Elía contra Juan Carlos Blumberg. Con métodos patoteros y terminología montonera el kakismo defiende su posición al frente de los negocios del estado queriendo ahogar al jefe de gobierno elegido por los porteños por si algún día se convierte en competidor. La política y la democracia están tan degradadas que la demagogia se hace contra los intereses de la gente.

Nadie quiere ñoquis. Nadie quiere a los organismos del estado convertidos en depósitos de gente.  Llevamos suficientes décadas de peronismo practicado por todos los partidos y por los militares también, de palabrerío populista en boca de los mas grandes e impunes ladrones que hemos tenido. Si la política debe cambiar es justo en esto.

A las pelotudeces hay que responderles tratándolas como lo que son.

Señor Moyano, no diga más pelotudeces y explíquenos algo de su patrimonio que no lo entendemos. Y de paso del patrimonio del señor que lo mandó, que tampoco entendemos.

Si, que saquen los tickets

Después de descubrir que mi función es ganar plata y teniendo en cuenta que es mucho más posible obtenerla de Moyano que de cualquier comerciante o empresario (que tienen la misma prioridad que yo), me di cuenta de que tengo que apoyar el fin del sistema de tickets de comida o compras. Basta de explotación.

La otra razón es que desde el sector empresario, a pesar de que están para ganar plata igual que yo, no se atreven a discutir el problema de la regulación del contrato de trabajo y prefieren arreglar la cosa con trampas y bajo la mesa intercambiando un curro por otro, lo cual no me parece que merezca defensa.

Compañeros: ¡Abajo los tickets!

Moyano contra las coimas

El tipo maneja matones para obligar a las empresas a pagar protecciones tituladas como encuadramiento sindical, entiende a la política sindical como un campo de batalla garrote en mano, recibió cerca de 900 millones de mangos de fondos públicos como pago a la lealtad al kirchnerismo, cómo no iba a pensar  el abogado Santiago Lynch, director de la Cámara de empresas de vales alimentarios, que podía hacer un arreglo con él a través del diputado Recalde para que se frene el proyecto de considerar a los tickets como parte del sueldo a los efectos impositivos.

Lynch, a llorar a la Iglesia. No sólo trataba de mantener el coto de caza de los tickets construído encima de la hiper regulación del contrato de trabajo como una licencia privilegiada que ahora se entiende a base de qué fue lograda , sino que estaba tratando de armar un nuevo asalto contra los ciudadanos haciendo obligatorios los tickets para los sueldos de menos de 2000 pesos. Esto sin entender que para los sindicatos el negocio de terminar con ellos es mucho más suculento.

El estado es esto a no confundirse. El que cree que hace otra cosa que canalizar el afano cada vez que invoca el bienestar público es un iluso o un socio.