Señor Fernández, defenderse no es ser Nazi

El gobierno nazi al que representa el Jefe de Gabinete cuenta con fuerzas de choque, apretadas fiscales, apretadas físicias, delincuentes que gozan de impunidad, jueces y fiscales que son activados para actuar contra opositores, disidentes o ciudadanos disconformes y desactivados para actuar contra los amigos del poder, un frondoso historial delictivo del gobierno sobre el que no se le piden cuentas, facultades extraordinarias, intervención virtual de la justicia a través del consejo de la magistratura y un grupo empresario de testaferros y protegidos que mediante aprietes se apoderan de áreas importantes de la economía.

El Congreso funciona bajo estricto control policial y sobornos. Gente que traiciona el mandato de la constitución para responder a los intereses de la banda descripta más arriba. Fernández sabe que de eso no puede uno defenderse mandando una carta al Hada Patricia. Sabe también que aún la berretada institucional del “defensor del pueblo” está desactivada. Solo cabe defenderse y dejar de respetar las normas que el poder no respeta para no caer en la trampa de ser eternas víctimas de los zátrapas de la izquierda argentina que mutan de manera permanente en sus papeles de agresores y víctimas.

De la Banelco hay que defenderse, del apriete también. Si un señor utiliza el poder dado por la constitución para votar normas en contra de los derechos de las personas es un enemigo. Un enemigo peor que el ladrón que entra a nuestra casa armado. Es un agresor. Y de la agresión solo cabe defenderse si es que algún sentido del derecho y la justicia queda.

Cómo toda defensa debe ser racional y adecuada. Utilizar los mínimos medios necesarios para terminar con el juego de mentiras y trampas que nos ofrecen los perversos personajes que nos gobiernan. No fueron elegidos para violar derechos de propiedad, ni para aplastar a los que consideran minorías en su mentirosa composición de lugar en el conflicto del campo.

Contra los nazis, lo que sea necesario para que no se salgan con la suya. Delincuentes a la cárcel, gente normal al poder. Idiotas como teníamos antes pero no inadaptados ni psicópatas.

PabloC pasó este listado de legisladores que responden al gobierno.

BERNAZZA, CLAUDIA ALICIA –

BIANCHI SILVESTRE, MARCELA ALEJANDRA –

CARLOTTO, REMO GERARDO –

CÉSAR, NORA NOEMÍ –

CIGOGNA, LUIS FRANCISCO JORGE –

CONTI, DIANA BEATRIZ –

DEPETRI, EDGARDO FERNANDO –

DI TULLIO, JULIANA –

DOVENA, MIGUEL DANTE –

FERNÁNDEZ, MARCELO OMAR –

GARCÍA, MARÍA TERESA –

ILARREGUI, LUIS ALFREDO –

KUNKEL, CARLOS MIGUEL –

LLANOS, EDITH OLGA –

MORENO, CARLOS JULIO –

MÜLLER, MABEL HILDA –

RECALDE, HÉCTOR PEDRO –

RICO, MARÍA DEL CARMEN CECILIA –

PORTO, HÉCTOR NORBERTO –

VILLAVERDE, JORGE ANTONIO –

WEST, MARIANO FEDERICO –

Catamarca:

BARRIONUEVO, JOSÉ LUIS –

Chaco:

SOTO, GLADYS BEATRIZ –

Chubut:

GARCÍA DE MORENO, EVA –

GONZALEZ, NANCY SUSANA –

Ciudad Autónoma de Buenos Aires – CABA

COSCIA, JORGE EDMUNDO –

LENZ, MARÍA BEATRIZ –

MORGADO, CLAUDIO MARCELO –

Córdoba:

CANTERO GUTIERREZ, ALBERTO –

HALAK, BEATRIZ SUSANA –

HEREDIA, ARTURO MIGUEL –

VACA NARVAJA, PATRICIA –

Corrientes:

PERIE, HUGO RUBEN

GALANTINI, EDUARDO LEONEL –

CARMONA, MARÍA ARACELI –

Entre Rios:

CALZA, NELIO HIGINIO –

SOLANAS, RAÚL PATRICIO –

PETIT, MARÍA DE LOS ÁNGELES –

Formosa:

DÍAZ ROIG, JUAN CARLOS –

ROMÁN, CARMEN –

Jujuy:

MOISÉS, MARÍA CAROLINA –

SNOPEK, CARLOS DANIEL –

La Rioja:

HERRERA, GRISELDA NOEMÍ –

SANTANDER, MARIO ARMANDO –

La Pampa:

BALADRÓN, MANUEL JUSTO –

OSORIO, MARTA LUCÍA –

Mendoza:

GENEM, AMANDA SUSANA –

THOMAS, ENRIQUE LUIS –

Misiones:

BIANCO, LÍA FABIOLA –

ITURRIETA, MIGUEL ANGEL –

Neuquen:

MASSEI, OSCAR ERMELINDO –

Rio Negro:

ARRIAGA, JULIO ESTEBAN –

Salta:

CANELA, SUSANA MERCEDES –

SALUM, OSVALDO RUBÉN –

Santiago del Estero:

VELARDE, MARTA SYLVIA –

San Juan:

LÓPEZ, ERNESTO SEGUNDO –

FERRÁ DE BARTOL, MARGARITA –

Santa Fe

BERRAUTE, ANA –

DALLA FONTANA, ARIEL RAÚL ARMANDO –

ROSSI, AGUSTÍN OSCAR –

SYLVESTRE BEGNIS, JUAN HÉCTOR –

Santa Cruz:

CÓRDOBA, JOSÉ MANUEL

GUTIÉRREZ, GRACIELA BEATRIZ –

Tierra de Fuego:

BERTONE, ROSANA ANDREA –

Tucumán:

CÓRDOBA, STELLA MARIS –

HERRERA, ALBERTO –

ROJKES DE ALPEROVICH, BEATRIZ LILIANA –

SALIM, JUAN ARTURO

Señor Cobos: ¿Usted está dispuesto a ver pasar la Banelco?

Señor Chacho Alvarez ¿Va a seguir al servicio de este gobierno?

Por favor, difundir.

Señora, usted no tiene la más remota idea de lo que significa una constitución

La idea de que el poder electo es ilimitado y que los ciudadanos, aún siendo la menor de las minorías que es el individuo, no tienen derecho a oponerse a que se violen sus derechos, sin entender que esa oposición no significa competir, ni estar obligado a competir por el poder, no tiene nada que ver con nuestras instituciones.

La constitución, señora, no es un instrumento para convalidar al poder, sino para limitarlo. Están hechas en favor de las personas, de los individuos.

Acabamos de oir otro discurso totalitario hecho en nombre de la Constitución, marcando a un grupo de personas para convertirlas en sujetos repudiables.

Un Congreso a medias para mister K

Ya están aclaradas las intenciones de la familia kirchner. Buscarán convalidar sus deseos en un Congreso que no funcione como tal a la altura de la calidad institucional como la conciben en el loquero. Saben que no son capaces de sostener un debate y que la propia tropa se dispersaría.

Las posibilidades son que el oficialismo logre que sus empleados convaliden rápido su actuación y la productividad del campo se desmorone, y con ella el gobierno. Y la otra es que la dirigencia rural consiga romper la disciplina. Esta vez esa ruptura sería el fin inmediato del sistema delictivo kirhcnerista.

Pero aún en la primera hipótesis, la familia reinante tendría que lograr su objetivo con rapidez y el deterioro posterior del vínculo del interior con sus representantes sería importante. Por algo la señora hizo referencia a las protestas contra los legisladores que es el temor que tiene el oficialismo ahora que les ha pasado a ellos el problema.

La cuestión es si gana la Banelco como me dijo Luis Juez anoche, o la política. Ya perdío una vez la Banelco, por cierto.

La Constitución del señor Fernández

El señor Alberto Fernández ha estado explicando su óptica sobre la constitucionalidad de las retenciones móviles. Por fortuna su opinión no tiene ninguna importancia porque a quién le corresponde determinar la constitucionalidad de las normas es al Poder Judicial. Pero cómo iba él a enterarse de semejante cosa.

Ahora salió con una nueva doctrina desde su constitucionalismo de barra brava. Dice que el proyecto que envía de tratamiento de las retenciones móviles al Congreso no podría ser modificado en el trámite legislativo, porque de acuerdo al Código Aduanero se trata de facultades del Poder Ejecutivo.

A ver hombre ¿quién cree que tiene la potestad de modificar el Código Aduanero? ¿La mamá de la señora? ¿Varizat? ¿Los ejecutivos de Skanska? No, muchacho: el Congreso.

Pero ni siquiera hace falta, esa disposición del Código Aduanero es inconstitucional por dónde se la mire. Lógico que se establezca en un gobierno militar que una resolución ministerial puede crear o extender un impuesto, por la sencilla razón de que en un gobierno de facto no hay Congreso. Pero es insostenible en un estado de derecho.

Las facultades del Poder Legislativo sobre los proyectos que emite el Congreso están establecidas en la Constitución y no en el manual del partido justicialista de la victoria.

También dijo nuestro jurisconsulto chief of gabinet la burrada de que las retenciones no eran un impuesto. Genial. Si no son un impuesto muchachos NO LAS PAGUEN.

Lugares comunes

En las radios y en la televisión se oye una colección de lugares comunes sobre la democracia, las instituciones, la continuidad, la necesidad de evitar la crisis institucional, cuando en realidad lo que habría que hacer alguna vez es resolver del modo debido alguna crisis institucional. En este caso nuestra crisis institucional actual empezó el día en que Nestor Kirchner encabezó un golpe de estado contra la Corte Suprema de Justicia al inicio de su mandato.

La pregunta más boba y repetida en este momento es si el gobierno no se debilitaría dando marcha atrás en sus deseos de confiscar las ganancias agropecuarias. Claro, ven lo que ese está fortaleciendo con su obstinación y es lógico que tengan esa duda ¿no?