Archives for December 2008

5 puntos sobre el derecho de Israel a defenderse

  1. Israel tiene derecho a defenderse, pero el estado de Israel tiene además la obligación de defender a su población.
  2. Ningún país tiene derecho a objetar el ejercicio de la defensa por parte de otro, puesto que tal cosa implicaría desconocer las bases de legitimación de la existencia de ese estado.
  3. Para criticar a Israel por las acciones militares emprendidas la “comunidad internacional” y la “opinión públicada” internacional, incluidos los receptores de sobres que han volcado sus opiniones de un modo tan drástico y sospechoso en los últimos años, deben actuar contra los agresores de ese estado de un modo más eficaz que el que no acepta. Esos países deben hacer algo mejor que lo que hace Israel asegurándole resultados y después hablar.
  4. Las protestas deben iniciarse cuando Israel es agredida, de otro modo carecen de autoridad moral y se colocan en la posición de instrumentos de sus enemigos. Las protestas oportunistas que disfrazan simpatía con los enemigos de Israel deben ser ignoradas.
  5. La organización terrorista Hamas se escuda en la población civil y no hay voces contra esta metodología criminal. La población civil que permanece al lado de los agresores sabe cuáles pueden ser las consecuencias. Nadie puede pedirle a otro que no se defienda, ni aún cuando esté en juego su vida. Porque nadie está obligado a sacrificar su vida para preservar la de otro.

Si los estados no están para defender a su población ¿para qué otra cosa están?

 

Una improvisada traducción, a pedido:

5 reasons about the right of Israel to defend itself

1.      Israel has a right to defend itself, but the government of Israel has the obligation to defend its population.

2.      No country has the right to object the exercise of self  defense by other, because such a thing would ignore the bases of legitimacy of that government.

3.      To criticize Israel’s undertaken military actions by the “international community” and “public opinion” that have turned their views in a very dramatic and suspicious way in recent years, should act against the aggressors of that state more efficiently than the way the do not agree with. They should do something better that what Israel did, assuring results, and then talk. 

4.      The protests must begin when Israel is attacked, otherwise they have no moral authority and they are in the position of instruments of its enemies. Opportunists protests who disguised sympathy with the enemies of Israel should be ignored.

5.      The terrorist organization Hamas was hiding behind the civilian population and there are no voices against this criminal methodology. The civilian population that remains on the side of the aggressors knows what the consequences might be. No one can ask other not to defend themselves, even when their lives are at risk. Because nobody is obliged to sacrifice his lives to preserve the live or other. 

If states are not to defend its people, what else are they for?

27 Comments

Ultimo post del 2008: “Las leyes sobre drogas son inmorales”, por el padre Marquis

Ultimo post del año 2008 deseándoles que tengan un 2009 brillante. El artículo siguiente del cura católico John Clifton Marquis, publicado en IDPI y recomendado por Gustavo en un comentario de verdad va a la cuestión moral relativa a la legislación de las drogas. Hay un abismo entre esta forma de tratar la cuestión y la exhibición de frases cazafantasmas que estamos acostumbrados a ver.

Si alguien se toma el trabajo de traducirlo, se lo agradezco. Sólo voy a poner en castellano esta frase que me parece contundente: “Los líderes morales no tienen otra alternativa que elegir entre una moralidad auténtica, que lleva al bien, y una moralidad cosmética, que se ve bien“. Su título es “Las leyes sobre drogas son inmorales”. Creo que desde ahí puede venir el cambio, la inquisición debe ser primero desenmascarada en el plano ético.

Drug Laws are Immoral
- – - – - – - – - – - – - – - – - – - – - – - – - – - – - – - – - – - – - – - – - –
By Father John Clifton Marquis, S.T.
U.S Catholic, May 1990
The United States’ federal, state, county and city governments have spent the last 50 years writing and enacting antidrug laws with increasingly severe punishments for offenders. These laws are false gods promising a salvation they cannot produce. Every year, they demand more adoration from their devotees: more time, more money, more people, more resources. And yet, no matter how punitive the sanctions (including the death penalty itself), the drug-providing business has only escalated; indeed ballooned. This is simple, historical fact.

Drug laws are a moral issue. Fifty years of drug legislation have produced the exact opposite effect of what those laws intended: the laws have created a tantalizingly profitable economic structure for marketing drugs. When law does not promote the common good, but in fact causes it to deteriorate, the law itself becomes bad and must be changed.

The undeniable result of current U.S. drug laws is certainty that drugs will be very, very expensive. The corollary to that “given” is that people will commit many and violent sins to control the money that is to be made.

The moral issue here is to do the very best that can be done to give the community maximum control over drug availability and consequent drug use. Society cannot cure every drug abuser or alcoholic; that is a given. But the community can create a social condition in which innocent people do not become victims and where health-care professionals have a better opportunity (with more funds and people available) to serve the healing process of drug abusers.

The moral principle involved here is very old and very sure: pick the lesser of two evils. Drug abuse is bad. It is a patent evil to the person abusing drugs and to everyone connected with him or her. But drug abuse is a problem that church and society can tackle and, in many cases, cure or control. In practice, our communities have the spiritual and psychological tools at hand. However, most do not have sufficient human and economic resources to use those tools effectively to help the people who desperately need them. The overwhelming majority of these resources are mainlined into a self-abortive policing effort that, by its very nature, cannot succeed.

Drug use and abuse clearly are serious problems. Yet a more intrusive and caustic moral illness results from the presence of drugs in the United States: greed. Greed is a much more subtle evil that the immaturity that leads to substance abuse. Like a cancer, it produces ancillary evils as destructive as its root. The people of the United States know by daily experience the destructive and havoc wreaked upon their lives by drug provides. This is the moral evil that must be erased.

I am painfully aware that, for many millions of U.S. citizens, the very mention of completely legalizing drugs sounds like a form of blasphemy. That is why I deliberately described current U.S. drug laws as false gods. They are blasphemy. They are the idolatrous Frankenstein that elected officials have created. They make the drug trade incredibly lucrative. Neither police action nor the appointment of drug czars will faze the drug lords. As a nation, the United States may well arrest and convict thousands of dealers. Law enforcement agencies can incarcerate them all at disastrous cost to the public. For the kind of economic profit illegal drugs provide, however, there will always be other losers that take their places. The kingpins will go on.

Moral leaders have no alternative but to choose between authentic morality, which produces good, and cosmetic morality, which merely looks good. Drug laws look good! But the tragic flaw of cosmetic morality, like all other forms of cosmetics, is that it produces no change of substance.

Proponents of cosmetic morality would rather look good than pay the tough, personal price of doing good. Authentic morality knows its limitations in the human condition and does all it can for the common good.

Some people are convinced that any and every problem can be solved with just a little more firepower. Yet the United States already has the third highest rate of incarceration in the world, following only South Africa and the Soviet Union. Continued enforcement of drug laws may make us number one. Funds needed for education and health care will be stripped away to maintain police agencies and prisons. U.S. liberties and judicial process are endangered because of a growing mania to win in court one way or another. Authentic moral leaders cannot afford the arrogant luxury of machismo, with its refusal to consider not “winning.” Winning, the case for drug abuse, is finding the direction and methods that provide the maximum amount of health and safety to the whole society without having a cure that is worse than the disease.

The fact is that the United States never had organized crime until Prohibition. Illegal (and thus very expensive) alcohol created a new economic market with hoodlums machine-gunning one another to death over profits. The percentage of U.S. citizens who drank hard liquor actually increased after alcohol was outlawed. When alcohol became legal again, the now-organized crime syndicate simply picked up the drug trade.

The standard argument against the legalization of drugs (all drugs, across the board) is: “It will make people, especially young people, think drugs are good.” The people involved in drug dealing and drug using already think they are good. They are acquiring the money or pleasure so highly prized by the U.S. culture. At this point, what is imperative for leaders in the United States to realize how young people think about good and bad. As a culture, U.S. youth do not equate illegal with immoral. Within their culture (and their experience of what adults have been doing with laws for the last generation), illegal simply means “harder to get,” “forbidden fruit,” or “adult toy.” The United States has some laws for the protection of human life. What does that teach young people about the law? Law may very well have been a teacher of good and bad for Saint Paul and Saint Thomas Aquinas, but it is hardly that for U.S. youth.

Another popular argument (and gross misconception) is that legal drugs will be too available. The reality is that U.S. grade schools and prisons are two of the hottest areas of drug trade. How much more available can the stuff become?

Legalizing all drugs in the United States would have one immediate and dramatic effect: it would render them cheap. In today’s market, a kilogram of illegal heroin or illegal cocaine has a street value of several million dollars. A kilogram of illegal marijuana has a street value of about a quarter million dollars. A kilogram of legal cocaine would be worth perhaps a couple hundred dollars and a kilogram of legal marijuana would be price with expensive tobacco. As long as drugs are illegal, the obscenity of the pricing structure will perdure. Legal drugs do not drug lords make. Legal drugs eradicate the reason for violence to control the trade.

There is no doubt that some people will abuse legal drugs; this happens with legal alcohol. It is also a sad human fact that some very sober and reasonable people drive cars recklessly; gamble away their hard earned money; use the gift of speech to spread slander, calumny, and gossip; and go on to do a great variety of inappropriate and sinful things. Human nature is, after all, wounded by the reality of sin. But lawmaking is not now, and never has been, the magic formula for goodness.

The problems, hurts, and difficulties that will definitely result from legalized drugs will be far, far less numerous and less destructive to the whole society than theft, bribery, violence, murder, mayhem, and self-degradation that are daily bread in the United States today. U.S. citizens must have the integrity and the painful honesty to keep in the forefront of their minds that they are not preventing addiction to crack or any other drug at this time. The current methods are not working. Humility, not arrogance, will help society find the best way to reach its goal, which is common good.

The authentic definition of humility is truth.

5 Comments

Cuando es el estado el que quiere drogar

Disculpe Obispo Lozano, esto no es personal, pero si creo que un obispo está obligado a ser inteligente. No es una obligación con el mundo, sino con sus compromisos asumidos en libertad. Un jugador de tenis debe ser bueno en lo suyo y un obispo pretende desentrañar la naturaleza de los dilemas éticos que se le presentan al individuo. Debe pensar, y debe hacerlo bien en lugar de hacer de la moralina de Doña Rosa y argumentos zonzos un dogma universal y una forma de obtener halago y admiración de las masas. No digo que tenga que ser infalible, digo que no debe ser cómodo y obvio en sus apreciaciones sobre la realidad.

El video que presento ahora ya lo había posteado antes. Muestra otra cara de la misma moneda de este problema del control político de las drogas. El estado (si se quiere las mayorías) condena a las drogas como un problema “de salud” sólo cuando las conductas que derivan de ellas le molestan, pero no duda en causar otros problemas de salud cuando las conductas que se derivan de ellas son las deseadas. Dos caras de una misma moneda. Conclusión obvia, el control sobre las drogas no está hecho en favor de ningún pobre enfermo sino sólo para controlar su conducta.

16 Comments

¿Quién festeja qué?

telecuba3pb061904

Según La Nación la provincia de Santiago de Cuba está preparada para “multitudinarios festejos” por los “50 años de la revolución”. No se puede presentar la noticia de un modo más falso, con apariencia de asepsia. Las multitudes que se presentan en los actos “multitudinarios” son obligadas a asistir por la policía política presente en cada cuadra y en sus trabajos. Ni siquiera son llevadas a cambio de unos pesos como ocurre acá, allá no ir significa condenarse a la persecución.

En las fotos se ven las caras de niños sentados en un típico acto de “festejos revolucionarios” en el que se cantan loas al tirano Fidel Castro y se les enseña a gritar contra Estados Unidos. Actividad típica infantil ¿no? asistir a actos políticos. Cada uno con su banderita provista por el estado agitándola con la cara que les sale. Esto sería un “multitudinario festejo de la revolución” en su máxima expresión.

pb061906

En esa “revolución” la gente no participa. Son 50 años pero no de dictadura, eso sería un problema menor a esta altura. En Cuba rige un gobierno totalitario, que escudriña cada aspecto de la vida de las personas, sólo limitado por la saludable ineficiencia, y la mucho más saludable corrupción que se constituyen en vías de escape en esta clase de sistemas. Son 50 años de opresión comunista, con una parte importante de la población en el exilio, de la cual la crónica no da ni cuenta. Batista al lado de estos señores era un niño de pecho, pero a ese si lo llama dictador La Nación.

El festejo no es de “los cubanos”, es del gobierno de Cuba, festeja 50 años aplastando a un país.

7 Comments

El juego de los 200 errores

No se si son doscientos, pero entre contradicciones, puntos ciegos, suposiciones equivocadas, invocaciones demagógicas, falsos dilemas y falsos principios, casi en cada párrafo, a groso modo creo que la cantidad de errores del Obispo de Gualeguaychu Jorge Eduardo Lozano en el artículo de La Nación de hoy debe superar ese número.

Ni loco me tomo el trabajo de responderlo porque sería demasiado y muchas de estas cosas ya se han discutido mucho en el blog. Si advierto cuánto ha permitido este tema evitar otros en los cuales los obispos se mueven con medias palabras (vaya si esto será fuente de vacío existencial para los jóvenes). Frases grandilocuentes contra molinos de viento, apagar las consciencias y confiárselas a la ley, justo lo que el ser humano requiere para que lo primeree la muerte.

Más

Y más

Y más

Y más

Y más

31 Comments

Sigue con los informes de inteligencia Página 12

Volvieron los informes de inteligencia que el boletín oficial Página 12 utiliza con los que molestan a su amo Kirchner. Esta vez le tocó al juez Yacobucci a quién le sacaron su propia carpeta de la SIDE con un pasado como supuesto columnista de la revista nacionalista Cabildo. Revista no menos equivocada que Página 12, la verdad es que el pasado de varios de los miembros de ese diario y su presente vendido al poder no locoloca en un peldaño superior como para decir palabra alguna de Cabildo.

Las cuestiones acá son otras. En primer lugar hay que ver qué escribió Yacobucci y no solamente que escribió ahí. No creo que todos en Página 12 sean iguales por ejemplo. Lo segundo es que la verdad que el error (parto de la base de que estuviera muy mal lo que haya escrito Yacoubcci, tan mal como la mayoría de los artículos de Página 12) no es un “crimen de lesa humanidad”. Esta gente considera prescriptos los crímenes de los terroristas con los que simpatizan pero quieren mirarle las amistades de juventud a quienes les disgutan a su jefe.

Pero lo peor del asunto es esa dedicación del diario fundado por Lanata a investigar a los señalados por el poder. No es periodismo sino buchonería. Ya el hecho de que escudriñen en la vida de los que osan contradecir al dictador es de una indignidad difícil de igualar.

En este caso el problema con el kirchnerismo no es que haya hecho alguna cosa nazi el juez de Casación. Es el contrario, el enojo es porque no hace la cosa nazi que quieren el gobierno y sus cómplices que es tirar por la ventana tratados internacionales de derechos humanos cuando los juzgados son sus enemigos. La operación de Página 12 conduce a proteger a este nazismo que se completa con las amenazas públicas de Hebe de Bonafini de perseguir a los jueces y a su familia si no hacen lo que Kirhner quiere.

8 Comments

Rulito el perfecto kirchnerista, pega de atrás

Cuando leí la noticia ayer de un Martín Losteau pegándole a un invitado de una fiesta que lo había insultado, invitándolo a pelear afuera y derribándolo de un golpe, supuse que había sido difundida por el propio rulito, cosa de notificar al mundo que era guapo para que no lo sigan insultando por haber sido cómplice y coautor de muchas barbaridades kirchneristas. Por haberse subido al carro de los que trataban con desprecio a los críticos como si fueran tarados. A diferencia de los repudios organizados supongo que Losteau y muchos otros de estos personajes terminarán padeciendo a diario la antipatía general por el abusador con el que colaboraron y por como se sumaron a sus barbaridades.

La confirmación de mi sospecha llega de la mano de Perfil que cuenta que según otros testigos la famosa piña de rulito habría sido por la espalda y que terminó siendo echado de la fiesta.

17 Comments

Entretenimiento tóxico

Entiendo que a la Iglesia le preocupen las consecuencias que ven los curas de las drogas en mucha gente, entiendo también que no perciban que el sistema prohibitivo fomenta esa marginalidad y hasta comprendo el susto que genera pensar en algo que desafía los miedos inducidos del último siglo en el que se decidió la cruzada anti (algunas) drogas, pero no desde ámbitos religiosos sino desde la “razón de estado”.

Lo que no entiendo, con tan malos resultados, es que no haya fisuras. Eso sólo se explica desde el temor inquisidor. Leo las noticias de la reacción frente a un inminente fallo de la Corte sobre la tenencia para consumo personal (fallo que en esta Corte se adelanta sin problema alguno) y el contraste con todo lo que se tolera, desde una presidente financiada con dinero robado de Venezuela, hasta su marido zar del juego monopólico en todo el país, es abrumador. Ahí me parece que está la segunda explicación, se debe encontrar una forma barata de ser moralista.

La ética no funciona en el terreno de las prohibiciones sino en el de las libertades. Y tampoco es un problema de salud porque la Iglesia nunca hizo, por suerte, una campaña contra el cigarrillo o la comida chatarra.

Va a parecer muy raro lo que voy a decir pero creo que la solución de esta encrucijada irracional en la que está el mundo con las drogas recreativas podría provenir de la Iglesia si deciden tratar el asunto como un problema moral. Pero claro un problema moral en el que la droga no lleve al infierno porque eso sería una tontería moral. El problema moral es que los kirchner del mundo, los tipos que deben dar explicaciones, aquellos de los que hay que cuidarse, no tengan autoridad para decirle a la gente qué consumir y qué no, y a la gente no se la engañe más con el “bienestar estatal” que se les invite a hacerse cargo de la aventura incierta de vivir que es mucho mejor que la certidumbre de decaer que ofrece siempre el poder cuando promete un paraíso, porque entonces las intoxicaciones pasarán a ser un asunto de índole menor, al menos en ese plano.

El gobierno intuye esta cuestión, por eso quiere meternos en debates morales falsos como fuegos de artificio mientras convierten a la Argentina en el peor chiquero que se pueda imaginar. Entretendrán a sus potenciales censores con el miedo al porro y la ética del poder y la organización social estará por completo fuera de debate.

Por supuesto que el fallo anticipado de la Corte no va al fondo del asunto. Hasta parece disparatado que se permita el consumo y no la oferta, pero no le pido peras al olmo.

11 Comments

Ya no sirve ADEPA

La intención del comunicado de ADEPA puede ser proteger a la prensa pero tengo la impresión de que esos argumentos ya no sirven, no son una demostración de afirmación de la libertad de decir lo que se quiere sino una forma de asumir que para molestar al gobierno se debe tener una buena justificación y ellos la dan. Mal. Faltaría titularlo “señor K por favor no se enoje” y cerraría el círculo.

Es legítimo detestar al gobierno. No es la “objetividad” de la prensa lo que la justifica, sino al contrario su subjetividad, su libertad y su pluralidad. El gobierno habla como si estuviera siendo acosado cuando se cuela dentro de una enorme red de complicidades que incluye a toda la televisión con los canales de noticias y a mucho titular de diario vergonzoso y resulta que el que no forma parte de esa maraña de la desinformación, que ADEPA no denuncia, tiene que andar dando explicaciones.

La democracia supone un gobierno de parcialidades cambiantes y los gobiernos tienen la obligación de aceptarlas. No se pueden ni se deben dar explicaciones sobre intenciones, en todo caso si se quiere demostrar seriedad la única repuesta al megalómano y mal educado es reafirmar la información y decir que se la puede el señor pasar insultando y gritando que se le seguirá diciendo a la gente todo lo que pasa. Para eso, por supuesto, habrá que empezar a decir todo lo que pasa porque si hay algo lamentable de la era kirchnerista es la genuflexión de toda esa prensa que la jugaba de valiente cuando era gratis.

En vez de eso el cumunicado debería ser un mensaje claro a los afiliados para que no se dejen amedrentar por un gobierno impresentable como el actual, informen y formen cada vez más, ejerzan el derecho a criticar y a detestar cosas que ninguna persona de bien podría sino destestar. Respetar las ideas y tener una posición moral frente a la degradación política que los kirchner han traído con ellos. Lo otro no es prensa, es sindicalismo periodísitico, gente que cuida sus beneficios sin querer lo que hace. Va por otra ventanilla; la de atrás.

13 Comments

Principios o finales

Los gobiernos totalitarios ahora también se ocupan de controlar los prejuicios privados, es un excelente modo de negar el uso de la segregación política, moral y del pensamiento que llevan a cabo desde el poder. Lo sabemos porque lo vivimos con nuestra mediática señora Lubertino que ni se entera de que trabaja en un gobierno en el que se impone ser montonero o al menos montochorro.

Claro que la “corrección política” tiene sus costos. Cualquiera puede aparecer en una exhibición de “bondad” y recordarle al exponente su lado oscuro. Así le pasó a Mariela Castro, hija de Raúl y luchadora de la anti-discriminación, que a veces es una actividad noble tendiente a aumentar el umbral de tolerancia, pero otras es sólo una compensación respecto de otras falencias (razón por la cual nunca debe mezclarse con la política ni con el estado).

En este video visto a través de una sugerencia de Mariana y Marcelo, se ve a la ya legendaria bloguera Yoani Sanchez preguntarle a Mariela Castro, en medio de una conferencia sobre educación sexual en la que predicaba la tolerancia a la transexualidad, si no había que extender el concepto de aceptación del otro a terrenos como el político e ideológico.

 

Hay una notable diferencia de tono entre la respuesta inmediata evasiva de Mariela Castro y el ataque que le hace después a Yoani en lo personal, también algo característico del poder en la Isla y que nosotros hemos conocido en estos últimos años de montochorrismo casi hasta el acostumbramiento. Es probable que alguien le haya escrito a Castro esta “reinvindicación” después de que la exitosa bloguera pretendió relacionar sus principios declamados con las acciones del sistema del que forma parte. En el primer caso se escapa, en el segundo le impone la segregación que está negando por preguntarse cosas incómodas.

El otro aspecto muy interesante es que un principio es principio si se lo acepta como regla general, no cuando tiene nombre y apellido, no cuando es una forma de señalar a otro y nada más. Si los Kirchner aplicaran a su facción elegida los mismos parámetros que utilizan para sus enemigos o al revés los mismos parámetros para los que tienen en frente que para los propios, colapsarían. Sus proclamas no son principios, como tampoco los son las exhibiciones de anti-discriminación del comunismo cubano, son apenas instrumentos de propaganda y disciplinamiento social.

3 Comments

%d bloggers like this: