La fiesta inolvidable

La Corte Suprema de Justicia se pone cada año más pispireta a la hora del brindis del fin de año. En el 2007 empezó la etapa más festiva, en lugar del habitual cocktail y brindis con los secretarios, el presidente del Tribunal Ricardo Lorenzetti organizó una gran fiesta con todos los empleados y contrató un animador. El pobre no estaba muy informadó sobre el tipo de asistentes y ni siquiera reconoció al ministro Eugenio Zaffaroni, entonces lo incluyó en el trensito de la alegría, invitación que Juez ni amagó a rehusar.

Pero este año se redobló la apuesta y los funcionarios de carrera del Alto Tribunal añoraban viejos buenos tiempos. Se escandalizaron mucho cuando se dieron cuenta de que el animador elegido por Lorenzetti era un travesti.

Algunos siguen muy enojados con la ocurrencia apegados a las formas tradicionales de la Suprema Corte y tratan de imaginar qué tendrá preparado el presidente Lorenzetti para el año que viene.

Propuestas para K-Biff

Si se quieren encontrar verdaderos maestros a la hora de mentir y de negar lo innegable el lugar es la Cuba de los Castro. Convirtieron a la Isla en una enorme favela pero venden un paraíso. No han producido nada en cincuenta años pero mientras se consumen el capital anterior a su revolución repiten que son “bloqueados” por Estados Unidos, cuando sólo se trata de un embargo bastante limitado teniendo en cuenta que Cuba se ha convertido en el principal exportador de lástima hacia aquél “enemigo” y el principal importador de limosna desde allí.

Pero volvamos a la Argentina, donde un grupo de ladrones que años atrás se dedicaban a las bombas y los tiros, cada vez que son señalados en sus delitos descarados o que avanzan contra la libertad o la propiedad o acomodan a alguno de sus cómplices en una empresa a la que han extorsionado antes para que vendan, salen sus lenguaraces a insultar a los críticos y a acusarlos de “no tener propuestas”. Cómo si hubiera que hacerle una propuesta a un asaltante nocturno. Más o menos así lo ejemplifica Carrió en sus últimas apariciones diciendo que no tiene por qué hacer propuestas a un ladrón que está metido en el cuarto de los chicos. La otra posibilidad es responder que la propuesta consiste en encarcelar al ladrón que es la mejor que se puede hacer.

Cuba sirve para entender el juego y quién lo inventó y de dónde lo sacaron estos malandras. Es pura “culpa revolucionaria”. No criticar hasta no tener una propuesta, donde la falta desde el poder pasa a ser una falta propia. El abuso es una falencia del abusado que no es capaz de proponer algo mejor.

Yaoni Sanchez, la autora del exitoso blog Generación Y lo cuenta así:


Soluciones

Escrito por: Yoani Sanchez en Generación Y , Diciembre,23,2008

Si no propones “soluciones”, ni se te ocurra hacer uso del arma de la crítica, me aclaran algunos que tampoco exponen un solo remedio. Su tono me evoca las aburridas asambleas pioneriles en las que estuve presente durante todos mis años escolares. Cuando me llegaba el turno de hablar y mis señalamientos desbordaban lo personal para criticar lo sistémico, alguien me paraba en seco para recordarme que un verdadero revolucionario plantea soluciones, no quejas. Ejercer el criterio debía hacerse de forma constructiva –me advertían– y con el tiempo comprendí que no era un llamado a la diatriba provechosa sino al conformismo.

Aquellas críticas cercenadas trajeron estos problemas para los que ni siquiera los proponedores de la “crítica útil” tienen una solución. Mis pocos conocimientos en materia económica no me permiten, por ejemplo, aventurarme a enmendar el entuerto de la dualidad económica en el que vivimos hace quince años. Tampoco tengo antecedentes científicos para saber cómo se resolverá la maldita circunstancia del marabú por todas partes. Piernas cortas en la política me impiden prever cómo se harán efectivas las palabras de Juan Pablo II de “que Cuba se abra al mundo y el mundo se abra a Cuba.”

Sin embargo, mi olfato ciudadano me ha hecho descubrir intuitivamente la SOLUCIÓN. Sólo la libre opinión hará que aquellos que pueden mostrar remedios se atrevan a hacerlo. El economista que guarda en su gaveta el plan para sanear la economía cubana necesita garantías de que no será castigado por decir sus ideas. Todos los proyectos políticos, sociales y de política exterior, que están ocultos ante la posible represalia que pueden sufrir sus creadores, reclaman un espacio de respeto.

Dejen que todos hablen, no importa si en lamento o con el respaldo de una propuesta estudiada para enfrentar los problemas. Anuncien públicamente que cada cubano puede decir lo que piensa y proponer una solución desde el color político y la orientación ideológica en la que crea. Verán entonces como afloran los bálsamos, como la queja deja lugar a la propuesta y cuán mal les sienta eso a los crónicos detenedores de la crítica.

K el enemigo de K

El kirchnerismo es prostitución. El señor de los gritos que dice que Borocotó es un tipo macanudo y Cobos después de no obedecerlo es el demonio, es incapaz de conseguir un seguidor si no es pagando. Ni los hijos lo siguen sin efectivo.

Sin plata K se hunde como dice Pagni hoy.  Lo que no creo es que esto se deba a su mal manejo del proyecto de las retenciones móviles. El virus de la destrucción del kirchnerismo está plantado en su propia concepción del poder basada en el capricho y la recaudación. Al concebir la 125 comete su peor error y esto hubiera señalado su final fuera como fuera que hubiera conducido la estrategia para lograr imponerla. Desde entonces sus problemas fueron en aumento, pero no hubieran sido menores si hubiera logrado vencer y sus prostitutas estuvieran todas alineadas. Hoy no tendría con qué mantenerlas y se estarían yendo igual.

El kirchnerismo es, tal vez fue, una hipoteca subprime más. Basura creada por un sistema financiero expansivo sustentado en políticas keynesianas, que navegaba con viento de cola y aún así estaba sobrepasando el límite. El kirchnerismo y el duhaldismo antes fueron las verdaderas ilusiones de los últimos años, que duraron mientras el viagra económico mundial estuvo activo.

Pero K venía matando su sistema desde la campaña electoral para imponer a su mujer como presidente. Tiró botox al techo y ahora lo está pagando. Buena lección para los vivos que lo sucedan después de comerseló crudo.

¿Cuándo le vamos a pedir perdón a Uruguay?

Llega tarde la argumentación editorial de La Nación de hoy sobre el conflicto de Botnia en Gualeguaychú. El diario se la pasó años fomentando las medidas ilegales tomadas por algunos pobladores de esa ciudad con apoyo provincial y nacional. El diario, como otros diarios, periodistas huecos en televisión aprovecharon para sentirse pichones de Al Gore dándole manija a un reclamo que se sabe absurdo desde hace mucho tiempo y encima se realizaba por medios inaceptables.

Botnia es la muestra de que una enorme mayoría del país es trucha y de que quienes se ofrecen para informar en lugar de hacerlo se dedican a la demagogia igual que los políticos, aunque a diferencia de ellos ni tienen responsabilidad ni tienen que soportar los costos que tienen ellos para tomar decisiones.

El reclamo contra las pasteras en Uruguay siempre fue estético, pero se lo disfrazó de ecologista. Pensemos en los años de cortes de puentes internacionales, el mantenimiento de un conflicto con un país más que amigo, el escándalo internacional, las declaraciones altisonantes, las estupideces inventadas y reproducidas por los irresponsables de niños desmayados y obreros internados, el bochorno de esta señora que preside el país en su discurso inaugural amonestando al presidente uruguayo (“enérgico” le decía La Nación) el programa de Majul transmitiendo desde el puente, la prohibición en el país del documental de Montes Bradley que contaba todo tal cual era, ejecutivos de Botnia procesados a la carta por deseos oficiales y las relaciones cortadas entre Fray Bentos y Gualeguaychú. La verdad nunca: la planta es fea.

Y no nos olvidemos de los justificadores de la “protesta social” que también aparecieron a demostrar por qué unos tinen que bancarse las “protestas sociales” de otros que a su vez no pueden “protestar socialmente” contra los primeros. Los cortes de los puentes son protagonizados por gente “instruída” y acomodada. 

Recuerdo en particular una discusión con una periodista de La Nación. Me decía que el corte del puente era “lo único que podían hacer” los pobladores y me aclaraba que se trataba de gente de clase media, profesionales, comerciantes, como si eso hiciera algo por justificar los delitos que cometían. Le pregunté que pensaría si le dijera que pisarlos con un tractor era lo único que podían hacer los que querían cruzar, y en ese caso si que era lo único que tenían a mano porque la ley en la Argentina renunció a meterse con el poder y con las causas demagogicas. Ni le gustó ni le sirvió para usar la cabeza y conectar sus neuronas un rato. No hablé más porque los organizadores del evento estaban molestos conmigo por insistir con cosas tan incorrectas y no con ella.

Hay que aplaudir al gobernador Uribarri. Ahora falta que se ponga fin al disparate. Pero ya.

La ira de la enemiga

La señora que compra terrenos fiscales a 19 dólares para venderlos a 120 y se beneficia con valijas repletas de dólares robados a una empresa de un estado extranjero y enviadas para su campaña, que promueve el juego en todo el país, se calzó su disfraz de derecho humanista para cuestionar una sentencia. No por su legalidad, de la que no dice una palabra (¿podrá?), sino por su resultado, el que además dice como descalificación adicional que es distinto al de otra sentencia dictada en Francia.

La sentencia de la que se queja la señora diciendo que le quieren mandar un mensaje porque es mujer, aplica el tratado de San José de Costa Rica. Es decir, se trata de una sentencia que aplica principios internacionales de derechos humanos. Son humanos en este caso que ella no quiere. Los derechos humanos son para ellos, no para los otros, pero nadie le va a decir nada. Este es un tema tabú; mejor hablemos de sexo.

La sentencia en Francia contra Astiz es una sentencia condenatoria dictada en ausencia, en una jurisdicción extraña a la de nuestra ley por hechos cometidos en la Argentina, un país que lleva 25 años de democracia y en el que lo único que queda del poder militar es la posibilidad de descolgar cuadros. La sentencia de la Cámara de Casación dispone una excarcelación por el sometimiento a un proceso de décadas sin condena, a pesar de que éste y otros imputados no están ausentes como lo estuvieron de Francia. Alguien debió dictar una condena si es que hay elementos que permitan hacerlo y no solo gritos, marchas, odio y verdades al modo en que nos tienen acostumbrados a sostenerlas los montochorros. Y si no hay elementos para condenar cerrar el circo y dedicarse a laburar. El tope para una prisión preventiva para Juan, para Pedro y para estos imputados es de 2 años.

A ellos y a sus abogados corresponde la propia defensa. Lo que debe defenderse es la regla general, la que nos ampara a todos (y todas) si es que el día que esta basura en el gobierno se las quiera agarrar con nosotros con la misma arbitrariedad queremos tener la autoridad moral para invocarla en nuestro favor.

Rige la ley o rige la voluntad. Si rige la voluntad el poder judicial no debe consumir más recursos en estas causas y la señora deberá disponer el fusilamiento de sus enemigos, a ver si se anima a tanto. Después se podrá calzar la boina y hacer una marcha en Paris en nombre de su amor a la humanidad. Y si la relación es de enemistad no hay ninguna obligación de obedecer; más bien existe la contraria.

Aclaro que esto no se lo digo porque es mujer, a ella que le encanta hacer quedar a las mujeres como unas pobrecitas.

Una oferta poco clara: LG X110 de Movistar

El servicio de internet por banda ancha celular se está expandiendo y los precios se acercan a los de otros proveedores tradicionales con la ventaja de ser utilizados con la misma libertad que el teléfono que llevamos con nosotros.

Movistar ofrece la conexión por medio de un modem especial USB con una tarifa plana de 119 pesos al mes. Su competencia, la empresa Claro tiene el mismo servicio al costo de 129 pesos al mes pero a diferencia de Movistar que sólo está en Capital y algunos lugares cercanos de la provincia, Claro tiene un alcance mayor en el resto del país.

Movistar lanzó al mercado una mini-notebook, esas que en Estados Unidos cuestan entre 300 y 500 dólares, con el modem 3G incorporado a un precio de 2000 pesos. Es la LG X110 recién salida al mercado y que llega a la Argentina en alianza con Movistar.

El precio es inferior al que se paga por estos aparatos en la Argentina después de que te agarró el estado para poder financiar cosas tan útiles como las que hace el gobierno. Además puede pagarse en cuotas y dependiendo de la cantidad podría ser sin intereses. Viene adosado un abono de tarifa plana por 90 pesos al mes por un año. La máquina tiene características atractivas aunque carece de conectividad por bluetooth que poseen la mayoría de los celulares y de este tipo de aparatos.

Hasta ahí todo bien. La parte que no cuenta Movistar y a la que hay que prestar atención antes de comprarla, es que el chip que lleva la máquina para la conexión celular está asociado a ella y sólo se puede usar con ella. Si se lo quita para colocarlo en un modem USB o en otra máquina la compañía lo bloquea. No funciona como funcionan los chips celulares en general. Esto quiere decir que la incorporación a la máquina del modem celular es más una ventaja para la compañía que para el cliente que solo lo podrá usar en la computadora que se le vendió con estas restricciones. Pequeño asuntito para no contarlo con toda claridad ¿no?