Garré zafó de un garrón


El Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia condenó al periodista croata Josip Jovic al pago de una multa de 20 mil euros por publicar extractos de la declaración de un testigo protegido. Se trata del testimonio del ex presidente croata Stjepan Mesic, cuya declaración fue ordenada en sesión cerrada.

Hagamos un simple paralelismo con la responsabilidad de nuestra ministra de defensa, doña Nilda Garré, que fue en otra vida (todos sabemos que los kirchneristas no tienen pasado) responsable de la Unidad Especial de Investigación del atentado a la Amia que no resolvió un pito, dónde se le ocurrió revelar la identidad de un testigo protegido, lo que la hizo entrar en disputa con los fiscales y renunciar al cargo. De multa ni hablar, la señora era de la Alianza y además como proclamada izquierdista gozaba de derechos humanos.

Sumemoslé que el papelón de doña Nilda fue hecho por alguien con responsabilidad en la investigación del caso y la Argentina cuenta con una figura como la del incumplimiento de los deberes de funcionario público. No aplicable por supuesto, al espectro ideológico impune ya comentado. El señor Jovic en cambio como periodista no tiene en mi opinión obligación de guardar un secreto por no ser funcionario y porque el secreto había sido violado ya desde el momento en que las declaraciones del ex presidente croata llegaron a sus manos.

Sólo hay que temerle al temor


Las ideas de Blumberg para combatir la inseguridad no son geniales ni mucho menos. Algunas pueden ser muy útiles, otras no tanto y otras francamente contraproducentes. Pero el apoyo a Blumberg no es la adhesión a políticas específicas sino una reafirmación del derecho de los individuos a no ser robados, asesinados o secuestrados y la legitimidad del uso de la fuerza contra quienes atentan todos los días contra sus derechos y su supervivencia, protegidos de una izquierda idiota metida en todos los rincones del estado. Y de paso el apoyo personal a una alguien que habiendo perdido a su hijo de manos de criminales hace de su dolor acción y que encima es atacado por medios ruines desde esta especie de sindicato unido de sátrapas que es el kakismo. Solamente la izquierda argentina puede proponerse demonizar a un ciudadano ejemplar. Me importa poco si está acertado en sus propuestas, es ejemplar por su actitud y por los valores que ejerce que son justamente los que molestan a los que sienten simpatía por el crimen.

Hay dos tipos de temores que uno puede tener. Uno, a lo que ocurrirá en el acto, que apostaría a que no será absolutamente nada. Al kakismo le gusta más la guita que la revolución, la izquierda es un medio de enriquecimiento no de construcción de la dictadura del proletariado, no están dispuestos a mucho más que a gritar y a hacerse los matones y además en número frente a una manifestación masiva de gente civil, no manejada, no es mucho lo que pueden hacer.

El segundo temor es a que triunfen los matones. Ahí si que correremos peligro todos. El jueves no está en juego la política de seguridad sino la posibilidad de frenar al kirchnerismo en su camino al poder absoluto y su deseo de aterrorizar a la sociedad. Los padres deben ir con sus hijos y los hijos deben ir con sus amigos, sino a este país no lo salva ni Magolla. Y a nosotros tampoco.

Los diarios sirven al poder. No hay ningún opacamiento del reclamo de seguridad, lo que es opaco es el proceder oficial. . ¿Vamos a dejar que nos manejen de esta manera? El país de la Cumbia Villera no puede ser más que el de los que quieren vivir en paz.

Blumberg hace bien en pensar en una candidatura. Estos movimientos no sirven para nada sin un proyecto de poder. El problema de la seguridad está en el poder, por lo tanto si este tema se va a resolver se lo debe hacer desde el poder. Si hay disconformidad con la política de un gobierno en alguna materia, en una democracia no hay otra forma hacerlo entrar en razones que hacerle ver que perderá su sitial. Hasta ahora Blumberg había evadido esta cuestión, pactando implícitamente una entente con un gobierno tramposo y mentiroso que se ocupa nada más que de su propia seguridad. Parecía pensar “al presidente no lo toco”. Toqueló señor, es hora de que alguien lo haga. Esto es una democracia, y este señor merece ser avergonzado por sus actos.

En la última semana los ataques recibidos lo hicieron entrar en disputa directa con los satélites del kirchnerismo. se va a equivocar si no redobla la apuesta, si no apunta a la cabeza podrida de este sistema. Blumberg, levante la mirada y digale al poder lo que este gobierno necesita oir de si mismo. Entonces la marcha será un éxito.

Miles de cámaras y videos serían más que los medios oficialistas


El jueves 31 a las 19 horas es la concentración en Plaza de Mayo convocada por Juan Carlos Blumberg. El gobierno no sólo trata de asustar y desalentar la concurrencia, sino que tratará de manejar la cobertura informativa del acto. Habrá muchas trampas mediáticas pero hoy por hoy eso puede evitarse si todo el mundo colabora.

Lo único que hace falta para combatir las estrategias de intimidación oficiales y el intento de manejar la información es llevar cámaras de fotos digitales y celulares con fotografía y video para tomar las imágenes que la televisión no va a mostrar.

Después desde el blog les voy a contar como subirlas a Internet para que sean mostradas. Por favor difundan esta idea.

D’Elía coloca al kirchnerismo dentro del concepto oficial de terrorismo de estado


D’Elía amenaza otra vez con su habitual estilo pendenciero y es un claro instrumento del gobierno. Es lógico que no le guste que se hable de hacer algo contra los delincuentes como se quiere hacer en la marcha del jueves. Sería un perfecto preso, casi un estereotipo de un antisocial inadaptado que odia todo lo bueno que ve y se aferra a toda bazofia con un sentido de pertenencia visceral.

Pongamos algunas cosas en su lugar. Asustar a la población desde el gobierno está definido como terrorismo de estado. El propio ministerio de (des) educación dice que Terrorismo de Estado consiste en el “Uso sistemático, por parte del gobierno de un Estado, de amenazas y represalias, considerado a menudo ilegal dentro incluso de su propia legislación, con el fin de imponer obediencia y una colaboración activa a la población”. En otras palabras, terrorismo de estado es lo que ejerce como estilo permanente el gobierno kirchnerista, tanto para sostener su políticas de precios, como para impedir que algunos recuerden a sus muertos o para que la oposición no pueda manifestarse.

No prostituirse con el Kirchnerismo es falta de generosidad


El totalitarismo siempre apela a mensajes altruistas y a la identificación de las pasiones, intereses y ambiciones de quienes ostentan el poder con valores morales nobleza y generosidad. Mientras el autoritario se impone por la fuerza, el totalitario no deja a la víctima siquiera el papel de víctima, sino que le asigna malidicencia, conspiraciones, maldades, intenciones. Entonces cuando el poder ataca y oprime, en realidad nos está librando del mal. El totalitarismo es mucho más sucio que el simple autoritarismo.

El gobierno argentino tiene un lenguaje totalitario claro y burdo. Pero como todavía no alcanzó sus objetivos sigue sonando estúpido para algunos que los Fernández salgan a decir que el radicalismo que no se deja comprar “no es generoso” y no es “capaz de romper con el pasado”. Ser independiente del gobierno es pecado, falta poco para que nos acostumbremos a eso, muchos se sorprenderán cuando el primer opositor sea encarcelado, yo no.

Lo que ofrece el gobierno es prostituir a los radicales, en muchos casos lo han conseguido y como buenos totalitarios que son, a esa prostitución la tratan como entrega generosa por la patria, como han hecho todos los totalitarios antes, pero con mucho más disimulo. Hitler sometía a la gente por esos “grandes objetivos” pero no la compraba. Es que nuestro totalitarismo tiene estilo peronista.

El periodismo colabora a veces sin darse cuenta, en la mayoría de los casos por supuesto que lo hace con toda la intención. ¿Cómo es posible que se refleje una opinión tan idiota de un funcionario como la que da Fernández en la nota del link, sin que se de lugar a la respuesta?