Una “cracia” sin “demos”

La idea kirchnerista de democracia consiste en que al gobierno electo no se lo puede molestar ni cuestionar. El voto, para este matrimonio tan irritable, legitima una autocracia. El que “ataca” al gobierno es por lo tanto antidemocrático, el que se manifiesta en la calle contra “el gobierno nacional y popular” es un golpista. En esa línea está la creación del “observatorio” de la prensa contra la “discriminación”.

Claro que no es una idea propia. Los kirchner tienen muchas propiedades pero no de ideas. Se trata de la noción más difundida en un pueblo tan instruido como ignorante que es el nuestro. Y su dirigencia ni hablar.

Democracia implica la idea contraria. Que se pueda “atacar” verbalmente al presidente, que se lo pueda ridiculizar, discutir, que se pueda mostrar indignación con sus tonterías, que se pueda describir su aspecto, que sea posible protestar por sus medidas, contrariar sus ideas y reírse de su soberbia, eso es democracia. Porque está implícito que un presidente está de paso, representa a una parte de la sociedad aún cuando fuera a una mayoría, que no es el caso, y cuando además de una democracia hay una una república constitucional, el jefe de estado no fue elegido para “gobernar al país” sino para tomar decisiones en el campo limitado de las cuestiones públicas. El presidente es sólo jefe de la administración pública, de los demás es un servidor.

La idea del origen divino de la legitimidad del poder real se inició como una forma de poner freno a la arbitrariedad. El mensaje era que un rey no podía hacer cualquier cosa porque tenía que responder a su propio mentor. A la larga no funcionó muy bien porque se interpretó que dado ese origen divino el propio Dios estaba avalando cualquier cosa que decidiera.

Con la democracia a la kirchnerista está sucediendo lo mismo. Pero la cuestión encaja menos. Dios podrá representar una idea de totalidad, pero la democracia implica parcialidad en el origen del poder. Y también implica que quien elige dispone de libertad para hacerlo y también para debatir las cuestiones públicas y juzgar al poder. No porque sea mejor y nada más, sino porque de otra manera la democracia se comería a si misma.

Otra idea que circula tanto como la moneda devaluada es que si alguien quiere que la señora se vuelva a su casa es un golpista. Pero golpista es quién intenta tomar el poder por vías ilegítimas. Querer que un presidente renuncie no es ser golpista ni por asomo, ni siquiera es ser antidemocrático. En una democracia hay derecho a querer que el presidente renuncie, inclusive a desearle lo peor. A lo que no hay derecho es a quitarlo del poder por vías ilegítimas. Lo último es importante, porque tampoco es estrictamente antidemocrático quitarlo del poder, si se lo hace del modo previsto, es decir, por medio de un muy democrático juicio político.

Asimilable a golpista es tomar poderes que no se tienen, hacer desaparecer al Congreso, tener a los jueces bajo sus órdenes un presidente, dictar una “política de derechos humanos” que se traduce en medidas judiciales porque eso implica asumir el poder ejecutivo funciones de la justicia, con lo cual se traiciona el mandato y se traiciona a la Constitución, utilizar el cargo para apoderarse de empresas o favorecer a los amigos que pasan sin disimulo de mendigos a millonarios, utilizar el presupuesto público para obligar a gobernadores e intendentes a que traicionen el mandato de sus propios electores y favorecer las ambiciones del presidente. Y por supuesto también es parecido a ser golpista instaurar una policía de la prensa.

La democracia no es suficiente, lo dije muchas veces en este blog, porque su quit es determinar quién va a gobernar y no cuáles serán sus límites, pero el derecho a dar origen al poder si o si implica la libertad de hacerlo sin interferencias y discutir las bondades o defectos de los gobernantes así como juzgar su desempeño.

Dicho esto, si nuestra democracia funcionara bien, ya ni digo nuestra república porque no estamos para lujos, la acumulación de errores e imputaciones que en poco más de cien días colecciona la señora presidente, sin contabilizar las heredadas de su sociedad conyugal, sobrarían para que empiece a recibir pedidos de juicio político. No para terminar con la democracia sino para asegurarse de que continúe.

Por supuesto que la determinación del momento para un juicio político es un asunto de prudencia, pero esa institución, de haber sido utilizada en al año 1975 nos hubiera ahorrado muchos problemas y hubiera preservado de quienes consideran que gobernar es hacerse dueño del país.

29 thoughts on “Una “cracia” sin “demos”

  • April 8, 2008 at 10:09 am
    Permalink

    Totalmente de acuerdo.

    Reply
  • April 8, 2008 at 10:57 am
    Permalink

    “Y entonces vino, al parecer, un sabio astuto, el inventor del miedo a los dioses… Ideó un cuento, una doctrina en extremo seductora, disimulando la verdad tras velos de mendaz sabiduría. Habló de la morada de dioses terribles, allá arriba, en bóvedas giratorias, donde ruge el trueno y los aterradores destellos del rayo ciegan la vista… Así ató a los hombres con las ligaduras del temor, y rodeándoles de dioses en hermosas moradas, los fascinó con su hechizo y los intimidó, transformando la ilegalidad en ley y en orden.”
    Critias

    Parecido a lo que el gobierno de Kretina está haciendo con la demonización de la oposición…

    Reply
  • April 8, 2008 at 11:19 am
    Permalink

    Josè…imposible comentar, agregar màs a tan lùcida nota…para cuàndo en Perfil, La Naciòn, Ambito…? Notas tuyas me refiero.
    Gracias por ejercitar nuestras neuronas diariamente.

    Reply
  • April 8, 2008 at 11:29 am
    Permalink

    Supongamos que por alguna vía no traumática podemos desembarazarnos del régimen.

    Subsistirá una duda esencial:

    ¿que anticuerpos habremos desarrollado para que esto no vuelva a ocurrir?.

    Creo sinceramente, que ninguno, porque la raíz de nuestos padecimientos reside en la concepción que la sociedad ha construido sobre le papel del estado y la función del gobierno.

    Reply
  • April 8, 2008 at 11:52 am
    Permalink

    Excelente. Hay tantos periodistas que critican al gobierno, pero aclaran: “quiero que Cristina termine su mandato” y no entienden que no tenemos la obligación de soportarla hasta el último día como si fuera un castigo divino, hay formas democráticas de reemplazarla y eso es precisamente el ejercicio de la democracia.
    Pabilito, si se llegara a destituir a la presidenta por medio de juicio político (dudo que esto suceda,…. en realidad no lo dudo creo que es imposible con nuestro congreso) ahí se crearían lo anticuerpos que necesitamos.

    Reply
  • April 8, 2008 at 12:05 pm
    Permalink

    En primer lugar creo que, cada elector que ejerce su derecho democrático al voto, le está resolviendo la vida a quienes, luego de serelegidos, se arrogan el derecho de disponer de la vida, los bienes, la libertad, etc. del elector.

    A su vez Borges decía que la democracia es un error de la estadística porque, en la práctica, sólo se basa en lo que quiere una mayoría

    Esta es la deformación en que ha caído la democracia, suponer que la mayoría es siempre depositaria de la verdad y para ello se acuñó como, a modo de credo, aquello de que el pueblo no se equivoca nunca.

    Vaya si si se equivoca y cuánto!! Nuestra historia es el mejor ejemplo de que la democracia entendida sólo como el gobierno de la mayoría, es el peor de los sistemas.

    No se equivocaba Tocqueville cuando luego de su estad+ia en los EEUU escribiera en su famoso libro La democracia en América que du estado democrático de la sociedad, similar al de los americanos, puede ofrecer singulares facilidades para establecer el despotismo.

    Nosotros, en la Argentina, nos encargamos de comprobar cuán acertado estaba el vizconde francés. Ahora mismo, en nuestros días, estamos haciendo cierta la predicción de Nelsón Mandela: cuando no se respetan los derechos elementales de las personas, la democracia es una cáscara vacía, aunque los ciudadanos voten y tengan Parlamento

    Reply
  • April 8, 2008 at 12:06 pm
    Permalink

    A Nixon lo volteò un golpe de estado acaso?…Ah…nuestros hermanos mayores no son golpistas creo.
    Repasemos la Constituciòn de 1853…
    La nota maravillosa, Josè.

    Reply
  • April 8, 2008 at 12:23 pm
    Permalink

    Creo que cualquier acción por el lado de las instituciones necesita una ingeniería muy precisa porque las fueron mutilando de a poco. Para empezar el Congreso tendría que recuperar su razón de ser y dar marcha atrás con los poderes extraordinarios. Y cómo se llega a esto siendo el Congreso un lugar donde tienen una especie de mayoría automática?

    Reply
  • April 8, 2008 at 12:42 pm
    Permalink

    Excelente nota José!

    Reply
  • April 8, 2008 at 12:46 pm
    Permalink

    Bueno José, vamos a los bifes.
    ¿Cómo hacemos para convencerte de entrar en el camino de la participación política como candidato?
    Tenés las mejores condiciones para ser nuestro representante liberal.
    Guarrrrda que el movimiento empezó, despacio, pero empezó.

    Reply
  • April 8, 2008 at 12:58 pm
    Permalink

    Hay gente idiota que cree que es mejor votar todos los fines de semana sobre asuntos que ni siquiera se deberian discutir (libertad, propiedad, etc) a no votar nunca y vivir en un régimen por ejemplo monárquico.

    Yo la verdad prefiero no votar nunca pero levantarme y saber que el gobienro no esta tramando cosas extrañas a votar todos los días sobre mi libertad.

    Reply
  • April 8, 2008 at 1:35 pm
    Permalink

    Pachoro, el política no duro una semana! Podría ser diputado, eso si porque no hay que hacer tanto enjuague.

    Reply
  • April 8, 2008 at 2:12 pm
    Permalink

    PACHORO: Yo a José lo voto , aunque no se donde quedarian la justa distribución del ingreso, la articulación de los Derechos Humanos, la Lubertino, D´Elía, Moyano, y tantas cosas más que extrañariamos.
    De todos modos lo voto.

    Reply
  • April 8, 2008 at 2:18 pm
    Permalink

    Excelente comentario José, el derrumbe del modelo K se “huele”, pero por desgracia los milagros no existen. Si los argentinos no dejamos esta eterna adolescencia que nos fuerza a ser rebeldes, desamparados, magnánimos, soberbios, inconstantes o irrespetuosos, según nos venga, no podremos cambiar jamás.
    Las leyes nos pesan demasiado, no se hicieron para los argentinos, hablar de un juicio político parece casi imposible en esta sociedad. Sería el único camino. Pero nuestro sistema de justicia ni siquiera investiga unos fondos de una provincia, perdidos, que no se sabe a cuanto ascienden, sin explicaciones ni constancias y fueron una de las primeras travesuras que este “equipo K” nos tiró por la cabeza. Muchos (recuerdo a Leuco, el “otro”) quitaban protagonismo a este primer engaño ejemplar. Si eso no se resuelve ¿Cómo seguir?

    Por otro lado temo a la ausencia de corrientes de ideas sin líderes a la vista frente al enorme aparato peronista que como dijo Asís, es una “ideología a la carta”, se acomoda a la izquierda , a la derecha, según el momento, pero sigue contando con esa base inmensa de incondicionales para lo que venga.

    Reply
  • April 8, 2008 at 2:36 pm
    Permalink

    ¡Vamos al congreso entonces!
    ¿Sabés qué se me ocurre?, por un lado una campaña de recaudación, pero también videos presentando las ideas liberales, las ideas que hicieron grandes a la Argentina que soñé Alberdi.
    Aunque de entrada no te llevemos al congreso, la campaña puede ser un impulso al liberalismo. Digamos, al estilo de Ron Paul.
    Seguramente nos sorprenderemos del apoyo.

    Reply
  • April 8, 2008 at 4:01 pm
    Permalink

    Los Kirchner son como la Hidra, le cortás una cabeza y le crecen tres. Son de terror!!

    Pachorro tiene razón, hay que ir al Congreso pero a protestar que los únicos que trabajen sean los mozos que llevan café, aunque descafeinado porque no se despiertan nunca.

    Y lo de la candidatura de José es como arrojar a una virgen al volcán.

    Reply
  • April 8, 2008 at 4:20 pm
    Permalink

    La ley antidiscriminación 23592 es una ley que se presta para arbitrariedades en mas de un sentido, y puede ser un arma de doble filo para el gobierno.

    en uno de sus artículos habla de “discriminación por posicion económica” que si tenemos en cuenta el precepto constitucional que dice que la igualdad es la base de las cagas impositivas,

    aparece una clara discriminación no sólo sobre los ruralistas castigados en forma desigual,

    sino también cuestiona las escalas impositivas progresivas.

    Reply
  • April 8, 2008 at 4:21 pm
    Permalink

    Errata: “Cagas” por cargas.
    (Casi un acto fallido)

    Reply
  • April 8, 2008 at 4:40 pm
    Permalink

    Apoyo y trabajaría por un pedido de juicio político por parte de la ciudadanía.Recabemos cinco millones de firmas peticionando un juicio político.

    Reply
  • April 8, 2008 at 4:43 pm
    Permalink

    La elección del ‘modelo’ es posterior a la elección del ‘sistema’, primero los líderes intelectuales y referentes sociales deben instalar entre nosotros los ciudadanos el debate de por cual sistema apostaremos.[] Primero necesitamos tomar una opción entre los dos ‘sistemas’ básicos que sirven para producir.[] (sistema 1)- producir mediante el sistema de planificación centralizada de la economía obligando a los individuos a hacer lo que se les diga, cuando y en donde se les diga con el objeto de alcanzar presuntamente el “bien común”.[] (sistema 2)- producir mediante el sistema de pool de libres interacciones individuales competitivas paliando las necesidades básicas de los rezagados y controlando que consigan entrenamiento para alcanzar eficacia.[] Nos falta debatir entre todos los argentinos y optar por uno de estos sistemas básicos de producción.[] Después de optar por uno de los ‘sistemas’ podemos ver cual modalidad preferimos: ¿preferimos un estado pequeño o extenso? ¿implementaremos concursos o elecciones para los cargos del estado? ¿nos inclinaremos por promover la industria o los servicios?¿cuales serán las políticas de estado?, etc.. [] Si es que al fin decidimos producir mediante el sistema de planificación centralizada de la economía debemos violar necesariamente libertades individuales porque el individuo debe estudiar lo que se le ordene para después trabajar en lo que se le ordene y vivir en donde se le ordene, la cual es la única manera de planificar detalle por detalle una economía general.[] Si por otra parte decidimos producir mediante el modelo de libres interacciones competitivas entre particulares ofreciendo entrenamiento para desarrollar la capacidad que la persona elija y paliando solamente las impotencias básicas de los rezagados no necesitamos violar libertades individuales y dejamos que quien viole leyes (penales o comerciales o civiles) por propia opción sea sometido a la ley y pague las consecuencias por la opción que él mismo tomó.[] Esta indecisión de nuestras fuerzas vivas y de nuestra sociedad en su conjunto entre uno de los dos sistemas básicos para generar bienes, que no decide adoptar una de las dos formas básicas de producir, impide aprender a jugar porque se cambian permanentemente las reglas del juego estatizar/privatizar y es el caldo de cultivo en donde se incuban tan increíbles bandas de falsarios intelectuales politiqueros argentinos en el gobierno e inútiles cuasi delincuentes, como lo son los politiqueros argentinos.

    Reply
  • April 8, 2008 at 5:43 pm
    Permalink

    Gracias a vos Juanjo, por el momento no hay ofertas.

    Reply
  • April 8, 2008 at 6:21 pm
    Permalink

    El kirchnerato confunde democracia con mayoricracia (gobierno del pueblo), la democracia sin república (limitación de poderes) es una tiranía más.

    Reply
  • April 8, 2008 at 6:45 pm
    Permalink

    La difusión de articulos como éste de José son la mejor manera de desnudar la naturaleza perversa del régimen y recordarnos sobre la existencia de remedios constitucionales para estos padecimientos.

    Reply
  • April 8, 2008 at 9:12 pm
    Permalink

    Resulta paradojico que aquellos que se llenan la boca cantandole loas a la democracia le nieguen a los ciudadanos la democracia mas perfecta que las sociedades han conocido. Hablo la de la democracia del mercado, en donde los deseos de cada uno pueden ser satisfechos, sin imposiciones autoritarias de mayorias circunstanciales ni imposturas absurdas sobre la “voluntad del pueblo” y disparates por el estilo…solo en los mercados…un flano con nombre y apellido entra en relaciòn mutuamente beneficiosa con otro mengano sin opresiòn, sin coacciòn y sin sofismas…solo su voluntad.

    Con respecto a la deposicion de los gobernantes varios pensadores han tratado el tema…Juan de Mariana en 1599 en su famoso De Rege et Regis Instituitione (Del Rey y de la Instituciòn Real) trata profusamente el tema del regicidio, tema que con variantes Thomas Jeffersen tambìen introdujo en la declaraciòn de independencia de USA (que cabe aclara no dice una palabra sobre la democracia). Lamentablemente solo unas minorias ilustradas se atreven a contradecir los pensamientos cuasireligiosos introducidos por decadas de adoctronimiento en la la cabeza descerebrada de esos antropoides a los que los sistemas politicos modernos encima les dieron el voto, herramienta que invariablemnte la usaran como instrumento de su envidia, su resentimiento y destrucciòn hacia todo lo que consideran superior, sublime y por lo tanto inalcanzable. Solo en estos tiempos modernos, con la aboliciòn de las verdaderas asitocracias (que es el unico segmento que le pone freno definitvio al poder, de ahi el celo de todos los gobernantes en destruirlas), se pudo institucionalizar la envidia como inspiraciòn para que gente que vendiò su honor y su moral (a las superticiones y envidia de las masas) por un trabajo escriba normas que luego seràn ejecutadas por otro grupo de personas que han puesto su trabajo por encima de toda justicia y sentido comun…Esa es la verdera naturaleza de la democracia politica actual….solo una tenue y difusa sombra de aquella isntituciòn creada por los atenienses….

    Reply
  • April 8, 2008 at 11:11 pm
    Permalink

    Otro tema de los que plantea Jose que merecen algunos comentarios adicionales…sobre todos a los que creen en la correcciòn politica , en las constituciones y todas esas gansadas.
    En el siglo XVII comenzò un movimiento intelectual que comenzò a poner en tela de juicio el origen divino de la autoridad real ya que este argumento lejos de ser un freno a las ambiociones y tendencias despoticas de los gobernantes se habia convertido en la razòn de ser esas arbitrariedades. Entonces algunos intelectuales invetaron una serie sofismas y explicaciones pseudofilosoficas (o plseudoreligiosas) sobre la representatividad, la divisiòn de poderes etc. etc. etc….al principio dio resultado, mientras aquellos que habian desarrollado el concepto estaban con vida o mientras vivian aquellos que habian estado cerca de los creadores de estas entelequias republicanas…pero el tiempo luego hizo estragos y lejos de ser un freno para la arbitrariedad y el despotismo, el sofisma de la representatciòn popular se transformo el la causa de todos estos atropellos (presten antencion a los argumentos de la tilinaga botoxica y el gusano estrabico sobre la legitimidad de sus barbaridades).
    El gran prolbema es que liberales luego perdieron el rumbo y en vez de luchar por el fin , es decir la libertad, hicieron una simbiosis entre la libertad y la corporizaciòn de sus entelequias y de ahi en mas se hicieron defensores de un sistema sin pensar si quiera si este seguia cumpliendo los fines que se suponia tenia que satisfacer, es decir preservar y asegurar la libertad y no una entelequia denominada constituciòn, es decir el liberalismo se creyo su propio mito y ahi comenzò una nueva era de opresiòn colectivizada en donde hasta la envidia se ha insittucionalizado y en donde un presidente “democratico” hoy tiene mas poder que el que alguna vez pudo haber soñado Luis XIV , Cesar o Napoleon.
    Por eso ahora el gran desafio de los LIBERALES EN SERIO (no los que les gustan participar del club institucionalizado del libralismo) es crear un nuevo mito y convencer a la masa de antropoides descerebrados con voto…Unprimer paso es algo que viene planteando Jose hace rato y es la de llevar nuevamente el gobierno a escala humana, es decir reducir los estados nacionales a su minima expresiòn, solo admisnitradores de las relaciones exteriores, defensa y tribunales

    Reply
  • April 9, 2008 at 12:46 am
    Permalink

    Apoyo ambas propuestas aquí presentadas: José al Congreso de la Nación, y difusión masiva de estos artículos.

    Creo que el apoyo sería mayor de los pronósticos más optimistas.

    Reply
  • April 9, 2008 at 12:53 am
    Permalink

    Como diria Groucho FZeroX ¿quién podría confiar en un partido que me llevara a mi de candidato?

    Reply
  • April 9, 2008 at 11:19 am
    Permalink

    Bueno, José. Por estos pagos estamos expectantes algunos que estaríamos dispuestos a encolumnarnos en el trabajo de ese partido. Si hay algún boroco infiltrado: justicia interna, escrache digital y lo que haya que hacer.
    También unas ruedas de recaudación podemos organizar… Alberdi sonríe esperanzado.

    Reply

Leave a Reply