La respuesta de Michetti

En respuesta a aquella frase dicha un domingo en La Clave y a los comenarios que se hicieron a partir de ahí, Gabriela Michetti, candidata a “vicejefe” (perdón por el entre comillado pero más allá del narcisismo de los “constitucionalistas” de la ciudad, la palabra correcta es subjefe) de gobierno, acaba de responder lo siguiente.

“El día que dije eso en el programa de Grondona fue en el marco de una discusión que, desde mi humilde punto de vista, no es buena para dar en el contexto de las elecciones de la ciudad. Me refería a nuestra relación con el gobierno nacional en caso de ser nosotros gobierno local. Creo que caer en la trampa de nacionalizar una vez más la elección de autoridades para la Ciudad de Buenos Aires es desperdiciar la oportunidad de poner el foco en los problemas que tenemos como porteños, viviendo todos los días una ciudad en la que la calidad de vida se ha deteriorado mucho en los últimos años. Hace mucho tiempo que gobiernos, supuestamente progresistas, han dilapidado los recursos disponibles (que son muchos) y no han resuelto ninguno de los problemas que Buenos Aires tiene, haciendo clientelismo, estructurando situaciones de pobreza e indignidad y ocupándose sólo de mantenerse en las sillas que consiguieron. Soy conciente de muchas de mis imperfecciones y mis defectos (y seguramente con los años conoceré muchos más), pero les aseguro que cuando leí todos estos comentarios no pude dejar de pensar en la cantidad de horas dedicadas a trabajar con mucha vocación y esfuerzo para tratar de aportar lo mejor de mi misma y de toda la gente que forma parte de nuestro equipo, intentando transfomar la realidad con la esperanza de que de a poco va a ser posible. Me costó mucho involucrarme en la actividad política por el temor a perder prestigio y credibilidad y que dijeran cosas malas de mí sin que fueran ciertas. Finalmente, sucede. Indefectiblemente, sucede. La convicción que tengo hoy, (a pesar de que mi calidad de vida ha empeorado considerablemente), de que la única manera de empezar a transformar para bien nuestra vida como comunidad, no la individual, es a través de mejorar las prácticas de la política. me sigue empujando a comprometerme totalmente con esta actividad. No sé si ayudaré en algo, pero trato de ponerle “garra” al proceso sin estar demasiado pendiente de los resultados, porque sino la tentación de bajar los brazos es demasiado fuerte. Creo que en la manera de hacer el camino está la base fundamental de lo que uno verá al final. Pido disculpas por mi reacción emocional, pero les aseguro que no es fácil guardarse las sensaciones que estos comentarios producen, a pesar de todo el respeto que me merecen cada uno de ellos y a pesar también de lo mucho que me gustan las diferencias que se ponen sobre la mesa con la intención de enriquecer y enriquecerse.
Gabriela”

Y a su vez mi respuesta es la siguiente: Licenciada Michetti, gracias por responder a los comentarios hechos en el blog.  Demuestra interés por lo que piensan los ciudadanos y eso me parece muy saludable. Es por supuesto bienvenida rebatir nuestros puntos de vista cuando lo considere oportuno.

En lo que a mi respecta no tengo por qué dudar de sus intenciones ni de su esfuerzo. Si puedo en cambio juzgar sus resultados desde alguna perspectiva que me parezca significativa y evaluar su desempeño junto con la calidad de la oferta que realiza el PRO. Pero no hay nada de personal, creo que usted es una buena persona y lo demuestra al reaccionar de esta manera.

Se el contexto en el que fue dicha esa frase porque fui testigo de ese debate. Está a propósito extraída del contexto pero justamente para darle significación, no para tergiversarla. No hubiera merecido comentarios si de alguna manera los lectores no vieran por si mismos lo que vi al citarla sin que hiciera falta que agregara nada más. Y eso es porque expresa algo que está pasando con el PRO mucho más allá de esta campaña municipal.

Dice que la política nacional no puede meterse en la Ciudad y yo puedo estar de acuerdo con eso. El problema es justamente el contexto, pero no el contexto de su frase, sino el que padecemos los argentinos a quienes ustedes aspiran a representar. No hay problema en que intensifiquen las propuestas de soluciones de la ciudad y tampoco hubiera objetado que dijera “nosotros representamos un proyecto opuesto al del presidente, pero acá estamos hablando de la Ciudad y no quiero hablar de otra cosa”. Y si a eso le hubieran seguido novedades en cuanto a la administración municipal, propuestas de reducciones de impuestos, obras a realizar, definiciones en cuanto a las intrusiones y tomas de fábricas, algo un tanto más jugado en cuanto a qué harán con los cartoneros. O al menos que digan si van a prohibir de una vez los cortes de calles en esta ciudad tomada por la izquierda tonta y el bandolerismo sindical vestido de progre. Ahí me parece que también hace falta que presenten una visión alternativa a la oficial.

Para mi y para muchos de los lectores del blog el conflicto político más importante y el que divide las aguas es que se encuentra roto lo que simplificando podríamos llamar el “contrato social”. Y en la Ciudad también está presente eso, no todas son veredas rotas. El gobierno nacional defiende sus intereses y negocios, terminó con el clima de pluralismo que había imperado en los años que lleva la democracia, quebrantó la independencia de los poderes, eliminó los controles administrativos  y, algo que ustedes saben bien, borocotizó la política y las instituciones. Y lo que observo todo el tiempo de parte del PRO es una evasión de los conflictos que no son suyos sino nuestros, en favor de un marketing a la norteamericana que solo consigue transmitir indolencia en ese, nuestro, contexto. Algo así como si nos estuvieran atacando los indios y se nos hablara del color del que van a pintar las paredes.

Fíjese que todos percibimos el caos de los manifestantes que toman la ciudad en desmedro de las personas que necesitan circular. Ese es un crimen mayúsculo del gobierno contra nosotros. Entre los que se ven atascados todos los días hay gente que debe trabajar el día para cobrar, otros que necesitan llegar a un hospital o visitar a un familiar que a lo mejor no esté mañana. ¿Se puede aceptar semejante desprecio con la vida de los individuos  y permanecer impasible o especulando con que este señor del que hablamos goza de popularidad en las encuestas? Nadie que le haya rendido un servicio real a la Argentina ha leído una encuesta antes de hacer lo que debe hacer.

El problema sufrido en Neuquén y del que el PRO tomó distancia, no fue extraño para nosotros, no es un asunto en el que no había que meterse porque como porteños no nos incumba.

El PRO es un partido nacional y para muchos existía la expectativa de que representaran la vuelta a la república. Hacen falta definiciones mucho más claras sobre el particular. Es por eso que su frase después de haber apoyado su agrupación la exclusión de un diputado de la provincia de Buenos Aires como el señor Patti para congraciarse con quienes reivindican haber intentado hacerse del poder ensangrentando al país, suena mal. ¿Fue ese acto  el deseo de ocuparse de otros temas, comunión con las ideas totalitarias y antidemocráticas que inspiraron esa decisión o simplemente que nadie se anima a polemizar de verdad con el señor Bonasso? Porque si no se animan a ponerse frente a quienes son amenazantes para nuestras libertades de poco nos servirían.

Han pasado cuatro años de tropelías y corrupción desde el poder sin que el PRO ocupara el lugar que la Constitución de 1853, no yo, no los lectores del blog, le asignan de acuerdo a la responsabilidad que la ciudadanía les dio de defender los derechos individuales y el estado de derecho. Es después de eso que la frase pesa.

La idea de presentar a PRO como algo positivo es correcta. ¿Pero desde cuando lo positivo no incluye impedir que el país se siga convirtiendo en el coto de caza de un grupo de truhanes sin escrúpulos? Quiero decir con esto que a mi al menos no me pueden representar si no se oponen a un gobierno que está por completo fuera de la ley.

Su frase no debió decirse, se lo digo con todo respeto, en ningún contexto. Pero una mala frase no sería problema, con decir que en realidad quiso decir otra cosa bastaría para corregirla. Pero el problema me parece que es otro, por eso usted interpreta que lo que dijeron los lectores del blog es duro, casi parece tomarlo como un ataque personal. Pero lo que ve como enojo es un modo de entender la relación entre el poder y el ciudadano, algo que desde la falta de compromiso se descalifica como “ideología” y que en realidad se trata de entender la política como un asunto ético. Y no hablo de la ética menor, casi frívola, de no meter la mano en la lata. Tal cosa no llega a la categoría de elemental. El problema ético en la política es que se está imponiendo reglas a personas y no a piezas de ajedrez y que la imposición solo se admite para defender derechos. Esa es esta “ideología” que nos importa y que, dicho sea de paso, le importó a Juan Bautista Alberdi y a los constitucionalistas de 1853 que hicieron un país mucho más PRO que cualquiera que se nos esté ofreciendo por el momento.

En todo este contexto, mi sensación es que el PRO realmente no es contrario ni aliado del gobierno y eso no tiene nada que ver con esta campaña municipal. Para muchos de nosotros ese es un problema serio. Oímos discursos que perfectamente pueden encajar en la plataforma de cualquiera de los otros candidatos.

Puedo estar equivocado, pero no soy el único que piensa que por ahora el PRO se está quedando en una propuesta al estilo “sonríe, Dios te ama”. A mi no me alcanza.

Espero que esto no lo tome de nuevo como un ataque. Es sólo sinceridad optimista porque usted se mostró receptiva, cosa que le vuelvo a agradecer. Es más, no es algo que tenga que ver con usted en particular sino con el desempeño general de su partido en cuanto a la defensa de la Constitución.Puede decirme: no aspiramos a representar eso. No tendría nada que objetar al respecto. Entre los lectores del blog hay muchos que los votarán, otros que no lo harán y todo es legítimo. Verá que hay una pestaña arriba que dice “tengo un sobre vacío”. Mi indefinición que continúa hasta el día de hoy no tiene que ver con desinterés por la política por cierto, pero creo que es la de muchos. Si logramos transmitirle ese problema, sería bueno para todos.

22 thoughts on “La respuesta de Michetti

  • May 27, 2007 at 12:27 am
    Permalink

    MUY BUENA RESPUESTA!!!

    Se merece tres veces BRAVO, porque es lo que muchos pensamos pero no poseemos la dialectica que usted tiene.

    Muy bien, pq esta es una nacion, y nosotros ciudadanos no nos vemos representados por nadie. No en este momento de la historia.

    Es mas de lo mismo. De todas maneras, agradecemos a esta señora su Mea Culpa, en cuanto se va aprendiendo al caminar, pero los principios deben ser siempre los mismos, el derecho y nuestra constitucion, respetarlos y hacerlos respetar.

    Rezaremos para que todos tengamos la mente clara y sepamos votar, confiemos que Dios nos guie. Y que Dios abra los corazones de quienes guiaran nuestros pasos en los proximos 4 años legislando y trabajando para la nacion, no para sus bolsillos.

    Reply
  • May 27, 2007 at 1:00 am
    Permalink

    Jose, excelente respuesta, realmente te felicito y nunca voy a dejar de felicitarte por defender la constitucion y el Estado de Derecho.
    Yo aspiro a que volvamos a tener unpais igual al del periodo que abarco entre 1853 y 1916, desde caseros hasta el fin de la generacion del 80. Tambien pienso, y esto no se diferencia mucho de la idea que quisiste expresar en la respuesta a la señora Michetti, que el unico partido que represento el respeto a la constitucion y a los derechos individuales en la Argentina fue el partido Autonomista Nacional que goberno durante este periodo mencionado.
    Yo quisiera para Argentina un partido similar a este, que defienda la libertad individual y el Estado de Derecho respetando la constitucion. No se si el PRO representa eso francamente pero si lo llegase a representar, bienvenido sea.

    PD: Jose, no se si la leiste pero en “La frase del Domingo” yo tambien hice un comentario, con todo respeto por supuesto, a la respuesta de la licenciada Michetti.

    Reply
  • May 27, 2007 at 1:33 am
    Permalink

    “No sé si ayudaré en algo, pero trato de ponerle “garra” al proceso sin estar demasiado pendiente de los resultados, porque sino la tentación de bajar los brazos es demasiado fuerte.”
    Con esta frase me ayuda mucho a definir mi no voto.
    A qué tipo de público se dirige?. Yo sé muy bien que ningún gobernante que pueda elegir es super-algo y que puede fallar. Pero ese es MI riesgo. Si no está convencida de que puede aportar algo valioso, como puede esperar que yo la apoye?.
    Para mi corrección política tiene que ver con compromiso y sólo me “representa” alguien que cuando asume uno lo hace con convicción de que lo que promete es capaz de lograrlo. Esto de dejar “puertas abiertas” por las que escaparse cuando se fracasa me parece de lo menos correcto.

    Reply
  • May 27, 2007 at 1:38 am
    Permalink

    Si Damian, la vi, muy buena. Por qué no la pegás acá.

    Reply
  • May 27, 2007 at 2:51 am
    Permalink

    Con todo esto del PRO y demás, se me viene a la cabeza algo que siempre pienso. Por qué nunca pudimos tener un partido de derecha en nuestro país? Por qué nunca se juntaron personas con preceptos básicos para captar un electorado afín?

    Fueron las dos bazofias ideológicas más grandes la historia como el radicalismo y el peronismo que con su idea y vuelta en el poder imposibilitaron cualquier creación de poder opositora? O se crean partidos como la ucedé que después se termina por vender?

    Estamos condenados a vivir entre el peronismo? Porque al final el mismo maneja el país como le parece, y hasta tiene tiempo de crearse oposición propia.

    Ojalá algún día le encuentre resputas.

    Reply
  • May 27, 2007 at 9:14 am
    Permalink

    Estimada Licenciada Gabriela Michetti:
    Es cierto lo que usted dice acerca de los supuestos gobiernos “progresistas” que hubo en la capital federal en los ultimos 10 años, mas que progresistas han sido regresistas y han deteriorado el nivel de vida de la ciudad.
    Esta bien no nacionalizar la eleccion porteña como usted dice, pero tambien es cierto que si Mauricio Macri logra ganar definitivamente las elecciones en Capital esto va a repercutir notablemente a nivel nacional y mas si el PRO hace una buena gestion de gobierno y logra solucionar en parte los problemas que padecemos los porteños(que obviamente no se pueden solucionar en 4 años pero mucho se puede hacer).
    Me parece magnifico que se forme un partido de centro-derecha moderno,liberal y progresista(no conservador), de hecho yo apoyaria este proyecto porque realmente hpienso que hace falta un partido con estas caracteristicas a nivel nacional(no solo en la capital).
    Lo que no me parece(al menos a mi claro)bueno es que no se muestren las diferencias con el proyecto del gobierno nacional que todos los que razonamos un poquito nos podemos dar cuenta que a largo plazo no sirve, no se puede tener un gobierno que no garantiza seguridad juridica para inversiones extranjeras, que subsidie absolutamente todo, que se pelee con todo el mundo, y podria decir muchas cosas mas.
    Por eso le digo muy humildemente, licenciada, que no tengan miedo a ser oposicion o contrarios al gobierno, esa es la escencia de vivir en un pais en libertad, porque ustedes saben bien que tienen un proyecto diferente al del gobierno nacional y eso lo tienen que entender no solo los porteños sino todos los argentimos que desseamos, como usted dice, transformar esta realidad y acabar con el clientelismo. Pero para eso se debe acabar con esta maldita diktadura anarkika que nos falta el respeto a todos cuando nos hace recordar el pasado sin pensar en el presente y sobre todo, en el futuro, que maneja los indices de inflacion como se le da la gana, que no le importa un bledo respetar la constitucion, que no pone orden en las calles cuando existe una manifestacion callejera(que es un delito).En fin, señora Michetti, ustedes como politicos que desean cambiar las cosas deben denunciar estas actitudes porque siendo complices(no creo que ustedes lo sean) seguiremos alimentando toda esta calaña.
    Desde ya muchas gracias por leer este comentario, mi nombre es Dario.
    Saludos a usted y su familia.

    Aca esta mi respuesta original al comenterio de la señora Michetti, Jose, decidi pegarla como vos habias propuesto.

    Reply
  • May 27, 2007 at 4:16 pm
    Permalink

    El PRO ha pretendido vender su imágen de opositor a la tiranía gobernante, no obstante no se han opuesto en nada a lo que el kirchnerismo ha pretendido imponer. Sus miembros en el Congreso, o en la prensa no aparecen nunca. Este gobierno que ha sido el más corrupto, el más atropellador de la ley y de la constitución que ha tenido jamás esta nación en su historia va a ser reelegido, no porque tenga una mayoría abrumadora, sino porque no tiene una oposición. Los políticos que se dicen opositores, se han bajado los pantalones frente al gobierno cuando sancionaron la ley de superpoderes, cuando fue denegado el título de diputado a Patti, cuando el gobierno nombró a subversivos en el gabinete sin oponer un voto de censura tal cual lo impone el nuevo texto contitucional desde 1994. No se han presentado ninguna queja o moción para auditar las cuentas públicas, han permitido que el gobierno modifique el presupuesto a su antojo con un simple decreto y marginar al Congreso al ostracismo. No se han opuesto al avasallamiento del poder judicial, permitiendo que el gobierno destituya jueces por sus fallos, algo que no se puede hacer porque vuelve al poder judicial en una farsa.
    Si el PRO es la oposición verdadera, que presenten su programa para que el público lo conozca, deben quitarle al gobierno el monopolio de la prensa y hacer pública su oposición.
    Y en definitiva deben romper todo vínculo, diálogo o negociación con esta tiranía que gobierna Argentina y denunciar sus atropellos ante la comunidad internacional. Cuando se vea la agresividad serán más creíbles como opositores, porque lo que ahora ve mucha gente es que están tratando de conseguir una tajada del pastel del Estado.

    Reply
  • May 27, 2007 at 4:54 pm
    Permalink

    Hace falta en Argentina un partído Libertario y de derecha. Es la única opción al populismo. En Argentina no una pluraridad de partidos actualmente. Peronistas, radicales, socialistas, son todos lineas internas de un partido político que no existe en el derecho pero si en los hechos y es el “Partido Social Estatista” Todos los partidos existentes en Argentina son estatistas y antiliberales, todos tienen un grado de socialismo y todos
    representan sólo un sector minoritario de la población. En el Congreso no hay oposición, todos sus miembros son del mismo partido. En realidad la clase dirigente de los actuales partidos parecen que viven en otra dimensión del tiempo, como si quisieran volver al túnel del tiempo. Ningún dirigente político ha percibido que el socialismo es un fracaso rotundo, que en las naciones donde imperó son las que se deshicieron de él y han adoptado la libertad como modo de vida. Tampoco reaccionan cuando ven que las polìticas estatistas que han tenido las naciones no socialistas como Francia, Alemania, Suecia o Estados Unidos, también ha sido un fracaso rotundo, pues el Estado nunca ha solucionado nada, sino que ha empeorado las cosas o ha impedido el progreso. El Estado ha sido eficaz en la consecución de algunas metas pero nunca ha sido eficiente. La diferencia entre eficaz y eficiente es que ser eficaz es conseguir el logro a cualquier costo y la eficiencia conseguirlo al menor costo. El Estado gasta en la consecución de un fin dos, tres, cinco o diez veces más de lo que puede costarle a una empresa privada.
    El Estado lo han dirigido desde siempre personas ignorantes en la matería que han dirigido; personas que han pretendido imponer su voluntad por la fuerza y en contra de la razón.
    La creación de un partido libertarion no debería caer en el vicio que cayó la UCEDE, porque fue constituído por no socialistas en vez de liberales. Este partido debería formarse con un código de valores tal como:

    -El Estado afianzará la justicia, consolidará la paz interior, proveerá a la defensa común, promoverá el bienestar general y asegurará los beneficios de la libertad.

    -Promoverá que el Estado no ejercerá ninguna función que pueda hacerlo una empresa privada.

    -Establecerá la propiedad privada en todo su derecho, que cada ciudadano haga uso y goce de lo que ha ganado con su trabajo, y abandonará definitivamente el maldito Estado de Bienestar.

    -El partido libertario no hará alianzas electorales con otro partido.

    -Cada miembro del partido, que se marche a otro partido o sea expulsado, no será admitido nuevamente.

    -Ningún funcionario del partido será elegido más de dos veces en la misma función. Y ningún candidato que haya sido derrotado dos veces en una elección será candidato una tercera vez.

    Reply
  • May 27, 2007 at 5:17 pm
    Permalink

    La respuesta me parece muy buena, en especial destaco lo siguiente:

    “El problema ético en la política es que se está imponiendo reglas a personas y no a piezas de ajedrez y que la imposición solo se admite para defender derechos”.

    En cuanto a formar un partido liberal, me pregunto si no es sentarse a la mesa de juego con tramposos.

    ¿No es mejor vigilar desde el llano y ser centinela de libertades y derechos individuales y hacer sentir nuestra voz por canales constitucionales que no sean partidos políticos?.

    Es solo una inquietud, no estoy tan seguro de que funcione en la Argentina.

    Reply
  • May 27, 2007 at 7:55 pm
    Permalink

    Pero Pablito quedamos en la misma de siempre, como unos centinelas que avisan y critica pero que obviamente no tienen ni poder ni capacidad para hace cumplir esa crítica y aviso.

    Con mirar y criticar nos podríamos pasar la vida sin ver un país liberal…

    Reply
  • May 27, 2007 at 8:05 pm
    Permalink

    Pablito, si creamos un partido liberal es para poner en su lugar al Estado. Un partido que no busque el poder para ejercerlo sino para limitarlo. Ese partido deberá fundarse sobre códigos de conducta muy estrictos que no repitan los vicios de los viejos, rancios y podridos partidos.

    Reply
  • May 27, 2007 at 9:08 pm
    Permalink

    Es de valorar la respuesta de la Sra. Michetti, especialmente por el tono en que lo hace, totalmente alejado de la vulgaridad y agresividad a que nos tienen acostumbrados los personajes de esta tragicomedia a la que se refieren como gobierno, y porque no es para nada común en nuestros políticos que se dignen a dar la cara en un foro de ciudadanos preocupados por el destino que se avizora en el horizonte.

    Dicho esto, quiero calificar de excepcional, excelente desde todo punto de vista la réplica de José Benegas.

    Qué espléndida manera de poner las cosas en su lugar, yendo al corazón de la cuestión sin ningún tipo de eufemismo.

    José, ojalá tuviéramos un puñado de dirigentes, periodistas, empresarios, intelectuales como vos. Es lo que está necesitando nuestra república.

    Por lo demás, coincido bastante con lo que expresa Pablito en cuanto a que la mejor manera en que puede contribuir el liberalismo es en función de poner límites al poder, como sabiamente lo estableciera nuestra Constitución original.

    Aunque esto, por supuesto no obsta, y sería incluso deseable, contar con una expresión política, con ambición de liderar los destinos del país, que interprete el pensamiento y sentir liberal, y que contrapese a la mentira socialista, estatista, populista y demagoga.

    Reply
  • May 27, 2007 at 9:10 pm
    Permalink

    Recuerden a Lord Acton:

    “El poder corrompe……….

    “Y el poder absoluto ……..corrompe absolutamente”.

    ¿Quien que detente poder renuncia a una parte de él voluntariamente.?

    No solo no renuncia, sino que siempre busca acrecentarlo.

    La historia lo ha demostrado.

    Por eso, para los liberales…. buscar el poder

    ¿no suena contradictorio?

    ¿Acaso los liberales, sin tener el poder no lograron que se adoptaran las ideas de limitar el poder?.

    Reply
  • May 27, 2007 at 9:15 pm
    Permalink

    Estoy de acuerdo con la postura de Roark, pienso que hace falta un verdadero partido liberal y progresista. Ojo! no me malinterpreten, cuando digo progresista no me refiero a la estupida “centro-izquierda” que tomo tal adjetivo porque los que estudiamos la historia argentina nos podemos dar cuenta que los verdaderos progresisitas han sido los liberales que son colocados a la “derecha”(no importa como los coloquen sino sus ideas).
    Es por eso que me gustaria la idea de formar un partido liberal y progresista y NO conservador ya que la derecha conservadora y nacionalista es la que impuso y llevo al populismo en la Argentina entre otros.
    El verdadero progreso del pais va a llegar con la ecuacion “menos Estado, mas iniciativa privada” y ninguna opcion encarna esto.
    Por esto mismo, bienvenido sea el partido liberal en la Argentina.

    Reply
  • May 27, 2007 at 9:19 pm
    Permalink

    Mi comentario no salió. Mando este de prueba.

    Reply
  • May 27, 2007 at 9:26 pm
    Permalink

    creo que habría que diferenciar tener el poder de usar el poder.
    El que ocupe la presidencia por ejemplo tiene poder. Como usarlo (o no usarlo), el ejercicio que se haga de ese poder es lo que importa.

    El poder que se tiene de llegar a ser poderoso lo tendrá cualquiera que ocupe algun cargo de gobierno pero un liberal no usaria ese poder para ser poderoso sino para serlo lo menos posible mediante el freno a la invasión estatal (pero para ponerle freno se precisa poder hacerlo)

    Es medio terminologico el tema, está el ´poder` verbo y el poder adjetivo que más bien sería la palabra ´poderoso`

    Reply
  • May 27, 2007 at 10:46 pm
    Permalink

    Ok. Mi comentario salió y es el número 12.

    Reply
  • May 27, 2007 at 10:57 pm
    Permalink

    Gracias Néstor. Los comentarios pueden tardar en aparecer sobre todo las primeras vces. Gracias por lo que dijiste de la nota también.

    Reply
  • May 28, 2007 at 12:11 am
    Permalink

    Estoy de acuerdo con la necesidad de la formacion de un partido libertario, lei la propuesta en el blog de Roark y la considero importante, creo que es cierto que luego de 1916 ya no existe ningun partido representante de la libertad y el respeto por la Constitucion, en definitiva, creo que la idea es positiva.

    Reply
  • May 28, 2007 at 12:56 pm
    Permalink

    Hay que destacar la “valentia” de la Licenciada Micheti de enfrentar las criticas que desde aca se le hicieron (yo fui uno de ellos) , y la respuesta de Jose, que al menos en mi caso, representa exactamente mi sentimiento frente a la ambiguedad de Pro ante formas de entender el por que, el para que y el como gobernar.
    Como bien aclara Jose esto es un tema etico y no una cuestion de programas de gobierno, recetas o libretos escritos por expertos en marketing…si no hay una posición etica clara, sobre cuales son los limites que que hay que imponerle al poder, cualquiera sea el origen de este (urnas, hereditario etc.) estamos condenados a cambiar las caras pero no el sistema (o como diria Moreno a cambiar de tirano sin abolir la tirania).
    Un partido que este por la libertad y por la responsabilidad individual (sin estos dos elementos esta visto que no hay progreso tampoco)estaria bregando por una reducción drastica de impuestos, por la devolución de soberania al individuo en lo que a sus elecciones privadas se refiere etc. etc (ya discutido hasta el cansancio en este espacio) y no por congraciarse con un gobierno y lo que es peor con los conspicuos representantes de este sistema de opresion legalizada, que representa exactamente lo opuesto …

    Reply
  • July 14, 2007 at 1:53 am
    Permalink

    Macri y Michetti evitaron dar definiciones sobre política nacional porque sabían que, por ahora, los Kirchner reinan en la Argentina. Ellos no se lanzaron a disputarles la Nación, pues aun no están maduros: simplemente quieren gobernar la Ciudad. Y si les va bien, aspirarán a terminar con el gobierno de los Kirchner.
    ¿Quieren ver al PRO en el gobierno nacional? Entonces déjenlos hacerse los bolu… hasta que llegue el momento adecuado para desalojar a los Kirchner. Que no es el 2007, sino el 2011. Se los digo como alguien que jamás, bajo ninguna circunstancia, se definiría como macrista.

    Reply

Leave a Reply