Macri y la estatua

El perfecto mundo del revés. Por un lado molesta la peronización por un monumento. El signo único que produce la revelación acerca de la naturaleza del PRO es la foto con el candidato y el Pocho en bronce alzando sus brazos, no la legislación que regula los consorcios o el restablecimiento del nefasto impuesto de sellos, por ejemplo. No molestó tampoco algo que es más a favor del mito fundante del actual esquema de poder total, como la estación Rodolfo Walsh o el homenaje al “pañuelo blanco”, que eso si alimenta a la banda en el poder. A la vez había que escuchar decir que votar al PRO se justificaba porque terminaba con “el peronismo”. Una estatua y el cuento se terminó. Lo que para muchos hizo peronista a Macri es una foto, no sus decisiones de gobierno.

Pero no, el peronismo del PRO no consiste en el monumento de Perón. Eso es campaña electoral. Algo muy sencillo, hay que sumar unos puntitos para  entrar en la segunda vuelta, cuando un par de meses atrás nos decían que no tenían que hacer ningún acuerdo porque ganaban directamente en la primera. Un gobierno bien encaminado que le hace mimos al mito peronista, no sería más que la rutina de las relaciones públicas en el poder. Que alguien espere algo mejor del poder en nombre del socialismo vaya y pase, ellos lo idolatran; pero de quienes esgrimen sentimientos republicanos no se entiende. No puede ser que nos notifiquemos de que no hay una cuestión de principios en juego en las elecciones por la más frívola señal, ignorando las más significativas de todos los días desde hace años. Pero como sea, la teoría del principismo antiperonista quedó disuelta.

Ahora hagamos una evaluación oportunista. Hay quienes se apuran a aprobar el acto en base a la realidad electoral o incluso lo disfrazan de otro principismo de última hora: es un símbolo de paz y concordia ¡Que maravilla, cuánto relato! Es el piso que nos deja el kirchnerismo en el discurso. El señor Macri dijo ayer que era el primer peronista y que todos los días se repetía que “mejor que decir es hacer”, porque es ingeniero. La verdad, siempre sospeché que los ingenieros eran todos peronistas; en fin. Cualquiera diría que más que tender una mano a los distintos en nombre del amor y la paz, se subió al caballo del general.

Somos grandes, sabemos que está en juego la continuidad de un sistema criminal feudal, aliado a lo peor del mundo. Sabemos que el resto de la oferta electoral es mediocre, peronista, asistencialista, que debaten a ver quién es más socialista (definición que inspira otros artículos, que generosa es la vida) y que de eso habrá que ocuparse. La cosa del problema “peronista” de parte de estos peronistas con pretensiones de paquetería, era otro oportunismo de bajo vuelo. Les molestaba la aparición de Massa, que se explica nada más por la permanente defección de ellos de entrar en el desafío al poder K de verdad y entonces, agrandados por las encuestas de su asesor genio, crearon para los incautos una división que no fuera K/anti-K, que es el problema que tiene la gente, que tienen sus votantes, sino “peronistas” (nominales) y “anti peronistas” (nominales). Sacaron múltiples libros para explicarse así las cosas, que era la única forma de poder despreciar a Massa (con quién se habían aliado en el 2013) y juntarse con los radicales, sin perder la posición cómoda de no tener que definir al oficialismo K. Si a alguien no le gustaban sus principios, tenían otros.

Claro que Massa es peronista, como lo son todos los que debatieron el Domingo. Claro que Massa estuvo con este gobierno y que eso es inaceptable. Claro que sus anuncios de gobierno no van al fondo del asunto y en algunos casos es pura vaguedad, igual que el del PRO. Pero también es claro que primero había que ganarle a él, porque se necesitan esos votos que tiene que siendo peronistas no quieren a este gobierno, para después enfrentar a Scioli con la mayor fortaleza. El asunto es que estaban agrandados, pensaron que no lo necesitaban y lo disfrazaron todo de principismo, dejando ayer a los que repitieron sus alegatos moralistas pedaleando en el aire.

El PRO tiene dos problemas. Uno su sentido de principismo lábil y otro su  oportunismo grueso y temeroso. Tienen los cables cruzados. Hay que votarlos, pero señores, seamos claros, hay que votarlos por un oportunismo de emergencia, corriendo el enorme riesgo de que aún como remedio sean peores que la enfermedad. O no hay que votarlos, respeto las dos posiciones, todos hacemos oportunismo de alto riesgo en estas circunstancias. Lo único que no tenemos que hacer es engancharnos en retóricas vacías, menos que menos con ese oportunismo  de billiken que habla de valores que no tienen; que es tan retorcido y peronista.

Leave a Reply