Lo que le falta aceptar a Caparrós

Me manda Leandro un artículo de Martín Caparrós que no había leído en el que reconoce que los Montoneros luchaban contra la democracia y se proponían asaltar al poder. Hechos son hechos y es interesante que se acepten como tales para lograr alguna forma de entendimiento. También rompe la gran mentira nacional de unos militares solitarios peleando contra el pueblo que convierte a la Argentina en el paraiso de la negación, con terribles consecuencias en el presente.

Creo que es innecesario que abjure de sus creencias. Por ejemplo de su idea de que la democracia es burguesa y su dictadura es popular o que los militares, tan nacionalistas como este gobierno y casi tanto como los montoneros que hacían su ensalada con el marxismo, luchaban para “imponer un modelo económico”. De hecho, en materia de economía no tocaron nada de la economía mixta existente con las principales áreas de la economía estatizadas. Más estatizadas inclusive que en la Venezuela del nuevo ídolo de la izquierda. Esa es la discusión de ideas e histórica que tendría con Caparrós.

Lo que falta para mi es encontrar motivos para convivir en cosas más simples. Poder mantener las diferencias pero aceptarlas con respeto. Una es esta: el reconocimiento de que sus absolutos no son más justificatorios de la violencia que los de su oponente que tiene el derecho a defenderse. Si el elige creer que lucha por el bien contra el mal, eso no significa que aquél a quién tiene frente a él no tenga derecho a resistir. Y tampoco significa que con el mismo grado de dogmatismo del otro lado puedan entender que la relación bien/mal es inversa. Menéndez lo juzga a él del mismo modo que él lo juzga a Menendez.

Si alguien admite que quiere cambiarlo todo por la violencia debe aceptar que se le responda del otro lado. Pero eso de llamarse a si mismo violencia revolucionaria y a los otros asesinos es trastocar el papel de guapo del socialismo por el de víctima de mal trato sin un mínimo de explicación.

Sería el comienzo de otra historia, porque entonces podría discutirse desde la legalidad actual, la democracia “burguesa” que le asegura discutir las cosas sin ser eliminado, que fue lo que estuvo mal en toda la historia con un fin mucho más útil que el de la venganza que es el de no volver a repetir lo que nunca debió ocurrir.

53 thoughts on “Lo que le falta aceptar a Caparrós

  • July 30, 2008 at 1:30 pm
    Permalink

    El negar lo que paso produce que la historia se vuelva a repetir, como si fuera un péndulo, la sociedad pasara de simpatizar con los zurdos a simpatizar con los militares.
    Como siempre el pensamiento de Caparrós es buscar el culpable fuera, el echar la culpa a USA es típico, lo que no se dio cuenta es que los actores que crearon este país antiproductivo fueron y son los terroristas de los años 70.

    Saludos cordiales

    Reply
  • July 30, 2008 at 1:41 pm
    Permalink

    Es el ùnico paìs donde se condena al ejèrcito ganador de una lucha armada contra bandas ilegales que secuestraron, mataron, torturaron, pusieron bombas en lugares pùblicos matando civiles y pretendìan la toma del poder con la violencia.
    Loe que me queda claro es que èsos asesinos totalitarios y sus adlàteres, son una absoluta minorài en Argentina, como lo fueron mientras asesinaron. El resto, los que vivimos el fuego cruzado yendo a la facultad, al laburo o haciendo nuestras vidas normales, èramos el 99% de la poblaciòn.
    Si hoy dìa se hace una encuesta de si se preferirìa un gobierno de acuerdo a aquellas creencias y la de pelotudos como Caparròs, no serìa el 99% el que dirìa NO?
    Dejèmonos de joder.

    Reply
  • July 30, 2008 at 2:55 pm
    Permalink

    Caparrós admite que no eran democráticos que querían imponer una dictadura, que les chupaba un huevo la constitución, hasta ahí todo bien, lo que no en tiendo es eso de “luchábamos por un mundo mejor” un mundo mejor como cual ¿Camboya?

    Reply
    • July 30, 2008 at 3:27 pm
      Permalink

      La verdad Martín, tal vez hubiera sido lo mejor ser como Vietnam, hoy en día tiene políticas de libre comercio además de tratados comerciales muy importantes con U.S. es lo mismo cuando decimos de lo que nos salvamos cuando el imperio Británico en las invasiones, no nos damos cuenta que las colonias inglesas ahora son países estables, modernos y en crecimiento.
      aveces tengo esos ataques de saber que hubiera pasado, por que si comenzamos a ver, no queda ningún estado socialista, mas que el mamarracho de verguenzuela y cocacolibia y próximo argentintonia.

      Saludos cordiales

      Reply
  • July 30, 2008 at 3:46 pm
    Permalink

    La semana pasada pude leer ese artículo y, una vez superada la revulsión que me provoca leer el ideario de ese sujeto, saqué algunas conclusiones:
    1. Nos son favorables las expresiones megalomaníacas de estos personajes, tratemos de difundirlas por cuanto son confesiones de la farsa que se ha hecho carne hasta ahora, adoctrinamiento educativo mediante. Está en línea con las “confesiones” en Pravda/12 hechas en el 85/86 por el tal Falcone hermano de la falsa mártir del cuentito ése de los lápices, donde sin pudor alguno el tipo detalla que su casa era el arsenal del brazo armado de la UES. Estas publicaciones salen en pasquines de izquierda, no pueden argumentar “complot” alguno en su contra.
    2. Luego de declarar Menendez que ellos habín ganado la guerra contra la subversión, expresión que también leí en otros medios afines, leí un comentario que decía que, finalmente, los militares no habían ganado, que fue un “repliegue” al estilo maoísta o algo así, en línea con eso de que la historia la escriben los que ganan, y ya vemos qué se ha escrito en estos años… ahora bien, Caparrós dice que al final Menendez tiene razón en eso, ya que ganó “la patria sojera” o un disparate de similar tono: pues me alegro que crea que han perdido, y de alguna forma tenemos que aprovechar eso a nuestro favor, si reconocen que hay terrenos que no han podido conquistar, pues a defenderlos nosotros.

    Reply
  • July 30, 2008 at 4:02 pm
    Permalink

    Buen post, en general las tesis socialistas pegan por su afan reduccionista. Tienen todas las respuestas porque todo se reduce al bien y al mal (como bien dices), el desarrollo del Estado se transforma en El Señor de los Anillos, solamente que en este caso hay varios saurones que quieren venderse como frodos.

    Reply
  • July 30, 2008 at 4:33 pm
    Permalink

    Lo que se olvidó el memorioso Caparrós es que la violencia hacia el gobierno la ejercieron solo durante el gobierno de facto, sino mucho antes. Por lo cual, la violencia desde el gobierno se ejercito cuando el país era un caos y la revolución armada estaba cerca al triunfo, y que la además la triple A también había empezado antes el trabajo de barrido y limpieza en este país.-

    Reply
  • July 30, 2008 at 4:35 pm
    Permalink

    Decir que los Montoneros lucharon contra la democracia para instalar un Estado socialista es como decir que las cáscaras de bananas son amarillas.
    No dice nada del otro mundo.

    Reply
  • July 30, 2008 at 9:32 pm
    Permalink

    José:
    Menos mal que comentás esta nota de Caparrós. Yo además de leerla en U24, la guardé y reconozco que me sorprendió mucho.

    Conclusiones:
    1. En cuanto a vos José, pienso que además de periodista político tenés una veta de aguzado psiquiatra muy oportuna para el caso

    2. Si bien otros arriba dicen con razón que es obvio aclarar lo que pretendían los “jóvenes idealistas de los ´70”. Yo pienso que no está de más. Para mí fue bueno que alguien aclarara algo obvio,

    “que esos jóvenes nunca quisieron mantener Constitución alguna, simplemente quisieron instalar un régimen marxista en nuestro país”

    “que la gran mayoría de los civiles miramos distraídamente para otro lado mientras se gestaba todo ese movimiento desde antes del regreso de Perón”

    3. Este tema es como la Guerra de Malvinas (que debe haber sucedido en Marte, porque lo que es acá, nadie se acuerda)

    4. Hace unos dìas leí otra nota, creo en U24 sobre los intelectuales y su afán de ser los poseedores de la verdad, de querer siempre decirle a los ricos malos lo que deben darle a los buenos pobres y de creer que por haber pasado por la Universidad están liberados de todo pecado y hasta de escuchar la opinión de otro que piensa diferente.

    5. No me quiero apartar del tema de la nota, pero vieron que la Sra recibió a Cobos “por el respeto a las instituciones”???

    y yo que pensé que se estaba muriendo de ganas y por eso había cancelado su visita a Berazategui, o qué sé yo dónde para inaugurar una rejilla pluvial-.
    Yo pensé quelo hacía por su fervor democrático y su amplitud mental (o de criterio) ¡Qué desilusión!

    Senza parola

    Reply
  • July 30, 2008 at 11:28 pm
    Permalink

    Excelente anàlisis el de Jose. Obviamente no podemos pretender que Caparros abjure de sus creencias, pero su confesiòn, en cuanto a los objetivos de su “lucha” me parece muy loable. Es decir , reconoce que la respuesta del ejercito tuvo una justificaciòn, y en todo caso los acusa de habeser excedido pero no de haber actuado, tal como pretenden hacerles creer a la masa de corderitos lobotomiazados con voto, los K las bonafini y demàs…
    A mi me resultò sorprendete la confesiòn de Caparròs, por el cual tengo una profunda antipatia y repulsiòn, pero haberse atrevido a poner las cosas en perspectiva historica (no pigñanizada) es una buena base para comenzar una polemica…Si tuviesemos la oportunidad de debatir por lo menos partiriamos de hechos y no de fantasias o de historias cercenadas … de ahi en mas juegan mucahs cosas, obviamente él se refiere a un mundo que solo existe en su confundida cabeza , en donde mezcla caramelos con canillas . El proceso militar fue mucho mas estatista que Alfonsìn…de hecho este ùltimo no solo privatizò empresas, canales de televisiòn sino que tambìen intento privatiar los telefonos y aerolineas…es decir el solo hecho de intentar justificar los 90 y su proceso de apertura economica como una consecuancia de las politicas de Martinez de Hoz es un ejercicio de imaginaciòn suprema … en todo caso la apertura economica de los 90 se produjo precisamente por el ROTUNDO FREACASO DEL MODELO ESTATISTA implantado en la decada del 30, el proceso no fue una ruptura ni mucho menos …y ahora estamos viviendo un retroceso hacia esos mismos años.
    Pero me fui por las ramas, lo importante es que primero establecamos los hechos, despues podemos discutir sobre las interpretaciones, y en eso tengo que reconocer que Caparros me ha sorprendido para bien …. Seria interesante debatir con él sobre la base de las objeciones que hace Jose…(¿lo podès entrevistar en el programa??)

    Reply
    • July 31, 2008 at 10:26 am
      Permalink

      Leandro:
      “lo importante es que primero establecamos los hechos, despues podemos discutir sobre las interpretaciones, y en eso tengo que reconocer que Caparros me ha sorprendido para bien …. Seria interesante debatir con él sobre la base de las objeciones que hace Jose…(¿lo podès entrevistar en el programa??)

      Me pareció el párrafo justo. Primero establecer los hechos y luego las interpretacione. A eso me refería cuando dije que José muchas veces tiene que hacer de psiquiatra. Voto por entrevista esclarecedora con Caparrós

      Reply
  • July 31, 2008 at 10:57 am
    Permalink

    Gracias Marta pero soy anti psiquiatría!

    Reply
  • July 31, 2008 at 11:53 am
    Permalink

    “Menéndez lo juzga a él del mismo modo que él lo juzga a Menendez”.
    No comparto esa frase en lo más mínimo, Menéndez logró lo que no logró Caparrós, tomar el poder por la fuerza. Entonces, lo que luego acontenció es que los juzgados por Menéndez estén ahogados en el Río de la Plata, viven en España o regresaron a la Argentina luego de la dictadura, mientras que Menéndez fue juzgado por un Juez Natural, respetando las garantías constitucionales. Como síntesis, son punibles ambos delitos, la pretendida toma del poder por Caparrós pero en MUCHO MAYOR MEDIDA la efectiva toma del poder por Menéndez y el uso del poder público para matar, desaparecer, extraditar y demás que llevaron a cabo las fuerzas armadas. Todo ello es al margen de las ideologías políticas de cada uno.
    Como decís vos: “Hechos son hechos y es interesante que se acepten como tales para lograr alguna forma de entendimiento”, y en tal sentido, insisto, no son hechos comparables…

    Reply
    • July 31, 2008 at 12:31 pm
      Permalink

      Leandro II (para no confundirte con el otro Leandro) me refiero al discurso de Menéndez. El dice ustedes son el mal, y Caparros dice el mal sos vos. En ese sentido si se puede invocar la violencia revolucionaria, se lo puede hacer desde ambas posiciones. Unos lograron su objetivo y otros fracasaron. No estoy haciendo juicios de valor sobre unos y otros.

      Lo otro que habría que aclarar es que lo de Menéndez y de los militares está muy pero muy lejos de un juicio con un debido proceso. Es el disfraz de una enemistad con ropaje de tipo legal. ES sólo política y sería muy largo exponerlo acá. Te doy sólo un indicio: ¿Cuántos absueltos hay entre todos los acusados? Un poco raro ¿no? ¿En ningún caso faltaron pruebas al menos?

      Reply
      • July 31, 2008 at 1:56 pm
        Permalink

        Comparto en un alto porcentaje tu opinión, pero hay algo que para mi diferencia todo: para mi no es admisible que se pretenda comparar el terrorismo “de estado” con el terrorismo “privado”. Me parece un grosero error, no admito ni tolero que se tienda a equiparar ambos crímenes. Para ser metafórico, el terrorismo de estado se nutre del IVA, de impuestos, el “privado” (por llamarlo de alguna manera) de los delirantes que lo llevan a cabo. Ojo, opino sin ideologías, cuando hablo de terrorismo de estado, si igualo al de Videla con el de Isabelita -a pesar de la diferencia en la génesis de ambos supuestos-. saludos

        Reply
        • July 31, 2008 at 2:41 pm
          Permalink

          Leandro II, la cuestión del financiamiento es menor. No cambia la naturaleza de ningún crimen. De hecho los terrorists no se financiaban con dinero que ponían ellos, sino con secuestros (dinero de sus víctimas) y plata de otros estados.

          Esa diferenciación es una estrategia defensiva totalmente ineficaz de parte del terrorismo.

          Reply
          • July 31, 2008 at 2:49 pm
            Permalink

            Además la diferenciación supone la aberración de pensar que los muertos de un bando valen más que los del otro.

        • July 31, 2008 at 7:41 pm
          Permalink

          La pequeña diferencia reside en que los otros eran una banda armada, anónima, que ponía bombas a cualquiera. Cómo la desarticulás?

          Reply
          • August 1, 2008 at 9:41 am
            Permalink

            Es muy interesante ese ida y vuelta, con respeto principalmente. Mi opinión, que derivó en mi primer comentario, es que hubo entre los terroristas de estado y los terroristas “pone bombas” una diferencia (para mi) trascendente: uno era el estado, ni más ni menos. Y en ese supuesto equiparo con el mismo nivel de responsabilidad al terrorismo de estado de Isabelita del 75/76 con el de los militares 66/73 y 76/83.
            Pero hubo además otra diferenciación más trascendente aún “la génesis de cada estado gobernante”, que unos tomaron el poder por las armas (militares), otros mal que les/nos pese a varios, accedieron al poder por la voluntad popular. Ese es un inevitable elemento diferenciador que nadie puede soslayarlo, amén que el último golpe tuvo consenso popular (rectius: cuando hablo de “popular”, hablo de mayoría del pueblo y el pueblo lo integran desde el más rico al más pobre, no utilizo el término popular en el sentido de pobreza, marginación ni nada de eso).
            Creo que deberíamos retrotraernos más atrás, no podemos hablar de los Caparrós setentistas (que en los montoneros era un “ancho falso, una sota” según el valor de las cartas en el truco) si soslayamos el “como” y el “porque” nacieron los montoneros, el ERP y demás organizaciones que pregonaban por la lucha armada para tomar (no recuperar, grave error de los “pone bombas”) el poder.
            A nivel nacional, entiendo, no pudo haber un “Perón” si antes no hubiera habido una “década infame” (con “esa” política económica por entonces reintante), como tampoco pudo haber “guerra revolucionaria” si antes no hubo un 16 de junio de 1955, una matanza en José León Suárez y/o también una fuga en Trelew, quienes NO casualmente fueron piezas claves y las cabezas de la lucha armada posterior.
            ¿Como se combatía la lucha armada preguntó uno, como se luchaba contra los pone bombas? No dándole “elementos” para que se generen como tal, para que tengan cierto “fundamento de origen”.
            Suena ridículo lo que digo dado que es inadmisible e injustificable avalar un pone bombas. Sí, es verdad, lo admito, no soy necio, es manifiestamente inadmisible, pero más inadmisible fue haberles otorgado “cierta legitimación” en su origen.
            Porque digo esto: porque una cosa es un grupo de 25 locos pone bombas aislados -aunque estén años en la lucha estilo los vascos de la ETA, por citar un ejemplo con algún que otro elemento en común- y otro cosa muy distinta es un “pueblo o mayoría proscripta y no representada” que, con los años derivó en unos 500 o más locos pone bombas (máxime frente a como estaba el mundo a fines de los 60´y en los 70´).
            Sin la letra A (proscripción, 16/06/55, golpes de estados, matanzas, listas negras, autoritarismo, cierre y afectación de la autonomía de las universidades, intervenciones generalizadas, etc.) no llegamos a la letra B (enfermos mentales asesinos mata inocentes, pone bombas que no tienen perdón de Dios).
            En este orden de ideas, repito, sin la letra A no hay letra B. Los “Caparrós” son una nefasta -y hasta alguno podría argumentar inevitable- consecuencia de la destrucción generalizada de la política, de la opinión, de la clase media, que derivaron en la concentración de poder, el autoritarismo, el abuso de autoridad, la desaparición de la industria nacional y de la soberanía, entre otras consecuencias. Desde ya que aclaro que no soy peronista ni mucho menos, pero no odio a Perón (tampoco soy Gorila) sino que entiendo el origen de su movimiento y creo que si todos lo entendemos, no habrán NUNCA MAS tampoco nuevos “perones”. Todos debemos saber interpretar el “NUNCA MAS”, que les cabe a unos y a otros…

          • August 1, 2008 at 10:39 am
            Permalink

            Qué es lo que habría que haber hecho es algo muy largo de discutir y además ya no hay oportunidad para probarlo. La cuestión es estudiar responsabilidades y responsabilidades de qué. No vale cambiar los argumentos y sumarle diferencias para hacer safar al terrorismo argentino tan orgulloso e impune como está. Los militares tomaron el poder y de eso son responsables, los comandantes que asumieron ese rol y se tienen que bancar las consecuencias y las incomprensiones en su caso de sus actos. Por otra parte combatieron respondiendo a un ataque. No tenían ningún propósito político en eso, cumplían con su deber, responder a cualquier ataque sin que tuviera ninguna importancia la ideología del atacante. Ellos no eligieron el enfrentamiento y SON MÁS VICTIMAS DEL ESTADO que los propios terroristas que BUSCARON LA SITUACIÓN y eligieron tomar las armas con todos sus panfleto en la cabeza. Unos fueron agresores y otros respondieron. Esa es la base de la situación. El resto son casos particulares en los que vamos a estar de acuerdo. Una cosa es hablar del golpe, otra cosa es hablar de la lucha armada como cosa general y otra cosa es hablar de crímenes.

          • August 1, 2008 at 10:55 pm
            Permalink

            Che tocayo…cuidado con retrotaerte tanto por que quizàs llegues a que la culpa de todo la tuvieron Adan y Eva…Lo cierto es que un grupo de ignornates exaltados violentos y asesinos , que habian sido encarcelados y ajusticiados como correspondia, una noche de 1973 fueron puestos en libertad y no solo atentaron contra los jueces que los habìan encarcelado sino que siguieron con su sanguinario raid de violencia … El poder politico se batio en retirada como ratas por tirante, no sin antes descalabrar aboslutamente todo, y le tiraron el poder en la cara a los militares…Te recuerdo que estos tipos se alaron contra un gobierno democratico, al momento del golpe no es muy alocado afirmar que estrategicamente ya estaban derrotados. Y como señalaba en un post reciente anterior, primero establezcamos los hechos y despues comenzamos a discutir….Y los hechos son los que te resume Jose….
            Otro tema que tampoco entiendo es esa sacralidad que le pones a la palabra “Estado”, el estado es una entelequia inexistente, es en el mejor de los casos la forma impersonal que el poder elije para tratar con sus ciudadanos, si alguien cometio actos terroristas desde el poder o fuera de el no cambia la naturaleza del acto en si sino que lo unico que cambia es la posibilidad de infringir daño, es decir en el mejor de los casos es una diferencia de grado y no de especie….y conviene repetri lo que te comentò Jose, estos asesinos se beneficaban con los impuestos de ciudadanos extranjeros y con el producido de los secuestros, no eran ellos los que producian la riqueza con la cual salieron a matar y asesinar. Ellos, en sus alucionaciones mesianicas eligieron un camino, tuvieron que haber pensado que este camino iba a tener consecuencias, si salis a matar gente tenes que pensar que estos no se van a someter mansamente a tus designios sino que van a reaccionar…y si te alàs contra el poder, lo màs probable es que el poder reaccione con todos los medios a su alcance, no van a salir a contratar a otro para que lo haga…es decir el mal llamado terrorismo “de estado” es la consecuencia lògica de haber levantado en armas contra “el estado”.

            Resulta francamente patetico que luego de hacerse los machos contra los “pesados” salgan como mariquitas a llorar por los pesados les respondieron con toda su fuerza (es como si vos salis a pegarle a un patovica y pretendas que este se defienda pero con una mano atada y los ojos tapados) esa actitud me da verguenza ajena …

            Los crimenes cometidos en esa lucha ya habian sido juzgados (y no muy de acuerdo al orden legal supuestamente vigente, tal como te dice Jose, pero al menos se juzgaron ambos bandos y se condeno a los responsables)…

  • July 31, 2008 at 2:16 pm
    Permalink

    Este falso argumento de el “terrorismo de estado” es el que hace que hoy los militares sean juzgados en parodias de juicios que solo son posibles gracias a la victoria militar sobre la guerrilla que todos nosotros ( Leandro incluido ) disfrutamos hoy en dia, mientras los terroristas, asesinos y guerrilleros estan libres, son tratados de heroes por algunos y forman parte del gobierno…

    La hipocresia de nosotros los argentinos es que usamos a los militares para librarnos de la guerrilla criminal y ahora pretendemos juzgarlos porque nos declaramos horrorizados por los excesos…

    Por eso Menendez esta preso y Caparros puede escribir algo semejante, esa es la unica realidad que subsiste…

    Reply
  • July 31, 2008 at 2:20 pm
    Permalink

    Comparto la opinión del post y me pregunto por qué Caparrós no avanza, de manera adulta, un poco más allá.

    Caparrós es más astuto que otros narradores de los setentas y ochentas. Tiene talento y se lo reconoce como un referente intelectual creíble para aquel segmento de la opinión pública que busca puntos de vista más novedosos, no tan trillados, de nuestra historia más reciente.

    En este artículo no recurrió a la figura instalada en el imaginario colectivo de los “jóvenes idealistas que luchaban por un mundo mejor” (como diría mamá Hebe). Directamente habla de un movimiento armado que tenía como objetivo asaltar el poder para eliminar el régimen democrático y transformarlo en un sistema marxista. Hasta ahí, todo bien, porque se ajusta a la verdad. Pero, ¿se hace el distraído o es que no sabe que faltan elementos para que su artículo sea realmente un análisis acabado de la época,sus personajes y el juicio justo de valor de las cosas?.

    En primer lugar, su testimonio no es una revelación. Cualquiera que conozca básicamente cuál era el contexto histórico de la época sabe que en Argentina pasaban las mismas cosas que en el resto de America Latina (y el resto del mundo). Sabe que el paradigma de la época estaba signado por el binomio capitalismo versus comunismo, y que el formato de la conquista ideológica estaba basado en la guerra de guerrillas. El aspecto “novedoso” de Caparrós es que lo mencione como una variable válida del análisis. De lo que no hace mención, y, ahí sí, cae en un lugar común, es que, entre otras cosas, la acción militarizada de los terroristas consistió en cometer asesinatos de adultos y niños, civiles y uniformados. Tampoco menciona que este bando cometió también torturas aberrantes dignas de “hijos de mil putas”, como por ejemplo, en el caso Larrabure.

    Esa manera de categorizar, soslayando la violencia de la acción civil armada, aporta a la guerrilla una identidad lavada, ascéptica, que podría inducir a que cierto público desprevenido pase por alto qué métodos de conquista del poder utilizaron aquellos hombres, o crea que actuaron de manera indolora, donde lo único discutible pasaría por la aceptación, o no, de la postura ideológica (en pro o en contra del régimen marxista).

    Lograda la proyección parcial de la identidad de la lucha civil armada, transformada en algo nada más que opinable, Caparrós vuelca toda su carga subjetiva, parcial, hacia el otro lado de la vereda, en este caso corporizada en la figura del “hijo de mil puta de Menéndez”. A esta altura, se le cae el artículo hasta el fondo de lo burdo. De un lado, un análisis pretendidamente ascéptico, del otro, un argumento basado en un insulto de barricada. No le falta talento para describir racionalmente su pensamiento sobre la actuación del general Menéndez, pero cae en una exclamación infantil. Es raro eso.

    Lo mismo, cuando menciona algún reproche a Firmenich y a los otrora activistas que hoy acompañan al gobierno, donde pareciera retornar a un pensamiento sesudo, y donde soslaya calificaciones con igual o parecido tenor que el volcado al militar enjuiciado. Y donde tampoco coloca a unos cuantos de estos personajes en el sitio donde deberían estar: dudosamente millonarios, traicioneros con sus camaradas, con pactos secretos con el gobierno de facto, espías, etc.etc.etc.

    En fin, aplica una estrategia argumentativa de apariencia novedosa, pero que, en su conclusión final, termina cayendo en el lugar común de siempre: de manera solapada, posicionar al uniforme del soldado como el estigma de nuestra sociedad. Todo suena a un escupitajo pseudo intelectual.

    Reply
  • July 31, 2008 at 5:06 pm
    Permalink

    Si no fuera por Caparrós yo seguía creyendo que los jovenes idealistas fueron reprimidos por usar el pelo lago,

    cantar canciones de protesta y escribir paredes con aerosol.

    Gracias Caparrós por abrirme los ojos!!.

    Por otro lado creo que la mamá de Menéndez es una digna señora.

    Reply
  • July 31, 2008 at 7:38 pm
    Permalink

    Nadie recuerda lo sucedido ayer. y tampoco se informan.
    En los 70 – Durante Cámpora, Perón e Isabelita – los señores montos, ERP, y varios más, ponían bombas en escuelas, supermercados, calles, secuestraban para obtener platita para la lucha armada contra el “poder democrático”.
    Nadie se acuerda hoy que a los milicos no los trajo la SRA. Los pedía el pueblo. Hartos de asesinatos.
    No voy a discutir que extralimitaron. Pero … y siempre hay un pero! Cómo combatirían la droga de hoy Ustedes? Y a esos que salen a asesinar gente por 10$ para la “merca”?

    Reply
  • August 1, 2008 at 10:27 am
    Permalink

    Para mí no existen delitos comunes y delitos especiales (cometidos por el Estado).
    Los delitos son delitos, los cometa el Estado, las empresas, los individuos o quien fuere, y hay que castigarlos como tales.

    Reply
  • August 1, 2008 at 11:11 am
    Permalink

    Estimado José Benegas, la lucha armada, para mucha gente -sin que ello signifique que tengan razón- nació el 16/06/55, con el bombardeo a la Plaza de Mayo. Podemos discutir añares al respecto, pero previo a ello no hubo un hecho violento, armado y cobarde de tal magnitud que “justifique” (entre comillas, que le “de pie”, como expresara en el anterior posteo) a tal salvaje acontecimiento. Los militares -apañados por un palpable y notorio sector nacional y en menor medida internacional- elegieron ese tipo de enfrentamiento y así propusieron las reglas del juego desde el propio inicio. Lo siguieron rápidamente y sin dudarlo al poco tiempo con los fusilamientos a un General rebelde (Valle) y a sus “secuaces”, con la represión y la censura e instalaron la violencia ARMADA en la sociedad. Si Perón instaló previamente la violencia “moral” es algo discutible y opinable. Pero NO ES CIERTO QUE LOS MILITARES se defendieron, ello no lo comparto ni a cuenta gotas, los militares atacaron, mataron, se instalaron en el poder y luego repelieron a los criminales pone bombas unos quince años después. Amigo, las cosas por su orden, por su orden lógico y cronológico principalmente. Ah! el “terrorismo argentino” debe ser castigado, eso es indiscutible, como entiendo debería ser indiscutible el análisis cronológico de los acontecimientos.

    Reply
    • August 1, 2008 at 1:01 pm
      Permalink

      Dos pequeñas acotaciones para este señor leandro que no es el que posteaba habitualmente aquí:

      1) El bombardeo de junio del 55 no tenía por objetivo la Plaza de Mayo, sino la Rosada, las condiciones meteorológicas de nubes muy bajas impidieron mayor precisión en el ataque.

      Lo mismo vale para las bombas contra la antigua residencia presidencial, predio que hoy ocupa la Biblioteca Nacional.

      Aclaro esto porque algunos falsificadores de la historia pretenden hacer creer que el bombardeo del 55 fue “contra el pueblo”.

      2) La violencia de Perón no fué solo “Moral”.
      En la sede de la Polícia Politica de Perón entonces “Coordinación Federal” funcionaba un centro de torturas e interrogatorios a los opositores, a cargo de los Comisarios Lombilla, Cardozo y Amoresano.

      Leer entre otros los libros de Hugo Gambini sobre el Peronismo antes de hablar al pedo.

      Reply
      • August 1, 2008 at 3:03 pm
        Permalink

        Estimado:
        “Hablar al pedo”: me suena a quien quiere callar a los demás. Y no me agrada en lo más mínimo, lo siento si soy sincero con ello.
        “las condiciones meteorológicas de nubes muy bajas impidieron mayor precisión en el ataque”: Releer esto me genere náuseas…. es decir, en vez de matar a decenas de inocentes hubieran destrozado la Casa Rosada, matado granaderos, y demás y cuantos inocentes hubieran muerto si era un día soleado “peronista”?? No se si estar contento o triste por esas “nubes santas”, según tu explicación. Sin embargo, las condiciones metereológicas no impidieron que los aviones sigan rumbo a Uruguay, no? Por más excusas “en nubes bajas”, hubieron varias bombas que cayeron en la plaza, nadie puede falsificar ese dato histórico.
        “Coordinación Federal”. Claro que la conozco, como también se que los “interrogatorios” con picanas habían sido un invento argentino de la década del 30. No justifico -bajo ningún concepto- los interrogatorios, y el tema no da para volver a la década del 30 porque entendí -a riesgo de equivocarme, más lejos de considerar que otro habla al pedo- que el tema en debate es la lucha armada, no los interrogatorios o picanas que venían de antemano, por gente que trabajaba en ello desde hacía años. Allí no se mataba ni se desaparecía, se torturaba, como se venía haciendo -lastimosamente- desde hacía 10/15 años. Las matanzas a diestra y siniestra aparecieron unos pocos años más tarde.
        Y, por cierto, armas -bombas en realidad- también cayeron en 1953 en la Plaza de Mayo, por, entre otros De la Serna, De vedia y Mitre, Bustamante y tantos otros pone bombas detenidos y torturados -no asesinados- en la Comisaría 3º que está en la calle Tucumán, en la Capital Federal).
        Saludos, opinar distinto, similar o igual nunca es al pedo.

        Reply
        • August 1, 2008 at 5:26 pm
          Permalink

          Te respondo en 2 renglones:

          Nunca se me ocurriría coartarte la libertad de seguir hablando al pedo.

          Reply
    • August 1, 2008 at 2:39 pm
      Permalink

      Leandro esa supuesta respuesta a lo del 55 es una enorme falacia. La violencia de los setenta era parte de un plan para tomar el poder, como bien lo aclara Caparros acá (qué tienen que ver las víctimas de los montoneros con ese bombardeo? qué tienen que ver las víctimas de los bombardeos con los montoneros? nada), de revoluciones marxistas promovidas desde Cuba y la Unión soviética. No es que creen eso, mienten descaradamente, le recomiendo que oiga mi polémica con Dante Gullo al respecto: http://josebenegas.com/2008/01/21/dante-gullo-sobre-la-violencia-montonera-y-los-delitos-de-lesa-humanidad/

      Reply
      • August 1, 2008 at 6:23 pm
        Permalink

        José… que tienen que ver lo Montoneros con las víctimas de la masacre del 1955?
        Eso es opinable, yo creo que casi todo. Desde 1955 en adelante, sólo estaba la figura de Perón vía los sindicatos de derecha, es más, los Montoneros no nacieron como “zurditos” sino como nacionalistas y varios años más tarde que la resistencia sindical. La ausencia de la pata izquierda de resistencia peronista la completaron ellos, fue la brecha que encontraron. Pero, decir que los montoneros eran marxistas es un error, grosero error. Perón odiaba a los marxistas, los perseguidos políticos en su gobierno 1946-55 fueron principalmente los socialistas, no los únicos, fue la continuación de la corriente iniciada unos 15 años antes (que ya habían acabado con los poquitos anarquistas preexistentes). Si bien se reunió con el Che Guevara, nunca lo apoyó. La Revolución Marxista la quería hacer Guevara desde el norte y no lo logró, lo mismo que el ERP desde Tucumán. Las cosas por su nombre…
        Ah! Claro que los montoneros querían el poder, alguien en su sano juicio lo dudó? Los sindicatos también, los militares también, Perón también y el ERP también. Y creo que muchos de ellos NO eligieron el camino correcto para acceder al mismo, y tuvieron en las armas el elemento común.
        Por último, Pablito, te agradezco enormemente de dejarme hablar (o escribir) al pedo, se que vos me lees y con eso duermo tranquilo

        Reply
        • August 4, 2008 at 10:05 am
          Permalink

          Me repetís lo mismo que me dijiste antes. Te repito la misma respuesta.Los terrorismos latinoamericanos estaban todos entrelazados y a su vez tenían vínculos con otras organizaciones terroristas inclusive la OLP. Y nada tenía que ver con la historia argentina. Esa supuesta vinculación es una mentira de las tantas que dice la izquierda argentina. Ni ellos eran víctimas del 55 ni sus víctimas eran autores de lo del 55, no repitas cosas como loro.

          Reply
          • August 4, 2008 at 11:24 am
            Permalink

            Para completar lo que comenta José:

            Las organizaciones terroristas estimuladas por Perón fueron adaptando la justificación de su violencia homicida en el transcurso del tiempo:

            Cuando Perón estaba en España decían que “luchaban (Mataban) por su retorno”.

            Cuando Perón retornó al poder: “Luchaban (Mataban) contra Lopez Rega y la “Burocracia Sindical”.

            Cuando el Proceso tomó el poder “Luchaban” (asesinaban) “contra la dictadura Militar”.

            Como se puede ver los muchachos erán muy adaptables a las circunstancias.

  • August 1, 2008 at 12:58 pm
    Permalink

    Dos pequeñas acotaciones para este señor leandro que no es el que posteaba habitualmente aquí:

    1) El bombardeo de junio del 55 no tenía por objetivo la Plaza de Mayo, sino la Rosada, las condiciones meteorológicas de nubes muy bajas impidieron mayor precisión en el ataque.

    Lo mismo vale para las bombas contra la antigua residencia presidencial, predio que hoy ocupa la Biblioteca Nacional.

    Aclaro esto porque algunos falsificadores de la historia pretenden hacer creer que el bombardeo del 55 fue “contra el pueblo”.

    2) La violencia de Perón no fué solo “Moral”.
    En la sede de la Polícia Politica de Perón entonces “Coordinación Federal” funcionaba un centro de torturas e interrogatorios a los opositores, a cargo de los Comisarios Lombilla, Cardozo y Amoresano.

    Leer entre otros los libros de Hugo Gambini sobre el Peronismo antes de hablar al pedo.

    Reply
    • August 1, 2008 at 3:50 pm
      Permalink

      La guerra revolucionaria marxista hubiese existido con o sin el bombardeo del 55. Basta mirar el resto de america latina y del mundo para comprobarlo. Era parte de la guerra fria (que no fue nada fria)y habia muchos hijos de puta entonaditos y enceguecidos por la linda fabula del comunismo.

      Reply
      • August 1, 2008 at 6:32 pm
        Permalink

        Rodrigo… tu punto de vista es muy prudente, a mi modo de ver. Probablemente sea cierto como tal. El tema es que en la Argentina, a diferencia de Chile, por ejemplo, nunco hubo un movimiento socialista ni comunista serio y democrático. Es más, el primer gobernador socialista de una provincia es Binner, en Santa Fe, a centenas de años desde la fundación de ese partido. Por ello es probable que hubiera habido una corriente socialista fuerte como acontecía por estos pagos, más, en nuestro ispa la existencia de un Perón fue -a mi modo de ver- quien captó la carne de cañón de la “linda fábula comunista” que era el campesinado y la pobreza -que había y hay en demasía-. Lo que habría que indagar es porque existió un Perón, y como tuvo esa capacidad de vencer democráticamente a la unión de radicales, conservadores, el clero y socialistas todos juntos, mezclados y a la vez? Tal vez ahí encontremos otro NUNCA MAS de nuestra historia, como escribiera anteriormente

        Reply
        • August 1, 2008 at 8:02 pm
          Permalink

          comunismo y democracia son 2 palabras incompatibles (por lo menos los que entendemos que las personas tienen derechos basicos e inviolables), asi que sinceramente no creo en movimientos socialsitas democraticos.

          Que Binner sea el primer gobernador del PS no quiere decir que las formulas socialistoides no se apliquen hace mucho en América Latina. No hablo de socialismo puro pero si es por eso Binner tampoco aplica un socialismo puro. No podes guiarte meramente por el nombre de un partido politico, tenes que ver qué hacen.

          Sobre la Argentina de antes de Perón era una Argentina a la que por algo llegaron tantos inmigrantes (no venian precisamente porque les gustara ver un país con lindos paisajes).

          Reply
          • August 1, 2008 at 8:57 pm
            Permalink

            Si hubo un movimiento socialista serio y democrático, de hecho los socialistas de la primera mitad del sigo XX como Repetto, Justo, y Palacios entre otros eran inclusive más librecambistas que muchos conservadores y estaban a favor de la baja de impuestos, después se fueron contaminando por la ideología soviética y dejaron de ser serios.

          • August 1, 2008 at 11:00 pm
            Permalink

            Rodrigo…te diria que socialismo y democracia (bien etnedida y no como la dictadura de mayorias circunstanciales) son incompatibles…el comunismo es una forma socialismo al igual que fascismo y el nazismo

  • August 1, 2008 at 6:57 pm
    Permalink

    Quien hace afirmaciones repitiendo lo que oye de fuentes poco confiables (Charlatanes de cafetín) sin revisarlas y confirmarlas en fuentes confiables,

    corre el riego de hablar al pedo.

    Reply
  • August 1, 2008 at 11:22 pm
    Permalink

    Tocayo….aca estamos hablando de hechos y no de historia contrafactica (disciplina muy interesante por cierto) lo que te dice Rodrigo es lo que invalida tu argumento. Mas arriba te contestè un post tuyo advirtiendote que tengas cuidado al establecer las cadenas de causalidad por que si queres podes llegar a Adan y Eva…. Lo que paso por la cabeza de estos enfermos, ignroantes e imbeciles como guevara que apelaron al asesinato para instalar un regimen estalinista (no veo nada que merezca admiraciòn o elogio ni en los medios ni en los fines de la funesta causa de estos retardados) , corre por cuenta de ellos. Ejemplo, si yo le pego un tiro a mi vecino por que me mira mal no puedo decir que la culpa es de èl por que me mirò mal, la culpa y la responsabilidad es mia que decidi pegarle un tiro … los seres humanos, mal que les pese a todos los socialistoides y estatolatras, son individuos que reaccionan a los estimulos e incentivos que reciben, sus reacciones no estan programadas ni controladas cual si fueran piezas de ajedrez….insinuar que la guerrilla en argenta comenzò con el bombardeo del 55 es tan arbitrario e infundado como decir que la “culpa” de todo es de Colon. Te reitero en el mejor de los casos esas son excusas o las razones que dan estos enfermos para intentar autoabsolverse de los crimiens que cometieron y de la violencia que desataron, pero de ninguna manera puede decirse que esta fue la “causa”, no existe relacion de causalidad entre un hecho y otro, en el medio no solo hay dos decadas sino infinidad de decisiones que individuos de carne y hueso fueron tomando.La guerrilla en latinoamerica, y su represiòn, no puede entenderse sino te fijas que pasaba en el mundo en ese momento . Habia terminado recientemente la guerra del Yom Kippur por la que casi se desata la 3ª guerra mundial con ataques nucleares y todo y una de sus consecuencias fue el embargo petrolero de la OPEP, USA peleaba en Vietnam, y se desmoranaba en la practica (en teoria ya habia destruido en la decada de los 20-30) la basura keynesiana que sumergio en la probreza la mitad del planeta en la segunda mitad del siglo xx dado que comenaba a suceder lo que en teoria no podia suceder…la famosa estanflaciòn…la URSS (que en ese momento existia no era un invento) en el marco de la guerra fria apostaba al fin del capitalismo y financiò la inserrucciòn armada en todos los paises luego del fracaso rotundo de Chile intentaron crear un foco (la famosa teoria del foquismo) aca en argenta y tambìen fracasaron… con todo este largo speech lo que te quiero decir es que para discutir hay que establecer los hechos y considerar el contexto , no se puede hacer lo que hace el ideologo de pigna que utiliza la historia para probar sus estupidas teorias autojustificatorias del fracaso argento en una imaginaria confrontaciòn entre derecha y el resto, mirando al pasado con los ojos de hoy. Eso es mezclar peras con bananas y obviamente el resultado es cualqueir cosa , por que segùn esta bizarra metodologia casi podès probar cualqueir cosa… tal como haces vos, que “crees” que la violencia en argenta comenzò con los bombardeos a plaza de mayo contra peron en el 55 … El mundo y las luchas de ese momento no tienen ABSOLUTAMNETE NADA QUE VER ni con el mundo ni con las ideas de 20 años despues, establecer una relaciòn de causalidad directa es cuanto menos un ejercicio de imaginaciòn muy audaz

    Reply
  • August 1, 2008 at 11:39 pm
    Permalink

    Es decir , leandro II (yo soy Leandro..llegue primero jejejejeje asi que para no confundir seria bueno que te pusieras como apellido el II) no todo es opinable. Tener una opinion contundente sobre un tema y defenderla energicamente no es ser un necio, siempre y cuanto tengas las razones por las cuales pensas tal o cual cosa … Hay que deajar el narcisismo de lado y de tratar de estar siempre del lado de los “buenos” (siemrpe definido por otros) y los “politicaemnte correctos”…en general los autoungidos que se ponen en un plano moral superior y en jueces de todo lo que se dice no tienen mucha idea de por que repiten lo que repiten, lo hacen por que queda bien hacerlo (como decir que los milicos en argenta eran tan malos que se comian a los chicos crudos) y no meditan mucho sobre las implicacias ni de las politicas que proponenen ni sobre la sensatez de sus afirmaciones…no digo que sea tu caso, pero por lo que puedo leer hasta ahora, solo te escudas en tu “opiniòn” y débiles y circunstanciales y/o arbitrarias relaciones de causalidad que no resisten un anàlisis mas o menos serio ..un ejemplo muy ilustrativo de esta actitud es la estupidez del calentamiento global, kyoto y demas gansadas…tema apasionante para analizar desde el punto de vista de la psicologia social, la manipulaciòn , la propaganda, la autoindulgencia y la forma en la que el pensamiento religioso se entromete en las cuestiones terrenales…bueno con el tema de la guerrilla aca sucede exactamente lo mismo … Te reitero , sino establecemos lo hechos esto se transforma en un dialogo de sordos, los imbeciles e imberbes de los 70 no eran inocentes muchachos que peleaban por el boleto escolar, eran asesinos y guerrilleros que querian mediante el terror alzarse con el poder para instaurar una dictadura estalinista, financiados via cuba con dinero sovietico , del producido de secuestro extorsivos y de no se cuanta organiaciòn gubernamental y fundaciòn estaba dando vueltas por ahi….una vez establecido esto ahora hablemos de “Terrorismo de Estado”….una ùltima aclaraciòn, seria interesante que ademàs de condenar el accionar del poder (te recuerdo que la reperesiòn comenzò en el 74 con la AAA y al guerra en Tucuman fue en el 75) pienses en forma realista en las metodologias alternativas que eran posible en ese momento (ojo no estoy diciendo que los crimienes eran parte necesaria de esta metodologia, estos fueron establecidos y condenados hace mas de 20 años, asi que no entiendo por que tanto alboroto ahora)

    Reply
  • August 2, 2008 at 12:44 am
    Permalink

    El terrorismo en Argentina no fue un fenómeno aislado, ni una respuesta a los bombardeos del 55,ni a los gobiernos militares. Durante las décadas del 60 y el 70 fue un capítulo de la guerra fría, y existió inclusive en Estados Unidos(¿recuerdan el secuestro y posterior adoctrinamiento de Patricia Hearst, las Panteras Negras, los motines en Berkeley y los miles de atentados en esa època?).Se dio también en Italia (las Brigadas Rojas); en Alemania (la banda Baader Meinhoff, que después se comprobó que respondía a los servicios secretos de Alemania Oriental); en Inglaterra (recordar los atentados del IRA en Londres; el atentado contra Margaret Thatcher; el libro de Doris Lessing “La buena terrorista”).
    Los guerrilleros en Argentina contaban con el apoyo logístico de Cuba (eso lo reconoce Bonasso en su libro “Crónica de un clandestino”; lo admite Pablo Giussani en “Montoneros, la soberbia armada” y lo sabe cualquiera que haya vivido esa época. Secuestraban y mataban no sólo a militares, sino a empresarios (Oberdan Sallustro, presidente de Fiat Argentina; José María Paz, presidente de Compañía Azucarera Concepción; Soldati), a parientes de militares (a Paula Lambruschini, de 15 años; a las hijas del capitán Viola). El ERP tenía tropas uniformadas en Tucumán, que hicieron volar un Hércules en el aeropuerto de esa ciudad; asesinaron al jefe de policía Tamagnini, y muchos otros actos que recuerdo por haber sido un adolescente en esa época.
    Los montoneros cantaban en la Facultad que no le temían al brujo (López Rega) ni al comisario Villar, “porque tenemos las armas y las sabemos usar”; y que “con las tripas de Osinde vamos a hacer una soguita para colgar a los gorilas que no canten la marchita”.
    Que yo recuerde, aunque creo que no es el único caso, asesinaron a un camarista federal, Quiroga, por haber juzgado a delincuentes terroristas.
    Decididamente, el lenguaje y la acción desplegada en aquella época por los montoneros y demás era propio de una guerra. Se proclamaban guerreros, y muchos murieron en su ley.
    Es seguro que existieron víctimas inocentes, como las hay en todas las guerras, pero es una mentira identificar a todas las muertes, con “víctimas del terrorismo de estado”. Había un bando irregular, con poder de fuego y decidido a instaurar un régimen totalitario como lo es Cuba, sin ningún respeto por la democracia burguesa. Es cuestión de leer la literatura de izquierda y los periódicos y publicaciones de aquella época.
    Por eso, el juzgamiento masivo de militares -invocando, en los casos en que no pueden comprobar autoría, la doctrina de la “autoría mediata”, más el dolo eventual, más la imprescriptibilidad; más la anulación retroactiva de las aministías e indultos, es una parodia de la verdadera justicia. Los diarios anuncian, con mucha anticipación, la condena, y se somete a los procesados al escarnio público y al linchamiento mediático.
    Los ex países comunistas, detrás de la cortina de hierro, tuvieron que soportar durante décadas regímenes totalitarios, torturas, asesinatos, balaceras a los auttores del crimen horrendo de queren abandonar sus países. Pero cuando llegaron al poder líderes que habían sido perseguidos bajo esos regímenes, no se dedicaron a la venganza ni a la persecución; a diferencia de nosotros, miraron hacia adelante. No se habla ni se lee de juicios a ex jerarcas comunistas, por graves que hayan sido sus crímenes.
    En Argentina, un izquierdista -pero inteligente- como el Dr. Marcelo Sancinetti ha justificado el suicidio y la eventual asistencia al suicidio de Febres, por la convicción de que no podìan tener un juicio justo. Hasta un izquierdista civilizado de cualquier país lo advertiría; salvo en Argentina, en que es polìticamente incorrecto siquiera sugerirlo equivale a ser tachado de filogenocida.
    No convenceré con esto a los fanáticos, ni a los que por ser tan jóvenes, no vivieron el contexto de las décadas del 60 y el 70, y desde niños están sometidos al lavado de cerebro de la prensa. Pero es la pura verdad

    Reply
    • August 2, 2008 at 1:19 am
      Permalink

      Evidentemente, el sistema repele los acentos, asi que reproducire el anterior comentario sin acentuacion.

      El terrorismo en Argentina no fue un fenomeno aislado, ni una respuesta a los bombardeos del 55,ni a los gobiernos militares. Durante las decadas del 60 y el 70 fue un capi­tulo de la guerra fri­a, y existio inclusive en Estados Unidos(¿recuerdan el secuestro y posterior adoctrinamiento de Patricia Hearst, las Panteras Negras, los motines en Berkeley y los miles de atentados en esa epoca?).Se dio tambien en Italia (las Brigadas Rojas); en Alemania (la banda Baader Meinhoff, que después se comprobo que respondi­a a los servicios secretos de Alemania Oriental); en Inglaterra (recordar los atentados del IRA en Londres; el atentado contra Margaret Thatcher; el libro de Doris Lessing “La buena terrorista”); en Espana (la ETA).
      Los guerrilleros en Argentina contaban con el apoyo logi­stico y economico de Cuba (eso lo reconoce Bonasso en su libro “Cronica de un clandestino”; lo admite Pablo Giussani en “Montoneros, la soberbia armada” y lo sabe cualquiera que haya vivido esa epoca.Los guerrilleros argentinos se entrenaban en campos palestinos y luchaban en Nicaragua.Secuestraban y mataban no solo a militares, sino a empresarios (aunque la lista es mas larga, recuerdo a Oberdan Sallustro, presidente de Fiat Argentina; Jose Mari­a Paz, presidente de Compañia Azucarera Concepcion; Soldati), a parientes de militares (a Paula Lambruschini, de 15 años; a las hijas del capitan Viola). El ERP teni­a tropas uniformadas en Tucuman, que hicieron volar un avion Hercules en el aeropuerto de esa ciudad; asesinaron al jefe de polici­a Tamagnini, y muchos otros actos que recuerdo por haber sido un adolescente en esa epoca.
      Los montoneros cantaban en la Facultad que no le temi­an al brujo (Lopez Rega) ni al comisario Villar, “porque tenemos las armas y las sabemos usar”; y que “con las tripas de Osinde vamos a hacer una soguita para colgar a los gorilas que no canten la marchita”.
      Que yo recuerde, aunque creo que no es el unico caso, asesinaron a un camarista federal, Quiroga, por haber juzgado a delincuentes terroristas.
      Decididamente, el lenguaje y la accion desplegada en aquella epoca por los montoneros y demas grupos armados era propio de una guerra. Se proclamaban guerreros, y muchos murieron en su ley.
      Es seguro que existieron vi­ctimas inocentes, como las hay en todas las guerras, y abusos, torturas y actos de extrema crueldad de parte de militares (como ocurre en todas las guerras) pero es una mentira considerar a todos los muertos como “victimas del terrorismo de estado”. Habi­a un bando irregular, con poder de fuego y decidido a instaurar un regimen totalitario como lo es Cuba, sin ningun respeto por la democracia burguesa. Es cuestion de leer la literatura de izquierda y los periodicos y publicaciones de aquella epoca, para darse cuenta del desprecio que tenian por las instituciones propias del estado de derecho.
      Por eso, el juzgamiento masivo de militares -invocando, en la mayoria de los casos en que no se puede atribuir a los procesados autoria directa, la doctrina de la “autoria mediata”, mas el dolo eventual, mas la imprescriptibilidad; mas la anulacion retroactiva de las aministias e indultos, mas los juicios publicos con asistencia de funcionarios del poder ejecutivo y del consejo de la magistratura, mas las presiones politicas y mediaticas contra los jueces, mas los criterios politicos para su seleccion, contribuyen a generar una parodia de la verdadera justicia. Los diarios anuncian, con mucha anticipacion, la condena, y se somete a los procesados al escarnio publico y al linchamiento mediatico.
      Los ex pai­ses comunistas, detras de la cortina de hierro, tuvieron que soportar durante decadas regimenes totalitarios, torturas, asesinatos, balaceras a los autores del crimen horrendo de querer escapar de sus paises. Pero cuando llegaron al poder lideres que habian an sido perseguidos bajo esos regimenes, no se dedicaron a la venganza ni a la persecucion; a diferencia de nosotros, miraron hacia adelante. No se habla ni se lee de juicios a ex jerarcas comunistas, por graves que hayan sido sus cri­menes,ni menos aun pretende endilgarseles delitos de sus subordinados.
      En Argentina, un izquierdista -pero inteligente- como el Dr. Marcelo Sancinetti ha justificado el suicidio y la eventual asistencia al suicidio de Febres, por la conviccion de que no podia tener un juicio justo. Hasta un izquierdista civilizado de cualquier pais lo advertiría; salvo en Argentina, en que es politicamente incorrecto siquiera sugerirlo, y equivale a ser tachado de filogenocida.
      No convencere con esto a los fanaticos, ni a los que por ser tan jovenes, no vivieron el contexto de las decadas del 60 y el 70, y desde ninos estan sometidos al lavado de cerebro de la prensa. Pero es la pura verdad

      Reply
  • August 3, 2008 at 9:54 am
    Permalink

    Ay. Ay y AY!!! de nuevo.
    Comparto la idea básica de que cada suceso es parte de una cadena. Y Argentina es parte del mundo. Yo veo la historia de acá como un péndulo. Se hace notorio el movimiento hacia la izquierda en los 50. Vuelve a la derecha. En los sesenta y pico vuelve a la izq. para volver a derecha a mediados de los 70. Ahora estamos nuevamente en la izq. Este movimiento es cada vez más profundo.
    En los 50 teníamos la post-2º guerra mundial. El movimiento hippy yanqui. Los hijos de este movimiento, cola que llegó aquí, son los montos de los 70. Supongo Uds. tienen unos cuantos años. Recuerden como se siente uno con 18/20 años: idealista con un empuje infernal. Esas fueron las tropas que tomaron los movimientos de izq. en toda América. Con propaganda rusa. Cuba siempre fue la ventana de muestra de Rusia en América. Baratita para mantenerla. Fíjense que al acabarse Rusia muere estrangulada. Ya Raúl Castro dice que “la igualdad de oportunidades no implica la igualación!”. Yo, personalmente, sostengo un punto de vista muy atípico: “las políticas -todas-, al igual que las religiones, son perfectas en teoría. Una utopía en la práctica.”
    Si en la Argentina de los 70 no hubiera subido el ejército -a pedido del pueblo, mal que nos/les pese- hoy estaríamos como Perú o Colombia. Que se extralimitaron … sí!
    También estoy de acuerdo con que no es lo mismo la guerrilla que el ejército en sus responsabilidades. A los guerrilleros también hay que juzgarlos. Al igual que a los políticos. El problema de Argentina, y Latino-América en general, pasa por la corrupción. Y esto es lo que no tiene solución.
    Y esperen a ver lo que sale de esta generación. En 15 años la droga barrió las calles. Los chicos perdieron la cultura del esfuerzo. Ni hablar de sacrificios. Y eso se paga a largo plazo.
    Suerte. sergioku2000@yahoo.com.ar

    Reply
  • August 3, 2008 at 9:59 am
    Permalink

    En último extremo … ¿Para qué se crea el ejército de la República Argentina?
    No era para la defensa de ataques externos Y DE ATAQUES INTERNOS A LA FLAMANTE REPÚBLICA ARGENTINA?

    Reply
  • August 6, 2008 at 4:39 am
    Permalink

    El ejercito argentino siempre existio para crear y garantizar los derechos a la vida, libertad y propiedad. Algunos grandes militares argentinos son roca (default del patron oro) peron y su facho-comunismo, picana videla, el intoxicado galtieri y la payasada en las falklands, etc, etc, etc,

    este blog es extremadamente divertido !

    admiro tanto a los conservas que la quieren ir de liberales !

    priceless !

    keep up the good work !!

    Reply
  • March 17, 2013 at 3:03 pm
    Permalink

    El link está roto, tendría un back up? Gracias.

    Reply

Leave a Reply