Educación neutra

La idea de educación pública es un despropósito si por eso se entiende una forma de inculcar conocimientos asépticos, sin una orientación filosófica, si se quiere llamar así ideológica o una toma de partido en cuestiones morales. Salvo, en cierta medida, que se pretenda limitarla a determinadas ciencias duras.

El estado se supone que intenta ser neutro en estas cuestiones, pero la neutralidad es de por sí una toma de partido. Por eso poder y educación son cuestiones incompatibles. Sin embargo, el descaro de inculcar sin disimulo versiones facciosas de la realidad tampoco puede ser permitido. Acá si, porque a casi ningún padre le importa que le digan cualquier idiotez en el colegio a sus hijos o que lo llenen con palabrería panfletaria cuya aceptación les permitirá vivir sin ser molestados. Muchos padres privilegian su comodidad y la de sus hijos y entregan todo lo que haya que entregar.

En España hay algunos antecedentes que permiten fundar una oposición a contenidos que tengan obvios propósitos ideológicos o religiosos. El Tribunal Superior de Andalucía hizo lugar a una objeción en ese sentido de algunos padres.  Sobre la materia de la que pidieron que sus hijos fueran exluidos el Tribunal ha dicho que se “emplean conceptos de indudable trascendencia ideológica y religiosa, como son ética, conciencia moral, y cívica, valoración ética, valores o conflictos morales y sociales” y  “es razonable que los demandantes, por razones filosóficas o religiosas, que no tienen por qué exponer detalladamente, puedan estar en desacuerdo con una parte de la asignatura

No tenemos un juez que diga algo así, salvo en favor de la religión progre puertomaderista. Es decir, lo dirían como una forma de imponer el sometimiento, nunca para reafirmar un derecho individual.

En lo personal la educación sexual católica no me cierra para nada, sin embargo cuando comentaba en la radio hace un par de años que los padres tenían derecho a elegir cómo inculcarles valores a sus hijos, no había forma de que se me entendiera que eso no significaba adherir a esa manera de encarar la cuestión del sexo. Y no lo entienden justamente porque la educación pública ha sido neutral en un punto crucial que es en destacar la diferencia entre estar de acuerdo y respetar al otro. Hay cosas que de grande ya no se aprenden.

Visto en Desde el Exilio

Comments

comments

18 thoughts on “Educación neutra

  • March 5, 2008 at 11:30 am
    Permalink

    Polarizacion en las ideas, tarde o temprano termina en adoctrinamiento educativo, sintoma de la sociedad en la que nos encontramos.

    Reply
  • March 5, 2008 at 12:54 pm
    Permalink

    Es que ya estamos en un adoctrinamiento educativo.

    Reply
  • March 5, 2008 at 2:24 pm
    Permalink

    La educación no puede ser neutra desde el momento en que es una transmisión de valores y conocimientos, no debe serlo. Pero ideologías y doctrinas se infiltran en forma subliminal y muchos de los que se sumergen como actores, por ser educandos, educadores o padres parecen no advertirlo. La misma sociedad, a traves de distintos medios, machaca esas mismas doctrinas que acaban por engrosar batallones al servicio de los intereses de turno. A veces, como en España se puede actuar con mayor libertad (me acuerdo cuando en las clases de religión quienes no eran religiosos tenían “recreo”), pero ¿cómo escapar a ese mensaje no advertido que termina siendo el peor?

    Reply
  • March 5, 2008 at 4:06 pm
    Permalink

    mas alla del punto de vista educativo, me asusta lo entumecida que se encuentra la sociedad, hablando con naturalidad de temas que parecen sacados de una novela de ficcion, lo peor es que nuestros hijos se encuentran en esta historia

    Reply
  • March 5, 2008 at 4:49 pm
    Permalink

    Las escuelas privadas también son una porquería desde que el Ministerio de la Verdad, digo, de Educación tiene uqe aprobar TODOS los programas, y que los colegios tienen que pagar tanto impuesto que no pueden financiar ellos mismos a los docentes.

    Lo primero que habría que eliminar, después de los Kirchner, sería el Ministerio de Educacion empezando por el zurdo podrido Tedesco.

    Reply
  • March 5, 2008 at 7:17 pm
    Permalink

    Quienes conocimos la escuela pública de los años 40 sabemos que, no obstante existir una clase optativa de religión, en general la enseñanza era laica, aunque se pregonaba como historia oficial la narrada por Mitre.

    Pese a ello tuvimos maestros y profesores que nos dieron libertad para leer a otros autores. Recuerdo, de modo especial, al Dr. Pellet Lastra, profesor de historia argentina, quien a principios del curso, nos daba una bibliografía muy extensa que podíamos -y debíamos- consultar.

    No faltaban textos revisionistas ni otros que contenían opiniones crítica sobre nuestros próceres. Al promediar el año, sacábamos un balance de todo lo leído y cada uno se iba formando su propia opinión.

    Siempre he creído que la escuela sólo debe enseñar a aprender sin inculcar ningún dogma sino, por el contrario, abrir las mentes a la libertad de elección.

    Mas, como dice José,el papel que hoy se adjudica a la educación pública, es un verdadero despropósito porque se pone una herramienta tan importante como la escuela, al servicio de la ideología de turno.

    Los padres argentinos debieran imitar a los padres andaluces y, aunque sea inútil por ahora, dejar sentada su oposición a este tipo de enseñanza.

    Reply
  • March 5, 2008 at 7:37 pm
    Permalink

    Ricardo, estoy de acuerdo con tu forma de pensar, es una reflexion que apunta a una sociedad abierta al pensamiento.
    Y yo no soy tan viejo y vivi una educacion que hoy en dia no existe.

    Reply
  • March 5, 2008 at 9:07 pm
    Permalink

    En San Juan donde vivo, tierra de Domingo Faustino Sarmiento, cerca del 60 de los alumnos de escuelas primarias ya van a escuelas privadas, porque el nivel de la escuela pública está intelectualmente quebrado, con maestros sindicalizados, conflictivos, acostumbrados a la vida cómoda. Creo que la escuela estatal no tiene remedio, la crisis no es presupuestaria, pues los establecimientos en la provincia están en condiciones muy aceptables, gracias a las normas de contrucción sismoresistentes, son edificios nuevos, seguros, con calefacción, y dotados más o menos bien de material didáctico. el problema grave ,gravísimo es la bancarrota intelectual de los docentes.
    En el nivel privado las cosas no son ni por lejos el nivel que tienen los colegios británicos y norteamericanos, tienen buenas instalaciones pero el nivel del cuerpo docente es flojo, aunque más elevado que en el sector público.
    Privatizar o cerrar las escuelas públicas sería lo ideal, lo que no sirve se debe desechar. Un cierre de escuelas públicas no afectará a mucha gente e incluso le costará menos al gobierno ayudar económicamente a la gente que no puede pagar la educación de sus hijos, que mantener este aparato inservible para la gente pero muy útil para la gente mentalmente enferma que quiere manipular la mente de otros individuos que no saben que están siendo manipulados.
    Pensando en Sarmiento, hay que educar al soberano, porque educación hay bastante poca, pero hacerlo con otro modo. Escuelas públicas y escuelas con muchos alumnos no más.

    Reply
  • March 5, 2008 at 9:18 pm
    Permalink

    A los alumnos se les debe enseñar a aprender, pero no imponer textos obligatorios o impedirles refutar las enseñanzas. Cada alumno debe y tiene el derecho de preguntar porqué las cosas son así,y no de otra forma; debe permitirsele opinar, leer otros libros y hacerse un juicio propio. Ciertamente los niños no tienen la madurez de juzgar, pero todo debe hacerse de acuerdo a su potencial y a su edad.
    Ninguna forma de educar será buena cuando la maestra se convierte en una dictadora, que juzga a los alumnos por su integración al resto de los alumnos, se le impide elegir, u opinar. Siempre me parecieron aberrantes esas calificaciones por concepto, me parece que eso es inquisitivo, es nazi-fascista, discriminatorio y totalmente irrespetuoso de laindividualidad.
    El trágico error del sistema educativo argentino es que no estimula el pensamiento. Todo lo que se enseña es un producto envasado que se consume como viene.

    Reply
  • March 5, 2008 at 10:31 pm
    Permalink

    Lamentablemente, hoy el chico que cuestiona o se sale del “molde” que los funcionarios de turno diseñaron, se lo trata como si fuera el chico el que tiene problemas, y muy facilmente se lo “diagnostica” con “trastorno de déficit de atención e hiperactividad”, conocido como TDAH http://www.youtube.com/watch?v=SzdGrUcc_bQ

    Reply
  • March 5, 2008 at 10:56 pm
    Permalink

    Yo cuando iba a la escuela siempre tuve pésimo concepto, pero nunca tuve problemas de aprendizaje. Lo que siempre me achacon es “el chico no se integra al grupo”, incluso la maestra de sexto grado llamó a mis padres y les dijo que yo debía ir a una escuela “especial”, lo que suponía debía ir a un reformatorio o una escuela para niños con retraso mental. Mi padre me cambio no se dejó intimidar y dos dias despues me cambió de escuela a mitad de año en a un colegio privado, allí terminé el primario y luego seguí el secundario. Durante los seis años que duró la escuela solo llevé a rendir dos materias: inglés en 1º año y biología en segundo.
    Con la profesora de inglés descubrí con un grupo de compañeros que las amigas le decía “porota”, era una mujer solterona y amargada que tenía odio hacia los muchachos, pero era el hazmereir y nos divertimos mucho con esa profesora, simpre la macaneabamos y le hacíamos burla con el sobrenombre, pero cuando llegó el último trimestre nos puso un 1 colectivo en la libreta a todos los muchachos y el promedio me daba 6.83. Unos dias después cuando llegó la fecha del exámen le hicimos una llamada anónima para darle un susto, le dijimos que si no aprobaba a los de 1º 4ª la ibamos a agarrar en la puerta. Llegué temprano a la escuela y me asomé a la ventana de la oficina del director y vi que la profesora estaba llorando contándole al director, y un rato después cuando comenzaron los exámenes la mujer temerosa aprobó a todos los muchachos con la misma presteza que los había aplazado antes.
    La segunda materia Biologia me pasó lo mismo, ligue un uno sino tres unos y me arruinó el promedio, pero me di cuenta que a la profesora no le importaba que el alumno supiera de biología sino que tuviera lindos dibujos de partes del cuerpo humano en la carpeta. Tomé el libro y me puse a calcar dibujos como loco y los pinté con unos lápices alemanes que mi padre me había comprado en Europa, le presente la carpeta y los tres unos que tenía se convirtieron en tres 10. Fui el único alumno que se eximío de rendir la matería.

    Reply
  • March 6, 2008 at 7:52 am
    Permalink

    Me vino a la memoria una de las famosas Evangélicas de Almafuerte: educar no es convencer sino vencer. Vencer, precisamente a la ignominia del dogmatismo para no ser esclavo de ninguna religión o ideología.

    Reply
  • March 6, 2008 at 1:09 pm
    Permalink

    Si Martin, lamentablemente es la historia de muchos. Una maestra (de la única escuela privada que hay en la zona donde vivimos), como mi nene con 7 años se aburría en el colegio, me dijo lo siguiente: “Lo que pasa es que tu hijo habla temas que los demás chicos desconocen, es un nene muy estímulado… él se tiene que adaptar a los otros, sino, siempre va a tener problemas…”

    Reply
  • March 6, 2008 at 3:00 pm
    Permalink

    Todos los dias cuando cruzo por la plaza de mayo, veo los afiches de los chicos sonriendo felices por la educación tributaria que reciben en la escuela. Me pregunto si los colegios privados van a tener que enseñar eso también. Qué lindo! no importa que no entiendan lo que leen o no puedan hacer una cuenta bien mientras tengan claro cómo pagar los impuestos. que nunca se queden sin guita los señores feudales…

    Reply
  • March 6, 2008 at 3:02 pm
    Permalink

    ah! me olvidaba también tienen historietas en la revista Billiken con educacion tributaria eso es educación 360°

    Reply
  • March 6, 2008 at 3:23 pm
    Permalink

    Mariana ha hecho una observación que en su momento también fue tema en una charla de amigos: la educación tributaria, es decir, el lavado de cerebros desde la tierna infancia para que el Estado (sea quien fuere el patrón de turno) siga esquilmando a los ciudadanos para lograr su inútil supervivencia. Educación Tributaria en las escuelas.: es un verdadero dislate que movería a risas sino fuera que la consecuencias serán trágicas.

    Reply
  • March 6, 2008 at 5:10 pm
    Permalink

    Apesta ya desde el nombre: “tributaria”.
    Para rendir tributo a los monarcas.

    Reply

Leave a Reply