La esclavitud se llama derecho

¿Somos sacrificables en nombre de la “comunidad”? ¿El individuo es un medio para la satisfacción de las necesidades de sus congéneres según el criterio de una autoridad? La creencia de que somos “deudores de la sociedad” y que eso es igual que ser “deudores del poder público” conduce en última instancia a eso.

Por esa vía “los derechos de la sociedad” son sinónimo de totalitarismo. Hasta ahí puede llegar el hecho de llamar “derecho” a supuestas aspiraciones de bienes o servicios provistos por la sociedad, en lugar de la clásica definición que es casi un antónimo de aquella, es decir en la que los “derechos” son iguales a libertades y a la prohibición de entorpecerlas. Si alguien tiene “derecho a la salud” otro tiene que ser obligado a proveerla.

El mecanismo puede ser escondido a través de impuestos. Entonces en lugar de decir que alguien es esclavizado para que le provea salud a otro, se lo esconde bajo el pago obligatorio que no es más que la entrega de trabajo propio para favorecer a otros. Pero si se llega al punto en que ni siquiera es necesario esconder la naturaleza de esta relación porque estamos tan anestesiados moralmente que no se percibe un problema, quiere decir que ya la palabra libertad no significa nada. Somos piojos del todo, engranajes de una maquinaria y se pude disponer de nuestra vida según lo que resulte de alguna votación entre parásitos.

En Cuba se dirá que una persona le debe su cerebro al Estado. En la Argentina que los anestesistas están obligados a trabajar en un hospital público. Todos somos vítcimas de la misma fuerza pervertida de la sumisión del individuo al grupo, como allá lejos en la caverna y acá cerca en Neuquén (cuyo gobernador quiere ser alternativa a la señora del puño crispado mientras su ministro de Salud justifica la esclavitud en nombre de la salud pública) donde los jueces “modernos” no tienen la más puta idea de lo que significa la palabra “derecho”. No podrían tenerlo si llevan el paradigma del Estado de Bienestar hasta sus últimas consecuencias. Por eso digo que los únicos socialistas soportables son los hipócritas.

¿Qué estarán dispuestos a hacer los magistrados del izquierdo argentino si los anestesistas se niegan a ir a trabajar? ¿latigazos?

13 thoughts on “La esclavitud se llama derecho

  • September 28, 2007 at 6:10 pm
    Permalink

    Muy bueno, es una línea que hay que machacar, el nivel de anestesia es casi de coma sobrepasado, sin verlo todos adhieren a una “sociocracia” en reemplazo de la democracia, donde la persona y sus derechos existen exclusivamente en función de la sociedad o de lo que sus “interpretes” determinan que necesita y reclama.
    Comenzo por la ya “indiscutida”, función social de la propiedad, hoy ya van por todo

    Reply
  • September 28, 2007 at 6:31 pm
    Permalink

    Esa falacia de “la función social de la propiedad” fue impuesta por Onganía y los curas con su nefasta teoría social de la Iglesia, encima la plasmaron en nuestro código civil con el nefasto decreto-ley 17.711.

    Reply
  • September 28, 2007 at 7:00 pm
    Permalink

    No me sorprende: conozco casos de pacientes que han llegado a decirles a colegas míos que tenían que atenderlos gratuitamente, pues para eso habían hecho el juramento de Hipócrates.
    Más allá de que en ningún párrafo del juramento dice algo así, lo que esta gente pretende es una nueva forma de esclavitud: yo estoy a su servicio, y tengo la obligación de prestárselo sin ningún tipo de remuneración. Esto es real sólo en una situación de emergencia.
    Aunque pueda parecer anecdótico, es un síntoma más de la alarmante situación que plantea José.

    Reply
  • September 30, 2007 at 1:11 pm
    Permalink

    Leandro: en principio estoy de acuerdo con vos, pero ya expliqué días pasados la teoría del contrato (acuerdo de voluntades. Lo que en realidad ocurre con los mal llamados contratos de trabajo, es que se trataría de un simple acto de adhesión a las reglas que impone el empleador. Vos tenés el derecho de aceptarlas o no pero,si lo hacés coercionado por las circunstancias o cualquier otro motivo, están aceptando sin que exista acuerdo de voluntades.
    Entonces hay cualquier otra figura, menos un contrato.

    Reply
  • September 30, 2007 at 2:55 pm
    Permalink

    Juan Pablo II fue el mismo que dijo que “el comunismo tiene semillas de verdad” , y yo he leido la Doctrina social de la Iglesia que dice que la propiedad tiene una “función social” quisiera saber la opinión de Ricardo sobre ese punto.

    Reply
  • September 30, 2007 at 4:17 pm
    Permalink

    El error de la Doctrina Social de la Iglesia es que no se adaptó al s. XX sino que fue redactada como si siguiéramos en la edad media.
    En esa época la propiedad pertenecía a los nobles, que eran verdaderos parásitos que vivían del trabajo de los campesinos arrendatarios o de los artesanos.
    Con el advenimiento del capitalismo esto cambió, y la propiedad dejaba de ser un derecho divino para ser un derecho constitucional. La Iglesia tuvo buena intención pero se confundió de enemigo. Asoció al burgués con el noble de la edad media, cuando en realidad el que cumplía con ese rol era el Estado.
    Ese es el gran error de la Doctrina Social.

    Reply
  • September 30, 2007 at 4:50 pm
    Permalink

    Cuando alguien busque respuesta económicas en las encíclicas o en la doctrina de la iglesia se llevará un fiasco. La iglesia no sabe un bledo de economía. La iglesia sabe de filosofía que es su lado fuerte, pero cuando hablan de las ciencia económica demuestran su ignorancia. No es una ciencia de su interés, nunca se han interesado en estudiarla.
    Si la doctrina social de la iglesia tiene incoherencias es por esto mismo que enumeré. Lo que me parece peligroso es tomarse en serio lo que dice la iglesia por medio de sus encíclicas. Lo mejor es tomarlo como una opinión más, en vez de tomarlo como algo científicamente estudiado.

    Reply
  • September 30, 2007 at 6:26 pm
    Permalink

    En realidad tambien es cierto que la Doctrina Social de la Iglesia no es cumplida totalmente tanto por los catolicos como por los mismos curas.
    No todos los curas estan de acuerdo con la doctrina y no todos los catolicos la comparten. Es algo que surgio en un tiempo determinado, y por supuesto, estaba dirigida para ese tiempo. Pero las cosas son dinamicas, y hasta en la misma Iglesia son concientes de esto.

    Reply
  • September 30, 2007 at 6:36 pm
    Permalink

    Por un lado quisiera que alguien me señalara en qué documento de la Iglesia se dice textualmente que la propiedad tiene una función social.
    Por otro, transcribir a Juan Pablo II, quien en la Encíclica Cenésimus annus se hace estas preguntas:

    “¿Se puede decir que, después del fracaso del comunismo, el sistema vencedor sea el capitalismo y que hacia él esten dirigidos los esfuerzos de los países que tratan de reconstruir su economía y su sociedad?

    ¿Es quizás éste el modelo que es necesario proponer a los países del Tercer Mundo que buscan la vía del veradero progreso económico y civil?

    Y responde:

    “La respuesta obviamente es compleja. Si por capitalismo se entiende un sistema económico que entiende el papel fundamental y positivo de la empresa del mercado, de la propiedad privada y de la consiguiente responsabilidad para con los medios de producción, de la libre creatividad humana en el sector de la economía, la respuesta ciertamente es positiva”

    No voy a fatigar transcribiendo la Encíclica. Baste decir que bien leída,justifica moral y plenamente el sistema capitalista porque -con todas sus imperfecciones- es el que sirve a la libertad del hombre y promueve su capacidad creativa.

    Reply
  • September 30, 2007 at 7:51 pm
    Permalink

    Recuerden que el nombre “Capitalismo” se lo dio Marx. Asi que pues el fracaso del comunismo no es el éxito del capitalismo. Este como sistema no existe, el capitalismo es el orden natural, no es una invención humana, si lo es el socialismo y comunismo.

    Reply
  • October 1, 2007 at 9:01 am
    Permalink

    Este párrafo que transcribo del artículo de José es incomparable, y en el concepto que refuta, se basa el moderno “Constitucionalismo Social”.

    “Hasta ahí puede llegar el hecho de llamar “derecho” a supuestas aspiraciones de bienes o servicios provistos por la sociedad, en lugar de la clásica definición que es casi un antónimo de aquella, es decir en la que los “derechos” son iguales a libertades y a la prohibición de entorpecerlas. Si alguien tiene “derecho a la salud” otro tiene que ser obligado a proveerla”.

    Reply
  • October 1, 2007 at 9:06 am
    Permalink

    Dos citas con dos visiones sobre el tema

    Ambas atribuídas a sus presuntos autores:

    Eva Perón:

    “Donde hay una necesidad, nace un derecho”

    La madre del Mahatma Gandhi:

    “Los derechos nacen de los deberes previamente bien cumplidos”.

    Reply
  • October 1, 2007 at 4:28 pm
    Permalink

    Cristian,
    las llamadas empresas recuperadas no le pertenecian a sus actuales duenos originalmente.

    Que pasa si mi queja es que mi trabajo es ser zapatero, y a mi no me gusta ser zapatero, pero la sociedad me oprime y debo ser zapatero. Yo me puedo quejar y decir que no tengo opcion pues es lo unico para lo que sirvo y entonces como tengo que comer me veo “obligado” a hacer eso que no quiero.

    La realidad es que tal obligacion no existe, simplemente no existe la obligacion de que alguien me mantenga a mi para que yo haga aquello que a nadie le interesa.

    Yo me veo “forzado” a ser zapatero pues es lo que mejor hago y por lo unico que otros ciudadanos libres estan dispuestos a pagarme por que yo haga. Eso no es oprecion sino simple consecuencia de que ciudadanos interactuen sin que uno pueda oprimir al otro.

    Tu concepto de libertad parece orientado a que los otros se sometan a tu voluntad para que vos no estes obligado a nada ( tal cual plantea Jose ).

    Por otra parte lo que decis no es muy real, hay un monton de empresas en las que no se exigen ni cantitos ni after hours.
    Si la gente de Walmart cree que eso es una buena idea, y si quien acepta el trabajo no tiene problema en ello no hay inconveniente.
    Si el contraarguemnto es que hay desempleo en Argentina y no hay tanto para elegir esto es consecuencia de que no somos un pais confiable.

    De alguna forma me parece que todo esto es mucho menos restrictivo que las imposiciones del estado, a mi no me gusta cantar a la manana y no trabajo en Walmart, no me gusta trabajar para que KK se pasee por Paris con sus amigos y sin embargo en eso no tengo opcion.

    Que vision particular de la libertad.

    Andres

    Reply

Leave a Reply