Doctoreandose

Una extraña manera de despejar dudas sobre la aboguitud de la señora del puño crispado eligió el gobierno. Decidieron “doctorearla” así como antes optaron por esconder el título con el mismo fin. Es raro todo, si el título habilitante es un certificado que otorga el estado como garantía (se supone) de la idoneidad de las personas que lo portan en alguna especialidad, existe la obligación de mostrarlo. Si no ¿para qué hay título?

Si se quiere asumir la presidencia de la nación con más razón aún. Lo extraño, hasta en la hipótesis de que ese título no exista, es que reaccionen diciendo que si dudan del título lo van a gritar más fuerte.

Como le dije a Juan Cruz hace un rato cuando me mostró la nota, el kirchnerismo supera mi capacidad de comprensión de la especie humana.

En el interín el concurso está a full. El jurado, muy jodido (se los dije), ha rechazado todas las fotos enviadas hasta ahora, pero no pierdo las esperanzas de que alguien se lleve todos los premios mañana cuando anunciemos al ganador en la radio. Se han sumado muchos que voy a detallar uno por uno en el programa a ver si a último momento nos mandan la bendita foto.

Llegaron mensajes de gente enojada. Uno decía que yo hacía este concurso porque no iba a las villas, lo cual no dejó de asombrarme por su originalidad como razonamiento, pero me pareció sumamente aburrido. Nada que pueda disminuir mis dudas sino lo contrario.

15 thoughts on “Doctoreandose

  • September 29, 2007 at 1:51 pm
    Permalink

    Me parece genial e importantísimo el concurso, aunque debería superar la barrera de internet y marchar hacia Plaza de Mayo para exigir que se presente el título y también informar a otras personas que no están al tanto.

    Así como el “oh” indignado (aunque tampoco la quería de antes) que le dije a mi abuelo al comentarle el concurso y sus extrañas y misteriosas causas. Yo creo que Cristina Kirchner puede llegar a ganar las elecciones porque hay mucha gente que no puede acceder a la información.

    Excelente el blog. Un abrazo.

    Reply
  • September 29, 2007 at 2:13 pm
    Permalink

    […]”Uno decía que yo hacía este concurso porque no iba a las villas”[…]

    Como si la “dotora” sí fuera a las villas, no? Capaz que visitó el “Bronx”, ahora que anduvo “girando” por el primer mundo…

    Reply
  • September 29, 2007 at 3:28 pm
    Permalink

    Pensar que a cualquier empresita en la que pretendès entrar, te exhijen – obviamente – tu tìtulo habilitante.

    Apenas se trata de la presidencia…no?

    Argentina es un paìs surrealista.

    Aunque pensàndolo bien…vamos mejorando…venimos de haber tenido una bataclana a una estudiante de abogacìa, sigamos evolucionando.

    Reply
  • September 29, 2007 at 3:33 pm
    Permalink

    José: como se empecina la gente en elucubrar teorías acerca de los lugares que has visitado o no, ya te había pasado antes, ojo que en cualquier momento el estado te va a obligar a llevar un transmisor GPS para ver por donde andás.

    Reply
  • September 29, 2007 at 7:24 pm
    Permalink

    Exigen, Juanjo, exigen…

    Reply
  • September 29, 2007 at 7:35 pm
    Permalink

    Haría falta otra Cecilia Pando que la interrumpa en algún discurso de esos donde esquiva la cámara con las manos. Que en medio de su retorcido discurso le digan en la cara que disipe las dudas, pero que sea alguien intachable, alguien de quien el gobierno no pueda abusar mediáticamente.

    Reply
  • September 29, 2007 at 8:27 pm
    Permalink

    Lamentablemente, la usurpación de títulos se ha convertido en una funesta moda entre los políticos.

    Saludos!

    Reply
  • September 29, 2007 at 8:29 pm
    Permalink

    Podría ser algún intelectual como Sebreli por ejemplo.

    Reply
  • September 29, 2007 at 9:12 pm
    Permalink

    Pepe, Pepe…sabìa que estabas ahì…grasias jeje

    Reply
  • September 30, 2007 at 8:18 am
    Permalink

    Me ha llegado este mail enviado por algunos amigos que en Santa Cruz se ocupan del tema, del que extracto unas líneas muy interesantes:

    “… si se compara la ficha de Cristina con la de su esposo, el actual presidente Néstor Kirchner, podrá notarse la diferencia entre uno y otro, lo cual permite sospechar de eventual manipulación del documento.
    Según fuera publicado en un reciente artículo de este medio, de acuerdo a los datos aportados por una importantísima fuente de información, el número de documento real que subyace en la ficha de la primera dama sería 8.164.080. Luego de dar a conocer ese dato, un lector de Tribuna de periodistas acercó más información: “He leído vuestra nota y quiero informarles que he buscado vía AFIP el Nro de documento que Ud. indica y le quiero comentar que con el CUIT nro 20-08164080-8 está inscripto el Sr. Olmos Valentín con dirección Juan Monje Ortega 2839, provincia de Salta”.
    Durante los últimos días se ha intentado en vano contactar al mencionado Olmos, especialmente a partir del nacimiento de un rumor que asegura que habría cursado estudios de derecho en la Universidad de La Plata.
    Doctora de entre casa

    Por otro lado y, como se mencionó en un artículo anterior, Cristina Kirchner no está inscripta en el colegio público de Abogados de la Capital Federal ni en ningún Colegio de Abogados de la Provincia de Buenos Aires. En Río Gallegos, si bien no existe Colegio de Abogados, debería haberse inscripto en el Tribunal Superior de Justicia, lo cual no ha hecho jamás.
    Tampoco está inscripta como abogada responsablemente “autónoma” ni como “monotributista”, por lo que jamás pudo haber facturado en la profesión.
    Es dable destacar que, a pesar de la profunda búsqueda, este periódico no pudo encontrar a ningún compañero de graduación de la primera dama y menos aún testimonio alguno que certificara sus años de estudio. De la misma manera, desde el prestigioso programa “No me parece” de radio FM Identidad se ha ofrecido un simbólico premio a aquel que pudiera aportar una foto de graduación de Cristina. Obviamente, el certamen tiene un costado de parodia, pero así y todo nadie aún ha llamado para aportar el revelador documento”

    ¡

    Reply
  • September 30, 2007 at 9:48 am
    Permalink

    Y claro, el jurado tambien es complice.

    Reply
  • October 1, 2007 at 7:19 am
    Permalink

    Y según el periodista de Crónica que lee tapas de diarios a las 7:15 de este lunes, “¿se viene otro caso Blumberg?”, el concurso ya es imposible de reducir a Internet, ya es algo demasiado público para que no den alguna explicación real.

    Reply
  • October 1, 2007 at 11:57 am
    Permalink

    Me parece poco seria esta investigación. Si realmente la primera dama K no fuera abogada ya hubiera caido sobre su cuello los draculones de siempre y los medios de comunciación sería una placa que no moverían. Creo que todo esto es una perdida de tiempo y que nunca se va a publicar con certeza si es o no es. sabe que la tiene ganada y la gente esta RESIGNADA que así será. Es decir pelotudos al fin

    Reply
  • October 1, 2007 at 6:33 pm
    Permalink

    En realidad los draculones son ellos, que no tardaron en intentar desangrar a Tellerman o Blumberg, y ella tendría que mostrar el título para disipar dudas. Y si se le hace una campaña sucia, según ellos, entonces tendrían reconocer las mugres de campaña que han hecho contra todos los que han querido oponérseles.

    Reply

Leave a Reply