Parece que no somos únicos en materia a de conceder privilegios en nombre del bienestar humano. En Nuevo Mexico, Estados Unidos, vas en cana y te comés una multa mínima de mil dólares por actuar como “decorador de interiores” sin estar matriculado como tal por la mafia que reparte ese bacalao. Y ojito con mover un mueble grande sin que uno de estos especialistas intervenga.

No hay caso che, ya no nos respetan ni el derecho a ser los más idiotas.

Categories:

One response

  1. Esa reglamentación es más que desafortunada.
    No llego a comprender el motivo de esa regulación tan severa y, al menos para mí, realmente tonta.
    Está bien para los gasistas, plomeros o electricistas, pero para los decoradores creo que es un disparate.

Leave a Reply to Fabiana Cancel reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: