Los enemigos de la libertad de expresión no la atacan de manera directa. Nunca dicen: “no soporto que me critiquen, el que no está de acuerdo conmigo será elimnado”. Nunca lo dicen, en cambio lo hacen.

La retórica de los intolerantes es otra, por ejemplo ésta: “en un continente como América Latina en el que la tasa de analfabetismo sigue siendo muy alta y sólo una parte mínima de las poblaciones tiene derecho a los medios de comunicación, situar la supuesta “libertad de prensa” (en realidad libertad de empresa y de monopolio) encima del derecho a la vida y a la integridad física es un hecho gravísimo”. Podría ponerse en boca de cualquier déspota, en este caso proviene de un ataque a la organización internacional Reporteros sin Fronteras por parte de unaagrupación que defiende a Fidel Castro y su derecho a encarcelar y matar periodistas y a aislar a los cubanos de la información y la opinión libres.

Este tipo de falsas opciones son utilizadas contra todo tipo de libertades. También ser dirá que la libertad de mercado no puede preferirse a terminar con el hambre y la pobreza. Tanto la opción entre libertad de prensa y empresa, o libertad de prensa y “derecho a la vida y a la integridad física” como libertad de mercado y posibilidad de comer y salir de la pobreza, son falsas. Sólo en los países dónde hay libertad de empresa hay libertad de prensa, y de mercado y se termina con la pobreza. Y esto es así porque la libertad es una y las libertades son recortes conceptuales hechos sobre esa única libertad.

Es importante descubrir la trampa del razonamiento: Oponer arbitrariamente un principio a otro con el burdo propósito de presentar una tercera opción, no incluida en la afirmación (control del estado, totalitarismo, censura previa, estatismo) como la única salida. ¿Por qué el mundo sigue siendo tan estúpido de caer en trampas tan tontas?

Bien, nuestro benemérito presidente pertenece a esta categoría de déspotas. Nunca dice que quiere que todo el mundo lo obedezca, que aborrece la libertad, que quiere impedir que le pregunten dónde están los mil millones de dólares de Santa Cruz que se llevó. El recurre, como un militante de cuarta de una asamblea del centro de estudiantes del más rasposo colegio argentino, a un verdadero festival de falacias y retórica tramposa. Es el autor de ésta frase, que repiten todos los enemigos de la libertad de prensa, absolutamente todos: “Es muy importante construir la libertad de prensa, discuto mucho con periodistas y con muchos dueños de los medios, pero cuidado: yo quiero libertad de prensa, no de empresa solamente”.

¿Acaso el control del Estado (la opción no incluida en el razonamiento) es un medio para “salvarnos” de “la libertad de empresa”? No puede haber libertad de prensa sin libertad de empresa, porque sin los medios para hacer circular la información la comunicación no se produce. Y los medios no se colocan sin libertad de quién los produjo de decidir sobre ellos. Uno es libre de expresarse pero nadie es libre de apoderarse de los frutos del trabajo ajeno. Una libertad no es enemiga de la otra sino que se necesitan. Por supuesto que es el dueño de un medio quién decide que se publica, porque de lo contrario no hay publicación. Lo que asegura el pluralismo es el libre acceso al mercado de los medios, la no existencia de trabas, subsidios o sociedades entre el Estado y los medios, como ocurre entre nosotros con Papel Prensa.

Los privados, los que carecen de poder político, de poder para imponer a otros una conducta, gozan del derecho de contratar o no contratar. Es una libertad básica. El mozo no es esclavo del dueño del restaurant porque éste le diga qué se va a servir, en la medida en que el Estado no diga quién puede y quién no poner un restaurant o le otorgue a uno el monopolio o determine quién está autorizado a ser mozo. Es el colmo de la falsa argumentación sostener que una libertad necesita la eliminación de otra.

El Estado en cambio si actúa como un director ilegítimo de la información. La publicidad oficial que el presidente utiliza sin escrúpulos para construir este corralito informativo en que vivimos, si es ilegítima. Los medios con los que lo hace no son de él, sino que pertenecen a sus víctimas. Su verborragia autoritaria en la que pretende ser él, un autoritario completo, el garante de la libertad de expresión de los “trabajadores de la prensa” es la amenaza que hoy pesa sobre la libertad de expresión.

Pero además, la hipocresía del presidente es de quermese barrial. La realidad es opuesta a la que dice: El y sus secuaces arreglan con los dueños de los medios y se ocupan de que echen a los periodistas que osan tener una visión crítica. Basta de mentir señor presidente.

Categories:

2 Responses

  1. BRILLANTE, esta son las falacias con las que tenemos que luchar a diario, exponerlas es el primer paso para terminar con toda sta dirigencia irresponsable, improvisada, inepta , ignorante y corrupta. Solo el dia que que entendamos que lo unico que tiene que hacer el gobeirno es garantizar el derecho de los ciduadanos (no dirigirles la vida) habremos aprendido, mientrs tanto esta sociedad seguira navengando en el medio de un mar de ingnorancia , eso si nunca a la deriva sino que ira directamente en la direcciòn que estos eternos cortesanos del poder y manipulaciòn e los ciduadanos digan.
    Terminar con Papel prensa es muy fácil…no compren diarios si total se pueden leer por Internet…de ahi que todo lo que hagamos para difundir este medio sera un paso más en nuestro camino hacia la LIBERTAD

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: