Poniéndose estaba la gansa don Daniel

Lo normal hubiera sido que Mauricio Macri y Daniel Scioli conversaran sobre los aspectos sobre los que se están peleando, pero recordemos que papá Néstor no lo deja a Danielito jugar con el Jefe de Gobierno porteño. Y Scioli es un niño obediente.

 

Ahora tenemos una guerra al mejor estilo neurótico kakista con algunos participantes de reparto como la señora Lupertino que alega que pretender que los servicios que pagan los disfruten en principio los porteños es “discriminación”. La verdad es que es discriminación, pero esta señora pretende que eso es ilegítimo.

 

Por un lado es obvio que Kirchner está en guerra permanente contra Macri y ha largado a sus títeres a vociferar. La Lupertino en su simpleza lo verbaliza. A Macri no le va a quedar más remedio que poner freno a las agresiones.

 

Debería ir más allá en esta disputa. La ciudad de Buenos Aires no tiene por qué pagar los servicios de salud de los bonaerenses. En consecuencia la solución a la “guerra” es fácil. Las prioridades en la atención pueden igualarse, si el gobierno de la provincia de Buenos Aires paga por las prestaciones hospitalarias que se le otorgan a sus habitantes en la Ciudad y que son su responsabilidad.

 

Y ya que Lupertino en lugar de cumplir su función (si es que la tiene) es utilizada para las pequeñas rencillas del jefe, bien podría alguna ONG porteña presentar un amparo para que la provincia pague todos los servicios hospitalarios recibidos en la Capital por sus habitantes por todo el período no prescripto.

Ahora las cirugías se hacen con luz de celulares

El cambio recién comienza y en la Argentina ya se están haciendo operaciones con luz de celulares.

Por supuesto, va a haber gente que vea esto como un problema, pero su Alteza Kakal nos va a explicar en breve que los que piensan así trabajan para algún lobby de las empresas eléctricas.

Y para los que creen que acá hay improvisación, si llega el momento en que no haya electricidad para cargar las baterías de los celulares, el hermano Hugo nos va a mandar varios conteiners.

El mundo mejor va a llegar, lo quieran o no.