RA

RA eran las iniciales del ex presidente Raúl Alfonsín y también de la República Argentina. Fueron el centro de la campaña durante la campaña presidencial que lo llevó al Poder Ejecutivo en 1983.

Se habla siempre de la “investidura presidencial”. Mal en mi opinión, los presidentes en una república son pares de los ciudadanos. No están “investidos” de nada particular.

Si se debe hablar de la presidencia de la república como una institución, como una legalidad propia de la función, una responsabilidad, un lugar desde el cual se cumplen obligaciones constitucionales. El primer obligado al respeto de la institución presidencial es el presidente de la república. Respetar a la institución presidencial significa respetar el orden dentro del cual la presidencia es una pieza, y Alfonsín, de acuerdo a su leal saber y entender lo asumió así.

Cuando un presidente se va, como esta noche lo hizo él, todas las diferencias se saldan, no creo que valga la pena hacer una juicio de una gestión. No hay nada qué cobrar.

Es un momento en cambio, me parece a mi, de respetarnos a nosotros mismos y rendir los honores debidos. Señor presidente descanse en paz.

52 thoughts on “RA

  • March 31, 2009 at 10:14 pm
    Permalink

    No me puedo olvidar de que este tipo como abogado defendió a los terroristas del ERP en los ’70, tampoco del circo que hizo con el juicio a las juntas, los pollos de mazorín, el plan austral, la hiper del ’89 etc etc. no creo que se salden las diferencias porque se haya muerto, Peron se murio hace más de 30 años y lo sigo puteando, aunque ni siquiera lo viví.

    Reply
    • March 31, 2009 at 10:28 pm
      Permalink

      Tengo la sensación Martín, de que Alfonsín le va a rendir un servicio al país en estos días. Observemos lo que pasa.

      Reply
      • March 31, 2009 at 10:39 pm
        Permalink

        Martin, opino lo mismo que Benegas, debemos estar expectantes a los acontecimientos.

        Reply
      • April 1, 2009 at 8:34 am
        Permalink

        No se olviden del pacto de olivos, ese fue otro de sus “SERVICIOS”, respetar al muerto no significa olvido, personalmente no puedo llamar padre de la democracia a alguien que entrego el país y termino con el federalismo en la argentina como lo hicieron Menem y Afolsín con el tristemente célebre pacto.

        Reply
        • April 1, 2009 at 9:11 am
          Permalink

          Las democracias no tienen padres.

          Reply
    • April 2, 2009 at 8:22 am
      Permalink

      Martin comparto tu posición por que yo si lo viví y sufrí. Gano por el espanto que causo Herminio Iglesias quemando el cajón. Asumió con la coordinadora y ex ERP llevándose el mundo por delante. Persiguiendo a los ex Chicago boys. Regulo toda la economía (precios, monedas etc. etc.) y nos llevo al desabastecimiento y mercado negro. No había electricidad, ni hablar de teléfonos teníamos la única empresa petrolera a perdida, miles de juicios laborales contra las empresas públicas. Después el plan Austral con su desagio ( se acuerdan tenias una factura por cobrar de $100 y paso a ser de $60) y la hiper. Se incendió y culpo a los “grupos económicos que no lo entendieron”…lo mismo de siempre.
      Demócrata? La verdad no se que encierra esa palabra pero censuro a periodistas que lo criticaban y manejo la publicidad oficial (el 70% del PBI era producido por el estado).
      Honesto? Se vendían las DJNI para poder importar productos, negociados del Moreno de la época (Mazorin) para bajar los precios de los pollos, aduanas en el sur, galpones, créditos de España e Italia para la compra de mercaderías, negociados de títulos y en las devaluaciones… en fin que no se hizo.
      Hoy lo usan políticamente los radicales y los medios radicales porque estamos en campaña y por Alfonsín como otros desastres son niños de pecho al lado de la “familia” K

      Reply
  • March 31, 2009 at 10:37 pm
    Permalink

    Concuerdo con tu post. No hay factura que pasar ya. Que descanse en paz.

    Reply
  • March 31, 2009 at 10:49 pm
    Permalink

    Yo estoy de acuerdo con Martín. Tengo un profundo desprecio por Alfonsín. Creo que ha sido un demagogo hipócrita. Que es un falso demócrata. Ese título de demócrata es un producto de marketing; pero creo que su muerte en estos momentos de putrefacción total de la sociedad argentina, y viendo que tiene esa imágen de “gran demócrata” -totalmente falsa para mi-, pero que la comunidad cree en ella, servirá como un gran beneficio para la comunidad misma, como un servicio a la patria.

    Reply
  • March 31, 2009 at 11:00 pm
    Permalink

    Hay varias cosas que no podria decir de Alfonsin , que fue corrupto , que no era democrata y el colmo ..compararlo con Peron!!

    Reply
  • March 31, 2009 at 11:00 pm
    Permalink

    Aunque nunca me gustò Alfonsìn, y sufrì mucho sus desastres econòmicos y la hiperinflaciòn, y condeno los contubernios de los que formò parte, jamàs podrà despertar en mì el desprecio que siento por el general, y el odio profundo que me han sabido generar estos dos gusanos despreciables que supimos conseguir.

    Reply
  • March 31, 2009 at 11:01 pm
    Permalink

    A mí también me pareció un mal presidente.
    Que descanse en paz, nada más.

    Reply
  • March 31, 2009 at 11:31 pm
    Permalink

    La verdad que yo lo valoro positivamente a Raúl Ricardo. A veces las personas valen más por lo que logran representar que por lo que ellas mismas son y piensan. Si, encabezó un gobierno que terminó en un desastre ecónomico. Pero por otra parte lo que ha dejado como legado en este mundo es la idea de que el gobierno está al servicio de la Constitución, que los conflictos sociales deben resolverse pacíficamente y que la vida y la libertad son valores irrenunciables. No es poco legado en tiempos en que la revancha prima sobre la justicia, el capricho sobre la ley y la envidia sobre la libertad.

    Reply
  • April 1, 2009 at 12:47 am
    Permalink

    Hizo un gran daño cívico al país. Hay quienes sostienen que “le deben” la “libertad” que estamos viviendo “a él”. Como siempre, el caudillaje más burdo se adueña de una porción sustancial de los argentinos.
    No me olvido, al igual que otros distinguidos señores preopinantes, de el “juicio” inconstitucional a las Juntas Militares, su “Consejo para la Consolidación de la Democracia”, su “patota cultural”, los pollos de Mazzorín, los galpones de Tierra del Fuego, el asalto al RIM III de La Tablada, las brigadas de café a Nicaragua, los préstamos a Cuba y las vergonzosas “abstenciones” de Caputo, la crisis energética, el fracasado Plan Austral, el desagio, el “ahorro obligatorio”, el traslado de la Capital, el Plan Primavera, los antecedentes filoerpianos de este personaje, etcétera.
    Le hizo un gran daño al país, al igual que Perón. De todas formas valoro muchísimo el post esclarecedor de José y la forma atinada en que se ha expresado.
    Espero que el señor Alfonsín pueda descansar en paz. No es mi intención desearle el mal a nadie.

    Reply
  • April 1, 2009 at 1:26 am
    Permalink

    Impresiona la tristeza que recorre los rincones del país. Me cabe la pregunta si el llanto no estará alimentado por los valores asociados a la figura de Alfonsín. República, democracia, diálogo, conciliación. Es fortísimo el contraste de la figura que se va con lo que hemos sabido conseguir y que nos gobierna actualmente. Y el recuerdo de aquella esperanza de 1983 con la poca que circula…Coincido con José. Creo que la figura de un ex-presidente que despierta cariño, puede brindarnos un buen servicio en estos días.
    QEPD.

    Reply
  • April 1, 2009 at 3:10 am
    Permalink

    Adhiero completamente al post, José. También creo que vale mucho por el momento histórico que le tocó representar, más allá de sus errores de gestión. A pesar de no haber vivido la época de su gobierno, creo que su estilo genera nostalgia si lo comparamos con el de la nefasta pareja presidencial.

    Reply
  • April 1, 2009 at 8:23 am
    Permalink

    La historia , -que termina escribiéndose con la verdad- se encargará de recoger todo lo bueno y lo malo de Alfonsín.

    En estos momentos , que descanse en paz.

    Reply
  • April 1, 2009 at 8:33 am
    Permalink

    No tengo una opinión formada sobre Alfonsín porque no lo viví, y en mi familia -todos radicales- lo idolatran y detestan por igual.

    Pero ya está muerto, no se le puede cobrar a un muerto como bien dice José, lo ideal sería aprender eso y juzgar a estos dos hijos de mil pu–s en vida y verlos morir encerrados.

    Reply
  • April 1, 2009 at 9:36 am
    Permalink

    Abogado defensor del guerrillero Santucho, copartícipe del Pacto de Olivos, golpista contra un gobierno de su propio signo partidario.

    Reply
  • April 1, 2009 at 9:58 am
    Permalink

    Se murió, y a otra cosa. Pero no admito qye – con la eterna sensiblería de los porteños – vengan ahora a hablar loas de este señor. No fue corrupto? Bueno, pero toleró a Delconte y otros delincuentes en su entorno. Respetó la democracia? MENTIRA!!! Desde la primera renovación de cámaras, cuando decretó el estado de sitio por aquel “complot” inventado por sus secuaces, siguiendo por violar la Constitución al disponer un juicio ILEGAL contra las antiguas Juntas Militares, siguiendo por la oscura muerte de su ministro Carranza, etc., etc. Se tocó el tuje con Cuba y Nicaragua, mantuvo una desastrosa política exterior….. Se acuerdan de aquel “tiemble el Norte” ¡qué suprema idiotez!
    Seguro que va a integrar el libro de los grandes mitos argentinos: Yrigoyen, Gardel, Perón, Monzón, Maradona. El ÚNICO ESTADISTA que tuvimos los argentinos como Presidente durante el Siglo XX se llamó Arturo Frondizi.

    Reply
    • April 1, 2009 at 12:49 pm
      Permalink

      Hay una enorme falacia en tu comentario: no sòlo no tolerò a Del Conte sino que fue el mismo presidente Alfonsìn quien ordenò denunciarlo por sus manejos en la Aduana. Tal vez, entre tanta cosa reprochable que tiene el ex presidente, la ùnica que no puede endilgàrsele es el de haber tolerado ni propiciado la corrupciòn, ni avasallado las instituciones. Tuve y tengo mis discrepancias con la polìtica del Dr. Alfonsìn, pero debo reconocer que fue el ùnico ex presidente que podìa caminar por las calles con la frente alta y sin custodia. Eso en este paìs, es mucho màs que una anècdota.

      Reply
      • April 1, 2009 at 2:38 pm
        Permalink

        Si la memoria no me falla, Delconte fue procesado y condenado durante la presidencia siguiente. En otro orden de cosas, podía caminar con la calle con la frente bien alta: a) Cuando decretó el estado de sitio para asustar con el fantasma militar a los votantes?; b) Cuándo en el mismo caso hizo detener a Daniel Lupa acusándolo de nazi? Quienes lo conocemos, lo hemos leído y escuchado, sabemos que Daniel Lupa estaba en las antípodas del nazismo. Y no hace falta decir que su señora esposa- ya fallecida – era judía; c)Cuando en el mismo caso ordenó la detención de un hijo del Gerneral Camps? Al día siguiernte el Cadete Camps se presentó en el juzgado acompañado del Jefe del Cuerpo de Cadetes del CMN, y trataron de arreglar la cosa aduciendo confusión de identidades. Y el negociado de las cajas PAN? Y los tejes y manejes del Coti, su primera espada? Y la ineptitud de Machinea, a quien años después alabó en su segunda – desastrosa- etapa de ministro? Y la falacia de simular una situación matrimonial que no era ya tal, para acceder al cargo como prístina paloma?

        Ricardo, a mis casi setenta años he soportado muchos, antes y después de este señor. Se murió, puea que en paz descanse, pero no fue ni padre ni madre de ninguna democracia. No jodan, muchachos!!!

        Reply
        • April 1, 2009 at 3:00 pm
          Permalink

          Amplío: Juan Carlos Delconte fue denunciado por el entonces diputado Liberal Alberto Albamonte, en el año 1988. Los diputados radicales que interaban la comisión de Juicio Político se apresuraron a aclarar que nada había tenido que ver con Delconte tanto el Coti como los chicos de la Coordinadora (algo así como la Cámpora, pero radical). Estuvo detenido a partir de 1991, y – si mal no recuerdo – en el 94 le dictaron sentancia: 10 (DIEZ) años de prisión, más un embargo de 100 millones de la moneda de aquellos años. Se publicó acerca de una cantidad igual depositada en el extranjero a nombre de su esposa, pero nada se hizo al respecto.

          Ricardo, Don Raúl NO denunció a Delconte, quien acumuló 3600 (TRES MIL SEISCIENTAS) denuncias por sus maniobras aduaneras. Amén.

          Reply
          • April 2, 2009 at 9:31 am
            Permalink

            Insisto porque me consta.Del Conte fue denunciado por el propio gobierno y el diputado Albamonte fue quien, a raiz de ello pidiò su juicio polìtico.

            Creo que si vamos a desmenuzar acto por acto la acciòn de cada uno de nuestros gobernantes, la condena serìa general. ¿Què no decir de Memen y sus colaboradores? Y, no obstante, podemos olvidar sus aciertos?

            Los grandes hombres tienen virtudes y defectos de idèntica dimensiòn. Como dice Grecia en el post que sigue, me importan màs los ejemplos personales que la ennumeraciòn de sus errores.

          • April 2, 2009 at 7:29 pm
            Permalink

            Qué cuernos tiene que ver Menem en este asunto? Cuando me toque hablar de él, diré lo que pienso de su gestión. Estoy hablando de otro señor, uno que se llamó Raúl Ricardo Alfonsín. Lo de grandes hombres me parece muy bien; lo utilizaré el día que tenga que opinar sobre alguno de ellos.
            Muchas gracias por tu atención.

  • April 1, 2009 at 10:35 am
    Permalink

    Estoy de acuerdo con tu post. Hacer leña es muy fácil ahora. Me importan mas los ejemplos personales que deja, en este momento político que vivimos, que la enumeración de todas sus equivocaciones. QEPD.

    Reply
  • April 1, 2009 at 10:36 am
    Permalink

    Un gobierno desastroso, desde la concepciòn arcaica socialista.
    Una persona sin conexiòn de la modernidad, a donde apuntaba el mundo-
    No màs atributos que la guitarra de comitè, que embrujò a la sociedad infantil, soñadora de fantasìas realizables en forma màgica (“Con la democracia se…”).
    Se tuvo que ir por su ineptitud, dejando un paìs en caos econòmico.
    Como cualquier mortal, ayer le tocò su hora de partir y eso no se confunde con los hechos de los que fuè generador y protagonista.
    Un mal presidente, representativo de la clase de sociedad en la que vivimos.

    Reply
  • April 1, 2009 at 10:42 am
    Permalink

    ¿Que es ser un gran demócrata?

    Respetar a las minorías y sus derechos.

    Muy pocos políticos merecen ese calificativo.

    Reply
  • April 1, 2009 at 11:08 am
    Permalink

    Don Raúl Alfonsín, fue sin duda un político polémico,

    fue quien acuñó la expresión “Fundamentalismo de Mercado” con la que justificó la profunda intervención en la economia, que desembocó en una hiperinflación que lo obligó a dejar el poder precipitadamente,

    abandonando la Rosada en medio de abucheos de una multitud que se había congregado entonces en sus inmediaciones.

    Reply
  • April 1, 2009 at 11:51 am
    Permalink

    Era muy chico cuando Alfonsin fue presidente, pero tengo muy presente el daño que le hizo al pais como ex-presidente. El pacto de Olivos y la caida de De la Rua fueron dos golpes bajos a nuestra institucionalidad. Dentro de la tristeza por su muerte no dejo de sentir alivio pensando que no va a poder hacer mas daño.

    Reply
  • April 1, 2009 at 2:20 pm
    Permalink

    Un tipo nefasto para la historia del país. Su fallecimiento no cambia el mal concepto que tengo de él.

    Reply
  • April 1, 2009 at 3:38 pm
    Permalink

    ¿Que fue un héroe por encarcelar a los militares? ¿Que fue el “padre” de la democracia? NO fue ni éroe no padre, sino un vivillo político, aprovechador de las circunstancias que por aquellos momentos le cayó como maná del cielo. ¿Se han preguntado uds. qué hubiera pasado si Margaret Tatcher huiere decidio no mandar su flota a rescatar las malvinas, y hubiera optado por la eterna pelea diplomática? En estos momentos y desde hace unos cuantos años estaría Galtiere montado en el caballo de San Martín y apuntando con su dedo no al Oeste, sino hacia el Sur. Nadie se hubiera atrevido, ni en sueños siquiera, fundamentar una campaña presidencial sobre el anuncio de juicio penal a toda una junta de militares por supuestas violaciones a derecho humanos. Y, encima, ganar las elecciones. Por supuesto, de no haber sido por la torpeza de los militares de ese entonces en invadir las islas y en consecuencia por la respuesta británica, hoy en día estaríamos ante otro país. No hubiera existido ni un Alfonsín ni todo lo que le siguió después. Ni estarían los actuales esperpentos y sus acólitos dominando y subyugando a los argentinos que, mansamente y estupidamente les aportan su voto para que sigan reinando y liberando cada día más las calles de este territorio,lo que otrora fuera una República, para que la delincuencia criminal siga operando con toda la impunidad que se les brinda.

    Reply
    • April 1, 2009 at 3:53 pm
      Permalink

      Para completar estos comentarios y aprovechando mi buena memoria me permito recordar que a poco de ocupadas Las Malvinas un contingente de políticos fue invitado a visitarlas por el gobierno militar y aceptaron la invitación haciendo declaraciones de aprobación a la ocupación. Entre ellos estaba don Raúl Alfonsín.

      Reply
      • April 1, 2009 at 5:27 pm
        Permalink

        Así es pablito, don Raúl fue uno de los integrantes de la comisión de políticos (además de gremialistas y dirigientes sindicales, a quienes hoy se les llena la boca de “la última dictadura”), que fueron a la Isla a felicitar al gobernador militar, el “genocida” General Menéndez. Hoy defenestrado, escrachado y recontra condenado por muchos de los mismos que por entonces adularon a los militares. Tipico de los argentinos. Una vez que el árbol fue derribado por el rayo, los aldeanos se acercan, se suben, lo pisotean y sacan leña para el fuego. Hacen lo mismo que con el fútbol. Cuando la selección pierde, a la hoguera el DT.

        Reply
        • April 1, 2009 at 8:00 pm
          Permalink

          El comandante militar de Malvinas fue el general Mario Benjamìn Menèndez, a quien se le hizo un reportaje en el diario Perfil hace 2 dìas, y quien nunca fue acusado de nada relacionado con la guerra antiterrorista.
          El general Luciano Benjamìn Menèndez, ex comandante del III Cuerpo de Ejèrcito, es el que fue condenado hace 1 ò 2 meses, en el mismo juicio en el que se condenò al general Bussi.

          Reply
          • April 2, 2009 at 8:45 am
            Permalink

            Vale la aclaración que me hizo el post raúl en cuanto a que confundí groseramente a Mario Benjamin Menendez con Luciano Benjamin. Debe haber sido porque ambos son benjamines y ambos menendez. Pero debe asegurarle, Raúl, y que no tenga lugar a duda alguna, que si hubiese estado Luciano en vez de Mario, la cosa no hubiera cambiado para nada. Los políticos argentinos en esos momentos no tenían ni la más pálida idea, a igual que la inmensa mayoría de la población, en como iva a terminar la saga de Malvinas y la obsecuencia hacia el poder militar (cuando no imaginaban una derrota que los iva a asumir en una patética caída en desgracia y el retiro avergonzado in eternum a los cuarteles de invierno)era grotesca comparada a la luz posterior del fenómeno Malvinas, cuando aprovechando y sacando partido de la situación hicieron su Agosto sacando abundante leña del árbol caído. Ni Menem lo hizo, ni Alfonsín lo hizo… …La Tatcher lo hizo.

      • April 2, 2009 at 9:37 am
        Permalink

        Pablito: me permito sugerir que revise su memoria. Alfonsìn fue el ùnico polìtico que el mismo 2 de abril se opuso a la invasiòn de Malvinas. Precisamente ese fue su lanzamiento polìtico a nivel nacional. No hay màs que recorrer los diarios de la època.

        Pero nada de esto es importante hoy. Como lo dice Fundaciòn Atlas hoy: No hace falta estar de acuerdo para reconocer a un Grande

        Reply
        • April 2, 2009 at 10:49 am
          Permalink

          Si mal no recuerdo, Alvaro Alsogaray tambièn se manifestò en total desacuerdo con la acciòn militar en las Malvinas, lo que le valiò no poco repudio (ademàs de liberal, opuesto a una gesta patriòtica).

          Reply
          • April 2, 2009 at 1:09 pm
            Permalink

            Es cierto, Alsogaray tampoco estuvo en favor de la decisiòn de invadir Malvinas.

        • April 2, 2009 at 11:35 am
          Permalink

          Ricardo :

          Tengo ante mí un ejemplar del diario La Nación del día 3 de abril de 1982 y en su página 4 bajo el título “Opinan dirigentes de los partidos políticos” en una de sus partes se consigna:

          De la UCR

          “La mesa directiva del comité nacional de la UCR declaró que : “Participa de la decisión nacional que concluye con el desembarco en las Islas Malvinas”.

          Siguen otras consideraciones de apoyo:

          “Asume su solidaria responsabilidad ante todas las implicancias que presente el curso de acción de este histórico acontecimiento”.

          Raúl Alfonsín era uno de los miembros de esa mesa directiva y mal podría publicarse un documenteo de este tipo sin su consentimiento.

          Reply
          • April 2, 2009 at 1:08 pm
            Permalink

            Pablito: precisamente la postura de Alfonsìn frente al conflicto de Malvinas fue el comienzo de su enfrentamiento con Contìn, por entonces presidente de la UCR.

        • April 2, 2009 at 11:46 am
          Permalink

          Creo además que fue en buena medida el apoyo de la clase política (Y la fatídica Plaza de Mayo llena)lo que enfervorizo al gobierno de Galtieri para continuar con su errada decisión de entrar en combate por Malvinas en lugar de considerar una retirada estratégica (Las 3 banderas y otras opciones).

          Reply
  • April 1, 2009 at 3:56 pm
    Permalink

    No me puedo olvidar del “Ahorro Forzoso” de don Raúl Alfonsín, una verdadera estafa hecha desde el poder y al amparo de “La Ley” que terminó devolviendo el 3% de los fondos robados a los ciudadanos.

    Reply
  • April 1, 2009 at 11:14 pm
    Permalink

    A los hombres publicos no hay que juzgarlos solamene por sus intenciones declamadas (en realidad sus intenciones reales se manifiestan en sus acciones no en sus palabras) sino tambìen por los resultados…es por eso que a Alfonsin hay que juzgarlo en primer lugar como presidente y como su influencia trasciende su periodo presidencial hay que poner en la balanza su actuaciòn como politico.

    Si lo jugamos como presidente creo que tenemos que tener en cuenta que no fue elegido para arreglar la economia del pais sino para destruir al partido militar e inagurar una etapa de continuidad insiticional. Ese objetivo fue cumplido a pesar de sus horrores economicos y de politica exterior. En ese sentido podriamos discutir años el balance de su presidencia, en esos años èl fue el que estaba a cargo y era èl el que tenia que tomar las decisiones y él sabrà lo que no quizò no pudo o no supo (para utiliar sus propias palabras)…

    Ahora bien hay otra faceta que hay que analizar y es su legado poltico, ya no como el rsponsable a cargo sino como partidocrata, como un hombre que no quizo dar un paso al costado cuando su tiempo ya se habìa ido…es ese aspecto de su legado que me parece que la desmesura sentimental de estas horas minimiza hasta hacerlo inexistente. Hoy por hoy parece que el unico problema que tuvo y tiene argenta es la dictadura militar que padecimos hace mas de 30 años.

    El pacto de Olivos fue mucho mas que una relecciòn, significo la conurbanizaciòn de la politica debido a la eliminaciòn del colegio electoral (cancer que hoy estamos sufriendo) La Matanza y Jose C Paz ponen al presidente y significo el fin del federalismo, la creaciòn de instituciones que viciaron aùn màs de lo que estaba la divisiòn de poderes como el consejo de la magistratura, 3º senador (para que la minoria , es decir que radikalismo y sus dirigentes tuviesen su conchabo en el congreso), etc. etc. etc. .. Dificilmente esto pueda ser considerado un servicio a la republica y a la democracia , tal como se lo queire recordad estos dìas …

    Pero lo peor, lo que a mi juicio destruye cualquier cosa buena que pueda haber hecho es que CONSPIRO CON DUHALDE PARA ORIGINAR UN GOLPE DE ESTADO EN CONTRA DE UN GOBIERNO DEMOCRATICO PERTENECIENTE A SU MISMO PARTIDO CON EL SOLO OBJETO DE EVITAR QUE SEA LA PARTIDOCRACIA LA QUE HAGA EL AJUSTE (y de paso, como objetivo secundario licuar la deuda de amigos y partidarios), ESTE GOLPE SUMERGIO AL PAIS EN LA PEOR PAIS EN LA PEOR CRISIS QUE SUFIRMOS, SIGNIFICO LA DESTRUCCION DE LA INSITITUCIONALIDAD Y COLCO EN EL PODER A LO PEOR DE LA PARTIDOCRACIA….las consecuencias de esta conspiraciòn en la que Alfonsin fue no solo cerebro sino participe las estamos sufriendo hoy en dìa….

    En resumen su legado como politico, ya no como presidente, es decir como hombre que ya no estaba a cargo sino como hombre que voluntariamente quizo intervenir en la vida politica del pais, ha sido desastrozo y ahi ya no hay excusas, ya no puede hablar de sus circunstancias por que insisto, èl no era el que tenia que tomar las decisiones, èl decidio conscientemetne en interferir en los que tenian que tomarlas y que si no se sometian a su voluntad habia que sacarlos….

    Reply
    • April 2, 2009 at 4:23 am
      Permalink

      Leandro, este comentario me parece magnífico. Excelente como la exposicíón que hiciste sobre la Escuela Austriaca y la Teoría Subjetivista en NMP Network.

      Reply
  • April 1, 2009 at 11:16 pm
    Permalink

    Dificilmente , insisto, pueda considerarse a este hombre politico como un democrata o un hombre de la republica….

    Esta desmesura y desequilibrio sentimental indica que no hemos aprendido demasiado y por lo tanto no tengo demasiadas esperanzas que la lucidez y el sentido comùn en algùn momento puedan tener alguna influencia en las decisiones sobre cuestiones publicas en argentina

    Reply
  • April 2, 2009 at 8:44 am
    Permalink

    Mi conclusión es que Alfonsín fue otro enemigo mas de la sociedad abierta y autodeterminada en las decisiones y elecciones libres de cada uno de sus individuos.

    Terminó cosechando con el final traumático de su mandato los frutos de sus ideas que demostraron ser contrarias a la naturaleza libre del hombre en la sociedad.

    Reply
  • April 2, 2009 at 11:59 am
    Permalink

    No solo tengo críticas para Alfonsín,

    admiro su austeridad y su decencia a nivel personal,

    que contrasta mas que nunca con las corruptas alimañas que hoy día ocupan el poder.

    Reply
  • April 3, 2009 at 11:43 am
    Permalink

    Lagarto: Ignoro cualquier chisme vinculado con los cuernos de Menem porque no me ocupo de la radiolandia polìtica. Para que se pueda entender lo que parece que se ha entendido, aclaro que mi referencia a Menem puede sustituirse por otra respecto de San Martìn, Rosas, Alsogaray o el pròcer o gran hombre que te parezca aceptable. Ninguno de ellos -ni ninguno de nosotros- resiste un anàlisis detallado de nuestras acciones diarias porque el hombre es siempre una suma de aciertos y errores, de virtudes y defectos. Si sòlo señalamos los aspectos negativos, nadie, absolutamente nadie, quedarà en pie. ¿Se entiende lo que quise decir sin cuernar a Menem?

    Reply
    • April 4, 2009 at 3:42 pm
      Permalink

      Amigo Ricardo,por favor,ponete los lentes EN LA MENTE, y leé bien; “Qué cuernos tiene que ver Menem en éste asunto?” Podría haber sustituído “cuenos” por “carajos”, o por “demonios”, o por “mierda”. Cuestión de gustos…Entonces, amigo obnubilado, el que leé “Radiolandia” (qué viejo soy!!!!)sos vos y no yo. Personalmente, me importa un pimiento quién es cornudo, o trolo, o budista, o evangelista. Por favor,si no sabés leer, no sabés interpretar, y querés ganarla siempre, aprendé algo de quienes, con humildad,tratan de espresarse en BUEN CASTIZO para que todos le entiendan. Muchas gracias

      Reply
      • April 4, 2009 at 8:25 pm
        Permalink

        Estimado Lagarto: No creì -jamàs hubiera pensado- que alguien que participa en este blog, fuera tan poco sutil, como para no darse cuenta de que lo mio fue, simplemente, aprovechar el doble sentido del vocablo “cuernos”.

        Como tu respuesta para expresar tu desacuerdo me pareciò untanto grosera, acudì al viejo ardid de la tangente para no darte una respuesta en el mismo tono y ponerme a la misma altura.

        A mi me importa menos que un cuerno o que un comino, la vida de Menem. Lo traje a colaciòn porque soy de los que defienden parte de su gestiòn frente a los que la niegan absolutamente.

        Por ello tratè de hacerte reflexionar sobre el modo en que debe analizarse cualquier gestiòn de gobierno e incluso la trayectoria o conducta de cualquier persona, esto es, separando la paja del trigo y buscando encontrar lo que pudiera haber de noble o positivo aùn en aquellos a quienes nuestra ideologìa o nuestra piel rechaza.

        Te recuerdo aquella sentencia maravillosa de Almafuerte en su poema Cristianas:

        siempre hay un golpe de luz en el fondo
        de aquellas mas viles vilezas humanas.

        Queda claro?

        Reply
  • April 5, 2009 at 11:41 am
    Permalink

    Qué es lo que se supone que queda claro? La verdad no contiene sutilezas, es cruda como la vida misma. Por otra parte,yo también soy gallego, como el muerto de éste cuento, y también grosero – si cabe- a la hora de exponer la verdad: no MI verdad,sino LA verdad. El lenguaje simbólico solamente sirve para distraer la atención del meollo, pudiendo derivarse el tema hacia las nubes de Úbeda.

    En cuanto a “groserías”, según tu concepto, recuerdo una entrevista televisiva que, muchos años atrás,hizo Don Bernardo Neustad a esa gloria de las letras españolas – gallego él-que se llamó Don Camilo José Cela. Ante una referencia al lenguaje “fuerte” en sus escritos respondió Don Camilo: “Pues no sé a qué se refiere Usted. Nosotros,en España,al culo le llamamos culo.”

    Muy respetable el señor Palacios, y respetable también quien comulga con su pan. Por mi parte, repetiré una parte de la Carta de San Pablo a Timoteo – la segunda: “…. predica la palabra,insiste oportuna e inoportunamente; discute, suplica, increpa con toda paciencia y saber.” No pretendo dar lecciones de templanza en el lenguaje; mi espíritu es combativo, franco, leal. Como aquel personaje de Don Arturo Pérez-Reverte, solamente a Dios me inclino, y el único rey que reconozco es el de la baraja.

    Queda claro, respetado Ricardo? Que navegues por los mares de la vida con buen viento y buena mar, sin nunca olvidar que aquello ” De omni re scibili, et quibusdam alis” se vuelve en contra de quien lo pronuncia.

    Reply

Leave a Reply