Formando súbditos

Es conocida la campaña de la AFIP por una “cultura tributaria”, que es sinónimo de una cultura sumisa.

Tributar es un verbo que no ofrece dificultades semánticas:

1. tr. Dicho de un vasallo o de un súbdito: Entregar al señor en reconocimiento del señorío, o al Estado para las cargas y atenciones públicas, cierta cantidad en dinero o en especie.

2. tr. Ofrecer o manifestar veneración como prueba de agradecimiento o admiración.

Si se tratara  sólo de una campaña publicitaria no sería tan grave, esta actitud tributaria está enraizada a través del sistema educativo en las creencias más profundas de los argentinos y en la moralina de la clase media sobre todo, que es consecuencia de aquél. Si el estado es fuente de tantas cosas bellas y la solución mágica para los temores existenciales, limitarlo en su financiamiento sería una calamidad universal.

El valor en una república o en cualquier organización libre en cambio no es la obediencia, sino la legalidad. La ilegalidad no debe ser obedecida, se reconoce el derecho a resistirla. El deber más bien.

La cultura tributaria en cambio es aquella en la que pagar es el valor y no la justificación de los impuestos, su determinación por procedimientos ajustados, el cuidado de que su destino también sea legal y que no superen el límite de la confiscación. En una república el valor es controlar los impuestos.

Sumemos que en un contexto de abuso impositivo el llamado contribuyente es puesto al margen de la ley a cada paso con normas que nunca podrá cumplir y la evasión aumenta como consecuencia de querer exprimir a la gallina de los huevos de oro más allá de lo posible, no digo ya de lo aceptable. Entonces la “cultura tributaria” se transforma en la “culpa permanente”. Los ciudadanos son entonces lacayos y están listos para ser apresados cuando le poder lo elija.

En la Biblia el recaudador es un personaje objetado moralmente. Cuando aún se conservaba algo de sentido las fantasías tenían el mismo fin. El zorro por ejemplo, aparecía cuando el recaudador exprimia a la gente para restituirle sus fondos, como serían en este caso los capitalizados en las AFJP.

El adoctrinamiento comienza ahora desde la infancia. La AFIP ha creado un juego en el que los recaudadores son los buenos y los que no pagan, aunque producen los recursos que se quieren recaudar son los malos a los que hay que cazar. El zorro podría ser fusilado y reivindicado el capitán monasterio.

La “heroína” se llama Martina y se parece físicamente a la presidente que estamos padeciendo, con bastante ayuda del dibujante.

37 thoughts on “Formando súbditos

  • November 26, 2008 at 12:13 pm
    Permalink

    Uno no tiene que pagar por servicios que no recibe y ni tampoco puede ser obligado a mantener zanganos. Teniendo en cuenta lo mencionado, lo conforme con el derecho natural es la rebelión fiscal, independientmente de lo que diga la ley positiva y de lo que pregonen los despotas de turno.

    Reply
  • November 26, 2008 at 12:40 pm
    Permalink

    la recaudacion es un delito que debemos combatir entre todos.

    Reply
  • November 26, 2008 at 1:39 pm
    Permalink

    ————————————————————
    ENCUESTA DEL CIS
    El 64% de los españoles cree que se beneficia poco o nada de sus impuestos
    ————————————————————
    http://elmundo.es/elmundo/2008/11/26/espana/1227710524.html

    El título es interesante, el resto de la nota no tanto; de todos modos, del título desprendo que hay un 36% de españoles que creen que los impuestos les van a salvar la vida.

    Reply
  • November 26, 2008 at 1:58 pm
    Permalink

    Cultura tributaria, persuasión y el cuentito de la “obligación moral de pagar impuestos”.

    Les transcribo un fragmento de Rothbard sobre como se sostiene el estado a sí mismo:

    “Como se preserva el Estado a sí mismo”

    “Una vez que el Estado ha sido establecido, el problema del grupo o casta dominante es cómo mantener su dominio7. Mientras que la fuerza es su modus operandi, su problema básico y de largo plazo es ideológico. Pues para continuar a cargo, cualquier gobierno (no solamente uno democrático) debe tener el apoyo de la mayoría de sus súbditos. Este apoyo, se debe hacer notar, no necesariamente debe ser entusiasmo activo, muy bien puede ser resignación pasiva, como ante una inevitable ley de la naturaleza. Mas, apoyo, debe haber, en el sentido de aceptación de algún tipo; de otra manera la minoría de gobernantes del Estado eventualmente sería abrumada por la activa resistencia de la mayoría del público. Debido a que la depredación debe ser mantenida a partir de los excedentes de la producción, es necesariamente cierto que la clase constituyente del Estado -la burocracia permanente y la nobleza- debe ser una minoría bastante pequeña del país, aunque puede, desde luego, comprar aliados entre los grupos importantes de la población. Por lo tanto, la principal tarea de los gobernantes es siempre asegurar la aceptación activa o resignada de la mayoría de los ciudadanos8,9.
    Por supuesto, uno de los métodos para asegurarse apoyo es la creación de privilegios. Por lo tanto, el rey solo no puede gobernar, debe tener un grupo considerable de seguidores quienes disfrutan de las prerrogativas del dominio, por ejemplo, los miembros del aparato estatal, tales como la burocracia permanente o la nobleza consolidada10. Pero este método garantiza solamente una minoría de seguidores ávidos y, hasta la fundamental compra de apoyos a través de subsidios y el otorgamiento de privilegios no es capaz de lograr el consentimiento de la mayoría. Para lograr tal consentimiento la mayoría debe ser convencida por medio de la ideología de que su gobierno es bueno, sabio, al menos inevitable y ciertamente mejor que las alternativas concebibles. La tarea social fundamental de los “intelectuales” es promover dicha ideología entre la gente. Pues las masas de hombres no cran sus propias ideas, es más, ni siquiera piensan a través de ellas independientemente, sino que siguen pasivamente las ideas adoptadas y diseminadas por el cuerpo de intelectuales. Los intelectuales son, por lo tanto, los “formadores de opinión” en la sociedad. Y ya que precisamente lo que el Estado necesita desesperadamente es el moldeamiento de la opinión pública, la base de la antigua alianza entre el Estado y los intelectuales se hace clara”.

    Reply
  • November 26, 2008 at 1:58 pm
    Permalink

    Así como en algún momento se logró sacar la influencia religiosa de la educación, espero que llegue el momento que se desestatizará.

    Hoy en las escuelas boneaerense se enseña “cultura tributaria”. Deberían agregar “cultura evasora”, asi es más equilibrado.

    Saludos!

    Reply
  • November 26, 2008 at 2:03 pm
    Permalink

    Hace tiempo venimos dándole vuelta a la rebelión fiscal, y la pregunta (tácita) de rigor: quién le pone el cascabel al gato, siendo que a la postre casi nadie la efeciviza para no quedar solitario en la lista de “pagar con punitorios”, hoy quiero reformularla:
    Cómo se le pone el cascabel al gato?
    Pensando en términos de stock vs flujo, creo que el tema puede pasar por:
    Asumir que se pueda absorber, no grandes punitorios por cesación de tributos, sino uno pequeño por suspensión por un breve tiempo.
    Y la clave está en ponerse de acuerdo, si tal proeza fuera posible, en qué período lo haríamos los potenciales actores, de forma tal de producir un gran agujero en la caja voraz, pero distribuyendo el riesgo para minimizarlo.
    Ideas, sugerencias?

    Reply
    • November 26, 2008 at 7:11 pm
      Permalink

      @Klaus,

      No se…habria que empezar con un sitio .com manejado anonimamente ?

      Reply
      • November 26, 2008 at 10:23 pm
        Permalink

        @Bastiat, pero ahí vamos a ver cómo nuestros impuestos financian a la SIDE que en dos días encuentran al “golpista amigo de Menem y Videla” que propone que no se hagan hospitales ni se de de comer a los votantes del FPV.

        Reply
  • November 26, 2008 at 2:10 pm
    Permalink

    Los impuestos son una herramienta útil, pero para ser administradas por los delincuentes.
    Estoy seguro que si sacamos todos los impuestos, y recortamos todas las áreas de estado, nadie se va a dar cuenta, incluido justicia y educación.

    Recuerden que pagamos para tener maestros que la mitad del ciclo lectivo están de paro, y la policía ya no se la puede buscar en figurillas, los jueces y fiscales son una broma.

    Reply
  • November 26, 2008 at 2:43 pm
    Permalink

    Habría que hacer un juego donde el héroe es el ciudadano que no se quiere dejar esquilmar por el estado y sale aprender fuego la AFIP y a matar inspectores, bien sangriento, ese estaría bueno.

    Reply
    • November 26, 2008 at 7:12 pm
      Permalink

      @Martin Benegas,

      Me gustó…

      Reply
      • November 26, 2008 at 7:13 pm
        Permalink

        @Bastiat,

        quise decir : me gusto con acento en la o.

        Reply
    • November 26, 2008 at 10:25 pm
      Permalink

      @Martin Benegas, yo estaba haciendo un videojuego parecido 😛 con el RPG Maker XP, con el que básicamente se hace la historia porque no hay que programar…

      Cuando gracias a la falta de inversión en energía se me quemó la PC, y tuve que empezar de 0, perdí el progreso y lo abandoné.

      Básicamente la trama era: ¿qué pasa en un mundo fantástico, como el de El Señor de los Anillos, de Reyes y tiranos, cuando cae de la nada un liberal anti-estado del siglo 21?

      Reply
    • November 30, 2008 at 1:35 pm
      Permalink

      @Martin Benegas, te ganaron de mano. La AFIP colgó un juego hace tiempo en su sitio web, donde la heroína es una “Sabueso” que busca casos de evasión fiscal. Todo un adoctrinamiento para los más niños.
      A la postre, la heroína del juego es un minón, y super inteligente. Casi que es una Sherlock Holmes del siglo XXI

      Reply
      • November 30, 2008 at 3:15 pm
        Permalink

        @Figarillo, justamente eso por eso que quiero que se haga el juego que digo yo 🙂

        Reply
  • November 26, 2008 at 3:00 pm
    Permalink

    El mantener un poder rector, por màs espurio que sea, està atornillado en las pocas neuronas de la gran mayorìa.
    Por supuesto hay diferencias notables entre las sociedades, las naciones en cuanto a las reacciones respecto a los impuestos.
    Cuanto màs ignorante, màs esclava, màs arrastrada.
    Lo que hoy vivimos -viene de dècadas- no hace falta anàlisis profundo.
    Desde mi adolescencia no entendì que una sociedad sea saqueada periòdicamente en -por redondear- el 50% de sus ingresos mediante impuestos, con pobrìsimo o nulo retorno en beneficios sociales bàsicos (no hablo de redistribuciòn, ni clientelismo, ni deseducaciòn dirigida, obviamente) que ya sabemos cuales de berìan ser.
    No hay duda que èsta sociedad vive con miedos profundos.
    El peronismo ganò la sociedad por patoterismo, imposiciòn fascista sus “principios”.
    Del lado de enfrente, hubo laxitud y acuerdos espurios siempre.
    Sumemos el individualismo genètico de “sàlvese quien pueda” y “Nò te metàs” y esa rebeliòn fiscal, como el juicio polìtico son imposibles en èste escenario.
    Lo de que el poderoso debe rodearse, juntarse de beneficiarios del saqueo que cita Pablito del texto de Rothbard, es un clàsico en argentina.

    Reply
  • November 26, 2008 at 3:31 pm
    Permalink

    !!!Por fin!!!!

    !!!5 años perdiendo el tiempo, pero finalmente llegó la idea salvadora!!!.

    Que resolverá todos los problemas:

    El Ministerio de la Producción.

    Que había disuelto Kirchner al principio de su gestión.

    !!!!Ahora si que podemos decir que la tienen reclara!!!!

    La sede del Ministerio será en el puerto

    Para ahorrar fletes y embarcar directo al exterior todo lo que produzca.

    Con ello tendremos las ansiadas divisas que alejarán el default

    Reply
  • November 26, 2008 at 3:42 pm
    Permalink

    La AFIP hace historietas en Billiken para educar tributariamente a los niños desprevenidos.

    Reply
  • November 26, 2008 at 4:53 pm
    Permalink

    Bueno, quizás sea el momento de hacer un juego en el que el bueno sea el productor y el malo el recaudador… estoy seguro que tendría mucho éxito.
    Ninguno de los nomeparecistas es programador? Sino nos pongamos de acuerdo, pongamos guita y le paguemos a algunos.
    Vi en la tele que quieren regular la producción de videojuegos en Argentina y que los programadores están muy enojados… no creo que tengan objeciones morales sobre el tema…

    Reply
    • November 30, 2008 at 1:38 pm
      Permalink

      @Doble Doble V, yo soy programador. Pero lamentablemente, no me especializo en videojuegos (aunque tuve experiencia mientras estudiaba en la univ.). El tema es que no se requiere sólamente un programador. Hace falta un game designer, programadores, gente de arte y diseño y una buena cantidad de recursos. Tené en cuenta que hoy en día los juegos clase A cuentan con recursos similares a una superproducción de Hollywood (y recaudan todavía más).

      Reply
      • November 30, 2008 at 1:39 pm
        Permalink

        @Figarillo, me olvidaba. También necesitás músicos o gente especializada en sonidos y efectos 😛

        Reply
        • November 30, 2008 at 1:59 pm
          Permalink

          @Figarillo, mirá hasta adonde llegaba mi ignorancia… Bajaste Perfil de Riesgo? yo lo estoy jugando, es tremendo como intenta lavar la cabeza de los chicos que lo juegan.
          Encima parece que es popular el juego, o por lo menos eso quieren hacer creer…
          Habrá que buscar alternativas, porque de la manera que están trabajando en lavar cerebros, los que vengan después de los K van a ser peores… Se aceptan ideas

          Reply
  • November 26, 2008 at 4:54 pm
    Permalink

    Acabo de leer el comentario de Martín…
    Bueh, dejemos de lado el “habría” y pongamos manos a la obra…

    Reply
    • November 26, 2008 at 6:38 pm
      Permalink

      @Doble Doble V, totalmente lo que pasa es que yo no soy programador, el que conozca a alguno que le tire la idea además tendría que ser un juego que le rompa el o… al oficial en calidad y en entretenimiento, en fin que sea mas cool para el piberío.

      Reply
      • November 26, 2008 at 7:31 pm
        Permalink

        @Martin Benegas, cuesta dinero y tiempo, sobre todo lo primero, pero se puede hacer.

        Saludos cordiales

        Reply
        • November 27, 2008 at 12:56 am
          Permalink

          @skynet, sería una inversión… si tiene éxito el juego además de cumplir con nuestro propósito podríamos ganar guita…
          Quizás esté soñando mucho, pero si el juego es un éxito supongo que algún tipo de rentabilidad traería…
          Sería cuestión de ponerse en contacto con las empresas que se dedican a esas cosas… por lo que estoy viendo en internet están en todas en Bs As. Si alguien se anima a averiguar ponemos manos a la obra.

          Reply
          • November 27, 2008 at 8:21 am
            Permalink

            @Doble Doble V, yo solo me dedico a desarrollar sistemas, no soy comercial, en la argentina los juegos no prosperan por que nadie paga por nada que no sea pirateria.

            Saludos cordiales

  • November 26, 2008 at 5:08 pm
    Permalink

    Suponiendo que fuere necesario este nuevo ministerio y teniendo en cuenta que la mayor parte del pbi son servicios (algo que en la Argentina no gusta), no necesitaríamos un ministerio de la servuccion??

    Reply
  • November 26, 2008 at 5:26 pm
    Permalink

    Para defendernos de la agresión fiscal, para empezar debemos comenzar a emplear el mismo lenguaje que eufemisticamente usa el gobierno para robarnos.

    En cada transacción comercial hay que negociar con el comerciante la “redistribución” del IVA por partes iguales para así poder solventar los servicios que el estado no brinda, pero pretende cobrar: a saber

    Educación, justicia, seguridad, infraestructura y servicios varios, atención respetuosa y eficiente al ciudadano, etc.

    Es decir utilizando el mismo lenguaje del gobierno se trataría de la aplicacion de “retenciones” a los impuestos.

    Y recordemos que el gobierno nos roba “para protegernos”.(Como con las AFJP)

    “Protejamos” pues al estado.

    Reply
  • November 27, 2008 at 9:04 am
    Permalink

    Otra forma de organizar la “contracultura tributaria” es aprovechar un sano principio de tributación que dice que los costos de recaudacion de un tributo deben ser sensiblemente inferiores a la recaudación neta que genera…..

    ergo…

    Hagamos subir los costos (en sentido amplio) de recaudación de manera que la aplicación del tributo se haga inviable.

    Hay muchas maneras de hacer elevar los costos de recaudación.

    Ustedes sabran entender….

    Reply
  • November 27, 2008 at 10:39 pm
    Permalink

    Yo propongo una nueva cultura tributaria…la de negrear y eludir todo pago de tributos…No pidan boletas, en lo posible no compren bienes registrables, ahora que no hay cuotas no usen tarjetas ni credito ni de debito (salvo que les convenga por los descuentos)…La rebelión fiscal no tiene por que ser con un fusil en la mano, con solo no pagar o no ayudar a que paguen y que la economia no formalizada siga agrandàndose listo…..Tengan en cuenta que ahora con internet hay muchas actividades y transacciones que quedan fuera del gran tentaculo del gobierno, en lo posible usen mercado libre etc. etc. etc.

    Reply
  • November 28, 2008 at 8:50 am
    Permalink

    José: leo tus post frecuentemente pero es la primera vez que hago un comentario. ¡Insistamos con este tema! Es increíble la falta de “conciencia de clase” oprimida por parte de los pagadores de impuestos. El lavado de cerebro ha sido terrible. Pensemos, por ejemplo, que en 1609 -época de monarquías!- el jesuita Juan de Mariana publicó un libro (http://www.institutoacton.com.ar/articulos/jdemariana/artdemariana1.doc)en el sostenía que era ilícito y propio de un tirano -no de un rey- cobrar nuevos impuestos o alterar la moneda sin el consentimiento del pueblo. La razón que daba era muy sencilla: los bienes de los vasallos son de los vasallos y no del rey, por lo tanto éste no puede tomarlos a su antojo. Y no es una cosa menor que Juan de Mariana acuse al rey de tirano, porque él es precisamente uno de los autores que justifica en algunos casos el tiranicidio. Por mi parte, no creo que ningún tiranicidio arregle las cosas, ya que el problema radica en las ideas y actitudes de las propias víctimas que legitiman al tirano, como decía Etienne de la Boethie en el “Discurso sobre la servidumbre voluntaria” (siglo XVI!). Parece que los de la AFIP saben muy bien todo esto y por eso hacen campañas “educativas”. ¡Muy exitosas por cierto! Tanto que hoy por hoy, cuando en las universidades se habla de impuestos y ética, nunca se toca el tema de la legitimidad del tributo y sólo se habla de la “obligación de pagar todos los impuestos”. Ahí tenemos la servidumbre voluntaria.

    Reply
  • May 4, 2009 at 1:22 am
    Permalink

    Me parece que es algo perverso lo de los impuestos pero es necesario nos guste o no.Ojala hubiera poderes por encima del ejecutivo que regule lo que se recauda y la justicia social que hay al recaudar.Y que piensen en los que no tienen y demas.Hoy por hoy no hay justicia social pero eso los conflictos.Lo del campo es una muestra que el gobierno no soporta que alguien pueda sacar alguna diferencia.

    Reply

Leave a Reply