La palabra diálogo no está en el diccionario del kirchnerato. Está fuera de su manual de instrucciones tener trato con quienes no obedecen a sus deseos, entre los cuales está creer en las ficciones que los mantienen en equilibrio. Si la llamada “tregua” del campo tenía por fin discutir con el poder como se hace con gobiernos normales desde ópticas distintas, peca de ingenuidad.

La estrategia oficial mientras el estado actúa como un apropiador de la producción sojera es derivar la cuestión hacia la división entre “pequeños” y grandes productores. En la visión profunda de resentimiento nacional, producir poco es mejor que producir mucho si es que esta segunda alternativa implica, y siempre implica, que se gane más. Visión que es compartida por buena parte de la jerarquía eclesiástica local.

Sin ir más lejos el padre Musto anoche en el programa de Mariano Grondona dio una inyección de resentimiento en nombre de la divinidad invocando el credo socialista respecto de de la propiedad. Puesto en boca de líderes religiosos, en dónde podemos encontrar todo tipo de versiones sobre la realidad. Estamos parados en esta visión según la cual la riqueza genera pobreza mientras que el reparto anti riqueza la disminuye. Es inútil combatir la ignorancia profunda que hay detrás de esta visión que no ha hecho más que generar pobreza y destruir países e instituciones, porque la envidia es el motor principal actual de la política y sus cultores se ven a si mismos como más buenos.

Dejémosles el pedestal. Pero la riqueza es un espejo. No lo pueden comprender porque ellos se miran en el espejo de aquellos a quienes condenan, sea por su riqueza, por su suerte, por su falta de culpa por estar bien. El espejo de la riqueza no necesita víctimas. El espejo del resentimiento necesita malos que sean la explicación de los problemas.

Hace poco vi la película Soy Leyenda, con Will Smith, que sirve para ilustrar lo que digo. Como consecuencia de un tipo de plaga el protagonista queda solo en la ciudad. Se encierra en su casa durante las noches porque el resto de las personas se han contagiado y quieren atacarlo. No lo hacen durante el día porque no soportan la luz (alegoría de la que se podría escribir bastante). El personaje tenía cantidades de dinero que utilizaba para encender el fuego. No le servía para nada, justamente porque la riqueza expresada en dinero es a tal punto un reflejo que si no existen otras personas dispuestas a hacer algo voluntariamente a cambio de él no tiene valor. Por eso Ayn Rand habla del compromiso moral implícito en el dinero.

Acumular, ese pecado de lesa argentinidad que sólo se le perdona al que persigue a otros acumuladores, sobre todo a los acumuladores que lo han hecho por las vías limpias, implica haber dado lo que otros querían. Cuando alguien acumula por medios pacíficos ya ha dado lo que tenía que dar a cambio de lo que tiene. No le debe a nadie, menos “a la sociedad”, ni ésta le debe a él. La acumulación es la consecuencia de haber enriquecido a otros. Acumular más allá de lo necesario para la subsistencia combate a la pobreza y no la charlatanería resentida progre. El disfrute a su vez de esa acumulación requiere enriquecer otra vez a otros que provean bienes y servicios. Si no hay robo bancario lo más conservador que puede hacer un rico es depositar dinero en un banco, lo que significa poner la riqueza a disposición de otros mientras no la necesita. Si no, consumirá o hará otras inversiones. La sociedad es algo que ocurre, no algo que alguien crea y cuida con la espada en la mano.

El padre Musto de estas cuestiones morales implícitas en la generación de riqueza no sabe una palabra. Nuestras usinas morales son también estatistas y de la calidad de aquel teléfono negro de ENTel.

Para suplantar al espejo quieren un repartidor. El repartidor acumula pero no refleja ninguna riqueza. Lo que acumula empobreció a los que fueron obligados a contribuir. Y al repartir reemplaza al otro espejo, pero denigrando a las personas y sometiéndolas a su voluntad. Se lo salteó todo Musto.

Sin embargo no creo que haya que alarmarse por esta confusión que también llega a los protagonistas de la rebelión rural. Existe un proceso de expulsión de los marginales en toda sociedad dominada por los impuestos. En el campo las unidades económicas tienden a agrandarse pero en búsqueda de mayor eficiencia (de producir más riqueza). Cuando los impuestos los persiguen los más grandes están en condiciones de sobrevivir mejor y los más chicos ven perder valor a su capital. Si toda la vida te ha hablado Musto de sus preocupaciones, lo más natural es pensar que los ricos están causando pobreza. No tienen acceso a ninguna otra explicación que no sea que su situación es consecuencia de haber esquilmado a los demás, con lo que favorecerán que aparezcan los que esquilmarán a esos ricos y a ellos mismos. No lo pueden ver así porque han sido educados bajo el paradigma resentido, lo que favorece en realidad que eso ocurra a través del estado. Este si se enriquece y acumula a costa de todos pero a nadie le molesta porque como no hay mérito en la acumulación no despierta envidia (“odio a lo bueno por ser bueno”, así la define Ayn Rand).

No es ninguna novedad que casi todos los argentinos piensen así. Quiero decir, chocolate por la noticia. Pero hay que tener en cuenta que “los grandes”, los “sectores concentrados” no se defienden a si mismos ni hacen nada para reivindicarse en lo jurídico, en lo político y en lo moral. Algunos porque en algún negocio turbio con el poder andan. Es un problema para todos que los persigan y esquilmen por el proceso que expliqué más arriba, pero esperar que esta mentalidad termine sin que se defiendan quienes deben defenderse primero es una fantasía.

Creo en cambio que aún cuando se compren el engaño de que hay que evitar a los “sectores concentrados”, los chacareros están defendiendo su propiedad y saben que el gobierno nacional es el enemigo número uno que tienen. No hace falta que defiendan a los otros, sino que cada uno se defienda a si mismo. La gran buena noticia creo es que todos percibieron que la única organización política que puede serles útil es la municipal y a lo sumo la provincia.

Categories:

14 Responses

  1. El dialogo no existe para los K: a los alidados se los compra, a los opositores se los condena. Es interesante que recurren a la compra de voluntades hasta en el seno familiar: en lugar de dialogar con su hija para que saque el fotolog, o ponerle un limite, simplemente la compraron con un minicooper…

  2. Para los Kirchner el dialogo y el consenso no existe. Estan tan acostumbrados a comprar voluntades que para que la hija cierre el fotolog la compraron con un minicooper.

  3. Para los Kirchner el dialogo y el consenso no existen. Estan tan acostumbrados a comprar voluntades que para que la hija cierre el fotolog la compraron con un minicooper.

  4. Venía leyendo y pensando a la vez lo que terminaste cerrando en los últimos dos párrafos:
    El campo sabe adonde apretar: Gobernadores e intendentes. De ellos depende su éxito y su presión.
    Por otro lado, estamos asistiendo pasivamente al exterminio de la república en manos de esta horda de delincuentes de diversos calibres. ¿Cómo seguimos?
    La justicia existe aunque hoy está más politizada que nunca.
    Yo propongo hacer de este escándalo institucional local, uno de dimensiones internacionales. Llevar el caso de la corrupción nacional a los tribunales y asambleas internacionales: ONU, OEA, La Haya.
    Aunque tengan negocios en esas órbitas, el escándalo mundial, al menos no va a dejarlos vivir su exilio en paz.

  5. En lugar del dialogo y el consenso, los Kirchner compran voluntades hasta a nivel familiar: le compraron un minicooper a la nena para que cierre el fotolog…

  6. El gobierno ha logrado instalar el debate en un terreno en donde nunca se le debió consentir que se instale.

    No es un asunto de rentabilidad de los pequeños y medianos productores.

    Es una cuestión de vigencia del derecho de propiedad sin distinciones entre dimensiones de producción.

    El gobierno ha logrado que se acepte que lo que hace se llama redistribución y que eso está fuera de la discusión.

    Lo que el gobierno llama redistribución,

    supone la apropiación violenta de la producción de algunos para entregarla arbitrariamente a quienes elija como beneficiarios,

    que no son otra cosa que ejércitos de parásitos funcionales al gobierno y su proyecto de construcción de poder.

  7. Excelente post “políticamente incorrecto”.
    Mientras se siga catalogando a los que producen riqueza como los constructores de la pobreza (cuando es todo lo contrario), esto no tendrá salida.
    Un verdadero cambio cultural sobre este tema es lo que debería suceder, y por ahora lamentablemente está lejos.

  8. Cambiar el eje de la discusiòn, fuè siempre parte del plan totalitario.
    Y como la estupidez-ignorancia son abundantes, tiene èxito.
    Esa ecuaciòn de libre mercado y generaciòn de riqueza como soluciòn, dista mucho de ser entendida.
    Esa confusiòn-ignorancia es quizàs la mejor tierra para sembrar populismo. Y nò por nada la Iglesia, desde la Conquista y su pervertida interpretaciòn de la pobreza, fueron abono del mejor para crear campos de pobreza, en toda Latinoamèrica.
    Vale una vez màs releer a Alberdi (todos lo sabemos), el màs certero pensamiento al respecto de partir de la “industrializaciòn” y el trabajo y cerrarle el pico a los clèrigos y moralistas en cuanto a mezclar la honorable meta de riqueza material con pelotudeces pseudoreligiosas.
    Para los bien entendidos, el pecado es la pobreza de espìritu y la vagancia, y nò la pobreza material, que al fin y al cabo de una manera enferma se enaltece.
    Confundir “humildad” con pobreza es una muestra. No se es humilde por pobre, cuando la primera es una virtud y nò una condiciòn implìcita por carecer de bienes materiales.
    Bill Gates es un rico materialmente y rico de espìritu, al generar fuentes de trabajo, bienes, servicios y multiplicidad de fundaciones, hospitales, etc. para el bien comùn.
    Ser rico en Argentina es pecado y no orgullo, sobre todo cuando la plata es del otro.
    Eso se està mostrando con la gente del campo, propietaria de riqueza bienhabida en contraposiciòn a los HDP que sentados en un escritorio(banda gubernamental) se dedicaron a especular, la usura, etc. para se ricos.
    De allì – sin duda – el odio al espejo.

  9. Vi el final del programa de Grondona de ayer y tuve exactamente la misma impresión…patetico lo de musto…pero bueno asi como el olmo no dará peras, los antropoides envidiosos con voto que pululan por estas latitudes seguiran sin entender de que se trata eso de vivir y hacer tu vida.

    Mientras la moral del chapulin colorado (que es la de esperar que alguien venga a salvarnos) sea el paradigma dominante en esta sociedad continuaremos viendo el progreso por la televisión por cable (eso si mientras la podamos seguir pagando por que a este ritmo me parece que volvemos a la papa con las agujas de tejer encima del aparato de TV) y conformandonos con las falaces y ridiculas racionalizaciones que nuestros dirigentes? que han envenado el cerebro de generaciones enteras con el argumento que todo lo que funciona, funcionó y funcionará en todas las sociedades humanas, por alguna razón metafisica en argenta no tiene aplicación.

  10. Por lo visto el padre Musto desconoce el profundo mensaje de la parábola de los talentos del Evangelio,

    que es como la redistribución kirchnerista, pero al revés:

    Al que fue productivo se lo premia no sólo permitiéndole retener el fruto de su esfuerzo sino que al parásito y vago se lo castiga y se le quita lo poco que tiene para dárselo al primero.

Leave a Reply to Leandro Cancel reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: