Falsa Constitución

Clarín adelanta un fallo ratificatorio de la candidatura de Francisco de Narváez a gobernador de Buenos Aires por Unión-Pro, impugnado por no cumplir el requisito de ser argentino nativo. Si lo puede decir un diario el asunto está arreglado y la Corte provincial prejuzga sin inconvenientes y encima lo hace mal.

De lo que debemos notificarnos, si no lo hicimos hasta ahora, es de que el sistema jurídico-judicial, cada vez que ha sido puesto en la alternativa de elegir entre la legalidad o los derechos individuales y las necesidades políticas del gobierno o del estado, sin excepción ha optado por éstas últimas. Los jueces se plantean en términos políticos “qué pasaría si” el poder es contrariado o puesto en problemas y esa consideración tiene un peso enorme, mientras que dar permisos al poder para cagarse en la ley o poner en problemas a personas sin poder político carece de importancia. Ningún diputado saldrá a pedir sus cabezas por algo así.

Dicho de otro modo, Constitución no hay en la Argentina. Hay política pura y dura y ni siquiera equilibrada sino hegemónica y arbitraria. El estado no está al servicio de ningún otro principio que no sea el de subsistencia del poder. Cuando la política es cruda y sin reglas y manda el que se impone, la peor opción es la apariencia de legalidad, porque entonces los que no tienen acceso al poder obedecen sin avivarse y ni siquiera representan un problema. La única regla constitucional real es que el que tiene el poder hace lo que quiere.

Claro que eso ocurre hasta que una mínima masa crítica se da cuenta.

38 thoughts on “Falsa Constitución

  • October 19, 2007 at 10:27 am
    Permalink

    El tema es que nos vienen forreando hace 60 años y la pequeña masa crítica aún no se da por aludida.

    Reply
  • October 19, 2007 at 10:39 am
    Permalink

    Estaràn enseñando en los colegios que hoy no hay instituciones, no se cumple la Constituciòn y por ende no hay repùblica?

    Argentina, un paìs que fuè.

    Reply
  • October 19, 2007 at 10:44 am
    Permalink

    Hasta que no haya un candidato que proponga respetar la Constitución, limitar el poder del Estado, limitar el rol del poder ejecutivo sin caer en una dictadura congresista, abogar por un poder judicial independiente del legislativo y el ejecutivo, en definitiva afianzar la separación de poderes; no tendremos un verdadero Estado de derecho sino un Leviathan cuyo objetivo principal es acumular poder propio en perjuicio de las libertades de los cuidadanos.
    Hasta que no exista un candidato que afirme incondicionalmente esto, no tendremos República.

    Reply
  • October 19, 2007 at 11:30 am
    Permalink

    Recuerdo una declaraciones del Dr. Nazareno, presidente de la Suprema Corte en tiempos de Menem. Dijo que el supremo tribunal debía acompañar las políticas del gobierno para darle juridicidad a sus actos.
    Nada ha cambiado desde entonces. El Poder Judicial es un poder virtual porque aún cuando algún juez se atreviera a contradecir los designios del ejecutivo, las respectivas alzadas se encargarán de enervar su fallo.
    Además me permito hacer una corrección sobre lo afirmado por Darío Damián: no habrá República hasta que no tengamos un pueblo incondicionalmente adicto a las libertades individuales y públicas y a la división de poderes. Sólo entonces, ha de aparecer el candidato.

    Reply
  • October 19, 2007 at 12:04 pm
    Permalink

    Ricardo, estoy de acuerdo en lo que planteás, pero para que tengamos un pueblo incondicionalmente adicto a las libertas individuales y públicas y a la división de poderes es necesario, antes, tener un pueblo educado.

    Para tener un pueblo educado tiene que de una buena vez desaparecer el cáncer peronista que infecta ala nación con el estatismo y el “alpargatas sí, libros no”; el día que se muera el último peronista, este país va a poder empezar a ocupar en el mundo el lugar que debería.

    Reply
  • October 19, 2007 at 1:13 pm
    Permalink

    Por supuesto, FZeroX, la culpa de la degradación de las instituciones las tienen los peronistas, porque antes de 1945 todo andaba fenómeno, ¿viste?

    Reply
  • October 19, 2007 at 1:46 pm
    Permalink

    OFERTA Y DEMANDA ELECTORAL

    Todos los candidatos son “Evitistas” porque éso es lo que demanda el 90% del pueblo.

    La consigna imbatible -hasta ahora- de la “Abanderada de los Humildes” era/es: “Dónde existe una necesidad, existe un derecho”, que es la base de todo colectivismo/socialismo: “a cada quién según su necesidad, de cada quién según su capacidad”… El famoso “estado benefactor”…

    La fisiología de ese estado está descripta pormenorizadamente por la Sra. Rand.

    En contraposición a ese estado está la metáfora planteada por Daniel Defoe en Robinson Crusoe cuando naufraga en la isla.

    ¿Lo imaginan a RC buscando la oficina del gobierno donde reclamar por sus derechos sociales o simplemente por su derecho a la vida?

    ¿Qué obtuvo RC luego de 28 años de vivir en la isla aparte de conservar su vida por sus propios medios?

    La respuesta a esta pregunta es la que hay que enriquecer, en mi opinión, para construir una alternativa a este régimen que nos gobierna desde hace más de 80 años…

    ¿Por qué digo más de 80 años?… Porque su germen es anterior al golpe del año 30, de lo contrario ese golpe podría haber existido, pero nunca hubiera podido subsistir…

    Personalmente a mi, me alcanza con la “autoestima” que producen los “logros” frente a los “desafíos” como respuesta pero creo que no alcanza como oferta electoral en las condiciones actuales y éso es lo que buscamos.¿No?

    Reply
  • October 19, 2007 at 2:02 pm
    Permalink

    de Narváez es uno de los candidatos que no me cierra. De todos modos, acordarse a esta altura de su supuesta ilegitimidad para postularse es más que sospechoso. ¿Quién estará detrás de todo esto?. ¿Causas?

    Si no le afectara al oficialismo, lo dejarían en paz. Pero está incomodando: eficaz campaña que apunta a cortar boleta, crecimiento cuantitativo y cooptación de dos figuras significativas de la Matanza.

    Las encuestas lo vienen favoreciendo más de lo inicialmente pronosticado y cooptó a Ledesma, -kirchnerista de la Matanza proscripto por Balestrini-, más la figura de Pinky, -que seguramente cautivará algunos votos para el macrismo bonaerense en desmedro del kakismo-.

    No va a ganar, ya se sabe. Pero sí puede restarle votos a la reina, especialmente en la Matanza. Es decir, su caudal puede incidir en una medida interesante en los resultados del 28.

    Reply
  • October 19, 2007 at 2:40 pm
    Permalink

    Martín, no digo ni voy a decir que antes de 1.945 este país anduviera fenómeno, pero hoy el peronismo es un problema serio e instaurado en el país no solamente por lo que dice kejosé, sino también porque todos estos hijos del Estado Benefactor se han aprendido todos los derechos, pero se saltaron, o no venía en el panfleto que leyeron, la página de las obligaciones.

    Reply
  • October 19, 2007 at 2:41 pm
    Permalink

    No es posible en èste paìs, cambiar profundas raìces populistas, colectivistas, estatistas.

    Para eso – por ej – hay que leer profundamnte Las Bases de Alberdi, ò saltar a lecturas contemporàneas como “El Perfecto Idiota Latinoamericano”, “Los enemigos de la libertad”.

    No yà, saltar a niveles inentendibles para el nivel neuronal medio, como Ayn Rand, Von Hayek, John Locke, etc.etc.

    Hay que aceptar que no hay tampoco, una oposiciòn con testosterona ni cerebro para animarse a atacar, sì, atacar los eternos panfletos como “Peròn y Evita”, la “justa distribuciòn” (del que se formò labura al que nò), la “cultura impositiva” (hablo de reducciòn màxima), papà presidente (son 3 poderes independientes en una repùblica).

    No se enseñarà en las escuelas semejante “revelaciòn” ya que todo abreva del instruccionismo, cuasi adoctrinamiento estatista.

    Un paìs feudal de raìz, un paìs nò federal en los hechos, un paìs sin instituciones en la realidad, un paìs impositivo, un paìs de mayorìa IGNORANTE en principios republicanos, de derecho individual.

    Un paìs que no mira a los paìses que marcan la evoluciòn productiva, econòmica, cultural para tomar como ejemplo, para aprender el còmo.

    Y convengamos algo crucial…NOS GOBIERNAN LOS PEORES de la sociedad, a diferencia de los paìses del 1er mundo, donde tambièn tienen escorias sociales, pero simplemente estàn en el bajo lugar que se merecen, sea la càrcel ò como individuos fracasados y nò en el sillòn presidencial.

    Reply
  • October 19, 2007 at 2:43 pm
    Permalink

    Y otra cosa, al Kalifa y al séquito de felpudos les sirve la no impugnación de De Narváez porque necesitan ganarle para que el triunfo sea ‘legítimo’, sino sería bastante más dificil de lo actual gobernar Buenos Aires con alguien diciendo que Scioli gobierna porque no lo dejaron candidatearse para un triunfo seguro.

    Para mí por ahí pas el apoyo del Kako al buenazo de Francisco, porque necesitan un cadáver visible después de las elecciones, ya que saben cómo se le complica a otro la existencia de un mito, de algo que no está muerto porque no está, y De Narvaez no siendo vencido en elecciones sería precisamente eso.

    Reply
  • October 19, 2007 at 3:46 pm
    Permalink

    Los argentinos pocas veces nos hemos detenido a reflexionar acerca de cúanto daño le ha hecho al país la aparición del movimiento peronista. Por principio le cambió la índole: de un país próspero, signado por la confianza y la expectativa del mundo, hizo una republiqueta bananera, dilapidando su riqueza y sus convicciones democráticas y republicanas. Creó la demagogia como forma de gobierno y el enfrentamiento como modo de discutir las ideas. Invirtió el órden de los valores cívicos y culturales y nos dejó como herencia este populismo que nos estanca cada vez más.

    Aún no se ha escrito un tratado a fondo sobre todo esto. El más aproximado lo hizo el periodista Hugo Gmbini. Recomiendo su lectura a todos aquellos que no vivieron los años de terror del peronismo.

    Reply
  • October 19, 2007 at 4:28 pm
    Permalink

    La resistencia y la desobediencia civil coordinada y sincronizada por los instrumentos que hoy nos da la tecnología,

    son las armas con que podemos revocar el poder que detenta el gobierno y del que solo hemos delegado una parte,

    el resto se lo ha apropiado ilegítimamente.

    Una acción tan ingenua como un cacerolazo ha obrado como un eficaz revulsivo en un pasado reciente.

    Reply
  • October 19, 2007 at 4:32 pm
    Permalink

    El problema político argentino no se resolverá pronto. Deben pasar muchos años, deben cambiar generaciones que no están formadas en el respeto a las libertades individuales, ni a las normas, no tenemos aquí el “Rule of Law” que tienen las sociedades anglosajonas.No tenemos un Adam Smith; ni un Von Mises,ni un Hayek para aprender de economía; no tenemos un Thomas Jefferson para aprender de libertades individuales y libertad religiosa; no hemos tenido que tirar el té al mar ni hemos peleado contra la ley de timbre, no tenemos una Ayn Rand para saber de las inclemencias del depotismo.

    Sólo tenemos padres libertadores de la que no hemos podido liberarnos, y falsos nuevos héroes que es mejor no imitar.

    En principio Argentina nunca tuvo apego a las normas.
    Desde un orígen todo fue poco democrático. La revolución de Mayo se adoptó por la decisión de Buenos Aires, que decidió sola por las demás provincias, luego vino la declaración de independencia en 1816 que no era una medida ampliamente aceptada por la población, además una parte de esta ni siquiera tenía ni siquiera convicción o deseos de organizar un estado. Hubo muchas divisiones, si debían ser república o monarquía, hubo muchos divisiones entre ser unitario y federal. Las divisiones demoraron 4 décadas la organización nacional. Desde que fue adoptada en 1853 la Constitución Nacional, fue sostenida por una clase culta e iluminada pero minoritaria. El desarrollo conseguido después de la constitución fue algo que la mayoría de la población no buscó, sino que fue producto de los anelos de la minoría. La época gloriosa de Argentina desde 1853 hasta los fines de los ’20, fue más un milagro de la historia que un hecho querído por la población. Fue cuando el populismo y las masas comenzaron a llegar al poder por medios de reformas electorales y de cambios culturales, cuando el orden constitucional se fue degradando, pues como dije, la Constitución ha sido sostenida por una minoría iluminada y conciente, pero no por la masa. Desde Perón en los años 40 hasta la fecha todos los gobiernos han sido populistas en mayor o menor grado. La degradación continuará hasta que llegue a su clímax, vendrá la disolución de la sociedad y el nacimiento de otro. La concentración de poder en una sola mano, como está sucediendo ahora con el gobierno nacional no es algo que va a ser manejado de manera pacífica. De los dirigentes políticos no esperemos soluciones, solo los hechos determinarán los cambios, nos guste o no. Argentina es un estado muerto, un cádaver en descomposición. Sólo debemos esperar el nacimiento de una nueva comunidad.

    Este es un vínculo de un comentario que escribí en este mismo blog hace tres días:

    http://nomeparece.wordpress.com/2007/10/16/borocotismo-logico/#comments

    Reply
  • October 19, 2007 at 5:04 pm
    Permalink

    No se si pasa por el momento en que se muera hasta el último peronista. Desde la muerte de Perón, el partido Justicialista(salvo excepciones, por supuesto), se ha posicionado mas a la derecha que el radicalismo. Sobre todo desde 1983 en adelante. Los radicales son peores en el sentido de que son mas estatistas que los peronistas aún.
    Yo creo que la sociedad debe cambiar, no los políticos, el cambio debe comenzar por la población. Cuando la gente valore viver en un sistema republicano con division de podreres y con un Estado que respete los derechos individuales, el país cambiará para bien. Independientemete de los partidos políticos.
    El peronismo murió cuando murió Peron, el problema es que el populismo fué copiado por los otros partidos, tal es así que el radicalismo se azurdó cada vez mas y es una amenaza mayor que el peronismo, sino miremos el populismo de Alfonsín. Y ahora, con la desintegración del sistema de partidos, todos los signos politicos son distintos, pero todos tienen una idea en común, el estatismo.

    Reply
  • October 19, 2007 at 5:48 pm
    Permalink

    creo que los problemas, más que depender de las líneas de pensamiento o las ideologías (y los “ismos”), pasan por la degradación en la que nosotros estamos sumergidos.

    Me crié en un entorno antiperonista, lo que fue un mandato por años, pero, con el tiempo, fui dándome cuenta de que el punto de vista debe partir desde ángulos diferentes. Demasiado fácil y simplista aquella frase, que tantos años escuché:”El país está asi desde (por culpa de) Perón”.

    Tan fácil como ahora creer que la corrución es propia de los políticos. El problema somos nosotros: en la calle, en los negocios, en la lealtad, en la corrección, los modales, la falta de planificación, el esfuerzo, el mérito de estudiar, la excelencia, etc. En esa cuna se crian (criamos) a los políticos que, una vez en el poder, potencian la mediocridad y corruptela doméstica de la que surgieron (el kirchnerismo, en grado extremo).

    Liberal, no liberal; peronista-populista o no. Antes, pulirnos como personas, ciudadanos. Después, recién después, la doctrina.

    Reply
  • October 19, 2007 at 6:26 pm
    Permalink

    Roark, coincidimos 100%, Darìo Damian, Ojo abierto, no creo que el peronismo haya muerto con Peròn, no creo que la educaciòn venga de abajo en èsta argentina.

    Los gobiernos establecen las reglas del juego.

    Cuando digo que son los gobiernos, me refiero a Cortes Supremas acomodadas, Congresos transformados en escribanìas del ejecutivo, gobernadores, intendentes comprados, empresarios que han vendido su dignidad por el negocio con el estado.

    La intenciòn de destruir, adueñarse, robar ò la intenciòn de gobernar desde la Constituciòn, viene de los gobiernos.

    El tema es que cuando la enfermedad comienza, se la puede frenar pero acà se dejò hacer.

    Hoy la Repùblica NO EXISTE. Convengamos que es una masa amorfa de 35.000.000 de personas que se ordenan segùn su conveniencia, segùn sus reglas de acuerdo a su educaciòn y a unas desteñidas lìneas limìtrofes entre la legalidad y la ilegalidad.

    Esa es la forma que acuñò el peronismo. Una cosa amorfa que de acuerdo a las circunstancias convenientes para tener poder, se acomoda en los tiempos.

    Esa es la idiosincracia argenta. Un barco sin rumbo, navegando hacia ningùn lado, sin horizonte ni siquiera pronòstico, simplemente a lo que el dìa a dìa presenta.

    Pero repito lo de antes, es totalmente factible cambiar todo y volver a ser una repùblica si logramos que en lugar de gobernarnos quienes deberìan estar entre rejas en un paìs normal, nos gobiernan los mejores.

    Hoy Los Pumas cerraron un ciclo como emblemas de la argentina honrosa que no sale ne los diarios, que no es botòxica ni usurera, que sostiene lo que queda y de la cual viven las larvas en el poder.

    Esa argentina existe y hay que dar vuelta las cosas.

    Cuando emerja, en 1 año ò veinte, sòlo Dios lo sabe, èste serà un paìs maravilloso.

    Como una vez lo fuè.

    Reply
  • October 19, 2007 at 6:45 pm
    Permalink

    ENRIQUECER LA IGNORANCIA

    “Como los drusos, como la luna, como la muerte, como la semana que viene, el pasado remoto es de aquellas cosas que pueden enriquecer la ignorancia.
    Es infinitamente plástico y agradable, mucho mas servicial que el porvenir y mucho menos exigente de esfuerzos.”

    Jorge Luis Borges

    Realmente el maestro es un genio del lenguaje: “enriquecer la ignorancia”. Sublime.

    El pasado sirve para justificar cualquier cosa porque es pura interpretación, es decir, recreación. Una buena excusa para no hacer nada, hoy y ahora. Para victimizarse y poner la responsabilidad de lo que nos pasa en el otro. Puede ser nostalgia, por la idealización de experiencias pasadas y quedarse en la recreación pero sin acto, es decir… Pajería…

    Pensar no es para pensar, es para actuar, si no, es pajería…

    Reply
  • October 19, 2007 at 7:12 pm
    Permalink

    Quizá lo que dije acerca de que el peronismo murió con Peron debería ajustarse y tiene errores, lo admito.
    Pero lo que digo es que el populismo no solamente prevaleció en el peronismo sino que todo el arco politico lo abraza, y el propio radicalismo(aunque ya esté muerto) es un claro ejemplo, siendo aún mas populista que el peronismo, por lo menos desde 1983 en adelante.
    Y tambiém los argentinos como sociedad nos enfermamos del populismo, porque desde el 55 en adelante el lema fué “ni vencedores ni vencidos”, o sea, había que acabar con Peron pero no con el populismo, ese es el problema.
    Peron era solamente un tipo, que ha hecho un gran desastre, pero era una persona nada mas. Lo peligroso es el sistema populista en sí, cosa que no se abandonó y aca está el kit de la cuestión, ni los militares ni los radicales(Illia, Alfonsín, De la Rúa) abandonaron la retórica populista, o sea, todos le siguieron el jueguito al General, toda la sociedad es cómplice.

    Reply
  • October 19, 2007 at 7:42 pm
    Permalink

    No es el peronismo el problema sino el populismo estatista.
    El populismo estatista el el cáncer de la que están contagiados todos los partidos políticos, el peronismo mucho más, pero es algo común a todos los partidos. Incluso veo que algunos peronistas han evolucionado un poco y se dan cuenta de que no se puede seguir con una política de esa clase, que el populismo siempre termina mal.
    La U.C.R. es más apegada a las leyes, pero es un partido más estatista que el peronismo, y más cerrada y más arrogante, pues se creen los dueños de la moral y de lo politicamente correcto, están muy socializados a la francesa.
    Los partídos políticos provinciales no escapan a esta peste, aunque veo que algunos tienen algo de sentido común, como el Mov.Pop. Neuquino, los bloquistas de San Juan, los Demócratas de Mendoza o los Renovadores de Salta, pero están aun lejos de ser partidos auténticamente de derecha y partidarisos del libre mercado.

    Reply
  • October 19, 2007 at 8:01 pm
    Permalink

    Juanjo, interpreto lo que decís aunque, por momentos, tu comentario tendió a hablar de una responsabilidad “nacionalizada”, no exclusiva del grupo de los que gobiernan sino de toda la sociedad. Te referís a “la idiosincracia argenta” que, entiendo,se asemeja a lo que afirmo. “Idiosincracia”, significa que nos compete a todos (quien más, quien menos, “argentos”).

    La degradación en la que caímos es tal, que desear que asuman el gobierno “los mejores” se convirtió en una pretensión ilusoria, porque no sé dónde están, dónde viven y si, a esta altura, existen. ¿Quién es mejor que otro?. Las sorpresas que nos viene deparando la dirigencia (no solo política; los referentes del establishment, en general, son mediocres y malos, y más de uno, también pistolero) ¿Cuántos años de gobiernos ejercidos por los peores venimos teniendo?. Esos peores, ¿surgen de un repollo o de nuestra propia cría?.Para peor, además de criarlos, los votamos.

    Somos así. Mejor asumirlo, con el grado de claridad y optimismo necesarios para cambiarlo. De mi parte, como muchos -entre los que seguramente estás- peleamos a nuestro modo para que ocurra (en este mismo instante lo estamos haciendo). Mientras tanto, por el propio sistema que supimos crear, no escapamos de portar algún rasgo argento.

    Nuestra sociedad (todos nosotros), necesita refundarse. Desde el núcleo más básico, el familiar. Y no es un tema de “ismos”. La discusión doctrinaria, a esta altura de los acontecimientos, pasó a ser un lujo que, ojalá pudiéramos darnos. Es tan urgente la necesidad de revertir la degradación, que no tenemos hoy margen para discutir las ideologías (demasiado sofisticado para una sociedad que cayó tan bajo).

    Tal vez sea mejor comenzar con el objetivo de que gobernar no consista en robar (qué dramático suena!!), tender a la excelencia, la calidad de vida, la planificación, competitividad, integración, etc.etc (qué obvio suena!!). Esto cabe en múltiples líneas de pensamiento (excepto cualquier tipo de totalitarismo). Me da igual en esta instancia el matiz doctrinario. No me da igual la escencia moral y la capacidad ejecutiva concreta del que gobierne. Cabe, entonces, que asuma el rol un “peronista” (existen?), “liberal” (existen aquí?) y etc.etc.

    Reply
  • October 19, 2007 at 8:03 pm
    Permalink

    Los partidos políticos provinciales podrían ser bien fuerzas de oposición al gobierno nacional. Son partidos bastante localistas y desconfiados del gobierno central. Pero estos partidos han perdido fuerza desde la reforma constitucional del 94. Al no existir el colegio electoral, estos partidos se han visto a convertirse en fuerzas subsidiarias de los partidos nacionales. Cuando hay elecciones presidenciales los partidos provinciales se ven forzados a nominar un candidato que no es uno de sus miembros. Cuando los presidentes se elegían por medio de electores, sólo los electores de los partidos nacionales tenían un compromiso de votar por el candidato del partido por el que habían sido electos, pero los electores de los partidos provinciales eran libres de compromiso, y en el momento de votar cuando se reunían para elegir el presidente hacían acuerdos con los partidos nacionales.

    Otro problema es que la polarización que se crea en las elecciones nacionales, estos partidos provinciales pierden fuerza en las cámaras del Congreso Nacional. Es decir todo contribuye a aumentar el poder de los partidos politicos nacionales, y en consecuencia a aumentar el poder del gobierno nacional.

    Hasta 1994 había en Argentina muchos vicios políticos, pero el sistema constitucional de 1853 tenía los mecanismos de frenos y contrapesos contra el poder central. La reforma de 1994 destruyó todos las instituciones del federalismo, principalmente los dos más importantes: Colegio Electoral y el Senado. Además acentúo las facultades del gobierno central dándole más poder para intervenir gobiernos provinciales, para crear más leyes con carácter general, para incrementar el plantel del gobierno con más ministerios y organismos, y para mayor de males, poner a los tratados internacionales por encima de la constitución. La reforma de 1994 no ha contribuído en nada a mejorar la calidad del sistema, pero no es de asombrarse, cuando vemos los personajes nefastos que integraron esa convención.
    La Constitución no es tal si no es querida por la comunidad. Y la comunidad argentina no es amante de las leyes y de las normas.

    Reply
  • October 19, 2007 at 9:08 pm
    Permalink

    el populismo estatista nació a principios del siglo XX como magistralmente lo explica José Ignacio García Hamilton en “Autoritarismo e Improductividad” lo que vino después: Irigoyen y Perón fueron la consecuencia de esa nefasta semilla.

    Reply
  • October 19, 2007 at 10:00 pm
    Permalink

    Recién regreso de una reunión donde hubo gente vinculada al periodismo político. Alguien echo a rodar esta teoría que, pese a parecer fantasiosa, puede ser real:

    Las impugnaciones a los candidatos Scioli y de Narvaez las impulsa el propio Gobierno Nacional y por ello la Corte las va a avalar.

    El Gobierno lograría así sacarse encima a Scioli -un candidato que sirvió para la campaña pero al que no le tienen plena confianza- y a de Narvaez que arrastraría buena cantidad de votos.

    El candidato oficial sería Balestrini, hoy kirchnerista hasta la médula y Macri se vería obligado a darle los votos porque a su primo nadie lo conoce en la provincia.

    Se non e vero e ben trovato.

    Reply
  • October 19, 2007 at 10:52 pm
    Permalink

    Puede ser Ricardo. Kirchner controla todo y si hay queso Macri agarra viaje.

    Reply
  • October 20, 2007 at 1:32 am
    Permalink

    Ojo abierto, estamos de acuerdo.

    Son sòlo matices, o quizàs ni siquiera.

    Yo me inclino màs a pensar que de hecho “los mejores” que cito no nos gobiernan porque el peronismo con Peròn, los barriò. Y desde allì “barranca abajo en nuestra rodada”.

    Cambiò las reglas del juego desde pretendidas “reivindicaciones sociales” de “justicia social” con metodologìas espurias, con un destrozo de valosres ABSOLUTO.

    Sembrò mentiras que germinaron y se transformaron en cultura, en paràmetros errados de como lograr la justicia (para eso està La Justicia) y la riqueza (para eso està la producciòn ò como decìa Alberdi, la industrializaciòn).

    Vamos de fracaso a diagnòsticos errados y – por ende – vuelta al fracaso.

    Estamos de acuerdo en que las lacras gobernantes no nacen de un repollo, sino de la sociedad.

    Pero “los mejores” tambièn nacen de èsta sociedad y no de un repollo, pero no llegan…POR QUE? Las razones son mùltiples seguramente.

    Yo creo que el nervio de la cosa es respondernos esa pregunta.

    No debemos creer finalmente que nuestro destino es asì, porque como escribiò Andrès Openheimmer en “Cuentos chinos”, basta que un gobierno con intenciòn de cabiar y con conocimiento se lo proponga…Argentina cambia 180º en dos años.

    El problema es que aquì aùn nadie lo viò y pocos creemos que eso es posible.

    Irlanda lo hizo, Chile lo hizo, etc.etc.

    Reply
  • October 20, 2007 at 1:40 am
    Permalink

    Escuché a Scioli hablando en el programa de Grondona y el hombre parecía anémico. Hablaba con desgano y sus declaraciones parecían no convencerlo ni a si mismo. No supo que decir acerca de la delincuencia, de los asesinatos de polícias, nada concreto. pero en su voz era evidente que hay algo que está fermentando entre su grupo y el de Kirchner; hay un tufillo raro en esta campaña.

    Luego hablo Rosendo Fraga de las encuestas: dijo que el kirchnerismo obtendrá un 45% o 48%, pero luego aggiornó sus declaraciones diciendo que la popularidad del gobierno viene cayendo en picada, más de 20 puntos porcentuales desde marzo a la fecha. Tambièn dijo que 4/5 partes del voto kirchnerista fue voto menemista. La diferencia está en que Menem recibìa en 1/5 restante de las fuerzas de derecha. Kirchner recibe ese quinto de las fuerzas de izquierda, pero el 80% del kirchnerismo es menemismo. Asi pues, la mentira tiene patas cortas.

    Las conclusiones finales de Maríano Grondona estuvieron muy bien, fue lo mejor del programa. Grondona diplomáticamente lo dejó como un imbécil a Arslanián. Dijo que llegaba la hora de los políticos moderados, Ojalá así sea!!

    Reply
  • October 20, 2007 at 3:29 am
    Permalink

    Juanjo:

    Visto que hablaste de Chile, es un abismo la diferencia con Argentina, en el pensamiento, en el trato entre personas, en el cumplimiento de las normas. Chile es muy parecido a Inglaterra. Veo por las calles de San Juan mucha gente transitando en sus autos carísimos y es notable ver como respetan las señales de tránsito, estacionan donde está indicado, pero en algún semásforo aparece un maleducado que tiene que demostrar que es argentino diciendo alguna ordinariez. En esta ciudad donde resido se ve cada vez más gente de Chile, he notado que uno de cada 20 autos tiene matrícula de ese país, y se nota el creciente poder adquisitivo de ellos. Hay chilenos en los restaurantes, en los lugares concurridos de la ciudad, en el aeropuerto, etc.

    Reply
  • October 20, 2007 at 3:31 am
    Permalink

    José, mis felicitaciones. Estoy viendo que soy el visitante 299.867. En pocas horas habrán visitado este blog 300.000. Impresionante!!!!!!!

    Reply
  • October 20, 2007 at 9:50 am
    Permalink

    Perdón, error de tipeo y me saió el comentario con dos palabras. Ahora lo completo: Yo pienso que en Argentina deberíamos tener un tipo como Sarkozy en Francia que al dar su discurso en el Eliseo habló sobre como los valores sesentayochistas irrumpieron negativamente en Francia y que era hora de cambiarlo.
    Acá se debe hacer lo mismo con los valores propios del libertinaje de la generación postmontonerista y post-1983(diría porstalfonsinista), de como estos valores corrompieron el respeto por las leyes, las conductas de los jóvenes, la moral, etc.
    El verdadero camino a seguir por parte de la población es la esclavitud hacia las leyes, pero aquellas leyes que respeten los derechos individuales y los derechos del otro como así también el otro respete mis derechos. Solo asá podremos limpiar la sociedad y lograr un país mejor.

    Reply
  • October 20, 2007 at 12:15 pm
    Permalink

    Bla, Bla, Bla… Creí que este era un blog libertario y lo único que encuentro son pontificaciones sobre lo que tiene que hacer el prójimo… Quiero saber qué hace cada uno para mejorar esta situación y sólo encuentro Bla, Bla, Bla…

    José, te felicito por el blog pero tus foristas me aburren… Bye.

    Reply
  • October 20, 2007 at 3:22 pm
    Permalink

    ¿Y vos que hacés kejosé por cambiar algo? yo me metí en política, no habo al pedo nomás, vos?

    Reply
  • October 20, 2007 at 3:32 pm
    Permalink

    Roark: con respecto a tu comentario nº 21, el PD mendocino hace años que perdió el rumbo, más precisamente desde que apoyaron abiertamente al último golpe militar e incluso aportaron gobernadores de facto como el impresentable Bonifacio Cejuelas, otra “joyita” del PD fue Amadeo Frúgoli ministro de defensa de ¡Galtieri! a patir de ahí perdieron todo el apoyo popular que tenían y nunca más ganaron una elección (exepto las legislativas de 1997 que ganó Balter) ahora está De Marchi, un tipo que sólo piensa en sí mismo y le importa un carajo el partido, han traicionado el espíritu de los fundadores del partido Tiburcio Benegas y Emilio Civit llevando a un peronista como Lavagna como candidato a presidente.

    Reply
  • October 20, 2007 at 4:35 pm
    Permalink

    kjosé es el típico argentino que dice que cada uno debe mejorar la situación pero él hace lo mismo que hace el resto. La argentinidad al palo, diría un grupo de rock.

    Reply
  • October 20, 2007 at 8:44 pm
    Permalink

    Gracias Martín:
    Desgraciadamente el partido Demócrata de Mendoza ha caído en la misma desgracia de los bloquistas de San Juan. Han perido fuerza, se han dejando tentar por la billetera del gobierno nacional que el PJ maneja con total impunidad.

    Te deseo suerte el dmingo próximo, los parlamentos necesitan gente que tanga agallas para hablar como las tienes tú. Si puedo viajararía a Mendoza en los próximos días y celebraremos con un rico asado.

    Reply
  • October 22, 2007 at 1:08 pm
    Permalink

    kejosé: creo que estamos planteando la necesidad de reconocer y actuar desde una base cero, que nos compete a todos (y no solamente a los políticos). ¿no leíste?.
    Juan: comparto, aunque renegar contra Perón me parece un equivalente al retroceso del setentismo kakista. El tema, en mi humilde opinión, es ir hacia adelante con la idea de refundar, en lugar de zurcir parches con la mediocridad reinante (de todos-todos los grupos políticos actuales).
    El primer acto de refundación válido (y condicionante) sería el de una reforma política (la Reforma Política, dicho con mayúscula).
    Me atrevería a decir (aunque parezca risible) sería tomar de los modelos privados del empleo laboral muchas normas que rigen en la función empresaria: políticos con escalafón, antecedentes, prestos a concursar por mérito, matrícula (para quitársela en la primera que hagan), lealtad a sus principios (como la lealtad a su empresa y su entrega a los accionistas -que seríamos, en la política, los ciudadanos-), sometimientos a régimen de presentismo laboral, rendición de cuentas, evaluación de cumplimiento de proyectos asumidos, etc.etc.- Hasta pondría un aviso (como los que salen los domingos en los diarios en la sección “Trabajo”), enumerando los requisitos.

    Suena delirante, ¿no?. Pero no es más delirante que dependamos de los que desde hace tres décadas se vienen enquistando en el poder a pesar de su manifiesta incapacidad en sus funciones?. ¿No es más loco que por la vía de las elecciones continúen los Filmus, Ginés, Borocotó, Telerman, etc.?. Nos c…. y los volvemos a elegir!!!. Eso en una empresa que depende de la eficiencia de sus funcionarios ejecutivos jamás ocurre!!!

    Reply

Leave a Reply