Lo hemos dicho siempre, la mayoría de la población no lo quiere entender. Menos lo quieren entender en el exterior, unos por cómplices, otros por políticamente correctos, otros para congraciarse con el poder local: La llamada “política de derechos humanos” ha sido nada más que una política de reivindicación del terrorismo que la Unión Soviética y Cuba impulsaron en la Argentina en las décadas del 60 y 70.

Se sienten fuertes e invencibles y por eso lo muestran hoy con todo desparpajo cuando persiguen y encarcelan a los militares que osaron recordar a la gente que ellos mataron que su cuestionamiento real no es a los “métodos” para combatir a ese terrorismo asesino, sino al combate en sí. Muestran con claridad que “derechos humanos” para la izquierda argentina quiere decir que ellos nos pueden matar y nosotros somos delincuentes de lesa humanidad si nos defendemos o tan sólo si lloramos a nuestros muertos.

¿Y quiénes somos nosotros? Ni un grupo político, ni gente que piensa igual, ni unidos por ser militares o por ser civiles, ni gente con las mismas creencias, sólo disidentes que rechazamos la violencia, el poder ilimitado, la regimentación de la sociedad, la expoliación de nuestros patrimonios. Gente que no acepta el molde. Gente que cree tener derechos, humanos claro. Derechos con los que ellos quieren terminar.

Eso es la “política de derechos humanos”: prohibir lamentar los homicidios que cometieron los terroristas. O usar a la televisión oficial, y a la privada apretada, para presentar al acto como “La plaza del golpe”. Estuve ahí, oí por mi mismo los discursos. Alguien dijo, no se quién porque lo agarré empezado “lamentamos los métodos ilegales”. La edición parcial del episodio en un rincón del acto con un movilero, cuyo comienzo no se mostró, fue presentado como antesala propagandística, al mejor estilo de cualquier otro régiemen totario, de la única violencia de éste caso: la que utiliza el presidente contra los militares asistentes al privarlos de su libertad.

El enorme esfuerzo para tergiversar en los medios, con sus empleados, el significado del acto muestra la etapa que ha comenzado en la Argentina el 25 de Mayo. Kirchner acelera el proceso totalitario.

Nunca les han interesado los “derechos humanos”. Si los llamamos por su nombre: “derechos individuales”, interesan sólo a quienes se defendieron de ellos.

Una última reflexión antes de transcribir la carta de Perla Fornés de Nani: No enojarse, actuar. Que la energía que el avance montonero nos produce no genere una pizca de miedo, ni de odio, ni de exabruptos o excesos. No otra vez. No se puede caer en una misma trampa dos veces. Sólo acción.


“Libertad, Libertad, Libertad…”

Señor jefe de Estado Mayor

“Que el Presidente quiera, en su afán adolescente revanchista, contar a su manera la triste guerra que sufrimos los argentinos en la década del 70, es hasta aceptable. Que tenga casi todos los medios de comunicación masiva a su disposición para hacerlo, es comprensible e histórico, dado aquel viejo refrán “por interés baila el mono”.

Pero que el Jefe del Estado Mayor prohíba y amenace con sanciones a sus subordinados, sean militares o civiles, por asistir a un acto donde se recordaba con todo el respeto que se merecen a los caídos por los actos terroristas que ensangrentaron nuestro país y que en su mayoría fueron militares o familiares de militares, es de una gravedad rayana con la traición.

Bendini: ¿Qué hacía Ud., mientras sus camaradas morían a su alrededor?. No me lo conteste, me lo imagino.

Hoy, en el día de la Patria, mientras que muchos entonan: “Libertad, libertad, libertad”, mi marido está en el Estado Mayor, porque por orden suya tiene que dar explicaciones por haber asistido a honrar a sus muertos y por haber ido de uniforme.

Uniforme que honró toda su vida y que tiene mucho más derecho que Ud. de usar.

Perla Fornés de Nani
D.N.I. 5.806.638″

Categories:

2 Responses

  1. También estuve presente en el Acto y participé activamente en la convocatoria.

    La primer mentira de los medios oficialistas guarda relación con la cantidad de asistentes. ALgunos hablaron de cientos, otros de 3 mil. La realidad es que al menos 8 mil personas estuvieron presentes.

    La segunda mentira se refiere a la naturaleza del acto. Y esto guarda relación con una trampa ,para continuar la persecución de los que asistieron al homenaje. Lo verdaderamente político fue el Acto del 25 de mayo y en ese evento sí participó el ejército dando apoyo logístico.

    La caza de brujas se ha desatado en la hora presente y toda la inteligencia militar está trabajando en detectar nuevos participantes. Claro que para ello tienen que violar la Ley de Inteligencia y la Ley de Seguridad Interior. Pero para el emperador y sus lacayos todo es admisible.

    Otro aspecto importante se refiere a la sanción del mayor Magnani, jefe de la Compañía de Comandos 601, quien fue sancionado por no haber tomado las medidas necesarias para que no participe su gente. Yo me pregunto que pasaría si de repente se identificara a algún oficial que presta servicios en el Estado Mayor, dependiendo en forma directa de algún general … ¿Que pasaría? ¿Lo sancionarían también? Cuidado, porque puede pasar…

    Se está viviendo un clima de terror muy grande, donde el pensamiento único hegemónico ha reemplazado al verdadero pluralismo y a la libertad de pensamiento.

    Es triste, es serio, es grave, pero es la cruda realidad que nos toca vivir. De todos modos, mucha gente se está despertando y ese es el miedo del gobierno. Por eso están tratando de tomar drásticas medidas para que no vuelva a ocurrir lo que seguramente va a ocurrir y con mucha más fuerza. Porque no se puede mantener engañado al pueblo durante mucho tiempo.

    Finalmente, cumplo en informar a la opinión pública que al acto fueron invitados los Jefes de Estado Mayor… no había nada raro… hubiera sido muy lindo que el general Bendini les rindiera homenaje a los muertos de su ejército, o tal vez, ya no sean sus muertos, porque haya dejado de ser su ejército.

    Lamentable, pero cierto, como dijo Mariano Grondona la semana pasada, la falta de dignidad de nuestros dirigentes es lamentable. En todos los órdenes y en una institución como el Ejército Argentino es más notable, porque sus hombres y muy especialemnte sus conductores, se suponen adornados por algunas virtudes, que son desconocidas en el presente.

    Bueno, José, perdón pero ya hice catarsis en este foro…

  2. No hace falta perdonarte, sos bienvenida Cecilia. Debe haber un segundo acto el 24 de junio, y el 24 de julio, y el de agosto, etc.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: