La fiesta inolvidable

La Corte Suprema de Justicia se pone cada año más pispireta a la hora del brindis del fin de año. En el 2007 empezó la etapa más festiva, en lugar del habitual cocktail y brindis con los secretarios, el presidente del Tribunal Ricardo Lorenzetti organizó una gran fiesta con todos los empleados y contrató un animador. El pobre no estaba muy informadó sobre el tipo de asistentes y ni siquiera reconoció al ministro Eugenio Zaffaroni, entonces lo incluyó en el trensito de la alegría, invitación que Juez ni amagó a rehusar.

Pero este año se redobló la apuesta y los funcionarios de carrera del Alto Tribunal añoraban viejos buenos tiempos. Se escandalizaron mucho cuando se dieron cuenta de que el animador elegido por Lorenzetti era un travesti.

Algunos siguen muy enojados con la ocurrencia apegados a las formas tradicionales de la Suprema Corte y tratan de imaginar qué tendrá preparado el presidente Lorenzetti para el año que viene.

9 thoughts on “La fiesta inolvidable

  • December 24, 2008 at 2:51 pm
    Permalink

    Tal vez una obra de tìteres.
    Podrìan actuar cientos, y por cierto magnificamente.
    Pero sin duda el titiritero de mayores èxitos de los ùltimos tiempos con su marioneta, Kakman y Cristolita harìan las delicias de los señores letrados.

    Reply
  • December 24, 2008 at 4:09 pm
    Permalink

    Estampas de la decadencia……

    Se imaginan algo asì en las cortes de USA, Francia, Gran Bretaña, Noruega, Alemania?

    ¡FELIZ NAVIDAD A TODOS!

    Reply
  • December 24, 2008 at 4:45 pm
    Permalink

    Felices fiestas para todos!

    Reply
  • December 24, 2008 at 5:11 pm
    Permalink

    Quizás el travesti sea una de esas “víctimas de la sociedad” amigas de Zaffaroni, a las cuales éste, luego de liberarlas, “acogía” con benevolencia.

    Reply
  • December 24, 2008 at 5:28 pm
    Permalink

    pobre travesti y pobres nosotros.
    Pero igualmente:
    Feliz Navidad.
    Besos.

    Reply
  • December 24, 2008 at 5:59 pm
    Permalink

    Feliz Navidad para todos.

    Reply
  • December 24, 2008 at 7:13 pm
    Permalink

    La democracia no garantiza que no lleguen el gobierno los mediocres,- y aún , los peores- por eso se inventó la república:

    para limitar el daño que puedan hacer.

    Pero como no hay república, tenemos estos resultados.

    Reply

Leave a Reply