La Argentina no cabe en Puerto Madero. Mientras la señora le endilga al país que ya no la quiere por su pobre actuación que eso le pasa "por ser mujer", acepta hacer el papel de mujer dominada. El problema es que lo hace con su poder público que cede a su marido.

La solución institucional para la Argentina es el divorcio.

Tags: , ,

Categories:

5 Responses

  1. ¿Qué pasa si se divorcian? ¿La presidencia es un bien ganacial o es heredada?¿Le corresponde 50% y 50%? Capaz que es peor el remedio que la enfermedad.

  2. ¿Pueden imaginar una “Guerra de los Roses” donde se destapen recíprocamente todos los chanchuyos?.

    En el exterior quedarían atónitos.

  3. Lo que a veces consiguen los atajos: un día pensó que era muy astuta porque no le costó nada conseguir la candidatura a presidente, lo habrán decidido ella y su marido en algún lugar de la casa; al día siguiente la eligen presidente y está pintada. Causa y efecto.

  4. No comparto: si se divorciaran, nuestra condena se multiplicaría, en principio, por 2: la nueva mujer del ex, y el nuevo marido de la delegada. Mejor que se agote en ellos dos. Esperemos que no se proyecte la dinastía en la descendencia (maxi y Flor).

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: