Categories:

14 Responses

  1. No voy a defender a Castro (lo de Ávila fue bochornoso, pobre pibe), pero lo tuyo con el régimen cubano parece una obsesión infantil, sobre todo teniendo en cuenta que hay como 70 (o más) dictaduras recorriendo el planeta, pero lo único que posteás es sobre Cuba. A variar un poco. No vale citar dictadura ¨enemigas¨ de los yankees.

  2. Scotta es la que más conozco, pero además es la que más fantasías despierta en los argentinos. Por otra parte son enemigos al pedo de los yankees, no les causan ningún problema salvo un desborde inmigratorio.

  3. Es que justamente, no le causan nada a los yankees. No sé para que joden tanto los mismos yankees también (recordemos la Ley Helms-Burton). Y Bush bastante seguido parla mal del régimen castrista. Entiendo que sea el caso que más conocés, pero vos buscando info en la net, no sos ningún improvisado, y si te ponés a buscar un POQUITO más, encontrás 70 dictaduras más.

    La canción, mmmm no es de mi agrado ese tipo de música taaaan lenta…. Y no es por que sea de Miami, Silvio Rodríguez me parece un embole también.

  4. Es que vos sos muy rockero Scotta. A mi me gusta Silvio Rodriguez. Y en cuanto a la enemistad en Cuba no se habla de otra cosa que de Estados Unidos. En Estados Unidos es un problema político por la influencia que tiene en la Florida. Desde ya que ellos no van a solucionar ese tema.

  5. Y si, en Florida y en Cuba, se tratan como enemigos como si vayan a tirarse una bomba en cualquier momento. (En el pasado, cuando fue Bahía de los Cochinos o la Crisis de los Misiles, podemos ke sí había enemistad posta, y no la paparruchada actual por parte de Castro y por parte de un amplio amplio sector de los que partieron a Miami)

    En cuánto a lo de rockero, sí, tenés razón. Pero me gusta mucho la salsa también. Me defiendo en el tema.
    Un regalo
    http://es.youtube.com/watch?v=lsrv1lwx_3Q

  6. Además de en Estados Unidos, acá, en Argentina, es la dictadura que más molesta (quizá solamente comparada a la de Chávez) por toda la influencia en el discurso paleo-zurdo de moda.

    Acá ha vuelto a resurgir entre muchos estúpidos el antiamericanismo confundido por castrismo (todavía me queda la imágen del ex-amigo y ex-contacto en msn que tenía el abrazo Chávez-Castro de display), pero acá por suerte es de palabra, en Estados nidos el problema es que entran por la puerta de atrás si no se los cuida.

  7. La discusión sobre si hay otras dictaduras que Cuba omite el análisis de una cuestión distinta: Cuba no sólo es una dictadura, sino un régimen totalitario (Scotta, si tenés dudas, buscá en cualquier sitio de internet la Constitución cubana). El totalitarismo es una categoría ontológicamente distinta de la dictadura, como lo sabe bien Sebreli,que está de vuelta de la izquierda maoista. Dejando de lado las monstruosidades del nazismo, los totalitarismos han sido siempre comunistas (socialista es una palabra que pretende edulcorarlos). Algunas de sus características son: el partido único, el adoctrinamiento desde la niñez, la propaganda política machacona, la pretensión de uniformar las opiniones y moldear las mentes (que es algo más que la represión, puramente negativa y defensiva, de los autoritarismos de derecha), la intención de convertir a todo ciudadano en un militante convencido, la idea de crear un “hombre nuevo” despojado de las características burguesas, el cierre de contactos con el exterior, o con ideas distintas; la obsesión en que los habitantes no solamente teman, sino que amen al Gran Hermano (leer “1984”, de Orwell). Todo ese esquema no puede sostenerse si la gente tiene la posibilidad de salir del país; si puede comparar; si puede incluso seguir siendo comunista, pero en otras tierras. La comparación y la libertad matan al comunismo
    Por supuesto, el comunismo cubano ha seguido distintas etapas: desde los convencidos de la primera época, muchos de los cuales terminaron presos o fusilados, hasta los desengañados de hoy, que siguen la liturgia revolucionaria sin conviccìón, por miedo u oportunismo.
    La prueba de fuego de los regímenes comunistas son las tendencias migratorias: nadie quiere entrar, muchos quieren salir y no los dejan. Los balseros son tan odiados o ninguneados, porque constituyen una prueba viviente de que la isla es una cárcel. Y digo cárcel no como una metáfora: después de todo, el tamaño de una cárcel es una cuestión meramente cuantitativa. Si se porhibe salir de ella, los habitantes están encarcelados.
    Algunos centristas piensan que “todas las dictaduras son igualmente malas”. Suena políticamente correcto, pero no es cierto. Las dictaduras totalitarias -digámoslo claramente, principalmente las comunistas- son peores, porque no sólo matan, sino suprimen las libertades y procuran convertir a la gente en esclavos sumisos y amantes de sus tiranos. No se conforman con que les teman: hay que conseguir, como el Gran Hermano, que los amen.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: