El crímen de ensuciado de mercado

Cuando el estado se arroga a si mismo la facultad de moralizar a la población también se convierte en redentor. Pero no es un redentor a la vez moral, sino a lo sumo oportunista, como cuando convierte a un “criminal lavador de dinero” en un “consultor“. Se puede decir que el estado norteamericano se parece al kirchnerismo en cuanto lava el pasado de la gente que decide sumarse al club.

Cuando un dealer en alguna calle de una ciudad de Estados Unidos vende una dosis de cualquier sustancia prohibida recibe un precio. Esta es una operación comercial. El control moral de la población establece que el consumo y el comercio de drogas debe ser castigado. El problema es cómo lidiar en ese caso con el derecho de propiedad. La operación se realizó, el dinero del vendedor no fue robado pero fue fruto de un acto “ilegal” (¿”inmoral”?, ¿”contrario a las buenas costumbres”?). Tal vez podríamos decir que la operación es nula, pero entonces la nulidad y la restitución de las cosas al estado anterior al acto tendría que ser pedida por el frustrado comprador. Si nos olvidamos de ese detalle entonces el estado “anulador”, “redentor” y “moralizante” tendría que devolver el dinero a los compradores.

No lo hace. Porque no objeta el derecho de propiedad, sino que para ser consistente con la primera prohibición moralizante, “inmoraliza” y criminaliza el movimiento de ese dinero. Ya había hecho algo antes de esto que no se puede olvidar. El estado había creado el concepto de dinero “negro”, a diferencia del dinero “blanco”, después de arrogarse el derecho a cobrar impuestos sobre ganancias. La gente entonces tenía que mostrarle al estado sus ganancias y su patrimonio. Lo que no se mostraba era negro. En el caso del dinero proveniente del tráfico de drogas, no existe la alternativa de mostrarlo. Se considera delito y es una de las principales preocupaciones de la política exterior norteamericana, el sólo hecho de usarlo en el circuito de lo “blanco”, el de los ciudadanos obedientes.

Cuando se topa con gobiernos con menos preocupaciones por moralizar a la población pone el grito en el cielo, todos deben castigar el “lavado” y casi todos lo siguen en eso. Los rebeldes se llaman “paraísos fiscales” pero no como elogio que sería lo lógico, sino de manera despectiva. Un paraíso fiscal es aquel dónde la gente no es monitoreada en sus cosas, donde el ojo del Gran Hermano recaudador no llega a todas partes. Suiza ha sido considerada siempre como un país para refugiados, la nueva moral bancaria antilavadora norteamericana la está considerando poco menos que un aguantadero.

Lo que no está dentro del circuito controlado es una plaza “off shore”, a diferencia de la otra que es la norteamericana. Y acá cierra el circuito. Todo moralista tiene que comer al final de cuentas.

Pero resulta que en todo mercado se realizan muchas operaciones que no tienen nada que ver con el movimiento de dinero proveniente del tráfico de sustancias malignas. La gran mayoría hace cosas como doña Rosa que se compra un departamento en Buenos Aires con dinero del colchón porque conoce bien la naturaleza perversa de los gobiernos argentinos. Entonces se prohíbe todo. Transitar con dinero que el estado no vio, no tocó y no se afanó un cacho es digno casi de fusilamiento como norma ya general, aunque no se haya visto nunca otra droga más que la aspirina y se paguen todos los impuestos que representan en nuestro caso, según el Banco Mundial, el 98% de nuestros ingresos.

Del control del dealer y su cliente en Miami a la prohibición de las operaciones en efectivo en la Argentina, un país de izquierda y antinorteamericano, así como así. Y por el mismo camino habrá que prohibir todo para alegría de los estados autoritarios y abusadores fiscales que antes tenían que lidiar solos con los que escapaban de sistemas injustos y ahora cuentan con un aliado de lujo en el estado norteamericano, representante del ¿capitalismo?

Ah, pero bueno, gracias a eso la gente no se droga más, sobre todo en Estados Unidos, entonces vale la pena ¿O no?

Conclusión, el dealer y su cliente siguen en carrera, pero doña Rosa está en el horno.

79 thoughts on “El crímen de ensuciado de mercado

  • November 14, 2007 at 11:38 pm
    Permalink

    Curioso: ¿tan alto vuela tu intelecto que no alcanzás a comprender la relación entre prohibición y crimen organizado (FARC o quien sea)?… prohibí hoy los chocolates y mañana las FARC estarán traficando chocolates. No es pedantería, es lógica elemental. Nada más; ni soñamos con el rigor académico de frases como esta: “(…) ahora bien, tampoco creo que la “libertad” sea tomar mierda que te enloquezca (…)”.
    Buen viaje… ojalá que tus sanas costumbres jamás caigan en la mira de inquisidores bienintencionados.

    Reply
  • November 14, 2007 at 11:54 pm
    Permalink

    Mis costumbres no son tan sanas, sólo que no hago la apologética del error.Para mi ya está esta conversación.Adios.

    Reply
  • November 15, 2007 at 12:19 am
    Permalink

    Coincido con Mariana y Marcelo. Las prohibiciones legales contra una actividad nunca han sido efectivas, mucho menos si son rentables.

    En 1933, el Congreso de los Estados Unidos quizo hacer moralismo prohibiendo la producción, comercialización, transporte y consumo de bebidas alcohólicas, o espirituosas como se las llamaba entonces, según los términos de la enmienda XVIII, porque el comercio del bebidas alcohólicas era asociado a los vicios y al hampa; pero la sanción de la enmienda constitucional produjo efectos contrarios: le dio más fuerza a la industria; el pecado, lo prohibido es más apetecido por la gente,es más sabroso, y los productores y comercializadores de bebidas, siguieron haciendo sus negocios, y satisfaciendo sus clientes, pero ahora desde la clandestinidad; pues las ganancias, y las inversiones eran más importantes que el moralismo de la ley, y como consecuencia, aparecieron bandas criminales, o se fortalecieron las existentes, que defendían como fuere sus negocios de las autoridades. De ahí la historia del mafioso Al Capone, que se vio afectado por las prohibiciones de la enmienda. Las bandas enfurecidas contra el gobierno, hacieron alianzas con otras bandas criminales que tenían otros propósitos, y luego de unos años el crimen había alcanzado tanta gravedad, que muchos políticos se dieron cuenta de que la prohibición había sido la causa del auge del crimen, y la hicieron revocar la prohibición sancionando la enmienda XXI, en 1945.

    Lo mismo sucede con las drogas. Prohibir su producción, comercialización o consumo, no ayudará en nada, es más le dará más auge al mercado de drogas,y los traficantes se unirán con bandas de terroristas, de traficantes de armas y de toda clase de gente del hampa, para defender sus ganancias.

    La mejor política antidroga la hace la droga misma, cuando veamos los extragos que produce en quienes las consumen. En vez de gastar dinerales creando polícias antidrogas, escuadrones para la erradicación de cultivos o cualquier otro aparato estatal inservible, sería mejor mostrarle al publico los daños causados a consumidores de drogas.

    Mariana y Marcelo han dicho que hay muchas clases de drogas. el alcohol es una droga, y no está prohibida, pese a que sus efectos son casi idénticos a los de otras; el tabaco, es otra, incluso la pornografía o el sexo es una especie de droga que la gente usa para fugarse de una situación penosa.

    En la mentes de las personas hay un espiritu de libertad. Toda vez que tenemos una limitación nuestas mentes se inclinan a pensar en formas de evitar o evadir esa limitación. Cuando un padre le dice a su hijo: nene no hagas eso, sino te pego, el niño hará lo que el padre le prohibió cuando este se descuido; pero con los adultos sucede lo mismo. Nadie renuncia a un placer, o un beneficio, porque otro lo prohiba.

    Reply
  • November 15, 2007 at 12:45 am
    Permalink

    Roark: Boy Olmi no lo hubiera dicho mejor que usted.

    Reply
  • November 15, 2007 at 12:58 am
    Permalink

    Jorge Peña, no tengo idea lo que dijo Boy Olmi. Te pido algún dato.

    Reply
  • November 15, 2007 at 1:16 am
    Permalink

    Era una broma, Roark, por las características bienintencionadas pero , a mi humilde entender, naives.Con todo respeto.

    Reply
  • November 15, 2007 at 1:38 am
    Permalink

    Adiós, Jorge. Gracias por ilustrarnos. No pierdas de vista ningún flagelo, y no hagas caso al mensaje de Roark (debe ser alcoholico, melenudo, irresponsable, ladrón, terrorista y habitué de creamfields).

    Reply
  • November 15, 2007 at 11:16 pm
    Permalink

    Jorge Peña, me he dado cuenta de que eres un imbécil, que no tomas el tema con seriedad. Lo que he escrito en #53 es un relato de algo que es verídico, no es un invento. El estado nunca ha hecho nada bien. Prohibir en política es sinónimo de fomentar. Perseguir a los traficantes, o combabir la droga como lo hace la DEA y todas las polícias del mundo, es un desperdicio de energía y de recursos. La forma de combatir el uso de drogas es dando el golpe sobre la demanda de drogas y no sobre la oferta.

    Reply
  • November 15, 2007 at 11:21 pm
    Permalink

    Mariana y Marcelo.

    Creo haber hablado respetuosamente. No se con que derecho me dicen melenudo, alcohólico, irresponsable, ladrón y terrorista. No me conoces y no te permito que me digas esas ofensas. Yo podría decir que eres una ramera, rea y drogadicta, pero no me consta porque no te conozco, ni me interesa conocerte.
    Martín Benegas y José Benegas me conocen personalmente, y te aseguro que ellos no me dirían algo tan irrespetuoso como lo que han dicho ustedes.

    Reply
  • November 16, 2007 at 10:26 am
    Permalink

    Roark, no quiero interceder por Mariana y Marcelo, pero me parece que no entendiste su intención. Su mensaje era irónico, y al tratarte así estaban reafirmando su posición y la tuya. Eso es lo que yo entendí. Una ironía.

    Reply
  • November 30, 2007 at 6:27 am
    Permalink

    Hola a todos

    Creo que el gran dilema es la “libertad de consumo” y en éste punto deseo exponer mi punto de vista.

    No hay libertad cuando se consumen drogas, la persona está esclavisada a la sustancia. Si el consumidor de drogas pudiera elegir no consumir, las drogas no serían un problema.

    Dejar las drogas a la mano de los pibes en condenarlos. Permitir las drogas libres es un genocidio.

    Las muertes producidas por el conumo de drogas no es un efecto colateral no deseado. Quienes impulsan estas medidas no se hacen cargo del daño que provocan y además no permiten que sus hijos consuman.

    Gracias por leerme.

    Claudio Izaguirre

    Reply
  • November 30, 2007 at 10:37 am
    Permalink

    Claudio ¿en qué consiste el “tratamiento” para dejar las drogas sino en hacer que el individuo elija dejar de consumirlas? Y la otra pregunta es ¿Por qué hay tantos adictos a las drogas criminalizadas, y cada vez más, si están prohibidas?
    La vida no es algo tan simple como para prohibir todo lo que nos parece malo, sin entrar a considerar que nadie tiene derecho a meterse en la vida del otro aunque considere que se la está destruyendo.

    Reply
  • December 4, 2007 at 9:41 pm
    Permalink

    Hola Jorge Benegas:

    Si tuvieras que arreglar el motor de tu vehículo en medio de la ruta y no supieras como, tendrías un problema. Cuando el consumidor de drogas se entera de cual es su realidad (siempre que su cerebro funcione), iniciará su recuperación. Los tratamientos no dan resultado proque tienen un comienzo un desarrollo y final; lo que realmente resulta es UN NUEVO ESTILO DE VIDA, eso se encuentra en los grupos de Alcoholicos Anónimos y Narcóticos Anónimos.

    Entre el inicio en el consumo y el momento de tomar conciencia de que la persona tiene un problema pasan 10 años. Cuando ya perdió todo, recien ahí pide ayuda.

    El adicto es adicto a todo, no solo a las drogas ilegales. Sucede que estas llegan mas rápido al efecto que el consumidor busca.

    Si fuera una cuestión de drogas puras, las personas de alto poder adquisitivo no tendrían inconvenientes y la realidad es otra.

    ¿Te diste cuenta que los alumnos del secundario no pueden entender lo que leen? Argentina es el primer consumidor de cocaína en colegios secundarios de toda latinoamérica segun ONU, imaginate con alcohol y marihuana.

    Ahora les ponene las drogas a la mano y les cuentan los 10 primeros minutos de la pelicula, cuando se dan cuenta ya han perdido toda posibilidad y buena parte de la supra conciencia.

    Nadie elige ser adicto, el consumo te lleva.

    Claudio Izaguirre
    Presidente
    Asociación Antidrogas de la República Argentina
    Miembro de ONU DC
    (La publicidad fue removida)

    Reply
  • December 4, 2007 at 10:27 pm
    Permalink

    si, Claudio el consumo te lleva, el problema es que VOS libre y voluntariamente decidiste consumir, y ante esa decision libre el estado no tiene jurisdicción, además si es como vos decís que el adicto es adicto a todo pues bueno eliminá la cocaína, marihuana y heroina de la faz de la tierra, también el alcohol y el tabaco, se van a dar con poxirrán, eliminá el poxirrán, se van a dar con gas de encendedores, eliminalo, se van poner a oler nafta, eliminala y siempre van a descubrir una planta nueva que fumar o un solvente que inhalar, es imposible evitar que la gente se intoxique voluntariamente porque está dentro de la naturaleza humana (desde tiempos inmemoriales la gente ha experimentado con substancias), lo que hacen ustedes los que se dedican a la “guerra antidrogas” es pelear una guerra que tienen perdida de antemano que jamás podrán ganar y lo único que logran con eso es judicializar y privar de su libertad a gente que lo único que hizo es lo que le place con su cuerpo y encima le siguen haciendo rentable el negocio a las mafias narcotraficantes.

    Reply
  • December 4, 2007 at 11:09 pm
    Permalink

    Estimado Claudio, no me llamo Jorge. Me parece extraño el concepto de que nadie elije ser adicto, sobre todo porque en alcoholicos anónimos y Narcóticos anónimos enseñan que el adicto elije dejar la adicción.
    En segundo lugar, todos esos males que describís no se están dando en un contexto de libertad sino de prohibición. Ocurre que el ser humano es adicto (¿enfermo?) a conducir la vida de los demás. Casi siempre para no reflexionar sobre la propia.

    Reply
  • December 8, 2007 at 8:21 am
    Permalink

    Estimado José:

    Vuelvo a insistir y te pediría que preguntes a un adicto si eligió serlo. En reglas generales, se inician en el consumo por diversión y terminan atrapados en la enfermedad; cuando se pasa a éste estadío la cuestión cambia radicalmente.

    La persona está atada a la próxima dosis. Ya no hay artículo 19. Es GENOCIDIO no ir en su ayuda, es GENOCIDIO no combatir a los vendedores, es GENOCIDIO impedir campañas preventivas.

    No tiene que ver con lo prohibido, sino con el sentido humanitario que debemos desarrollar todos.

    Te ruego mires la siguiente hoja de mi página:
    http://www.asociacionantidroga.org.ar/gacetillas/Cabeza.htm

    Algunos que miran este tema desde afuera, confunden el servicio con la persecución.

    El cerebro amigo José no sabe de leyes y prohibiciones; sino que recibe los daños de los tóxicos. Ese es el punto.

    ¿Porque vas a dejar las drogas libre? ¿Estas dispuesto a asumir la responsabilidad de las muerte que sobrevengan de la despenalización?

    En Argentina no hay campañas preventivas, el Estado le da a SEDRONAR para campañas sostenidas en el tiempo en medios nacionales de comunicación CERO PESOS. No hay internación gratuita para en enfermo adicto y no se combate a los vendedores de drogas; la consecuencia está a la vista.

    El tema no es prohibir o liberalizar, el asunto es ayudar o asesinar.

    Ni droga libre, ni blanda, ni medicinal…

    ¿Sabias que hay ONGs que enseñan a los pibes como drogarse?

    ¿Sabias que hay revistas de venta libre en los kioscos de diarios que enseñan como plantar y cultivar cannabis? ¿Como cocinar la marihuana para que tenga mayor efecto?

    Los males que describo en mi entrada anterior tienen que ver con la ingesta de drogas y no con la prohibición.

    El alcohol es una droga legal, al igual que los medicamentos. Hacen idéntico daño pero en un tiempo más prolongado.

    Despenalizar las ilegales es darle a la sociedad en que vivo una partida de defunción.

    Claudio Izaguirre
    Presidente
    Asociación Antidrogas de la República Argentina
    (La publicidad fue removida)

    Reply
  • December 8, 2007 at 8:29 am
    Permalink

    Para Martín Benegas:

    No hay un solo juez que bajo la 23737, haya mandado a un adicto a un penal por su condición de consumidor.

    La 23737 se realizó cuidando al adicto, yo estuve ahí, cuando se discutió en el Congreso en 1989.

    La ley protege al adicto y encarcela al narco. En Argentina no está penado el CONSUMO señores, lo que está penada es la TENENCIA.

    Te sugiero Martín leer la ley y no comprar el discurso de Saffaroni.

    Tenemos tratados internacionales firmados al respecto, que tienen rango constitucional, que debemos respetar.

    Claudio Izaguirre
    Presidente
    Asociación Antidrogas de la República Argentina
    Miembro de ONU DC
    Delegado por Argentina ante la Drug Watch International
    Embajador para la Paz (UPF)
    Entidad Afiliada a EURAD (Europa Contra las Drogas)

    (LA PUBLICIDAD FUE REMOVIDA)

    Reply
  • December 10, 2007 at 5:06 am
    Permalink

    Por pensar que en este espacio ya no habría nuevos comentarios, nos perdimos unos cuantos.

    Mil disculpas a Roark, y mil gracias a Raúl por aclarar; puede que la intención del mensaje no haya sido lo suficientemente explícita. Roark, estamos 100% de acuerdo con vos; por favor volvé a leerlo en clave irónica: todos esos epítetos habían sido antes lanzados por el tal Jorge Peña, a nuestro juicio con el propósito de ensuciar –a falta de argumentos- a los partidarios de la despenalización.

    Respecto al rol de los gobiernos en la guerra contra los fármacodisidentes, el incentivo económico es tan poderoso que no resulta fácil distinguir mafia narcotraficante de mafia gobernante: son dos caras de la misma fechoría. Como corresponde a las organizaciones incapaces de crear riqueza sin apelar a la violencia, necesitan propagar el miedo y la ignorancia para asegurar su negocio.

    Básicamente, los gobiernos persiguen fondos que reclaman para su eterna lucha (financiada por todos los que pagamos impuestos), y bienes incautados a los herejes (millones de víctimas en todo el mundo). El botín es tentador.

    Los interesados en las consecuencias de la “guerra contra las drogas” no dejen de visitar http://stopthedrugwar.org/home.

    Reply
  • December 10, 2007 at 5:20 am
    Permalink

    Claudio IZAGUIRRE dice que “no hay internación gratuita para el enfermo adicto”. Mentira: existen los llamados CPA (Centros de Prevención de Adicciones), que funcionan en hospitales y otros centros de salud, al menos en la Pcia. de Buenos Aires; suerte de hoteles pagados por los contribuyentes a quienes prefieren declararse adictos (víctimas). Cuentan con habitaciones dobles o individuales, ambiente climatizado, parque, gimnasio, agua caliente, TV por cable las 24 hs, cuatro comidas diarias, personal de limpieza, amén de médicos y enfermeros a su disposición. La hipocresía es negocio, también para los adictos.

    Reply
  • December 10, 2007 at 8:31 am
    Permalink

    Claudio, vamos por partes, estuve muy ocupado para responderte.

    1. No le preguntaría nada a un adicto, son muy mentirosos. Pero sorprende que creas que se les debe preguntar algo si los considerás enfermos.

    2. Está sin responder mi pregunta acerca de si el “tratamiento” no se basa en la determinación del “enfermo”. Porque si es así parecería que el tratamiento, por un momento, momento crucial, se olvida del modo en que está considerando al paciente.

    3. Como dijo Mariana y Marcelo el prohibicionismo se basa en asustar. Y en esa línea el uso de la palabra genocidio me parece una burla a nuestra inteligencia. Se la usa para todo. Pero nadie mata a nadie acá salvo los policías y los narcos cuando se agarran a tiros. Es lógico que rechaces considerar la cuestión de lo prohibido porque el sentido “humanitario” que invocás es una evasión de la humanidad como naturaleza que incluye a la libertad como principal problema.

    4. Que el cerebro no entiende de prohibiciones es un dogma. El cerebro las entiende perfectamente.

    5. Por qué dejar de lado la prohibición? Porque no sirve para nada. Y si estoy dispuesto a asumir la respondabilidad de las muertes que sobrevendrian, no tendría ninguna responsabilidad de la misma manera que no soy responsable hoy por la gente que decida tomarse una botella de nafta. Te traslado la pregunta. Sos responsable de las muertes que ocurren hoy como consecuencia de la prohibición? “ESto es genocidio” te podría decir.

    6. Lo que está a la vista es la consecuencia de la prohibición. Es un argumento absurdo creer que el problema es la “ineficiencia” de la prevención, más la represión. Esto, la prohibición ES ASI y los únicos que hacen negocio con esto son los burócratas y los que viven de psiquiatrizar a los consumidores disfrazados de humanitarios.

    7. Quién sos vos para decir lo que deben tomar los demás?? EStás hablando de que ni siquiera debe haber droga medicinal. Que poco humano.

    8. No lo se aún lo de las ongs que enseñan eso. Se ve que están al pedo o tienen algún subsidio. No estaba prohibida la droga?

    9. Lo de las revistas no me sorprende. Es algo que mucha gente quiere consumir.

    10. Los “males” que describís en tus entradas son todas consecuencias que ocurrieron despúes de que las drogas fueron prohibidas. Y esto es un dato histórico no opinión.

    11. Tu última afirmación es un disparate. NO solo porque no se moriría la sociedad (si te psiquiatrizara diría que es una locura), sino porque NADIE SE ABSTIENE DE DROGARSE POR ESTAR PROHIBIDO.

    Reply
  • December 11, 2007 at 10:10 pm
    Permalink

    Hay que avisarle a Claudio IZAGUIRRE que la ostentación de sus títulos no lo exime de exponer sus razones, si es que las tiene.
    Sería un honor para nosotros leer una respuesta de parte del Presidente de la Asociación Antidrogas de la República Argentina, Miembro de ONU DC, Delegado por Argentina ante la Drug Watch International, Embajador para la Paz (UPF), Entidad Afiliada a EURAD (Europa Contra las Drogas).

    Reply
  • December 13, 2007 at 2:39 pm
    Permalink

    ¿a no Claudio? ¿no se judicializa al consumidor? entonces por favor explicame por que conozco tanta gente que la policia ha parado y que por encontrarles un porro la han metido en cana y se les ha abierto una CAUSA por TENENCIA DE ESTUPEFACIENTES?

    Reply
  • December 13, 2007 at 2:42 pm
    Permalink

    y no me vengas a decir que el que tiene un porro para fumárselo es un narcotraficante.

    Reply
  • December 20, 2007 at 5:55 pm
    Permalink

    si, Mariana y Marcelo, Izaguirre me hace acordar a Guy Françon con tánto título.

    Reply
  • January 12, 2008 at 2:24 pm
    Permalink

    No son títulos, son regalos de una vida de trabajo. Representan amistad y compromiso, no veo por que denostarme, solo acepten ser incapaces de mantener una discución y mirar mi punto de vista como la MEJOR salida al tema.

    Mariano y Marcela se refieren a los CPA de Pcia de Buenos Aires cuando me refiero a que no hay internación gratuita. Lo que es no saber !!!!

    Los CPA NO TIENEN INTERNACIÓN; son ambulatorios y solo para la Pcia de Buenos Aires.

    Repito para los ciegos, NO HAY INTERNACIÓN GRATUITA. Se refieren a Pcia de Buenos Aires y yo pregunto ¿Y el resot del País, que ni siquiera tiene CPA en cada pueblo?

    Salgan de la burbuja che y miren la realidad, que es MUERTE y destrucción avalado por gente que habla y no tiene la menor idea de lo que está afirmando.

    Repito una vez más NO HAY INTERNACIÓN GRATUITA, tampoco hay prevención, pero ademas los marketineros pagos por el narcotráfico les meten en la cabeza a ustedes que hay que liberalizar.

    Si ahora las cosas están como están ¡se imaginan lo que será con la droga liberada.

    No tienen idea, solo reaccionan cuando se les muere un hijo de sobredosis.

    El CONSUMO no está penado, lo que está penado es la Tenencia. ¿porque no caminas por Av. Santá Fe con una metralleta a ver cuantos metros haces? ¿y que vas a decir que las armas deberían estar permitidas?

    Ni los jefes indios permitían que cualquiera utilizara las sustancias, era solo una prerrogativa del médico brujo.

    Las reacciones animales de las personas bajo los efectos de las drogas son inevitables, de quedar las drogas libres ¿quien se hace cargo de los muertos que esto produzca?

    ¿Quieren libertad para consumir? Ya lo intentaron los Hippyes cuando se fueron a “El Bolson” en los años 70.

    Hay un muerto por día por el consumo de falopa en el País.

    Lo que esta a la vista es la consecuencia de la CORRUPCIÓN, los negocios sucios y los idiotas que les hacen el caldo gordo hablando de lo que no saben.

    12-01-2008

    Claudio Izaguirre

    (Aclaración: La publicidad fue removida)

    Reply
  • January 15, 2008 at 5:13 pm
    Permalink

    Claudio: caminar por Avenida Santa Fe con una metralleta es una clara amenaza para la vida de los demás, en cambio ir por la calle con un porro en el bolsillo no, en todo caso es un riesgo para mi vida y eso es problema mío no del estado, por otro lado decís que no está penado el consumo pero si la tenencia ¿te das cuenta que lo que decís es absurdo? prohibir la tenencia obviamente implica prohibir el consumo pues ¿como diablos voy a consumir algo que no tengo?

    Reply
  • January 18, 2008 at 9:34 am
    Permalink

    ¿y Claudio, que me vas a decir ahora? En PBA se sancionó una ley que prohibe el consumo de drogas tanto en ámbitos públicos como PRIVADOS esto ya es una persecución de corte Orwelliana, lo peor del caso son las viejas malcogidas y seguramente incurablemente adictas al tabaco que ante la pregunta de los periodistas acerca de lo que opinaban sobre la nueva ley dijeron que “está bien así no se sigue corrompiendo la juventud” lo vi anoche por K5N y me dieron ganas de romper la TV.

    Reply
  • January 19, 2008 at 2:56 am
    Permalink

    “No son títulos, son regalos de una vida de trabajo. Representan amistad y compromiso, no veo por que denostarme.”

    No despreciamos tus títulos; simplemente opinamos que los títulos no sustituyen a las razones.

    “Los CPA NO TIENEN INTERNACIÓN; son ambulatorios y solo para la Pcia de Buenos Aires. Repito para los ciegos, NO HAY INTERNACIÓN GRATUITA.”

    Las mentiras no dejan de serlo por escribirse con mayúsculas. Mariana trabajó tres años en el Hospital Mercante de J. C Paz; allí los “adictos” tienen su propia sala de internación, donde gozan de las condiciones ya mencionadas, a cargo del contribuyente.

    “Salgan de la burbuja che y miren la realidad, que es MUERTE y destrucción avalado por gente que habla y no tiene la menor idea de lo que está afirmando.”

    En eso coincidimos: el experimento prohibicionista sigue sembrando muerte y destrucción, a pesar de lo cual no pierde el respaldo de cínicos e ignorantes.

    “pero ademas los marketineros pagos por el narcotráfico les meten en la cabeza a ustedes que hay que liberalizar.”

    Ese no es un argumento aconsejable, porque sirve para defender o atacar indistintamente cualquier posición (no contribuye al debate), porque pretende invalidar al que piensa distinto (no a sus ideas), y porque lo cierto es que el marketing favorece abrumadoramente al prohibicionismo (solo el estado cuenta con recursos obtenidos coactivamente para financiar sus campañas).

    “Si ahora las cosas están como están ¡se imaginan lo que será con la droga liberada.”

    No hace falta imaginarlo; a lo largo de la historia esa es la norma.

    “No tienen idea, solo reaccionan cuando se les muere un hijo de sobredosis.”

    Salvo en casos de suicidio, la sobredosis es una de las tantas consecuencias nefastas de la prohibición: la dosis hace al veneno, y la guerra contra las drogas hace a la dosis incierta y variable.

    “Ni los jefes indios permitían que cualquiera utilizara las sustancias, era solo una prerrogativa del médico brujo.”

    La embriaguez provocada con fines religiosos es legítima y respetable, pero afortunadamente no vivimos en una tribu: las libertades no pueden ser suprimidas por disposición de un brujo, al menos donde todavía rige el estado de derecho. Pero no nos detengamos en esos detalles que distraen a los guerreros antidrogas.

    “Las reacciones animales de las personas bajo los efectos de las drogas son inevitables, de quedar las drogas libres ¿quien se hace cargo de los muertos que esto produzca?”

    ¿Serías tan amable de precisar a qué drogas te referís? Como sea, proponemos algo novedoso: que los delincuentes se hagan cargo de sus crímenes.

    “¿Quieren libertad para consumir? Ya lo intentaron los Hippyes cuando se fueron a “El Bolson” en los años 70.”

    ¿Qué pasó en El Bolsón?

    “Hay un muerto por día por el consumo de falopa en el País.”

    Si te referís a tabaco y alcohol, es posible. Por cierto, mueren muchos más por accidentes de tránsito. Entonces, ¿porqué no prohibir el tabaco, el alcohol y los automóviles (para empezar)?

    “Lo que esta a la vista es la consecuencia de la CORRUPCIÓN, los negocios sucios y los idiotas que les hacen el caldo gordo hablando de lo que no saben.”

    Corrupción, negocios sucios e idiotas: la tríada de la guerra contra las drogas. En un mercado libre de drogas, los corruptos tendrían que buscarse otro negocio, y los idiotas otro chivo expiatorio.

    Reply

Leave a Reply