El costo de la no inmigración

La experiencia de varios condados en los Estados Unidos que debieron ir sobre sus pasos y dejar de lado políticas de persecución a la inmigración (llamada) ilegal (perseguida políticamente) es muy ilustrativa. Una visión estrecha y generalizada sobre la cuestión alimenta temores sobre los inconvenientes que causan los nuevos habitantes a los que se trata como extraños, sin contabilizar la riqueza que incorporan.

El asunto es un gran punto ciego, porque los temores de la población local alimentados por el nacionalismo y el racismo son en gran medida míticos. Toda incorporación de población conlleva costos. Lo que se ha visto en estos condados norteamericanos y tal vez sirva para aprender la lección, es que también genera beneficios y parece que son mayores.

El temor de la población local es a “compartir la riqueza” sea en forma de empleos o de costos de viviendas y hospitales. Esta visión olvida que la inmigración no comparte (salvo bienes públicos que los “ilegales” encima no demandan como los “legales) sino que incorpora riqueza.

La pregunta es qué pasaría en los países como el nuestro que prometen felicidad, son todos progres, sólo se preocupan por la “distribución de la riqueza”, las leyes laborales y los servicios gratuitos, si la inmigración en el mundo fuera por completo libre.

Recomiendo el artículo de Alejandro Chafuen publicado en Hacer

16 thoughts on “El costo de la no inmigración

  • October 7, 2007 at 1:37 pm
    Permalink

    En Estados Unidos están sintiendo una invasión. Un sentimiento que luego se transforma en odio como el que sienten los criollos aquí contra los españoles. Se creen que el extranjero viene a robar, pero se olvidan que la riqueza como tal no existe, que sólo el trabajo humano crea riqueza. Los inmigrantes en los Estados Unidos, como en Argentina no migraron para vivir como parásitos de los demás, sino que migran para conseguir un mejor estadio de vida trabajando.
    Como soy hijo de inmigrantes en Argentina, he sentido la discriminación y el odio de los criollos nativos de esta tierra. Siempre nos han tratado como ladrones que nos hemos robado la tierra, pero se que Argentina no sería nada si no fuere por españoles que labran la tierra, y de extranjeros que tienen hábitos de trabajo que no tenían los criollos.
    En Estados Unidos sienten rencor contra el latino, pero para la economía de ese país es bueno, no tanto para los trabajadores sindicalizados que tienen mayor competencia, pero si es bueno en general para el país. Los inmigrantes vienen todos a trabajar, a producir riqueza. No son parásitos que se benefician de la seguridad social. Es penoso que el sentimiento nacionalista recobre fuerza en Estados Unidos, la tierra de la libertad. El nacionalismo es una burrada, un pensamiento típico de imbéciles. Cuando sería el día que las fronteras desaparezcan y el el individuo pueda moverse libremente por el mundo, sin tener que usar pasaporte. Las fronteras sólo existen en la naturaleza del hombre: hay fronteras culturales, raciales, idiomática; pero las froteras políticas son un invento de necios.

    Reply
  • October 7, 2007 at 2:06 pm
    Permalink

    Una tía de mi madre vive en Texas, cerca de Dallas. Esta señora nació en Argentina, precisamente en Mendoza pero vive en EEUU desde 1953. Ha vivido la mayor parte de su vida en EEUU y sus hijos nacieron allá. He visitado su casa en dos ocaciones, tengo una idea más o menos de la realidad en Texas. Hay muchos latinos, por todos lados hay carteles en español y en inglés, y en otros sitios como Los Angeles, Pasadena, New York y Miami, la proporción de latinos es mayor todavía.
    El latino es mirado como delincuente, y en cierta medida hay motivo para ser mirado por esto. Dallas Foxworth es un complejo industrial muy grande y recibe muchos inmigrantes de México. Pero una parte de esos inmigrantes tiene una dificultad inicial para incorporarse, la principal es la del idioma, la segunda la baja calificación laboral. Muchos inmigrantes no tienen trabajo o les cuesta conseguir uno. Vienen con sus familias numerosas y acuden a hospitales e instituciones sostenidas por los contribuyentes, y esto es lo que irrita a la población. Otro problema mucho más grave y por el cual se los considera delincuentes es que se han introducido malas costumbres de pillaje que no existían antes y que son muy comunes en latinoameríca, tales como robarse los periódicos, bicicletas, botellas de leche que se dejan en los pórticos de las casas, o destruir teléfonos públicos. Los antiguos residentes tenían una tranquilidad y costumbres que se perdieron cuando aumentó la población.

    Creo que debe ser tratado distintamente quien trabaja y paga impuestos. Pues se lo considera ilegal porque no tiene documentación identificatoria, pero es legal para pagar impuestos, y es legal también el producto de su trabajo. Los delincuentes, vividores y parásitos que se cuelan entre el flujo de inmigrantes duran poco tiempo residiendo allá.

    Un vecino mio, que es un vago y delincuente se marchó a vivir a los Estados Unidos a principios de los 80. Llegó a Miami y pretendió vivir con las costumbres argentinas de estafar a los demás. Junto con otros delincuentes robaron en una escuela de Florida unas máquinas de escribir, pero la polícia los apresó pronto con las máquinas arriba del automóvil. A este sujeto y los demás los condenaron a cinco años de cárcel. Cuando terminó su condena en 1989, fue un funcionario del servicio de inmigración a buscarlo a la cárcel. Estos sujetos no se esperaban que al cumplir las condenas serían expulsados de los Estados Unidos. No sólo cumplieron la pena totalmente por cinco años, que es más larga que las que se dan aquí por otros crímenes más graves como homicidio, sino que fueron expulsados sin derecho a pataleo alguno. De la cárcel al aeropuerto directamente. Por desgracia estos delincuentes ahora están caminando por las calles de nuestro país.

    Reply
  • October 7, 2007 at 2:21 pm
    Permalink

    Es cierto lo que comenta Roark. La inmigración que pobló y engrandeció a nuestro país, fué víctima de muchos padecimientos por el rechazo local. No hay más que leer a Hernández, a Estanislao del Campo, a José Antonio Wilde, Eugenio Cambaceres, al propio Sarmiento, Leopoldo Lugones y más acá a Juan José Hernández Arregui, para ver qué cúmulo de disparates, ingratitudes e inexactitudes se han dicho para denostar a los inmigrantes.

    Pero yo creo que más que por razones económicas, los rechazos se produjeron -y se producen- por temores culturales. Frente a la inmigración masiva se produjo siempre – en cualquier parte del mundo- una revitalización cultural de los localismos, como una mecánica de protección de la identidad cultural pero también como un modo de deflensa frente a las incertidumbres de cambios.

    Sarmiento en una carta a su amigo José Posse le decía “Roca tiene una República corrpompida en los útimos tiempos por la gran masa de inmigración sin patria allá, ni acá, sin otros pro´pósitos que buscar dinero por todos los caminos con preferencia los peores en el sentido de la honradez”

    En un trabajo publicado por la Universidad de Friburgo en 1914, se publicó una extensa nota firmada por J.C. Guevara (L´inmigration italiennne en Argentine. Tesis), donde sin ningún rubor se dice: “Esta inmigración nefasta, habitualmente nómada, no realiza ningún aporte a la producción argentina….” Sólo un nacionalismo a contramano podría intentar desconocer la fundamental importancia del fenómeno inmigratorio en el desarrollo de nuestro país.

    Lo mismo sucede hoy en los EEUU y en algunos países europeos sin advertir que más que juzgar a la inmigración en si misma, lo lógico es juzgarla y valorarla por los resultados que produce.

    Reply
  • October 7, 2007 at 5:22 pm
    Permalink

    Esto que esta pasndo en los Estados Unidos tambien sucede en Europa desde ya hace muchisimo tiempo. Es un error ver a la inmigracion como un peligro, en la Argentina la inmigracion en gran medida como asi tambien la grandeza de los gobernantes de esa epoca llevaron a pais a lo que Armando Ribas llamo “el milagro de la historia” en el periodo 1853-1930.
    Pero tampoco nos engañemos, en Estados Unidos el odio hacia lo extranjero(no solamente lo latino) viene desde hace muchisimo tiempo. El solo ejemplo asqueroso y racista del WASP refleja esto, hoy son los latinos, pero antes fueron los judios, los catolicos, los irlandeses y varios mas.

    Reply
  • October 7, 2007 at 7:04 pm
    Permalink

    y que tan cierto es todo el tema del colapso de los sistemas de seguridad social por el uso que hacen de el inmigrantes que no producen nada ni pagan impuestos ni nada? es minimo el numero de estos inmigrantes y el probelma es otro o hay algo de cierto?…

    Reply
  • October 7, 2007 at 7:15 pm
    Permalink

    Rodrígo:
    El uso de los servicios de seguridad social en los Estados Unidos por parte de los inmigrantes no creo que sea significativo. Lo que más usan son los servicios médicos.
    El quebranto del sistema de Seguridad Social está dado por el envejecimiento de la población. Dentro de 10 años EEUU tendrá 80 millones de jubilados frente a 140 millones de cotizantes. El sistema de SS no aguanta estas proporciones. La alarma que hizo Bush hace algún tiempo tiene fundamentos, a la seguridad social no le queda otra alternativa que reformarse. El único sistema viable es el de ahorro individual y no solidario, algo así como las AFP o AFJP.

    Tengamos en cuenta tambien que por el lado de los servicios médicos como Medicare y Medicaid, sólo el 50% tiene cobertura, es decir que si se intentara elevar ese porcentaje para beneficiar a más gente, y el cada vez más grande número de jubilados, van a llevar al estado federal al colapso.

    Reply
  • October 7, 2007 at 8:49 pm
    Permalink

    Es totalmente cierto lo que dice Roark. La crisis del sistema de seguridad social es un problema que se deriva del estatismo, no de la inmigracion.
    Por otro lado, la inmigracion en los Estados Unidos, es producto tambien de la horrorosa calidad de vida del pais de origan de los migrantes, especialmente de Mexico(y obviamente Cuba).

    Reply
  • October 8, 2007 at 1:38 am
    Permalink

    Hablando de la paranoia que existe con los inmigrantes, no nos olvidemos del imbécil de Gonzales Oro que vive hablando mal de la comunidad boliviana, gente honesta y trabajadora como pocas, si no fuera por ellos que nos levantan la cosecha los bodegueros de acá no se que harían porque los argentinos prefieren cobrar el plan trabajar (léase rascarse el higo a 4 manos) antes que ir a cosechar.

    Reply
  • October 8, 2007 at 8:02 am
    Permalink

    En una situación de plena libertad, ni siquiera se debería hablar de este tema.
    El asunto es que el propio gobierno hace dificultoso el beneficio de tener más habitantes, principalmente por subir los sueldos artificialmente y aumentar los costos del trabajo. Esto hace que, en muchos sectores, el precio del trabajo queda fijado por encima del precio donde la demanda es igual a la oferta.
    No significa esto que los inmigrantes no tengan nada que hacer, sino que para ser beneficioso al que compra su trabajo, debería implicar un beneficio en cuanto a productividad marginal, o en cuanto a costo.
    Sea como sea, lo más probable es que para dar trabajo a un inmigrante, en la situación artificial creada de exceso de oferta, en muchos casos se debe deshacer de un trabajador, o decidir no contratar a otro.
    Si existiese libertad en la fijación del precio del trabajo, la cantidad de personas sería irrelevante, porque todas tendrían la opción de trabajar al precio que el mercado demanda.

    Reply
  • October 8, 2007 at 7:03 pm
    Permalink

    Roark, no te olvides del nombre del delincuente…seguramente lo veremos en algùn espacio gubernamental en èstos tiempos.

    Imaginemos un gobernador de USA que no devuelve $ 1.000.000.000 de su provincia.

    Reply
  • October 8, 2007 at 7:04 pm
    Permalink

    …estado, mejor dicho.

    Reply
  • October 8, 2007 at 7:33 pm
    Permalink

    Juanjo, te diré el nombre porque me han dicho que está militando en el PJ.

    Reply
  • October 8, 2007 at 8:51 pm
    Permalink

    ¿Y dónde más podía estar?
    Le viene como anillo al dedo.

    Reply
  • October 9, 2007 at 12:41 am
    Permalink

    #9 Mariano totalmente de acuerdo con vos. Mendoza está plagada de vagos hdp limpiando parabrisas en todos los semáforos o cobrando los planes Descansar, pero la cosecha de la vid la realizan casi integramente los bolivianos. Gonzalez Oro que cierre el pico porque él mismo es inmigrante y se llenó de guita en la Argentina.

    De todas formas me parece que la politica migratoria en nuestro pais es un desastre, todos los inmigrantes están ilegales y laburando en negro, lo cual pauperiza el mercado laboral.

    Reply
  • October 9, 2007 at 2:25 am
    Permalink

    Valentín y Martín.

    En San Juan sucede lo mismo. Gracias a los bolivianos y peruanos se levantan las cosechas y se hace el trabajo duro que los argentinos llenos de leyes no quieren hacer. Es preferible vivir como una rata con $ 200 ganados de arriba.

    Cuando llega las épocas de cosecha de vid en febrero, los viñateros deben buscar gente en Bolivia porque aquí no hay mano de obra, como muy cerca se encuentran en Salta. Cuando se hablaba tanto del desempleo porque estaba llegando a la escandalosa cifra del 20%, no se encontraba mano de obra.
    Las canteras y yacimientos están empleando gente de todos los países vecinos, porque los argentinos quieren ser jefes.
    Veo que todo lo que hay ha sido hecho por inmigrantes. Todo el sistema de riegos fue hecho por extranjeros, porque en estas tierras si no fuere por el riego artíficial por medio de canales no crece ni un yuyo, y el cultivo de la tierra también casi por españoles. Los judios crearon industrias pequeñas y fomentaron el comercio. Los italianos se dedicaron mayormente a la industria vitivinícola. Ahora tenemos aportes de bolivianos que hacen el trabajo duro y poco calificado y los peruanos que están aportando servicios profesionales como médicos, o ingenieros. Los coreanos están crando centros comerciales por doquier. Sólo el argentino natural es quien no crea nada y se queja todo el tiempo de que el mundo le debe.

    Reply

Leave a Reply