Cuando estábamos mal cualquiera accedía a un crédito hipotecario a veinte años. Los recién casados, quienes querían ahorrar para su futuro, el que fuera, con su propio sueldo. Un día vino el gobierno y destruyó todo. Como la gente no lo notó, también asoció a los deudores a quienes había dejado traste p’al norte y les licuó la deuda. Gente que no había llegado con sus ingresos a adquirir una inmueble mediante crédito bancario, se hizo cargo de pagárselo a los que si habían entrado. Pero como la gente no lo notó, a los que alquilaban también les regaló.

Ahora estamos en campaña electoral  está claro para todos menos para Verbitsky que el kakismo busca generar la sensación de que todos pueden ser socios en el afano. Pero claro, las matemáticas son complicadas. Para que funcione un sistema de reparto siempre los esquilmados tienen que ser muchos más que los beneficiarios. Por eso es necesario elaborar una doctrina con fines superiores que haga de los ladrones simples sensibles y a los que ponen el hombro unos egoístas a los cuales cualquier castigo les viene bien. Anticapitalismo, para resumir.

En consecuencia, otra vez terceros, muchos de los cuales no tienen nada, se harán cargo de los que pueden comprar un departamento de 80 mil dólares. El estado pondrá parte del dinero para cobrar al final. Total la gente que pone la plata del estado no es la dueña y todos sabemos que dentro de 20 años otro gobierno peronista queriendo ganar las elecciones regalará lo que ayer pagamos de IVA a la hora el almuerzo. Como funcionará de bien lo de esconder todo en una “ideología justificatoria” que los funcionarios que están planeando esta inmoralidad serían procesados si no fuera porque están comprando votos bajo la consigna de la “ayuda al que no puede acceder a una vivienda”. Si obraran así con el dinero público en cualquier otro caso estarían en la situación de Garré, aunque seguro que Alberto Fernandez los confirmaría.

Con el mismo espíritu demagógico podrían reducir el IVA o cualquier otro impuesto, eso, entre otras cosas, colocaría a todo el mundo en mejor posición para obtener créditos. Yo mismo los votaría. Pero tal cosa no les interesa porque el asunto es empobrecernos a todos y después poner cara de generosos regalando la plata y de paso contratar militantes que les sirvan.

Como la gente no lo notó, en cualquier momento quedamos todos embarazados de un varón. ¿Y saben qué? Va a ser un varón montonero, feo, bizco, mal bicho y paranoico. A prepararse.

Categories:

5 Responses

  1. Transcribo a José:

    “para que funcione un sistema de reparto los esquilmados tienen que ser muchos mas que los beneficiarios”.

    Estos modos de “apropiación política” (Con fuerza y violencia) al decir de Oppenheimer (Citado por Rothbard en su “Anatomía del Estado”) requieren de la construcción de una ideología justificatoria, que es la razón de existir y sostenerse en el poder del kakismo.

    La desigual relación numérica entre esquilmados y beneficiarios y los respectivos recursos per capita que se transfieren explican la resignación de los perjudicados.

    Este último tema está admirablemente tratado el el libro de Mancur Olson “La lógica de la acción colectiva” y es la mas clara explicación al crecimiento sostenido de esa organización para el saqueo que llamamos “el Estado”.

  2. Como indiscutiblemente la civilización ha avanzado,

    es indispensable que los saqueadores, amparados en esa plataforma de impunidad lla mada “Estado”

    elaboren una ideologia que justifique la apropiación violenta,

    que antiguamente se hacía con el garrote, sin miramientos y hoy se hace bajo la máscara de la “justicia social” la “redistribución equitativa” y otros apropiados pretextos.

  3. Pablito, todo en el fondo crea una megaconfusiòn en la masa ignorante, de quien ò quienes son los culpables.

    Ahì se abre un campo fèrtil, un humus inmejorable para plantar mentiras, clichès, verso.

    Se forma asì ese cìrculo vicioso, la vìbora que se muerde la cola, sìmbolo perfecto para èsta sociedad desde hace 70 años.

    Los culpables son los que indique el Estado (la banda de esquilmadores).

    “El Estado es libre en cuanto no depende del extranjero, pero el individuo carece de libertad en cuanto depende del Estado de un modo omnímodo y absoluto. El Estado es libre en cuanto absorbe y monopoliza las libertades de todos sus individuos, pero sus individuos no lo son, porque el gobierno les tiene todas sus libertades.”
    Juan Bautista Alberdi

    Ergo…el estado se adueñò de nuestro nuestros derechos fundamentales desde hace dècadas.

  4. Era cuestión de tiempo que el estado se metiera explcitamente en las acciones privadaas de los hombres , como es comprar una vivienda (pregunto ¿no estaban reservadas a Dios y a la consciencia de cada uno según la constitución)…lo pero que la manga de estupidos corderitos lobotomizados van a festejar esto como una gran medida “SOCIAL” (adjetivo utilizado como eufemismo para referirse al afano de una mayoria para financiar a una minoria arbitrariamente elegida) … Por suerte la bonanza internacional finalmente parece estar terminando y con un poquito mas de suerte el financiamiento del gobierno argento se hara muy complicado y con un poquito mas de suerte se estrellan y tendran que abandonar la rosada en cohete por que no van a tener lugar para ir a esconderse

  5. Disculpe Benegas, no sabe si en la Financiera Cuenca darán algún préstamo de este tipo?. En algun medio leí que la muchachada que trabaja en Economía y en la Jefatura de Gabinete sacan créditos en ese lugar, pero no aclaran de qué tipo y para qué propósito

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: