Frankenstein tiene precio

Los problemas de Isabel Perón comenzaron con el rompimiento del pacto más extendido y sucio del que se tenga memoria en la Argentina. No se trata del de Olivos por cierto, sino uno tendiente a consensuar una historia que incluyera a casi todos los responsables de dirigir los destinos del país en el último medio siglo y monedas asegurándoles impunidad, un pacto sobre lo ocurrido en la década del setenta que permitiera formar un lindo club entre miembros de las organizaciones terroristas, organismos de “derechos humanos”, peronistas y radicales. Entre casi todos los máximos responsables del baño de sangre de aquella década.

Esta runfla que contaba con la simpatía de casi toda la población requería señalar y depositar en alguien todos los males del país y un poco más de yapa. De ahí el “casi” de la conformación de este pacto. Los únicos responsables que no fueron convidados fueron los militares, que venían de la derrota en Malvinas y carecían de espacio para sentarse en la mesa.

Raúl Alfonsín tenía claro esta debilidad pero quería llevar a cabo una operación controlada. Por decreto dispuso el procesamiento de las Juntas por crímenes durante la guerra anti-subversiva estableciendo una fecha de inicio de las investigaciones: El 24 de marzo de 1976. Antes de esa fecha existían 900 casos de desapariciones denunciadas pero ningún juez traspasó el límite impuesto por Alfonsín, tampoco ningún legislador, ningún periodista. Mucho menos lo hicieron “organismos de derechos humanos” con Verbitsky y Bonafini a la cabeza. En lugar de eso comenzaron a difundir “verdades” que ajustaran el pacto aún más agrandando a cifras siderales el número de desapariciones durante el gobierno militar de manera tal que aquellos 900 casos parecieran un episodio menor y convirtiendo en políticamente incorrecto recordar que en la Argentina hubo terrorismo cobijado y fomentado por el señor Perón en el que los pactistas formaron parte. Le llamaron a este recuerdo “incorrecta” “teoría de los dos demonios”, condenada por no reconocer la angelidad de asesinos tratados de “jóvenes idealistas”

Nadie en ese club tuvo problemas morales en elaborar esta “historia consensuada” en la que estaban ambos bandos de la contienda ilegal: Montoneros, ERP y Triple A. Perón había echado a los Montoneros de la Plaza tomando partido por la Triple A (indispensable leer el libro de Tata Yofre “Nadie fue”), Kirchner el 25 de mayo del año pasado no tuvo problemas en ocupar el escenario identificado con los montoneros frente a masas arriadas por primitivos representantes de la Triple A que hoy forman parte de sus filas.

Con cola de paja y siempre en retirada los militares no hicieron nada serio para poner las cosas en su lugar. La prioridad era su situación procesal que de cualquier modo no mejoró nunca. Quisieron evitar las lágrimas y la vergüenza diría Churchil. Otra vez no les fue bien.

En el campo de los excluidos se produjo la primera división cuando el arreglo con los carapintadas de Semana Santa puso fin a los deseos de algunos jueces del momento de zafar otro límite alfonsinista que era el de las jerarquías superiores de las fuerzas armadas. Intentando asegurar impunidad e los cuadros inferiores para incluirlos en el pacto y que dejaran de resistir “la historia oficial” Alfonsín dictó las leyes de obediencia debida y punto final. Este anexo del pacto, por llamarlo de alguna manera, fue roto sin consecuencias por el kirchnerismo al desconocer la validez de tales leyes.

Ahora un juez de Mendoza, otro de Tucumán y uno de la Capital Federal han decidido traspasar el límite pactado. Por autorización del gobierno pues nada se hace en la justicia actual sin esa venia. De ahí las investigaciones sobre la Triple A y los problemas de Isabel Perón para seguir adelante con su tranquila vida madrileña.

Lo interesante del caso, que pone en evidencia que nadie quería hacer esto para no despertar a las fieras, es que ahora, sólo ahora, los radicales empiezan a recordar que en la Argentina si hubo terrorismo y el llamado “peronismo de derecha” parece dispuesto a recordar un poco más.

Faltaría el recuerdo militar y así tal vez dentro de unos años la Argentina dejaría de ser el país más mentiroso de la historia.

La caja de Pandora está abierta; por ahora. En mi opinión los amagues radicales-peronistas tienen el único fin de volver a arreglar un nuevo cierre y muy posiblemente la intención oficial sea también esa. Como siempre, no en función de la verdad sino de las próximas elecciones y la conservación de la caja.

11 thoughts on “Frankenstein tiene precio

  • January 22, 2007 at 1:43 pm
    Permalink

    ¿Qué pasará ahora con la “ley de reparación histórica” con la que se vio beneficiada Chabela, la dama de los cervatillos, a instancias del pacto que menciona José? ¿También será anulada por el Congreso?
    No sería de extrañar que en algunos años, con el furor típico de los conversos, a alguno se le ocurra que es nula la amnistía de 1973 y los decretos previos de Cámpora y que el hechizo se vuelva contra el “kakismo”. Salvo que el presidente, para ese entonces, sea Schoklender.

    Reply
  • January 22, 2007 at 1:52 pm
    Permalink

    Por otra parte, si se llega a la conclusión que siempre se quiso evitar, esto es, que Perón bendijo la creación del Somatén subtropical bautizado como “Triple A”… ¿le volverán a cambiar el nombre a la antigua Cangallo? Pregunto, porque sería inconcebible que el “primer trabajador”, ahora devenido en “terrorista de estado”, sea recordado en la vía pública ¿Tendremos, finalmente, la Avenida Norma Arrostito?

    Reply
  • January 22, 2007 at 2:15 pm
    Permalink

    Alfonsín y sus secuaces socialistas crearon un lobo salvaje sediento de sangre con la parodia del juicio a los militares, eso de “la historia oficial”; militares malos, guerrilleros buenos… pero ahora el lobo está suelto y vuelve por ellos.

    Reply
  • January 22, 2007 at 3:46 pm
    Permalink

    Es increible que siga discutiendo con tanta pasión (con consecuencias sobre la vida diaria) algo que pasó hace mas de 30 años cuya antologia esta aboslutamente detallada en archivos al alcance de cualquiera (tal como hizo el Tata Yofre), es decir por querer , no ya cambiar la interpretación de la historia sino la historia misma, se esta condenando a toda una generación a seguir pensando en el pasado cuando el progreso y el bienestar queda en el futuro.
    La historia es importante para poder interpretar donde y por que estamos en cierta y determianda circunstancia (las cosas no suceden por generación espontanea), y como digo siempre si hubo un Hiroshima es por que antes hubo un Pearl Harbour..aceptado este echo despues de ahi podemos discutir si la bomba estuvo justificada, si fue la solución o no..pero lo que no se puede obviar es la existencia de Pearl Harbour..como aca tampoco se puede obviar las amenzas y atentados a los jueces que durante el gob. de Lanusse habian encanado a los guerrilleros ni la apertura de las carceles ni el ataque (en medio de la guerra fria, inflación mundial , embargo petrolero, guerra de Yom Kippur en donde el mundo estuvo realemnte cerca de un enfrentamiento nuclear), al orden institucional vigente …lo que vino despues ya habia sido juzgado y claramente se habia seprado la paja del trigo (una cosa fue Masera y otra la guerra en Tucuman).
    Ahora pretender hacer pasar a estos delincuentes y asesinos como luchadores por la libertad (cuando su objetivo manifiesto era instalar un dictadura stalinista) es cuanto menos una burla no solo a la historia sino a la inteligencia y el sentido comun…
    Insisto, hubiese preferido que la sociedad discutiera el futuro pero si lo chabela sirve para ir contando de una vez por toda una historia oficial completa pospondre mi deseo de discutir el futuro en aras del entendimiento del punto de partida

    Reply
  • January 22, 2007 at 5:30 pm
    Permalink

    Argentina necesita urgentemente un partido político que tenga como plataforma: “que la gente tenga más plata en el bolsillo y que haga lo que quiera con ella”.
    Así de simple.
    Hoy por hoy ni siquiera la tan vapuleada “derecha” propone eso.
    Parece que lenta pero inexorablemente caeremos en un socialismo frustrante con 100% de pobres y un estado poderoso que nos ahogará a todos.
    Todo lo demás carece de importancia práctica, y es sólo un entretenimiento.
    Isabel, las AAA, el pasado, etc. etc. etc., y todas las situaciones y comentarios que se hagan o puedan hacerse son sólo distracciones que nos alejan del objetivo final: que la gente tenga más $$$ en el bolsillo y los gaste en lo que más le gusta o quiera, y que el estado se ocupe únicamente de respetar la propiedad privada y mantener el orden público.
    Chicos, dejen las anécdotas y concéntrense en lo primordial: la libertad económica.

    Reply
  • January 22, 2007 at 6:12 pm
    Permalink

    Fabiana…coincido parcialmente, mas que determinar que la gente tenga más plata en el bolsillo lo que la sociedad necesita es una oposión al populismo, que con distintos rostros, ha governado invariablemente esta sociedad desde hace mas de 70 años….es decir aca hayq eu volver a los dias donde el estado tomaba apenas el 15%? del PBI y solo para proveer solo aquellos bienes realmente publicos (no la educación, salud, jubilación, energía, trasnporte, carne, trigo, moneda etc. que el mercado los provee mejor, mas eficaz y eficientemente y sobre todo de manera oportuna) que son la defensa contra enemigos extranejros, grantizar el orden interno y hacer respetar los derechos de los ciduadanos…
    Lamentablemente creo que si no terminamos de discenir en donde y por que estamos donde estamos nunca avanzaremos …y si esta discusión es un paso en esta dirección (cosa que dudo, tiendo a pensar que solo es una cortina de humo) bienvenida

    Reply
  • January 22, 2007 at 6:40 pm
    Permalink

    Esta historia se repite porque los que la reeditan se llevaron una paliza fenomenal en los 70. Venian por nosotros y nuestra cultura y terminaron entregandose entre ellos. Sumado a esto ahora no saben como esconder lo que ademas se roban y encararon la batalla desde este lugar. La propuesta permanente es dividirnos y por lo que vemos van bastante bien.

    Reply
  • January 22, 2007 at 7:18 pm
    Permalink

    Bueno, como quiera que sea, pero si se hace lo que yo digo o lo que propone Leandro que es lo mismo en el fondo, en definitiva, la gente tendrá más $$$ en el bolsillo y en libertad de gastar, ahorrar o invertir en lo que ser le ocurra, que es lo que finalmente importa.
    Esto si es progresismo de verdad, y no el pobrismo encubierto de los Alfonsín, Kirchner y demás sátrapas.

    Reply
  • January 23, 2007 at 3:29 am
    Permalink

    Por desgracia creo que va a ser buen material para un par de gobiernos mas, o hasta que nos pudramos todos y comiencen con la revisión de las leyes de la física.
    En cuestiones de “Estado” semo re intelectuales, semo.

    Reply
  • January 23, 2007 at 4:08 am
    Permalink

    ¿No sera que quieren una sentencia contra la triple A para poder cobrar la indemnizacion todos los que quedaron afuera por el pacto que mencionas?

    Reply
  • January 24, 2007 at 1:00 pm
    Permalink

    Creo que hay opiniones que parecen provenir de jóvenes que no vivieron los años 60 y 70 y que además egresaron de Económicas o de Administración de Empresas vista la simplicidad de creer que con más plata y “poder gastar, ahorrar o invertir en lo que se les ocurra” se alcanza una libertad plena o se justifica la existencia de un ser humano. La libertad va mucho más allá de lo material, pero no voy a extenderme porque sobra bibliografía a la que poder consultar, si le interesa a alguien.
    Ser liberal es más que eso, mucho más.
    Conocer la historia es fundamental porque somos lo que somos porque fuimos lo que fuimos. El error es conocer la historia mal contada o parcialmente contada de un lado o de otro. Así no se alcanza la verdad, pero ese no es el fin de la política sino el de la filosofía y no veo que haya muchos filósofos hoy día. Aclaro que un Lic. en Filosofía no es, necesariamente, filósofo como tampoco lo son los que se autotitulan de tales.

    YO

    Reply

Leave a Reply