Leí en el blog de Darío Gallo que la gente de Palm le manifestó su alegría […]