La pleitesía al régimen cubano por parte de Latinoamérica y en alguna medida el gobierno norteamericano que trata de congraciarse con la región, no habla precisamente del éxito comunista. Más bien parece llenar el vacío del propio fracaso, no de un comunismo abierto sino de un estatismo prebendario que en medio de su decadencia busca íconos en el arcón de los recuerdos para convertir en religión lo que fueron alguna vez ideales pocas veces igualados en su idiotez, y la mayor parte del tiempo excusas para apoderarse de fondos públicos.

En ese camino se buscan íconos a los cuales venerar. Eso es este Che Guevara falso, despojado de las características violentas tenebrosas de su personalidad y de sus crímenes, para convertirlo en lo que no fue. No es la adscripción a sus valores lo que genera su figura, sino la negación de su realidad junto a la construcción de un personaje ficticio. El estatismo barato que muerde en cada licitación dice: “no somos simplemente chorros tratando de vivir de arriba, somos seguidores de un santo”.

En este reportaje del canal 41 a Benicio del Toro, quién proganizó la última versión propagandistica del asesino de tantos cubanos, se ve que la veneración obedece al mito y que no es fruto de otra cosa que de la frivolidad y el deseo de seguir pasándola bien con fondos públicos. En esta cosita de pequeño afano consiste el comunismo latinoamericano. El Ché es el símbolo de justificación podríamos decir, no del pequeño burgués, sino del pequeño inútil parásito típico de nuestra realidad.

Categories:

Tags:

7 Responses

  1. Tu lo has dicho José, es el permiso para patear el tablero cada vez que me conviene. Es rendir pleitesía a un ideal que no te pide nada y te promete quitarte tus responsabilidades cívicas. Y además sos el bueno del cuento. Una porquería

  2. Lo de Benicio del Toro es lamentable. Podría ser honesto y decir “Ni idea, lo hice porque fue un buen negocio”. Pero no, quedaría muy feo, hay que seguir sembrando mierda solo para ocultar que es solo un actor que factura por sus servicios sin demasiados miramientos eticos y no un ideologo genial (cosa que debería ser una verdad a gritos, pero vivmos en epocas fantásticas).
    Es impresionante como la fama les da auras de autoridad a los actores más conocidos, cuando son solo tecnicos en sus disciplinas, pero muchos se podrían vender como los nuevos Mesías.

  3. El aferrarse a mitos hábilmente manipulados por ideologos es una de las vulnerabilidades de las masas ignorantes que se tranquilizan con las interpretaciones simplificadas de realidades complejas.

  4. REcordemos a Maquiavelo: “Es de gran importancia disfrazar las propias inclinaciones y desempeñar bien el papel del hipócrita.”

  5. Lo dejo dibujado a este actor. Gano el oscar, pero le falta información sobre el personaje que interpreto. Me gustaría, y desconozco si la hay, alguna película del che que muestre todo, lo bueno y lo malo. Por lo que parece este film que no vi, es bastante parcial..

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: