Un diagnóstico que los lectores del blog tuvieron adelantado muchos años respecto de los de La Nación, pero que al llegar a ese medio en estos tiempos de gente que abre los ojos tiene su importancia. Está mal el final y está mal el título: “El fin del progresismo“. No tiene nada de falso, eso es el progresismo, ese movimiento de juzgadores de los malos del mundo, con toda la hipocresía inevitable, ninguna otra cosa.

Categories:

Tags:

3 Responses

  1. El “exito” de esta farsa tan duradera que se llamó progresismo,

    fue posible por el analfabetismo funcional que predomina en nuestra sociedad,

    y la visión oportunista de los que hoy empiezan abandonar el barco.

  2. En realidad, el título es: “el fin del falso progresismo”. Ahora tenemos que esperar el progresismo “verdadero” que siempre está por desembarcar y no llega nunca. Ese si que es fetén fetén, como decía alguien.

  3. Nestor K nunca fue un progresista. Ahi tenemos la lista de estupidos utiles que le creyeron como Luis Juez, Solá o el autoproclamado piloto de tormentas, el cabezón Duhalde. K fue, es y sera toda la vida un oportunista y no necesitamos, por lo menos en este Blog, que nos vengan a contar la historia de estos muchachones los esclarecidos de La Nación. Son cualquier cosa y para decir la verdad,me tienen repodrido.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: