En todos los medios escritos, radio, televisión apareció la noticia: “Es oficial que Estados Unidos está en recesión”. Salió antes respecto de otros países, pero nunca fue tan insistente esta atracción por la “oficialidad” de la noticia.

Subordinación y valor para servir a la información. Lo que es oficial o no lo es es una gran preocupación de nuestra cultura estatista. Es parte de las pequeñas grandes inducciones de un sistema de lavado de cerebros ¿Qué le agrega la oficialidad a una noticia conocida?

Un grupo de expertos habló. Y muchos otros expertos habían hablado antes. Ah, pero estos expertos son de una oficina pública. Si hoy saliera el servicio meteorológico a decir todo lo que llovió el fin de semana ¿se publicaría “es oficial: nos empapamos el domingo”? Más sensato sería destacar que el servicio meteorológico dio cifras sobre los milímetros que cayeron y no la oficialidad de ninguna cosa.

La Nación, sólo uno de tantos otros medios, se come el amague. Estados Unidos tiene una oficina que determina cuando empiezan y terminan los ciclos, que podría ser igual que una que nos dijera cuando empieza y cuando termina de llover. Y si la oficina en cuestión dice algo es algo oficial, por lo tanto es un poco mejor que lo no oficial.

¿Qué necesita una persona que estudia? Un título ¿Cualquier título? No, uno oficial. Una persona que estudia debería necesitar saber. Pero hay tanto hueso tirado en el suelo por el sistema estatal que la distracción es permanente.

Categories:

Tags:

6 Responses

  1. No es importante saber, lo importante es tener título oficial.
    No es importante saber manejar, lo importante es tener carnet.
    No es un problema hacer volar la cocina de una casa, lo principal es ser gasista matriculado.
    No es importante que se te corte la cadena de frío, lo importante es tener habilitación municipal.

    • @flaviog, te aporto un par al voleo:
      – No es importante ser una ignorante e inoperante presiden(“ta”), lo importante es ser hegeliana y progresista.
      – No es importante ser chorro, mentiroso o currarse cientos de millones de U$S como gobernador…lo importante es “tener estilo”.

  2. Si juego a la quiniela soy un delincuente y un ludópata sin remedio.
    Si juego a la quiniela “oficial” soy bueno altruista y solidario con los que menos tienen.
    Si uso mi auto para llevar a mis vecinos y les cobro soy un remisero ilegal, un mafioso un delincuente de la por calaña, un ambicioso que solo piensa en el dinero y que no le importa la vida ni la seguridad de los demás.
    Si compro una matricula de papa estado para remis soy un trabajador honesto que se gana la vida honradamente.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: