Clarín difunde estigmas oficialistas

Renunció el Juez Bisordi, perseguido por los militantes kirchneristas del Consejo de la Magistratura, poniendo fin de la peor manera a otra puja entre la independencia de los jueces y los caprichos presidenciales. Clarín titula la nota “El polémico juez Bisordi renunció a la presidencia de la Cámara de Casación Penal“. Responde así al estigma oficialista porque los únicos que polemizaron con Bisordi fueron el presidente y sus servidores.

Una vez más el polémico diario Clarín de la muy polémica Ernestina Herrera de Noble se presta a una operación berreta. La noticia implica una nueva batalla perdida por la independencia del Poder Judicial, pero para Clarín se trata del fin de un polémico juez. La forma en que el Consejo de la Magistratura fue reformado, el hecho de que el Poder Ejecutivo pretenda manejar con criterios políticos causas judiciales, no le merece motivos para polemizar al “Gran diario argentino”. “Se fue un loquito” es la lectura.

16 thoughts on “Clarín difunde estigmas oficialistas

  • September 6, 2007 at 5:01 pm
    Permalink

    Qué asco me da el monopolio ladrín…

    Ayer ver el programa a dos voces y esos dos operadores hablando ganzadas daba una irritación indescriptible.

    Lo más divertido son los pogres al estilo maria laura y cia que se hacen los sensibles y trabajan para Clarín que de ladrón y golpista tiene mucho.

    Reply
  • September 6, 2007 at 5:02 pm
    Permalink

    Clarìn…HDP!!!!!

    Reply
  • September 6, 2007 at 5:10 pm
    Permalink

    Los periodistas de canal 9 tampoco son unas maravillas. A las 9:00 de la mañana hay un flaco raquítico cara de drogadicto que se cree un paladín de la moral como todos los zurdos, pero ya sabemos que yerba son. Están a la búsqueda de alguien que venga a pagarles un soborno para callarse. Son unos hipócritas y una basura de gente, pero quieren parecer muy humanos y honestos.
    El diario Clarín es la peor escoria del periodismo argentino, no se asombren porque esa forma extorsiva es la política permanente de Clarín.

    Reply
  • September 6, 2007 at 5:35 pm
    Permalink

    Yo no me asombraria ya de este pasquin de Klarin, si ellos fueron los auspiciantes de la devaluacion y la pesificacion asimetrica.
    Ademas, recuerden que el Imperio de la Noble Ernestina ya tiene entre sus legiones a PaKina 12.

    Reply
  • September 6, 2007 at 5:36 pm
    Permalink

    Con respecto a Canal 9 y K5N tampoco me asombraria. El musulman Hadad es un vendido, ahora es ultrakakista, no me extrañaria que contrate al nene bueno de PerKolini.

    Reply
  • September 6, 2007 at 5:37 pm
    Permalink

    Lo peor de todo es que ladrín forma la opinión de la clase media argentina, y por eso después todo está de maravilla.

    Con Bonelli explicando la economía del gobierno como si fuera Hong Kong la misma…

    Reply
  • September 6, 2007 at 6:12 pm
    Permalink

    A no desesperar, apenas el zurdetaje deje de okupar la Casa Rosada, Klarin volverá a hablar en contra del zurdaje.

    Y sobre lo que dice Iván, creo que nada forma la opinión de la clase media argentina, la clase media argentina va y viene según quién le ofrezca una licuadora en cuotas antes, o un TV de plasma en muchas cuotas ahora.

    Pero la gente cada vez es menos estúpida, con ver las manifestaciones en Córdoba en contra del fraude podemos intentar recuperar la espranza. Y en Córdoba todos los que quieren el recuento, ya asocieron a Kirchner con el fraude, lo que es un más que interesante comienzo del fin.

    Reply
  • September 6, 2007 at 6:47 pm
    Permalink

    Es un poco timorato decir que las manifestaciones en Córdoba contra el supuesto fraude de De la Sota & Schiaretti son anti-K: recordemos que en Córdoba tanto la supuesta víctima como el supuesto victimario del fraude son kirchneristas. Los K pusieron huevos en las dos canastas.

    Reply
  • September 6, 2007 at 6:48 pm
    Permalink

    Con respecto a lo que dice FZeroX de lo que piensa la clase media recuerdo una anécdota del año 1992. Mi tía hermana de mi madre ejercía el oficio de juez de primera instancia en materia civil y en ese año estaba muy bien economicamente. Se compró una casa fabulosa, muebles carísimos y porsupuesto dos autos tan caros como la casa, se enriqueció demasiado rápido, por eso es fascinante ser juez. En ocación de inaugurar su mansión dijo: Menem es el estadista más grande que ha tenido Argentina, un visionario, un hombre de mundo. Todos los invitados aplaudían, todos eran de clase media. En la actualidad sigue siendo juez pero habla pestes de Menem y todos los que aplaudían en el 1992 también. Ella no es más de clase media, ahora es la clase alta y muy admiradora del Sr Kirchner. En una ocación dijo hace pocos meses: Cristina es “divina” una muñequita. Cuando Cristina sea presidente dirá. esa perra o algo por el estilo. Asi es la clase media, que mejor deberíamos decir “Clase Mediocre”

    Una creencia muy arraigada es que la clase media es la clase de la gente decente, la clase que no está corrompida. Se cree que los corruptos son los ricos y algunos pobres delincuentes, pero nunca la clase media, sin embargo esta clase es la que está más dependiente del estado, es la clase social que tiene un currito en alguna dependencia gubernamental. Cuando Menem hizo amagos de liberalismo económico, desregulando las actividades, reformando el estado, o privatizando empresas, fue la clase media quien reaccionó contra el cambio, porque las reformas menemistas ponían en peligro los curros que poseían. Entonces Menem se convirtió en el demonio desde entonces. Cuando la economía le explote a Kirchner, y ha signos suficientes de que vamos a un colapso, será Kirchner el peor demonio para la clase media.
    Recuerden bien, fue la clase media quien apoyò masivamente el golpe de estado en 1976, y por un tiempo mucha gente de clase media se permitía viajes a Miami, a Europa, compraban autos 0 Km. Cuando la economía se complicó en 1981 los militares cayeron en desgracia y la clase media fue la los hechó del poder.

    Reply
  • September 6, 2007 at 7:48 pm
    Permalink

    Para mí Bisordi es un heroe, lo que no quiere decir que sea invencible. Lo único que le faltaría para ser más heroe es morir de pie, pero él ha visto que ya no vale la pena el martirio.

    Reply
  • September 6, 2007 at 9:39 pm
    Permalink

    No digo que la marcha haya sido Anti-Kaka, digo que estaba mirando en Crónica, y justo le tocó hablar a alguien que se le ocurrió decir eso.

    Y por escucharlos a los dos, Schiaretti es mucho más kagada que Juez, que si está komprado o no, al menos no lo grita a los cuatro vientos jurando que va a trabajar por la kandidatura de la Señora, en lugar de trabajar por sanear las cuentas de esta tan castigada provincia.

    Reply
  • September 6, 2007 at 11:51 pm
    Permalink

    Esa palabra, que se ha traducido
    incorrectamente en Occidente por «apertura» o «transparencia», significa más
    bien «divulgación» o «publicación». Es el acto por el cual se abre a la
    discusión pública lo que era de notoriedad pública: el alcoholismo, el
    absentismo, la corrupción, la insuficiencia y la mala calidad de la producción.
    Estos movimientos de divulgación aparecen en la época de las sucesiones, cuando
    un nuevo dirigente puede hacer responsable del estado catastrófico de la
    economía a su predecesor y no al sistema. Es lo que se ha visto, tanto después
    de la muerte de Mao como después de la de Brézhnev, del que Gorbachov ha sido el
    primer sucesor real válido, aunque Andrópov, a pesar de su enfermedad, ya
    esbozara brevemente una operación de glasnost proclamando especialmente abierta
    la lucha contra la desviación entre el trabajo real y el ficticio. Reducir un
    poco esa desviación entre la ficción y la realidad, cuando ha llegado a ser tan
    grande que el mismo sistema está amenazado de descomposición, tal es el objetivo
    de la divulgación, que es principalmente una denuncia de fallos individuales y
    burocráticos. Pero en la medida en que no ataca la causa verdadera y última del
    fracaso global, es decir, el mismo sistema, no pone fin a la mentira fundamental
    sobre la que se construye toda la sociedad. Porque un mal sistema puede
    permitirse aún menos errores que uno bueno, de la misma manera que un organismo
    anémico puede recobrar más difícilmente sus fuerzas después de una afección, un
    abuso, un accidente, que un organismo sano, los reformadores totalitarios
    persiguen los desfallecimientos y las trampas en la ejecución de las tareas, así
    como alientan en su prensa críticas contra los chapuceros subalternos y las
    innumerables averías de la máquina, a condición de que no se profiera la idea
    intolerable: que es la misma máquina la que es mala y que es preciso
    reemplazarla por otra completamente diferente. Incluso en la sinceridad, hay que
    mentir sobre lo esencial. La mentira totalitaria es una de las más completas que
    la historia ha conocido. Su objetivo es, a la vez, impedir a la población
    recibir informaciones del exterior e impedir al mundo exterior conocer la verdad
    sobre la población, haciendo particularmente imposible, o extremadamente
    difícil, un trabajo correcto de los periodistas extranjeros in situ. En las
    relaciones internacionales, igualmente, el uso que hacen los totalitarios de la
    mentira flagrante sobrepasa la media mundial. Todos los autores que han narrado
    esa inmersión en la mentira, los Orwell, Solzhenitsin, Zinoviev -pues solamente
    el genio literario puede hacer experimentar a los que lo ignoran una experiencia
    casi inexpresable en el lenguaje lógico de los expertos-, han insistido en la
    idea de que la mentira no es un simple coadyuvante, sino una componente orgánica
    del totalitarismo, una protección sin la cual no podría sobrevivir.
    A menudo se oye a ciudadanos de países democráticos alabar a un hombre político
    por su astucia, su arte en embaucar a la opinión pública y en engañar a sus
    rivales. En cierto modo es como si los clientes de un banco plebiscitaran al
    director por sus talentos como ratero. La democracia no puede vivir sin la
    verdad, el totalitarismo no puede vivir sin la mentira; la democracia se suicida
    si se deja invadir por la mentira, el totalitarismo si se deja invadir por la
    verdad.
    Jean Francois REVEL

    Reply
  • September 7, 2007 at 12:46 am
    Permalink

    Tal cual dice Roark a la clase media le importa un pito la República y las instituciones lo único que les calienta es que les toquen el bolsillo, lo malo es que no se dan cuenta que esas bonanzas son pasajeras y vuelven a caer una y otra vez, en fin , son unos boludos.

    Reply
  • September 7, 2007 at 7:30 am
    Permalink

    Felicitaciones Nomeparece!

    Te has ganado un premio de blog solidario :P. Te he nominado en mi blog.

    Saludos

    Reply
  • September 7, 2007 at 7:39 am
    Permalink

    La cita de Revel del lector Peña refirma lo que tantas veces han sostenido Jósé y otros bloguistas

    sobre la ingenua creencia de que lo que resolvería nuestros males,

    sería “el arribo de los buenos al poder”, sin tocar sus estructuras.

    Astuta trampa de los adoradores del estado e impulsores de las sociedades regimentadas y controladas, en primer lugar

    y en segundo lugar los que sencillamente quieren llegar a él para afanar a manos llenas, amparados en la impunidad que da el poder.

    Reply
  • September 7, 2007 at 11:01 am
    Permalink

    1) Si he entendido bien la noticia, Bisordi no renunció como camarista, sino a la presidencia de la Cámara Nacional de Casación Penal.

    2)Sabemos que Clarín es una basura. Pero lo más grave no es que su línea editorial se deba a que es beneficiario de la pesificación -en todo caso, si así fuera, estaría a favor de Duhalde y contra Kirchner- sino porque aquí, y en la generalidad del mundo occidental, ser o hacerse el “progre” otorga inmunidad penal, civil y fiscal (es mucho más fácil que la AFIP persiga a un derechista o centrista , que a una sociedad anónima trucha armada con fondos de la SIDE).
    El monopolio del “bien” está a la izquierda, y la ideología “progre” conforma hoy el “background” cultural sobre el que se asientan la educación -ver los programas del secundario y de las facultades de derecho, psicología, sociología, filosofía, y quiénes están en las cátedras- y la opinión pública (la detestable sección de La Nación titulada “Los intelectuales y el país de hoy”, en la que casi sin excepción, el “intelectual” es un zurdoso).

    3) Las críticas contra la clase media son, paradójicamente o no, compartidas por el marxismo-leninismo y por la aristocracia conservadora. El primero, parece tener más odio contra el “pequeño burgués” que contra el gran capitalista, con el que puede hacer negocios; la segunda, suele tener simpatías populistas, pero detesta a los “medio pelo”.

    Los países que progresan son los que tienen una amplia clase media empresaria -pequeñas o grandes empresas, pero no dependientes del Estado- y profesional (pero no empleados públicos).

    Un país como Argentina, en que el 50% o más de la población depende del Estado (sueldos, subsidios, planes sociales o decisiones estatales sobre el sector privado) no genera una clase media vigorosa

    Reply

Leave a Reply