Fue el calificativo dedicado por Néstor Kirchner ante su claque en la Rosada para Duhalde y Alfonsín, que impulsan la candidatura de Roberto Lavagna para presidente de la nación.

Viejos fantasmas:

Nuevos fantasmas:

Fantasmas de siempre:

Categories:

No responses yet

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: