El kakismo no existe. Esa fue mi conclusión esta mañana después de compartir un desayuno con […]