Muy buen recuerdo de Hegel de un lector de La Nación que me mandó Roberto Helguera: ¡Aconfesiòn de […]