Cuando estábamos mal cualquiera accedía a un crédito hipotecario a veinte años. Los recién casados, quienes […]